Category Archives: ES30

Las siete piezas del rompecabezas Loxicha: ¿quiénes son los presos Loxicha?

Por Colectivo La Voz de los Xiches, Veredas Autónomas y SubversionesAAC

Boletín Digital ES30

Texto publicado en SubversionesAAC

De noche se los llevaron. Varios sujetos fuertemente armados, vestidos de negro y encapuchados irrumpieron de golpe en la habitación que compartían los hombres. Con violencia los azotaron contra la pared y les ataron las manos detrás de la espalda. Los mantuvieron así, amarrados y de pie, durante varias horas hasta que finalmente los de negro les hicieron salir de la habitación sin saber cuando volverían a ver esa habitación que habían compartido durante dieciséis años.

Ninguno de ellos, ni nadie, jamás hubiera querido vivir en aquel lugar construido con el único propósito de encerrar a las personas y arrebatarles su libertad. Sin embargo, después de dieciséis años, los siete hombres habían convertido los muros de esa prisión en algo habitable, algo humano. Era ya su hogar, el lugar donde trabajaban, donde preparaban la comida, donde recibían a sus nietos y a sus visitas, donde escribían cartas a máquina. Todo lo que habían construido a lo largo de media vida en un instante desapareció.

Empujándolos con violencia, los uniformados los obligaron a abordar un autobús que esperaba con el motor encendido para llevárselos, a ellos y muchos otros que iban subiendo atados de manos. Ya sospechaban a dónde los llevarían, pero la incertidumbre era sofocante, más aún para esos siete hombres que ya tantas veces habían sido detenidos, secuestrados, desaparecidos, torturados, y movidos de una prisión a otra. Lo que sí sabían es que jamás volverían a ver aquel lugar al que jamás quisieron haber llegado, pero que en el transcurso de casi diecisiete años habían convertido en su hogar.

Alavro03

Ellos son los presos

Dentro de Ixcotel, la celda 22, mejor conocida como “la celda de los Loxichas”, era algo excepcional. Un microcosmos de la región Loxicha, enclave cultural y lingüístico, cuyos habitantes se comunicaban en su lengua materna, el zapoteco xiche de la sierra sur de Oaxaca—también era, en cierta medida, un espacio liberado dentro del penal, el resultado de diecisiete años de lucha continua por la libertad—una lucha librada desde el interior de una institución cuya razón de ser es la privación de la libertad y el control de ciertos humanos sobre otros. Dado ese contexto, los logros de los Loxichas son formidables.

De los aproximadamente 1,500 internos que tiene Ixcotel, los seis zapotecos xiches eran los únicos que no pagaban “piso” en su celda, algo así como un impuesto o tributo que todos los internos deben pagar a los “encargados” (caciquillos) que rigen cada celda. En cambio, los xiches de la celda 22 se auto gobernaban, en el día-a-día, de acuerdo a un sistema basado en los usos y costumbres de las comunidades zapotecas de sus comunidades de origen (micro-usos-y-costumbres, podríamos decir). Entre ellos seis (los que permanecían en el penal de Ixcotel), cada año elegían a un encargado y un tesorero. Estas autoridades rotativas tenían la responsabilidad de lidiar con los asuntos administrativos de la celda y de manejar el dinero que tenían en común, respectivamente.

Para sus gastos en común, como productos de limpieza para el sanitario o el agua (que ni en prisión es gratis), vendían algunos limones, plantas y quelites que cultivaban afuera de la celda (otro pequeño logro de su lucha), aunque éstos eran para su propio consumo principalmente, y eran más las veces que los regalaban.

Eran también los únicos dentro del penal que se habían organizado, primero, para demandar su derecho a tener una capillita cerca de su celda y, después, para construirla también ellos mismos.

Durante el día, los altos muros de Ixcotel pareciera que enclaustran un pueblito bizarro en un eterno día de plaza (claro, un pueblo profundamente jodido, poblado por gente que no es libre y gente armada que a los primeros vigila, pero un pueblito en todo caso). Por todos lados hay movimiento—internos cosiendo bolsos, internas vendiendo aguas frescas, policías paseando o durmiendo, “malillas” boleando zapatos, pidiendo limosna, hombres tatuados jugando basquetbol. Pero dentro y alrededor de la celda 22, las cosas tienen (aun nos cuesta decir “tenían”) otro ritmo. Los tiempos de quienes están ahí unos meses, o años incluso, son diferentes a los tiempos de quienes han estado (estuvieron) ahí cerca de dos décadas.

Eran conocidos y respetados por todos en el penal de Ixcotel, desde los “malillas” hasta los celadores. Como visitante, resultaba impresionante ver el trato que recibían de parte de la mayoría de los internos, e incluso de los celadores. El respeto siempre impresiona, cuando éste es ajeno al poder y al temor.

Dentro de sus espacios en común, cada quien tenía su lugar. Hace quince años eran alrededor de cincuenta presos de Loxicha en esa celda de aproximadamente 7 x 4 metros, amontonados “como cigarros.” Pero ya reducidos a seis hombres desde hace unos años, cada uno tenía su cama, abajo, frente a la cocineta, estaban cuatro literas separadas por cobijas o sábanas colgantes, para darles un poco de privacidad. Dos más vivían arriba en un pequeño tapanco que Álvaro, el carpintero del grupo, armó.

Durante el día, todos trabajaban, todos los días, todo el día, cada quien en su lugar. Agustín, Eleuterio y Justino pasaban el día afuera, los primeros dos sentados en pequeñas sillas de madera, bajo el techo de lámina que cubre la capillita, y el tercero junto a la puerta de la celda, o del lado opuesto, frente al gran muro perímetro, entre las plantas y arbustos de todos ellos.

 la-foto

Leonardo Hernández Martínez padre de Justino Hernández

Fotografía: Heriberto Paredes

Justino Hernández José

Es el más joven del grupo. Tenía diecinueve años cuando lo detuvieron a él y a su papá, quien también purgó cuatro años en la cárcel. Sus compañeros lo recuerdan casi como a un niño; casi ni lo conocían. En la cárcel aprendió a hablar el español. Hoy es muy reservado, habla poco, pero sonríe incontrolablemente, como niño, cuando lo visitan (visitaban, queremos decir) su esposa y su hijo de cuatro años. En esos momentos parece desbordarse de felicidad y vitalidad, le llega por unos instantes la vida que le fue negada. Este año pasará su cumpleaños 36 en el penal de máxima seguridad en Tabasco, alejado de su esposa e hijo. Ella padece de diabetes y tiene muy escasos recursos. Es probable que lo vuelvan a ver, por la distancia, hasta que salga libre.

 

Eleuterio Hernández García

Cosía balones de fútbol, uno de los oficios más comunes en el penal, y de los peores remunerados: por lo dificultoso del trabajo, en un buen día, lograba coser tres balones, los cuales vendía por ocho pesos cada uno (los mismos que venden por mucho más de esa cantidad en los mercados). Eleuterio también es un hombre muy reservado, muy humilde y sumamente respetuoso. Habla muy poquito español, ya que en el rancho nunca le fue necesario aprender, siendo campesino. Es el único que nunca se ha casado; soltero lo detuvieron, y soltero permaneció. Él nunca recibía visitas, porque su único familiar cercano es un padre, que ya está “muy abuelito”, como dicen allá, y que vive en un rancho muy lejano. Pero nunca lo oí quejarse, ni descansar del trabajo, todo el día cosía, y por alguna razón, casi siempre estaba sonriendo.

 

Agustín Luna Valencia

Es un hombre sereno, ya canoso, un tanto corpulento, y por lo regular se le podía encontrar sentado como un buda, junto a la capilla, con su espalda contra la pared y la mirada fija en su trabajo, tejiendo canastos multicolores de hilos de plástico y alambre. Es Agustín quien transcribió la mayoría de cartas, comunicados y denuncias que han emitido los presos Loxichas a lo largo de los años, con una maquina de escribir que les regaló el pintor Francisco Toledo. Sin embargo, no es un hombre al que le guste hablar de más, aunque en ciertos momentos le gusta compartir historias de su pueblo, de sus años como maestro, de los animales y plantas que le gustaba criar. Conoce muchas historias acerca de los animales que viven en la región Loxicha y las leyendas que contaban de ellos sus abuelos. Antes de caer preso fue maestro durante muchos años, siempre en comunidades zapotecas muy pobres y muy marginadas, parecidas a la que lo vio nacer—a él y a todos.

 

Fortino Enríquez Hernández

También teje canastos, aunque él siempre trabaja dentro de la celda. Junto con Agustín, participa tocando la guitarra en la rondalla del penal. Y al igual que Agustín, también él fue maestro durante muchos años, en diferentes partes de la región. Siendo aún jóvenes, Agustín y Fortino ya eran conocidos y respetados en las comunidades de la región Loxicha. Donde la gente no hablaba español, donde carecían de todo, ayudaban a los padres de familia a tramitar solicitudes para que el gobierno estatal les diera los servicios más elementales—agua, electricidad, escuelas, caminos. Fue por esa fama que los dos maestros fueron electos para ser el presidente municipal y el síndico de San Agustín Loxicha, respectivamente, en el año de 1996.

Zacarías Pascual García López

Había fungido a sus 23 años, como agente municipal, el funcionario más joven en la historia de su comunidad. En prisión, Zacarías aprendió carpintería. Empezando de cero, se convirtió en un maestro carpintero y, hasta que lo trasladaron, era uno de los constructores de muebles más importantes del Valle de Etla y Oaxaca. Dentro del penal de Etla, le daba trabajo a otros seis presos en el taller de carpintería construyendo muebles, razón por la cual nunca pidió su traslado a Ixcotel. Tiene un hijo y una hija adolescentes, y una bebé de menos de un año, quienes viven con su esposa en una comunidad retirada en Loxicha.

Alvaro12

Abraham García Ramírez

Estaba al frente de una organización de pequeños productores de café, en prisión aprendió a hacer canastos, y le gustaba trabajar dentro de la celda, siempre sin camisa para estar fresco. Él también tiene hijos adultos y nietos; pero hace diez meses volvió a ser padre con su mujer que vivía con él en Ixcotel. La nena es claramente la luz de sus ojos. Nadie sabe cuándo la volverá a ver.

Álvaro Sebastián Ramírez

Álvaro comenzó a trabajar como maestro a los diecisiete años, a mediados de los años setenta, y fue dentro del magisterio que se inició en el trabajo político y organizativo. En 1981 libró su primera batalla política al enfrentarse a los caciques de varias agencias municipales para poner una escuela en la comunidad que hoy se conoce como Loma Bonita.

Ríe mucho, es una risa contagiosa que parece emanar no sólo de su boca, sino de sus ojos y sus manos. Tiene una mirada intensa, parece siempre estar calculando algo, incluso cuando se está riendo. Y sus ojos y manos nunca parecen estar quietos, aún cuando no las está moviendo.

Igual que sus ojos negros y sus manos gruesas, Álvaro es un hombre sumamente inquieto. Desde que llegó a Ixcotel se había dedicado a la carpintería, pero se ha dedicado a un sinfín de trabajos y oficios, constantemente dice que ya está viendo qué otra cosa aprender.

Antes de llegar a Ixcotel, estuvo recluido en el penal de Etla por casi diez años, junto con Zacarías y otros paisanos presos. Ahí abrió una tiendita de abarrotes, y su esposa le ayudaba a mantenerla surtido. Sin embargo, en el 2006 fue víctima de un intento de asesinato, así que ese año solicitó su traslado a Ixcotel. Se acostumbró fácilmente al nuevo penal, y se dedicó a aprender la carpintería, cosa que jamás había hecho antes. Pero aprendió rápido, y después de poco tiempo ya tenía clientes fuera del penal que venían a solicitarle marcos y pequeños muebles. Fue él quien construyó la capillita afuera de la celda 22 y el tapanco a donde mudó su colchoneta y sus cosas.

Published by:

Hay que imaginar cómo sería una sociedad libre de homofobia

Por Ofelia Medina, Eréndira Munguía.

Boletín Digital ES30 Pluma22

homofobia

En 2007 la Cámara de Diputados reveló que han sido asesinadas de 2002 al 2007 cerca de mil personas en crímenes homofóbicos, lo que nos convierte en el segundo país con más asesinatos asociados a la homofobia.

 

Homofobia es el término que se ha destinado para describir el rechazo, miedo, repudio, prejuicio o discriminación hacia mujeres u hombres que se reconocen a sí mismos como homosexuales.

 

Según nos enseñan desde la primaria, la familia tradicional es la base de la sociedad. Es decir, la institución familiar con sus roles asignados para la mujer como cuidadora del hogar y el hombre como proveedor es clave para la continuación del actual sistema de opresión tanto económica como espiritual. De aquí la poca o nula tolerancia a cualquier otra expresión, a cualquier otra forma de vida que se salga de este esquema, y a la violencia contra las personas que se atreven a salirse de este molde. Esta violencia incluye la degradación de quienes tenemos una ideología, lengua, forma de vestir y hasta de elegir compañer@s de vida distinta y es una de las raíces de la homofobia a nivel institucional, es decir, la homofobia como característica de la sociedad en su conjunto. Aunque la homofobia no es exclusiva de las sociedades capitalistas, sí sirve de herramienta a este sistema o cualquier otro que dependa de la explotación para su subsistencia.

Así que no debe sorprendernos la fuerte oposición de algunos sectores de las sociedades actuales hacia la institucionalización de plenos derechos de parejas homosexuales, como el derecho al matrimonio o la adopción. La procuración de estos derechos es una afrenta directa a la institución familiar con sus roles rígidos preestablecidos.[i]

La homofobia es parte del sistema discriminatorio

Cabe destacar que la homofobia no tiene fundamentos biológicos, y su imposición dentro de la idiosincrasia de una sociedad tiende a crear dobles morales, ya que justo contradice la realidad biológica de los integrantes de dicha sociedad. Pero ¿Qué les hace creer que tienen autoridad para juzgar y señalar el estilo de vida de otros? No existe ley universal alguna que pueda aplicarse a todas las personas, que diga que una manera de vivir es mejor que otra. Pese a esto el sistema logra coartar los derechos de aquellos que juzga “anormales” e incluso en ocasiones los  declarar criminales dignos de castigo por el sólo hecho de ejercer sus preferencias sexuales aun en privacidad.

Pero igualmente alarmante es que la violencia se da también en el marco de la ilegalidad, aun en sociedades que en el papel han admitido la igualdad de derechos para todos, los considerados diferentes son agredidos. Como planteaba Lenin, “la igualdad ante la ley todavía no es igualdad frente a la vida”. Para ir rumbo a una sociedad más justa debemos pues tratar de imaginar cómo sería una sociedad libre de homofobia. Para ayudarnos en esta tarea conviene echar un vistazo a culturas distintas a la Occidental donde los roles por sexo y orientación sexual difieran de los que estamos acostumbrados.

También hay homofobia en el Istmo

Se dice que en el Istmo de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca, existe un lugar donde perceptiblemente la homofobia es menor que en el resto del país, pues en esta región de tradición zapoteca existe en particular lo que algunos han propuesto como tercer género: los “muxes”. En general un muxe es poco rechazado e incluso querido en la familia y en la comunidad, y cumple roles específicos dentro de ésta (por ejemplo existe un certamen de “belleza muxe”)[ii]. Pero aun en este lugar, maravilloso por su apertura a las expresiones homosexuales, lamentablemente continúa existiendo la homofobia, y ésta se hace sentir en señalamientos, insultos, falta de respeto, bulling dentro de las escuelas, en la calle, la iglesia. Estas expresiones discriminatorias llegan a sus consecuencias más graves. En 2012 se reportan dos casos de homicidios por homofobia, el primero suscitado el 27 de abril de 2012, por parte de Jonás Pérez Hernández hacia Elvis Santiago Medina integrante de la asociación “Muchachitas como tú”.[iii][iv]

¿Qué debemos hacer como militantes socialistas ante esta situación? De entrada esforzarnos por comprender lo más que podamos la vastedad de la naturaleza humana, y apoyarnos para esto en los avances científicos con el objetivo de ir desprendiéndonos de nuestros propios prejuicios. Por ejemplo, la ciencia ha demostrado que el término “instinto maternal” no es tal, es decir, en la especie humana no existe un “instinto” de origen biológico que guíe a las mujeres a proteger a sus hijos hasta su independencia del hogar materno[v]. Así, en principio cualquiera puede llevar a cabo el rol del cuidado infantil, no solamente la mujer, cualquiera que esté dispuesto a dedicar energías a este propósito.

Educación que elimine los prejuicios homofóbicos

También es necesario un programa de educación sexual para todos los estudiantes que contemple como uno de sus objetivos la eliminación de los prejuicios homofóbicos. Es tiempo de que todos exijamos respeto, es tiempo de defender y promover leyes que protejan del abuso, la discriminación social, política, moral y económica en contra de los homosexuales o minorías sexuales. Como hemos dicho la creación de una legislación para hacer ilegal la discriminación y la violencia no acabará con ésta, pero sentará un precedente importante, como lo es ahora el término “feminicidio” para designar la violencia fatal ejercida hacia mujeres. Tengamos presente que la lucha por los plenos derechos de las personas homosexuales es también la lucha por la emancipación de los explotados.

¡Alto inmediato al hostigamiento, la brutalidad y los homicidios hacia las minorías sexuales! El derecho de todos los miembros de la comunidad LGTB a cuidad y criar a sus hijos, a ser padres adoptivos o tutores, y a gozar de seguridad social para ellos y sus parejas debe ser parte de nuestras consignas permanentes.

[vi]

La familia individual moderna se funda en la esclavitud doméstica franca o más o menos disimulada de la mujer, y la sociedad moderna es una masa cuyas moléculas son las familias individuales. Federico Engels, 1884


[i] “Same-sex marriage does threaten “traditional” marriage” (El matrimonio homosexual sí amenaza el matrimonio tradicional). Tiffany K. Wayne http://nursingclio.org/

[ii] Documental “Blossoms of fire”(Ramos de fuego) de Maureen Gosling.

[iii] PRODET

[iv] NOTICIAS NET.MX/PORTAL OAXACA

[v] Inteligencia y afectividad. Jean Piaget. Argentina: Aique 2005.

 

 

Published by:

“El Gobierno no tiene madre”: Juan Rulfo

Por Marcela Acle

Boletín Digital ES30 Pluma22

juanrulfo

Luvina es un cuento de Juan Rulfo escrito en 1955. Luvina es un pueblo perdido, en el que no crece nada, “plagado de esa piedra gris con la que hacen la cal”, en el que no hay agua. Es un pueblo en el que la migración ha dejado puros viejos, mujeres solas y un montón de chilpayates. Los hombres andan dónde Dios sólo sabe y cuando regresan “dejan el costal de bastimento para los viejos y plantan otro hijo en el vientre de sus mujeres y ya nadie vuelve a saber de ellos sino hasta el año siguiente, y a veces nunca.”.

Ha llegado a Luvina un maestro. Llegó ahí con fuerzas, “cargado de ideas… Usted sabe que a todos nosotros nos infunden ideas.”

“Un día traté de convencerlos de que se fueran a otro lugar, donde la tierra fuera buena. ¡Vámonos de aquí! ―les dije―. No faltará modo de acomodarnos en alguna parte. El gobierno nos ayudará.

“Ellos me oyeron, sin parpadear, mirándome desde el fondo de sus ojos, de los que sólo se asomaba una lucecita allá muy adentro.

“―¿Dices que el Gobierno nos ayudará, profesor? ¿Tú no conoces al Gobierno?

“Les dije que sí.

“―También nosotros lo conocemos. Da esa casualidad. De lo que no sabemos nada es de la madre del Gobierno.

“Yo les dije que era la Patria. Ellos movieron la cabeza diciendo que no. Y se rieron. Fue la única vez que he visto reír a la gente de Luvina. Pelaron los dientes molenques y me dijeron que no, que el Gobierno no tenía madre.

“Y tienen razón, ¿sabe usted? El señor ese sólo se acuerda de ellos cuando alguno de los muchachos ha hecho alguna fechoría acá abajo. Entonces manda por él hasta Luvina y se lo matan. De ahí en más no saben si existe”.

Me parece que este cuento de Rulfo continúa tan vigente como hace más de cincuenta años o quizá lo es todavía más. Los maestros actuales se enfrentan a muchos Luvinas, ya no solo enclavados en el medio rural, sino también en el medio urbano y suburbano, en los cerros, en los cinturones de miseria. Ellos ya no sólo lidian con la pobreza y el hambre de sus alumnos, sino también con niños cuyos padres o madres son trabajadores del narco, con historias de violencia intrafamiliar, con madres jefas de familia cuya vida es semejante a la de un equilibrista, con familias divididas por la cárcel, la droga o la migración… Estos maestros se enfrentan a esa realidad verdadera que no muestra la televisión y que una campaña de combate al hambre no solucionará.

Y, sin embargo, muchos de los maestros están ahí, al pie del cañón, enfrentando el día al día con sus alumnos. Sin duda su situación debe mejorar, pero también la de sus pupilos y la de los padres y la de la comunidad en la que trabajan. Educación y miseria no es un buen binomio. Educación y desarrollo podría ser mejor. Escribo esto y me acuerdo de Moreira estudiando en Barcelona y también de los vestidos de doña Elba Esther y en los millones de pesos que Sabines se gastó en su imagen personal allá en Chiapas, y en los millones de pesos que se gastan los diputados y los senadores en banalidades y entonces, al igual que a los pobladores de Luvina también pienso en la madre del gobierno, ¿usted no?

Publicado en la Revista Pluma22

Más sobre la autora: http://www.macletom.com

Published by:
%d personas les gusta esto: