Daily Archives: 15 mayo, 2013

Boletín Digital ES26

Echeverría sigue libre e impune

Por Mario Bravo Soria

Collage_RiosMontt_ok_ok

Qué bueno que al genocida guatemalteco Ríos Montt lo condenaron por sus crímenes. Se merece la cárcel y su castigo es una advertencia contra otros militares o gobernantes que en Guatemala pretendan volver a reprimir al pueblo y a los indígenas. Pero en México también ha habido matanzas y nada pasa. Luis Echeverría Alvarez, implicado en  las de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968 y en la de San Cosme el 10 de junio de 1971 sigue tranquilo e impune. Los gobiernos panistas de Fox y Calderón no hicieron justicia a las víctimas de Luis Echeverría Alvarez. Tampoco la hará su correleigionario y alumno el titino Peña Nieto. Recordemos cómo fue la exculpación de LEA en 2006.   

Echeverría sigue libre e impune
Por Mario Bravo Soria

El Socialista 316, Julio de 2006

La justicia en México cree que las muertes tienen olvido, que las lágrimas de una madre secan después de 30 años o más, que el dolor y la rabia prescriben, como si los muertos después de cierto tiempo perdonaran al verdugo que les arrebató la vida.

Resultó ofensiva para el pueblo de México la farsa que montó el presidente Fox al tratar de mostrar que en el “gobierno del cambio” se ha aplicado la justicia en lo referente a la matanza de estudiantes en la plaza de las Tres Culturas en el año de 1968. En una maniobra que llevaba como fin fortalecer la imagen “panista”, el pasado 30 de junio -tan sólo dos días antes del proceso electoral- se dictó orden de aprehensión al ex presidente Luís Echeverría; quien debido a su avanzada edad no fue trasladado al reclusorio, sino que vivió este teatro desde la comodidad de su casa.

Una semana después, el sábado 8 de julio el juez Ranulfo Castillo lo dejó en libertad, señalando que el delito por el que fue detenido el ex secretario de Gobernación bajo el gobierno de Díaz Ordaz, ha prescrito. Aquí cabe señalar que la ley mexicana protege a la burocracia política, ya que en delitos como el de genocidio, la ley dice que prescribe después de 30 años, contrario a lo que establecen las leyes internacionales, las cuales mencionan que delitos de esta naturaleza (contra la humanidad) no pueden prescribir, es decir, no puede limitarse el lapso de tiempo por el que serán perseguidos.

Desde el Partido Obrero Socialista -POS ahora MAS- exigimos:

¡Se castigue a los responsables de la matanza del 2 de octubre de 1968!

¡Que la memoria no muera tras el cinismo e impunidad con que actúan los asesinos!

 

Published by:
Boletín Digital ES26

Nací sin llanto

Por Eréndira Munguía Villanueva

mar

Nací sin llanto cuenta mi madre,

mi abuela me arrulló en silencio,

en vez de palabras el lazo fue de chaquira y sueños.

Crecí entre papas con jitomate y nata de leche,

caldo de pollo, cebolla, limón y cuentos.

 

Eché raíces en el agua, como los manglares,

y la marea me arrastró hasta el mar.

 

El mar me cubrió el cuerpo,

me sedujo con sus besos de espuma,

con sus murmullos de viento,

con su espalda de deslumbrante inmensidad.

 

Pero no se puede tanta lumbre

metida en tanto sosiego.

Un dolor extraño partió una rama,

luego otra, corteza desquebrajada.

La raíz tocando asfalto

y la grieta abierta lloraba agua salada derramada.

Tanto mar fugado en lejanía de la arena.

 

Regresaré al mar, al verdeazulado,

a los reflejos de luz.

Pisaré delicadamente las casas de los cangrejos

miraré la elegancia de las gaviotas

la indiferencia del pelícano

Me dejaré llevar otra vez por el oleaje

avanzaré nuevamente hasta que mis pies

pierdan por completo el suelo.

Y nuevamente he de fundirme en él,

suave, cadenciosamente hundirme

para dejarle jugar con mis burbujas de aire.

 

Pero esta vez no sólo escucharé su canto,

esta vez le diré en un susurro que no cesará

mientras la Luna con las olas sigan danzando:

¡Estoy aquí, soy!

Entonces, desde la arena hacia el cielo,

cruzaré, de agua, el espejo.

Published by:
Boletín Digital ES26

Leninismo (bolchevismo) y centralismo democrático

Daniel Bensaïd

blogger-image--205866894 Los detractores de Lenin a menudo le identifican, a él y al leninismo, con una forma histórica de partido político, de la que se dice que ha muerto con el colapso de los burocráticos Estados-partido. En este juicio precipitado hay un montón de ignorancia histórica y de frivolidad política, que solamente se puede explicar en parte por el traumatismo de las prácticas estalinistas. La experiencia del siglo pasado plantea la pregunta de la burocratización como fenómeno social más que la cuestión de la forma del partido de vanguardia heredada del ¿Qué hacer? Las organizaciones de masas (no sólo las políticas, sino también los sindicatos y las asociaciones) están lejos de ser menos burocráticas.

En los principios superficialmente menospreciados del centralismo democrático, los detractores ponen el acento primordialmente en el hipercentralismo burocrático representado de manera siniestra por los partidos estalinistas.

Pero cierto grado de centralización, lejos de estar opuesto a la democracia, es una condición esencial para que ésta pueda existir; la delimitación del partido es un medio para resistir los efectos disolventes de la ideología dominante, y de apuntar también hacia una cierta igualdad entre sus miembros, contraria a las desigualdades que se generan inevitablemente en las relaciones social y en la división del trabajo. En la actualidad podemos ver claramente cómo el debilitamiento de esos principios, lejos de favorecer una forma más elevada de democracia, conduce a una cooptación por los medios de comunicación y a la legitimación mediante un plebiscito de dirigentes que están aún menos controlados por las bases.

Además, la democracia en un partido revolucionario pretende tomar decisiones que se asuman colectivamente para poder actuar sobre el equilibrio de fuerzas. Cuando los detractores superficiales del leninismo claman haberse liberado de una disciplina agobiante, de hecho están vaciando la discusión de toda relevancia, reduciéndola a un foro de opiniones que no compromete a nadie. Después de un intercambio libre de opiniones sin ninguna decisión común, todos pueden irse de la misma manera que llegaron, y ninguna práctica común permite comprobar la validez de las posiciones enfrentadas. Finalmente, la presión realizada, especialmente por burócratas reciclados de los antiguos partidos comunistas, sobre la crisis de la forma de partido a menudo permite evitar hablar de la crisis del contenido programático y justifica la ausencia de una preocupación estratégica.

Una política sin partidos (cualquiera que sea el nombre que se le dé, movimiento, organización, alianza) acaba en la mayoría de los casos en una política sin política, ya sea en un seguidismo sin rumbo tras la espontaneidad de los movimientos sociales, en la peor forma de elitismo vanguardista individualista, o finalmente en la represión de lo político a favor de la estética o la ética.[1]



[1] De <<¡Saltos! ¡Saltos! ¡Saltos!>>, Daniel Bensaïd. Ensayo que se publicó originalmente en International Socialism Journal 95 (verano de 2002) y en Daniel Bensaïd, Un monde à changer, París, Editions Textuel, 2003. Y que puedes leer completo en el siguiente enlace: http://www.marxists.org/espanol/bensaid/2002/001.htm

 

Published by:
%d personas les gusta esto: