Todos los posts en ES39

El Che, era socialista. Su lucha continúa

che-y-trabajo-voluntario_02

A 46 años de su muerte

Este ocho de octubre se cumple un año más del cobarde asesinato de Ernesto “El Che” Guevara a manos del  ejército boliviano. Miles de jóvenes y luchadores sociales, en diferentes partes del mundo, recordarán esta infamia perpetrada en contra del dirigente revolucionario, así como también realizarán actos para reivindicar su trayectoria.

Desde este espacio el Partido Obrero Socialista se suma a estos homenajes. Y aprovechamos la ocasión para ofrecer a Ustedes nuestra visión, por medio de esta semblanza, del activista guerrillero que conmocionó al continente latinoamericano y al imperialismo yanqui hace ya cerca de cinco décadas.

Cuba socialista, su primer legado

El Che nos dejó el acontecimiento histórico más importante de esta post guerra en nuestro continente: La revolución cubana.

Esta primera obra de expropiación a la burguesía y al imperialismo en América (que hoy viene prostituyendo Fidel Castro), abrió la puerta para que de inmediato comenzará a desarrollarse en la región un potente movimiento nacionalista y revolucionario, que fue bien comprendido por el dirigente guerrillero bajo la estrategia de hacer la revolución en toda América Latina.

Su internacionalismo y socialismo chocó con la posición estalinista

Debe recordarse que los partidos comunistas de esa época, influenciados la gran mayoría por la burocracia stalinista soviética, no estaban por hacer la revolución social, lo que en término concretos significaba que se oponían a extender la revolución cubana hacia otros países de la región. Su postura política estaba más por apoyar a los sectores burgueses “progresistas” y/o “nacionalistas”. Así el intento del Che por extender la revolución se enfrentó no sólo al imperialismo y a las burguesías, sino que también chocó con los intereses contrarrevolucionarios de los falsos socialistas enquistados en el Kremllin, quienes trabajaron en su contra.

No deificar su figura

Nosotros, los marxistas contemporáneos, los trotskistas, no somos religiosos ni tenemos la intención de deificar al Che. Nuestra manera de honrarlo es poniendo de relieve sus aportes y, al mismo tiempo, manteniendo una visión crítica sobre su obra.

Guerrilla o lucha obrera y de masas

El comandante consideraba que la guerrilla era la única vía para hacer la revolución. Jamás se detuvo a hacer un análisis específico de cada país y de la lucha de clases interna, lo que le hubiera permitido distinguir una riqueza de métodos para la acción y entender que la guerrilla era solamente uno más entre tantos. Que podía o no utilizar dependiendo del contexto social e histórico de país o región en concreto. El extremo fue emprender acciones guerrilleras donde las condiciones eran totalmente desfavorables.

 

Menosprecio al movimiento obrero y de masas

Guevara siempre vio con desdén las organizaciones y las acciones de las masas trabajadoras urbanas. Nunca buscó enlazarse con este sector, ni tuvo una política para permitir la entrada en la escena de la lucha de estas fuerzas proletarias. Tampoco promovió ni intentó desarrollar estas formas organizativas.

No vio la necesidad de un partido proletario

Creía que basta tan solo un grupo de 30 a 50 hombres armados que, valientes y decididos, inflamaran al resto de la población para realizar la revolución. En ese esquema no cabía la necesidad de construir un partido dotado de un programa revolucionario. La enseñanza que nos deja este error es que el voluntarismo, por honesto que sea, no  basta para cumplir las tareas que a la clase explotada  (organizada en su propio partido) le corresponde realizar.

Los errores teórico programáticos del Che ya se venían manifestando después de la experiencia cubana, en sus reveses en el Congo y en otros países. Finalmente estos culminaron con la muerte del comandante en el poblado de La higuera, en el oeste de Bolivia. Claro que atrás de su deceso también está la traición o abandono por parte de la burocracia soviética y cubana.

Más grande que sus yerros son su incansable militancia revolucionaria, su voluntad inquebrantable de poner en práctica sus proyectos e ideales y, sobre todo, su moral a toda prueba, que le permitió dejar la vida cómoda de alto funcionario dentro del gobierno cubano por la lucha y finalmente la muerte junto a sus camaradas y campesinos de un pequeño país de la América oprimida.

Una Resolución racista la del Tribunal Constitucional Dominicano

Por Hugo Cedeño

HaitianosRD.jpg

Miles de hijos, hijas, nietos y nietas de padres y madres de nacionalidad haitiana que en la década de los años 30 fueron traídos al país a trabajar en los campos sembrados de caña de azúcar, ahora serán apátridas.

Una Resolución del Tribunal Constitucional Dominicano del pasado jueves 26 de septiembre decidió que éstos no son dominicanos porque sus padres no estaban en el país registrados legalmente.

Sin embargo, los contratistas, grandes empresarios azucareros, el tirano Trujillo y los sucesivos gobiernos se hicieron de la vista gorda para seguir explotando esta mano de obra barata y trabajadora por los “siglos de los siglos”, sin importarles su status migratorio. Esta política fue en común acuerdo con el régimen tiránico de los Duvalier, la burguesía haitiana y  la cúpula de la iglesia católica insular.

Con el quiebre de la industria azucarera, los caseríos en las que estos trabajadores fueron alojados, llamados bateyes, se convirtieron en “cementerio de hombre vivos” provocando el normal proceso migratorio de sus pobladores hacia las ciudades periféricas convirtiéndose en trabajadores de la construcción, de servicios y del sector informal.

Estos, la mayoría jóvenes y adultos jóvenes, se organizaron para solicitar ser dotados del documento de identidad acreditándolos como dominicanos que son. El hecho de no portarlo les impide trabajar bajo la legalidad de la nueva Ley de Seguridad Social que rige al país desde hace una década.

El documento lo expide la Junta Central Electoral. Su presidente, el doctor Rosario, envió al Tribunal Constitucional Dominicano la solicitud de los demandantes y este organismo ha votado que no tienen derecho a la nacionalidad dominicana.

¡Qué bien! Después de casi un siglo, a los Nazionalistas de patio se les ocurre que éstos dominicanos no lo son porque sus padres, en vez de regresar a Haití se quedaron en el país sin documentos migratorios legales, aunque portaban un carnet que los acreditaba como trabajadores, muchas veces transferido a sus descendientes,  que  en la mayoría de los casos se dedican a la misma labor.

Los inquisidores del presente siglo han votado retroactivamente una resolución que a todas luces es ilegal, cavernaria y por demás inhumana.

Llamamos a rechazar y combatir exigiendo que todos esos ciudadanos, sus hijos, hijas, nietos y nietas, sean dotados de documentos que les acrediten como nacionales dominicanos.

A estas alturas que vive la humanidad, después de haber derrotado el fascismo y el nazismo, solo un grupo del nacionalismo extremo se atreve a dictaminar una resolución como esta.

Cabe la más amplia unidad y coordinación para derrotar las malsanas pretensiones de los Nazionalistas y defender a los cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas a los que se les niega la nacionalidad dominicana bajo argumentos jurídicos inaceptables.

Todo el sector salud se unirá al paro laboral hasta el jueves: República Dominicana

Por Hogla Enecia

RDEl Colegio Médico Dominicano definió de exitoso el primer día de huelga; las enfermeras se unen hoy. (Angel Vargas)

Las enfermeras y los demás trabajadores del sector salud se sumarán al paro médico, mientras que los pacientes están a favor de la causa pero en contra del paro. La presidenta del Colegio Médico Dominicano (CMD) aseguró que a partir de hoy todo el sector salud se unirá al paro de labores convocado por 72 horas, incluidas las enfermeras, en demanda de aumento salarial.

Amarilis Herrera informó que la paralización se cumple en un 100 por ciento en todos los hospitales del país y que la respuesta de los médicos al llamado hecho por el gremio “deja muy claro que están esperando su reajuste salarial”.

“Ha sido un paro contundente, exitoso en un cien por ciento, los médicos han correspondido al llamado”, sostuvo la presidenta del gremio.

Agregó que “si el jueves a las 8:00 de la mañana no tenemos una decisión o un llamado de las autoridades, los paros a nivel nacional se van a seguir incrementando” para continuar luchando.

Durante un recorrido por diversos centros de salud del gran Santo Domingo se observó que las salas de esperas de los mismos estaban vacías y las emergencias abarrotadas de personas que necesitaban ser atendidas.

Al ser preguntado sobre el paro convocado por los médicos, los pacientes dijeron que están de acuerdo con la demanda, pero al mismo tiempo desaprobaron la paralización por tres días, pues no tienen dinero para acudir a un centro privado. “Estoy de acuerdo pero por tres días no, hay mucha gente enferma” y los más pobres son los perjudicados con la situación, expresó María Ramírez, quien asistió al Hospital Luis E. Aybar en busca de asistencia médica.

Galenos de los diferentes centros asistenciales dijeron que apoyarán la causa “hasta el final”, ya que están preocupados por que el presupuesto para el 2014 prácticamente se ha socializado y no los han tomado en cuenta. Expresaron su esperanza de que los legisladores y el Ministerio de Hacienda los tomen en cuenta antes de la aprobación del presupuesto, pues según sus percepciones, muchas veces, no modifican lo que propone el Poder Ejecutivo.

Paralización se cumplió parcialmente en el Cibao

El paro convocado por el CMD fue acatado un 90 por ciento en los hospitales de la región Norte, en su primer día. Al paro se sumaron las enfermeras del hospital regional José María Cabral y Báez, quienes anunciaron un paro de labores en toda la región del Cibao. Algunos de los pacientes que llegaron al centro de salud tuvieron que retirarse a sus hogares. Ramón Rodríguez, presidente del gremio, filial Valverde, dijo que las autoridades de Salud Pública han asumido las consultas conjuntamente con galenos contratados por ese Ministerio para las Unidades de Atención Primaria (UNAP).

Lynne Stewart: Defensora de derechos humanos

bannerLynne

Lynne Stewart es una abogada que durante tres décadas representó al pobre, al desvalido y a aquellos que son objeto de ataques debido a sus actividades políticas.  En 2009, fue sentenciada a 10 años de cárcel después de ser acusada de “fomentar el terrorismo” cuando se desempeñaba como abogada del clérigo ciego egipcio Omar Abdel-Rahman.  Cuando en 1994 Ramsey Clark, antiguo fiscal general de EEUU, le pidió que fuese la abogada de Abdel-Rahman, Stewart previó que sería difícil.  No obstante, reconocía la importancia de defender los casos de libre expresión contra los intentos gubernamentales de acallar las protestas y la disensión, como era este caso.  El clérigo fue juzgado y sentenciado, a pesar de los grandes esfuerzos de Stewart, y fue sujeto a condiciones inhumanas en encierro solitario en una prisión de máxima seguridad de EEUU.

Como abogada de Abdel-Rahman, Lynne fue una de las pocas personas con las que tuvo contacto humano.  Cuando el preso le pidió que emitiera un informe a la prensa en su nombre, accedió debido a su completo aislamiento y mala salud.  Aunque sabía que era una violación menor de las reglas administrativas federales, pensó que la situación lo exigía y que el castigo sería una multa o una reprimenda ligera, de la misma forma que había ocurrido anteriormente con otros abogados.

Una sentencia políticamente motivada

Todo cambió con el ataque de septiembre de 2001 en las torres del World Trade Center.  El Congreso aprobó la draconiana Acta del Patriota. El fiscal general John Ashcroft apareció en la televisión para anunciar que acusaba a Stewart de promover el terrorismo por medio de su defensa de Abdel-Rahman.

Se le juzgó en Manhattan. Se le condenó por “fomentar el terrorismo”. El juez sentenció a Lynne inicialmente a 28 meses tras las rejas.  Sin embargo, un panel de jueces argumentó en contra de esa sentencia y fue aumentada a 10 años.  A estas alturas, a Lynne ya se le había tratado de cáncer de mama; dadas su edad y su situación médica, la nueva sentencia es equivalente a la pena de muerte.

Desde su encarcelamiento, Lynne no ha tenido la operación ni otros tratamientos médicos que necesita para tratar la metástasis de su cáncer de mama.

Defender el derecho de expresión

La persecución de Stewart se usó para advertir a los abogados que deben pensarlo bien antes de representar a personas acusadas de terrorismo. Cada vez se usa más esta acusación para privar a la gente de sus libertades civiles en los EEUU y en el resto del mundo.  Por eso te pedimos que difundas la información acerca de este caso y para forzar al presidente Barack Obama a que le concedan la libertad por compasión.  Esto permitirá que reciba el tratamiento médico que necesita y, además, que su caso se lleve a la Suprema Corte de Justicia de EEUU para desafiar el Acta del Patriota.

 

El Partido de Libertad Socialista (Estados Unidos) Partido Obrero Socialista (México)

Núcleo por un Partido Revolucionario Internacionalista (República Dominicana)

Manda tu nota de apoyo a fspnatl@igc.org

El pueblo del Reino Unido se organiza contra la austeridad

Por Mark

 

leftunityalex1-e1358703809236

En el Reino Unido los tres principales partidos apoyan una agenda de austeridad. La izquierda, dividida y débil, aún no ha podido cambiar la dirección de un debate que presenta la idea de que el presupuesto público es la causa de la crisis económica, en vez de -como realmente ocurre- los excesos de un capitalismo sin regulación.

Puede ser que el Partido Laborista, que supuestamente es el partido “izquierdista” del país, se esté alejando poco a poco de los fracasos de ‘los Nuevos Laboristas’, los cuales abandonaron los principios fundamentales del su proyecto socialdemócrata entre los 80 y los 90. No obstante, su modificación está siendo bastante lenta. En medio de las políticas gubernamentales de austeridad, no ha surgido ninguna alternativa verdadera. Por lo que existe un gran vacío que podría ser ocupado por un partido realmente de izquierda.

En marzo de este año, tras la llamada de un director cinematográfico izquierdista que se llama Ken Loach, se lanzó una campaña con el objetivo de establecer un nuevo partido unido de izquierda, nombrado Left Unity (Unidad Izquierdista). Cerca de 10.000 personas se alistaron a través del sitio web, y alrededor de 100 grupos locales se han formado en el país.

Mientras que no todos los firmantes han asistido a las reuniones, hay nueva gente entrando al movimiento que previamente no se había involucrado en la política en absoluto. Yo fui uno de aquellos, y conocí a personas decepcionadas por el sistema político y que tenían muchas ganas de correr la voz en oposición a la agenda neoliberal.

He sido uno de los muchos voluntarios que han dedicado su tiempo a esta labor política y social sin esperar recompensa alguna, teniendo sólo la esperanza de poder reunir a las personas para crear un movimiento desde la base de la sociedad. Es verdad lo que han señalado varios críticos, refiriéndose al hecho de que en el movimiento existen personas que ya han participado en agrupaciones anteriores donde fracasó el intento por crear un nuevo partido unido de izquierda. Sin embargo, Left Unity ha recalcado desde el principio la importancia y la necesidad de empezar desde la base, desde abajo para arriba, y con procedimientos democráticos.

Aunque han existido intentos semejantes en los últimos años, parece que hay algo diferente sobre Left Unity. No hay un personaje carismático que domine al movimiento, ni hay un grupo político que esté intentando imponer sus propias creencias sobre los demás. Lo que se ve es un intento sincero de fomentar el diálogo entre militantes y activistas locales, sindicatos y todas aquellas personas que están hartas de la austeridad, las cuales están preocupadas por el destino que tendrán en el futuro los servicios públicos, pero también muy importante, el destino de su país y su mundo.

Dentro de Left Unity converge una pluralidad de creencias izquierdistas, desde el socialismo al anarquismo, con miembros del Partido Verde y de la izquierda del Partido Laborista, entre muchos más. El enfoque se da por la necesidad de unirse para proponer una alternativa socialista al modelo neoliberal que defienden los partidos institucionalizados. Por lo tanto, hace falta formar un frente amplio e incluyente de todos los sectores de la izquierda que se oponen al sistema capitalista, causante de tanto daño, sufrimiento e injusticia.

El congreso fundacional de Left Unity será el 30 de noviembre en el Hotel Real Nacional de Londres. Allí los miembros se pondrán de acuerdo sobre la plataforma que requiere el partido, que probablemente se enfocará en el rechazo de la austeridad y la guerra, la defensa de los servicios públicos y el intento de fomentar una mayor democratización de la sociedad y las instituciones políticas del Reino Unido. El carácter socialista del partido debe resultar evidente.

Se espera que los sindicatos, traicionados por el Partido Laborista, apoyen al nuevo partido en cuanto se presente como alternativa socialista viable. Ya están apoyando al movimiento sindicalistas importantes. Otra iniciativa de este año, que se llama People’s Assembly (Asamblea Popular), también ha intentado unir a militantes y sindicatos para hablar de las estrategias de lucha contra la austeridad, sin preguntar su filiación política. Seguramente la mayoría de las personas que apoyan a este movimiento respaldarían a un partido unido de la izquierda  (aspiración de Left Unity).

Una preocupación es la posibilidad de dividir el voto izquierdista, que en el pasado habría apoyado al Partido Laborista, en las elecciones de 2015. Sin embargo, los militantes de Left Unity creen que es mejor empezar a construir un movimiento verdaderamente socialista desde ahora en vez de esperar que el Partido Laborista cambie radicalmente a una postura crítica del sistema capitalista en los próximos dos años – lo cual parece muy poco probable.

El movimiento de Left Unity apenas está empezando, y tendrá que enfrentar muchos obstáculos en los meses venideros. Por ejemplo, necesitará crear una plataforma que pueda ser apoyada por una variedad de tendencias izquierdistas, así como un ambiente de dialogo suficientemente tranquilo, sobrio y democrático para asegurar que prospere la pluralidad, a la vez que se fomenta la unidad en los temas esenciales e importantes en este periodo de crisis económica global.

Si Left Unity logra incentivar la participación democrática del pueblo trabajador en las comunidades duramente afectadas por las políticas neoliberales del gobierno, estaría logrando ya como mínimo fomentar una cultura de diálogo y solidaridad, que tanta falta hace en este país, y este mundo, tan individualista y consumista. Si consigue unir al pueblo contra la austeridad gubernamental que apoyan los partidos institucionalizados, podría cambiar el rumbo de las discusiones políticas. Aun si no obtiene la fuerza necesaria para ganar las elecciones, podría hacer que el Partido Laborista se dé cuenta de la necesidad de cambiar su estrategia y su política. No obstante, desde el punto de vista de un partidario de los nuevos movimientos izquierdistas del Reino Unido, espero que un cambio significativo resulte de este proceso de renovación socialista.

La voluntad existe. Ahora hacen falta la reflexión y la determinación para solidificar el proceso que ya ha empezado.

El sesgo “mártir”

Por Tomás Holguín

75953_2

Después de la caída del muro de Berlín, con el “fin de la historia” y el aparente éxito del capitalismo a nivel mundial durante la década de los 90`s, todo parecía indicar que el ideario socialista, libertario y emancipador estaba fulminado. Se borraron del registro amnésico de muchas personas y revolucionarios todas aquellas victorias históricas que el proletariado obtuvo previo a este periodo de aparente éxito del capitalismo.

Para mucha gente, y revolucionarios, todo aparece desde entonces como un panorama turbio y gris, pesimista y lleno de derrotas por doquier (aquí, allá, ayer, hoy y mañana). Situación de la que nos damos cuenta por lo que expresan verbalmente (declaratorias, boletines, escritos, conferencias), pero más clara y penosamente, por lo que hacen estos compañeros revolucionarios a la hora de establecer las tácticas y las estrategias contra el enemigo de clase.

Todo esto se vuelve un círculo vicioso, que se repite cada cierto tiempo, a veces sin pasar más allá de unos cuantos meses. De derrotas venimos, en derrotas estamos y mis tácticas no se desvían del camino de la derrota por venir.

El sesgo “mártir” de nuestros revolucionarios no es ese sacrificio militante indispensable para lograr una victoria -aunque sea pequeña en un ambiente de adversidad, y vista sólo como un eslabón de una lucha a largo plazo-, sino esa actitud de hiper sacrificio moralizador y “aleccionador” con el que se apuesta que será suficiente –y todo-, para destruir al capitalismo que tanto odiamos, y que a la vez será el ejemplo indispensable para elevar el nivel de conciencia de esas masas nefastamente adormecidas –según ellos imaginan-. Muchas veces hacen “sacrificios” fuera de lugar, de tiempo y de contexto.

Su lógica parece ser la siguiente: si estás convencido de que no se ha ganado nada, hay que decirle eso mismo a todos los demás también, y que eso es así porque no se han sacrificado lo suficiente; deben entender que es necesario sacrificarse aún más para obtener la victoria; arrojarse a la batalla no importando cómo esté la correlación de fuerzas –favorable o adversa-. Buena forma de motivar e incentivar a la lucha. ¿Dónde quedaron Tzun Tze, Lenin, Trotsky, Luckas, etc?

Eso es el sesgo “mártir”, el no ver –por eso es un sesgo-, que la realidad es un matiz de grises, que no todo son derrotas en esta lucha por la construcción de la sociedad comunista. Para ellos todo es horrible, es decir, 101% malo. Si nosotros tenemos esa visión derrotista, solo estaremos esperando lo peor, ser golpeados, reprimidos, derrotados, criminalizados, excluidos, etc., y no preparándonos e ir haciendo lo ajustes necesarios para modificar dichas circunstancias. La mejor actitud que se puede adoptar ante esa visión exageradamente pesimista, es la ser un simple mártir. Si nada se pudo, si nada se puede y nada se podrá, no me queda de otra más que redimirme en un acto de martirio militante auto-derrotista.

El sistema de creencias que maneja -consciente o inconscientemente-, el mártir, es esencialmente el del fracaso o inutilidad. En realidad no cree que se pueda obtener una victoria, se cree perdedor y no cree en sí mismo, tampoco en su clase, no cree que pueda vencer al sistema capitalista. Su activismo se vuelve un fin en sí mismo, un estilo de vida a no superar –probable miedo al verdadero éxito y la verdadera libertad-, pasa del oportunismo al ultraizquierdismo. Todo lo traspone a una dicotomía cognitiva absolutista, el todo o nada, es decir, o triunfo (triunfamos) al 100% o soy (somos) un absoluto fracaso, menos no espero, y si la realidad no satisface mis demandas de perfección –como usualmente lo hará-, me inmolo en ese acto de ser un mártir; simple acto de conversión psicológica para no admitir que me percibo como un inútil y fracasado, y que no espero otra cosa más que el fracaso, para mí y para los demás.

En estos momentos es de suma importancia enseñar y e ir demostrándole a los trabajadores que no todo en la vida han sido ni son derrotas, que también nos han sucedido y suceden victorias. Hay que infundir en el proletariado una fuerte convicción de que se puede vencer a la burguesía -paso por paso, avanzando y retrocediendo, acumulando fuerzas-, para destruir al capitalismo y así poder liberarnos de la esclavitud asalariada y la opresión del Estado burgués. La firme creencia de que la victoria es posible nos permitirá ir imaginado y planeado lo que será el nuevo hombre y la nueva mujer, así como esa nueva sociedad de los trabajadores libremente asociados, sin explotadores ni explotados.

Por último, no he de dejar pasar que muchos, sino es que todos, hemos pasado alguna vez por esta etapa del sesgo “mártir”, lo cual no está mal, lo malo es quedarse en ella. Es decir, quedarse en esa actitud de hacer sacrificios donde no se necesitan ni cuando no se requieren (autoinmolarse). Que es decir lo mismo, quedarse con esa falsa creencia de que soy (somos) un fracaso, estamos fracasando y vamos a fracasar. Así no se construye el comunismo.

Saludos y ánimo libertario.

El verdadero desastre es el Capitalismo

Por Francisco Javier Gálvez Cortés

17091376f1765aamed

Un gobierno negligente y al servicio de la burguesía.

Las desgracias acaecidas por los ciclones “Ingrid” y “Manuel” son muestra de la rapacidad del capitalismo mexicano. La burguesía nacional tiene comprados a los gobiernos de los Estados y de la federación, y por ello, las pérdidas económicas y los muertos son a causa del gobierno vendido que tenemos los mexicanos y de la burguesía nacional.

El 15 de septiembre, mientras regiones enteras de Guerrero y Michoacán estaban inundadas y sus habitantes luchaban, literalmente, por no morir de hambre o ahogados, José María Tapia franco, director del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), celebraba las fiestas patrias en el Hotel Encore, de Las Vegas, escuchando Mariachi y tomando tequila, pagado con los impuestos de todos nosotros. Al siguiente día, perdió 20 mil dólares jugando Baccarat, según denunció Francisco Zea, en el periódico Excelsior.

Por su parte, el viernes trece, cuando iniciaron las tormentas, Ángel Aguirre Rivero, gobernador de Guerrero, festejaba en la casa de gobierno entre mariachi, amigos políticos y empresarios, como  Carlos Slim, conforme reportó Gloria Leticia Díaz, en la Revista Proceso 1925. Al día siguiente, ya muy tarde y con resaca, tuvo que empezar a atender a regañadientes los innumerables pedidos de auxilio de sus gobernados.

Según el sitio de Aristegui Noticias, del día 30 de septiembre,[1] después del Huracán “Paulina” en 1997, que destrozó barrios enteros de Acapulco y provocó la muerte de más de 400 personas, se presentó un florecimiento inmobiliario, pero en zonas de manglares y pantanos; es decir que la burguesía nacional aprovechó el desastre de Paulina para enriquecerse con la construcción de nuevas viviendas, en zonas de alto riesgo.

A partir de 1997, Juan Salgado Tenorio, entonces presidente municipal de Acapulco, permitió al grupo GEO la construcción de por lo menos seis fraccionamientos en áreas verdes y humedales. Desde entonces el enriquecimiento de los gobiernos acapulqueños ha crecido a la par de los constructores. GEO construyó el 50% de los fraccionamientos afectados por la tormenta tropical “Manuel”, entre ellos, la colonia Colosio, que fue hecha principalmente para obreros y trabajadores empobrecidos. Se calcula que casi 10 mil familias resultaron afectadas por las tormentas. Mención aparte merece los municipios y rancherías de las montañas, que están sufriendo mucho más por estar totalmente aisladas de las ciudades.

 

La génesis de las viviendas para el proletariado.

Carlos Marx mencionó en El Capital, lo siguiente:

Cualquier observador sin prejuicios se da cuenta en seguida de que cuanto más y más en masa se centralizan los medios de producción, más se hacinan también las masas de obreros en el mismo espacio; y que, por tanto, cuanto más avanza la acumulación capitalista, más míseras son las viviendas obreras. A simple vista se observa cómo el embellecimiento de las ciudades consiguientes a los progresos de riqueza mediante la demolición de los barrios mal construidos, la construcción de palacios para bancos, grandes almacenes, etc., el ensanchamiento de las calles para el tráfico comercial y de los coches de lujo, el tendido de tranvías etc., va arrinconando a los obreros en tugurios cada vez peores y más hacinados. Además, todo el mundo sabe que la carestía de la vivienda se halla en razón inversa a su calidad.[2]

Marx, según denuncia en el texto citado arriba, menciona que las viviendas de los obreros se derruían de vez en cuando para obligarles a comprar o a rentar las nuevas viviendas que construían los capitalistas dedicados a la construcción, o para construir grandes edificios para albergar empresas o construir infraestructura para transportar las mercancías. Por lo tanto, el pasado Huracán “Paulina” funcionó para reconstruir gran parte de Acapulco, y para enriquecer a la burguesía local. Aparte, se construyeron viviendas de bajísima calidad para hacinar a los obreros que necesitaban las grandes empresas turísticas u manufactureras acapulqueñas. Pues bien, estas viviendas ahora se inundaron y provocaron muerte y destrucción entre el proletariado y gente empobrecida, y la historia se repetirá después del desastre de “Ingrid” y “Manuel”: ganancias para la burguesía constructora y más dinero para los gobernantes, para que sigan emborrachándose a costa del trabajo de los obreros.

En el caso de las tragedias ocurridas en las rancherías y las regiones de las montañas, también las muertes de estas personas, -muchas de ellas enterradas vivas por el desgajamiento de cerros-, serán aprovechadas por el capitalismo. Marx menciona en El Capital lo siguiente:

Cuanto más aprisa se acumula el capital en una ciudad industrial o comercial, más rápida la afluencia a ella de material humano explotable, y más míseras las viviendas improvisadas de los obreros.[3]

Marx menciona que el empobrecimiento en las regiones rurales es una estrategia del capitalismo para que los campesinos empobrecidos o azotados por desastres como fue el caso de los huracanes “Manuel” o “Paulina”, decidan libremente ir a los centros urbanos, donde serán explotados por las empresas o los centros comerciales, y hacinados nuevamente en casas de ínfima calidad.

La solución ya la conocemos: La expropiación de la propiedad privada de los medios de producción. Es decir, si el obrero produce la riqueza, al obrero le pertenece tal producción. Un Estado obrero, regido por sindicatos y organizaciones verdaderamente democráticas, hubiera sido capaz de prevenir el desastre natural, y evacuar, en la medida de lo posible, a los obreros y campesinos que ahora, muchos de ellos, están muertos.

Peña Nieto ya mencionó que rodarán cabezas por la negligencia mostrada ante el desastre. Pero ya veremos cómo es que sólo se deshace de funcionarios inferiores o de gente que no tiene arraigo en la política priista a la que él pertenece, como fue el caso del ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier, que fue acusado de corrupción y encarcelado, pero en realidad Granier fue fácilmente inculpado porque era un advenedizo en la política priista nacional, en cambio, Peña Nieto sacó de la cárcel a Raúl Salinas, porque él sí pertenece la antigua camarilla de priista corrupta.


[1] http://www.noticiasmvs.com/#!/noticias/construyeron-inmobiliarias-10-mil-viviendas-en-zona-pantanosa-de-acapulco-530.html

[2] Marx, Carlos. El Capital. México, 1980. Ed. FCE. Décimosexta reimpresión. pp. 557-558. Traducción de W. Roces.

[3] Ibíd. El Capital. p. 561.

El programa desconocido del CNH en 1968: Hacia la toma del cielo por asalto

gráfica_68_4

Nuestra lucha ha venido a poner al desnudo no sólo el carácter represivo del gobierno, sino también la estructura de injusticia y explotación sobre a cual descansa. El apoyo que los sectores populares nos han prestado nos obliga a poner en discusión dicha estructura y a plantear a las masas populares nuestros puntos de vista, acerca de cómo transformarla y de la línea de acción que conjuntamente estudiantes, obreros campesinos, empleados, en una palabra el pueblo en su conjunto, debemos poner en acción para desterrar de nuestro país, de una vez por todas, la explotación, la miseria, el abuso y la represión.

Así inicia el programa político del CNH, aprobado pocos días antes de la intervención militar a la Ciudad Universitaria. La comisión que lo redactó fue encabezada por Carlos Sevilla González (apasionado trotskista fallecido el 4 de octubre de 2011.Sirva esta nota como pequeño homenaje) y en ella participaron miembros del CNH y otras personalidades, entre ellos el gran escritor y socialista revolucionario José Revueltas. El CNH resolvió que se reprodujera el documento para todos sus miembros. El día de la invasión militar Sevilla fue detenido por el ejército cuando distribuía este texto.

Se ha observado correctamente que el pliego petitorio inicial del CNH contenía sólo demandas democráticas. Pero este texto democrático muestra que en el CNH maduraban las condiciones para la ampliación de su horizonte que se dirigía hacia una concepción claramente definida por el carácter revolucionario de sus demandas. En el seno de la organización estudiantil estaba en curso una discusión que apuntaba a concretar la alianza obrero-campesina-estudiantil bajo un programa político que tenía como bandera una transformación radical de México.

En sus párrafos introductorios se incluían las siguientes líneas:

El gobierno no es el gobierno de todos los mexicanos, sus recursos están dedicados, casi en su totalidad a asegurarse (sic) a incrementar los privilegios de la gran burguesía formada por los grandes industriales, los grandes comerciantes, los grandes terratenientes, los banqueros y los corruptos políticos de la familia revolucionaria.

El PRI es el organismo de control político que obliga a las masas a moverse y a votar  por sus candidatos mediante el engaño, las amenazas y el chantaje. Desde hace mucho tiempo ha dejado  de representar  a cualquiera de los sectores populares que obliga a mantenerse en su seno, para servir directamente a la gran burguesía.

A continuación enlistaba sus demandas:

a)  Defensa y mejoramiento de los niveles de vida mediante aumento de salarios inmediatos y aumentos sucesivos conforme aumentan los precios.

b) Detener la desocupación reduciendo la jornada de trabajo.

c) Control obrero como medio de asegurar un reparto justo de las utilidades.

d) Libertad de los presos políticos y respeto de las garantías individuales por parte del gobierno.

e) Ganar la independencia y la democracia sindicales formando comités de lucha elegidos directamente por los trabajadores.

f) Por una central de trabajadores sobre la base de los comités de lucha.

g) organizar comités de lucha campesinos.

h) Por créditos oportunos y baratos. Por la administración de los bancos oficiales de crédito agrícolas y ejidal, por los propios campesinos y sus representantes, sujetos a remoción cuando sea necesario.

i) Mayores recursos al campo.

j) Eliminar los intermediarios, haciendo comités de lucha campesinos y de trabajadores a su servicio.

k) Luchar por reconquistar las tierras que han sido arrebatadas a los campesinos cuando se han realizado obras hidráulicas y de mejoras por parte del gobierno.

El programa concluía de manera contundente:

Si mañana nuestros centros de estudios se ven ocupados por la bota militar, nosotros partiremos al campo de la batalla nacional con este Programa en la mano y no nos detendremos ante ninguna circunstancia, caiga quien cayera y hágase lo que se hiciese.

La importancia de este texto histórico es de gran magnitud. Sin duda representa la base para emprender  la formación de lo que será el “Programa de la Revolución Socialista en México” que se forjará en las futuras luchas.

El CNH y la alianza obrera, campesina y estudiantil

UNI4A_085113

Durante el movimiento estudiantil de 1968 también se dieron indicios de la unidad estudiantil, obrera y campesina. Sectores de trabajadores asalariados como los maestros y los empleados fueron de los apoyos más importantes del movimiento. Los profesores universitarios y del politécnico formaron la Coalición de Maestros de Enseñanza  Media y Superior Pro Libertades Democráticas. Igualmente sectores de obreros industriales hicieron patente su apoyo a los estudiantes. Trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad y el Grupo de Sindicatos Independientes se pronunciaron a favor del movimiento en desplegados aparecidos en la prensa nacional el 13 de septiembre, día de la gran manifestación silenciosa. El Sindicato Revolucionario de Trabajadores de la Fábrica de Loza “el Ánfora” y la Comisión Organizadora de Telefonistas también se sumaron a la exigencia del cumplimiento de los seis puntos del pliego petitorio estudiantil.

Por su parte el movimiento nació con la idea de que debería de ligarse con los trabajadores. La exigencia de que fuera derogado el artículo 145 del Código Penal, uno de los famosos seis puntos del no menos famoso “pliego petitorio”, fue enarbolado en solidaridad con los ferrocarrileros presos, que sufrían cárcel por violar ese ordenamiento. Y el CNH llegó a aprobar el hacer una de sus multitudinarias manifestaciones por “los barrios obreros” de la Ciudad de México, que lamentablemente no se pudo concretar pues no se encontró un itinerario viable.

El movimiento estudiantil se convirtió igualmente en un punto de referencia de las luchas que libraban los trabajadores del campo y la ciudad. Era frecuente que a las reuniones del CNH y a las escuelas llegaran campesinos y trabajadores para informar de tierras ocupadas y de asambleas en los centros de trabajo realizadas a pesar de los matones a sueldo.

Miembros de las disidencias sindicales democráticas llegaban a dar su apoyo al Consejo y a pedir el apoyo de los estudiantes. Una de las expresiones más significativas de la posición de los trabajadores  frente al movimiento tuvo lugar el 28 de agosto. Un día antes los estudiantes habían realizado una manifestación multitudinaria en el Zócalo, en la que había sido izada la bandera   rojinegra de huelga en el asta de la Plaza de la Constitución. Los burócratas habían sido llamados por las autoridades a realizar “un acto de desagravio del lábaro patrio”. La asistencia era obligatoria so pena de perder el empleo. Pero el impacto del movimiento había llegado también a los trabajadores estatales, que salieron de sus oficinas para llenar el Zócalo gritando “somos borregos”, “nos llevan, somos borregos, bee, bee”. Habían perdido el temor. En ese momento los estudiantes repartieron volantes, explicando las razones de su lucha. El acto de desagravio se convirtió en una nueva manifestación pública contra el gobierno y sus métodos autoritarios. Los trabajadores al servicio del Estado  hicieron suyas las demandas de libertad a los presos políticos, destitución de los jefes de policía y la desaparición del cuerpo de granaderos. También el campesinado fue atraído por el imán del movimiento estudiantil. El ejemplo más sonado es el de la lucha de los comuneros de Topilejo, un pueblo en la sierra del Ajusco. Un autobús de la línea que llegaba a esa comunidad se volcó ocasionando muertos y heridos. La empresa se negó a pagar una indemnización justa y los pobladores se dispusieron a pelear por el pago completo de las indemnizaciones, pero también por la modernización del servicio de transporte y la reparación del camino para evitar nuevos accidentes. El dirigente priista de la CNC traicionó la lucha de los campesinos, quienes en asamblea resolvieron acudir a los estudiantes movilizados. El apoyo se dio de inmediato. Los estudiantes pusieron a su disposición los camiones de la Universidad para sustituir el transporte que la empresa había suspendido. Los de Enfermería, Agricultura, Trabajo Social y Medicina, establecieron el campamento “el Soviet” en la comunidad para prestar los servicios de su especialidad. Con el apoyo de los estudiantes y el CNH se logró el triunfo de la lucha y se selló así uno de los capítulos más importantes de la unidad estudiantil-campesina. Hasta los últimos momentos la solidaridad obrera y campesina acompañó la movilización estudiantil. El 2 de octubre los de Topilejo estaban en Tlatelolco, junto con los contingentes de los ferrocarrileros y las mantas de las secciones sindicales, presentes en el mitin. Los electricistas de igual forma se hicieron presentes en la concentración. La Plaza de las Tres Culturas se pintaría con la sangre roja de todos, porque en la matanza de esa fecha hubo mártires que salieron de los campos, los talleres, las fábricas y las aulas.