Daily Archives: 9 mayo, 2013

BREAKING NEWS

En Chihuahua, México: ¡ DENUNCIA CONTRA EL CIRCO ELECTORAL 2013 !

 LA GOTA  
Jueves 9 de Mayo 2013
Ante la apertura del Proceso Electoral 2013, que incluye a 14 entidades del país, dentro del cual, también, se encuentra la ciudad Chihuahua, un grupo de colectivos políticos, organismos de protesta y defensa social, así como personas, de ésas que llaman de a pie, decidimos participar y hacer público nuestro desagrado y desventura hacia las instituciones, partidos y el mismo proceso electoral que en México viene prevaleciendo.

Después de sesiones arduas y duras discutiendo sobre ¿Qué significan los procesos electorales en México? Qué significan para ellos; la clase en el poder, partidos políticos, gobernantes, empresarios y beneficiados del sistema. Qué significan para la gente en general, la ciudadanía y el pueblo. Y por último, qué significan para nosotros quienes nos dedicamos a la protesta y lucha política y social.

Precisamente de la discusión fraterna y política surgió, finalmente, lo que creemos mayormente importante, la invitación sobre todo a que el pueblo, las personas se reúnan, discutan, y se organicen, ya sea para:

(1) Abstencionismo – No votar, con la derivación de hacer campaña; salir a la calle con nosotr@s, así como con mítines propios, llamando a su No participación en el proceso electoral. (2) Anulación, en cualquiera de sus variables. (3) Votar por alguna frase (p. ej., No MÁS Impuestos, No + IVA, No + Sangre, Ni una (+), ni UNO (-), Atrás a la Reforma LABORAL (sic) EDUCATIVA, por mencionar algunos); (4) Rayar por algún personaje revolucionario o familiar.

(FEDECO/LAGOTA/ LSR CHIHUAHUA)

Reunión de discusión y organización
Sábado 11 Mayo. 04:00 – 06:00 PM
Local “La Gota”
Calle Emilio Carballido # 6149, esquina con Tomás de Cuéllar Infonavit el Saucito

1ª Pre-Salida
Reten-Ciudadano
Domingo 12 de mayo de 2013
12:00 PM Parque Urueta

1ª Salida
Parque Palomar (Kiosko)
05:00 – 06:00 PM
ver más:
https://www.facebook.com/events/451879388235138/

Published by:
BREAKING NEWS

Se conmemora el natalicio 195 del filósofo alemán Karl Marx

En la inauguración de la exhibición, el escultor Ottmar Hörl refirió que el homenaje lo hace porque Marx, fue el padre espiritual del comunismo.


 La Jornada en Línea  
Notimex 
Publicado: 04/05/2013 16:11
México, DF. Para celebrar el natalicio 195 de el filósofo, sociólogo y economista alemán Karl Marx, que se conmemora mañana, el escultor Ottmar Hörl ha instalado estatuas del fundador del socialismo científico alrededor de Porta Nigra, en la sureña ciudad de Tréveris, Alemania.

En la inauguración de la exhibición, Hörl refirió que el homenaje lo hace porque Marx, nacido en Tréveris el 5 de mayo de 1818, fue el padre espiritual del comunismo y, como tal, fue un filósofo a menudo mal entendido, cita el portal de Internet “thelocal.de”.

Considerado, junto con Friedrich Engels, como el padre del socialismo científico, del comunismo moderno y del marxismo, Karl Marx fue un hombre que marcó época por sus destacadas aportaciones a la política mundial y a los sistemas económicos.

El autor de múltiples estudios sobre la historia humana nació en el seno de una familia culta y acomodada. Su padre era un abogado judío convertido al protestantismo, y fue él quien se encargó de proveerle de todo lo necesario para que asistiera a las mejores escuelas desde muy pequeño.

Al concluir el bachillerato, Marx se matriculó en la Universidad de Bonn para estudiar leyes; y posteriormente se trasladó a Berlín para estudiar, primero, historia y luego filosofía.

De acuerdo con su biografía publicada en el portal de Internet “biografiasyvidas.com”, a la edad de 23 ya contaba con una ideología enmarcada en el idealismo hegeliano, en gran medida por el contacto que sostuvo en Berlín con las ideas “hegelianas de izquierda”, fundamentadas en el ateísmo y la revolución.

Luego de doctorarse en filosofía por la Universidad de Jena, Marx se trasladó a Bonn con el propósito de ejercer la docencia, pero a su llegada se encontró con un gobierno reaccionario que había separado a profesores como Ludwig Feuerbach y Bruno Bauer de sus cátedras, por lo que se vio obligado a desistir.

En 1836 las ideas de los “hegelianos de izquierda”, encabezadas por Feuerbach, habían conseguido grandes cambios en Alemania; uno de ellos, el surgimiento de la Gaceta del Rin, periódico de oposición en el cual colaboró Marx.

En octubre de 1942 fue nombrado redactor jefe del periódico, por lo que tuvo que trasladarse de Bonn a Colonia. Como director, la tendencia democrática revolucionaria del rotativo fue acentuándose y la censura, por parte del gobierno, no se hizo esperar.

A partir de enero de 1843, el gobierno alemán ordenó una total supresión de la gaceta, situación que obligó la salida de Marx de la redacción. Ese mismo año, el filósofo contrajo nupcias con Jenny von Westphalen, a quien conocía desde la infancia.

En el otoño de 1843, Marx viajó a París, Francia, con el objetivo de continuar su carrera como editor de la revista Anales franco-alemanes, publicación de tipo radical en la que colaboró con Arnoldo Ruge, otro hegeliano de izquierda que había sido encarcelado y exiliado entre 1825 y 1848.

La revista sólo pudo ser publicada una vez, ya que la difusión clandestina de la misma en Alemania y las discrepancias de criterio surgidas entre Marx y Ruge la hicieron fracasar. Los artículos que Marx escribió para esta revista muestran su repudio por las armas y su apoyo a las masas y al proletariado.

Durante su estancia en París, en 1844, convivió unos días con Federico Engels, quien a partir de ese momento se convirtió en su amigo más íntimo y compañero en los movimientos revolucionarios parisinos.

Los dos filósofos revolucionarios se unieron a la enérgica lucha contra las diferentes doctrinas del socialismo pequeño burgués y elaboraron la teoría del socialismo proletario revolucionario, mejor conocido como “Comunismo”.

En 1845, Marx fue expulsado de París, a petición del gobierno prusiano, al ser considerado como un revolucionario peligroso, por lo que tuvo que refugiarse en Bruselas, Bélgica.

Un año después, Marx y Engels se afiliaron a una sociedad secreta denominada “Liga de los Comunistas”, en la que participaron de forma importante y fueron los responsables de redactar el famoso Manifiesto del Partido Comunista, en 1848.

La obra expone una nueva concepción del mundo, en la que por medio del materialismo y la dialéctica aplicados a la vida social, concibieron al proletariado como creador de una nueva sociedad comunista.

Tras ser expulsado de Bélgica, en 1848, Marx regresó a Francia y luego se trasladó a Colonia, Alemania, donde reinició las actividades de la Nueva Gaceta del Rin y asumió el cargo de editor en jefe.

Entre 1848 y 1849 la efervescencia de los movimientos revolucionarios inundó Europa, con lo que se confirmó la nueva teoría diseñada por Marx, la cual tuvo alcances varios años después en todo el mundo.

Luego del triunfo de la contrarrevolución, Marx tuvo que comparecer ante los tribunales, en febrero de 1849, en Alemania, y pese a resultar absuelto de los cargos que se le imputaban, fue expulsado del país.

El exilio constante que padeció durante su vida le causaron gran miseria, tanto a él como a su familia; puesto que los únicos ingresos económicos con los que contaban, era la ayuda ofrecida por Engels.

Tras apartarse de los círculos de emigrados, concentró sus fuerzas en el estudio de la economía política y desarrolló la teoría materialista en una nueva serie de trabajos históricos que revolucionaron la ciencia económica.

A finales de la década de los 50, con la intensificación de los movimientos democráticos, Marx volvió a participar de forma activa en dichos movimientos sociales; prueba de ello es la fundación de la “Asociación Internacional de Trabajadores en Londres”.

Enfocó todos sus esfuerzos por unificar los movimientos obreros y por fomentar una actuación común de las diferentes formas de socialismo no proletario y premarxista, por medio una táctica común de lucha proletaria.

Su intensa labor y sus estudios teóricos, cada vez más profundos, terminaron por consumir su salud. Sin embargo, continuó con su obra de transformación de la economía política, consagrada en “El Capital”.

La muerte de su esposa el 2 de diciembre de 1881 lo dejó devastado, por lo que cayó en una profunda depresión que empeoró aún más su problemas de salud; murió el 14 de marzo de 1883, en Londres, Inglaterra, y fue enterrado junto a su mujer en el cementerio de Highgate.
  Leer más:  
http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2013/05/04/16114669-se-conmemora-el-natalicio-195-del-filosofo-aleman-karl-marx

Published by:
BREAKING NEWS

Discurso de F. Engels ante la tumba de Marx (1883)

Escrito: Discurso pronunciado en inglés por F. Engels en el cementerio de Highgate en Londres, el 17 de marzo de 1883.

Primera publicación: En alemán en el Sozialdemokrat del 22 de marzo de 1883.
Digitalizació:n: Por José Ángel Sordo para el Marxists Internet Archive, 1999. 



 PARTIDO OBRERO SOCIALISTA  
BIBLIOTECA DIGITAL
FEDERICO ENGELS
17 DE Marzo de 1883
El 14 de marzo, a las tres menos cuarto de la tarde , dejó de pensar el más grande pensador de nuestros días. Apenas le dejamos dos minutos solo, y cuando volvimos, le encontramos dormido suavemente en su sillón, pero para siempre.
Es de todo punto imposible calcular lo que el proletariado militante de Europa y América y la ciencia histórica han perdido con este hombre. Harto pronto se dejará sentir el vacío que ha abierto la muerte de esta figura gigantesca.

Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo, pero oculto bajo la maleza idológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión, etc.; que, por tanto, la producción de los medios de vida inmediatos, materiales, y por consiguiente, la correspondiente fase económica de desarrollo de un pueblo o una época es la base a partir de la cual se han desarrollado las instituciones políticas, las concepciones jurídicas, las ideas artísticas e incluso las ideas religiosas de los hombres y con arreglo a la cual deben, por tanto, explicarse, y no al revés, como hasta entonces se había venido haciendo. Pero no es esto sólo. Marx descubrió también la ley específica que mueve el actual modo de producción capitalista y la sociedad burguesa creada por él . El descubrimiento de la plusvalía iluminó de pronto estos problemas, mientras que todas las investigaciones anteriores, tanto las de los economistas burgueses como las de los críticos socialistas, habían vagado en las tinieblas.

Dos descubrimientos como éstos debían bastar para una vida. Quien tenga la suerte de hacer tan sólo un descubrimiento así, ya puede considerarse feliz. Pero no hubo un sólo campo que Marx no sometiese a investigación -y éstos campos fueron muchos, y no se limitó a tocar de pasada ni uno sólo- incluyendo las matemáticas, en la que no hiciese descubrimientos originales. Tal era el hombre de ciencia. Pero esto no era, ni con mucho, la mitad del hombre. Para Marx, la ciencia era una fuerza histórica motriz, una fuerza revolucionaria. Por puro que fuese el gozo que pudiera depararle un nuevo descubrimiento hecho en cualquier ciencia teórica y cuya aplicación práctica tal vez no podía preverse en modo alguno, era muy otro el goce que experimentaba cuando se trataba de un descubrimiento que ejercía inmediatamente una influencia revolucionadora en la industria y en el desarrollo histórico en general. Por eso seguía al detalle la marcha de los descubrimientos realizados en el campo de la electricidad, hasta los de Marcel Deprez en los últimos tiempos.

Pues Marx era, ante todo, un revolucionario. Cooperar, de este o del otro modo, al derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadas por ella, contribuir a la emancipación del proletariado moderno, a quién él había infundido por primera vez la conciencia de su propia situación y de sus necesidades, la conciencia de las condiciones de su emancipación: tal era la verdadera misión de su vida. La lucha era su elemento. Y luchó con una pasión, una tenacidad y un éxito como pocos. Primera Gaceta del Rin, 1842; Vorwärts* de París, 1844; Gaceta Alemana de Bruselas, 1847; Nueva Gaceta del Rin, 1848-1849; New York Tribune, 1852 a 1861, a todo lo cual hay que añadir un montón de folletos de lucha, y el trabajo en las organizaciones de París, Bruselas y Londres, hasta que, por último, nació como remate de todo, la gran Asociación Internacional de Trabajadores, que era, en verdad, una obra de la que su autor podía estar orgulloso, aunque no hubiera creado ninguna otra cosa.

Por eso, Marx era el hombre más odiado y más calumniado de su tiempo. Los gobiernos, lo mismo los absolutistas que los repulicanos, le expulsaban. Los burgueses, lo mismo los conservadores que los ultrademócratas, competían a lanzar difamaciones contra él. Marx apartaba todo esto a un lado como si fueran telas de araña, no hacía caso de ello; sólo contestaba cuando la necesidad imperiosa lo exigía. Y ha muerto venerado, querido, llorado por millones de obreros de la causa revolucionaria, como él, diseminados por toda Europa y América, desde la minas de Siberia hasta California. Y puedo atreverme a decir que si pudo tener muchos adversarios, apenas tuvo un solo enemigo personal.Su nombre vivirá a través de los siglos, y con él su obra.

Published by:
%d personas les gusta esto: