Daily Archives: 30 julio, 2013

BREAKING NEWS

México. ¡Ya salió El Socialista # 33! Lee la Prensa Revolucionaria.

PARTIDO OBRERO SOCIALISTA
Martes 30 de Julio 2013

Cultiva y acrecienta tu formación política leyendo la Prensa Revolucionaria.
Sin conciencia, los trabajadores no podemos transformar la miserable realidad en la que vivimos. 

Las televisoras comerciales mexicanas, la Iglesia católica, y la prensa burguesa, se encargan de desprestigiar el Socialismo Revolucionario.

¿Como lo hacen?
Se apoyan en los desastrosos ejemplos que han dado a los Pobres del Mundo  las tiranías burocráticas Estalinistas que en el Siglo XX,  de espaldas al Pueblo y a la ética Revolucionaria Marxista Leninísta, se “montaron” con oportunismo en el torrente de las Revoluciones Proletarias y se hicieron del poder primero en la URSS, extendiendose después a Hungría, Rumanía, Checoslovaquia, Cuba, Yugoslavia,  etc, solamente para llevar a sus pueblos a la ruina y la opresión,  y asesinando de pasada, a los mejores, a los mas íntegros Revolucionarios Comunistas: León Trotsky el primero de todos.

Además de llenar con Miedo al Socialismo la conciencia de los Pobres,  tratan de infundirnos falsas esperanzas en los gobiernos Priistas, Panistas y Perredistas, diciendo que los políticos Burgueses son capaces de terminar con el flagelo de la miseria, del desempleo, de la violencia absurda de la “guerra contra el narcotráfico”.

Pero la realidad se encarga de desmentirlos.

Suscribete a EL SOCIALISTA DIGITAL y recibelo gratuitamente cada semana en tu correo electrónico. 

Lee el Número 33 dando click aquí: http://pos.org.mx/category/es33/
Published by:
Boletín Digital ES33

Campaña Libertad para Lynne Stewart

Por Partido Obrero Socialista

Lynne Stewart, Abogada Norteamericana, defensora de los Derechos Humanos es una Presa Política que agoniza en prisión víctima del cáncer. Recientemente el Director del Sistema de Prisiones de EU, Charles Samuels le negó una liberación compasiva

Después de algunos años de estar en libertad bajo fianza, esta le fue cancelada arbitrariamente y  Lynne fue recluida en prisión, perdiendo además la cirugía programada que tenía en un Hospital de Nueva York para curarse del cáncer mamario que le aqueja.

Más información

lynne

Published by:
Boletín Digital ES33

Soy feminista… ¿Y ahora qué?

Por Eréndira Mungía

mujeres

Creemos estar viviendo en una nueva oleada feminista, un feminismo renovado que reconoce los alcances de las luchas precedentes pero también sus limitaciones, e intenta superarlas. Es así como esta nueva ola empapa nuestras agendas sacando a flote la importancia de la visión feminista en las tareas por un mundo mejor.

Reconocemos la inmensa labor de aquellos que han echado luz al fenómeno de opresión de las mujeres, desde Engels hasta Fraser y D’Arti, quienes han tenido el acierto de reconocer dos tipos de opresión, la del capitalismo y la del patriarcado, que si bien son de distinta naturaleza y origen se combinan imprimiendo una doble explotación a la mujer trabajadora. De aquí la enorme resistencia del conservadurismo a romper el modelo de familia “tradicional” que pone todo el trabajo de cuidados en los hombros de la mujer, absolviendo de esta tarea al Estado.

Al delegar a la mujer la responsabilidad del trabajo que se requiere para garantizar el bienestar de la fuerza de trabajo, so pretexto de un instinto maternal o una predisposición innata de las mujeres a la crianza y cuidados, el capitalista no hace más que embolsarse este trabajo junto con el que roba en las horas de trabajo de los obreros en las fábricas. Esta estrategia ha sido uno de los mayores éxitos de la clase dominante, el hacernos creer en una falsa debilidad de las mujeres, una predisposición a la sumisión y la abnegación, la cual por un lado aumenta la cuota de plusvalía para el capitalista y por otro logra dividir a la clase trabajadora, dejando en una situación aún más adversa a la mitad de ésta.

El sistema pudo esconder por un tiempo sus propias contradicciones cuando los movimientos de mujeres lograron arrancarle ciertas garantías democráticas como el sufragio femenino y los instrumentos internacionales por los derechos de las mujeres. Pero es en la actual época de profunda crisis capitalista que se hacen patentes las limitaciones de estas demandas.

Los fenómenos desatados por la crisis económica como el desempleo, la precarización del trabajo, la violencia de estado, la violencia ejercida por el crimen organizado desde el narcotráfico hasta la trata de personas, se manifiesta de manera aún más cruda hacia el conjunto de las mujeres trabajadoras, sumándose esto con los problemas que ya estaban siendo arrastrados como la exclusividad de la carga del trabajo doméstico o la falta de poder de decisión sobre la propia sexualidad.

Si bien este es un escenario alarmante, nos permite a las organizaciones socialistas revisar nuestras estrategias y detenernos a reflexionar sobre cuáles son las tareas pendientes en materia de género a incorporar en nuestros programas. Para esto es esencial estar claros en que los problemas de las mujeres tienen una raíz en el sistema, son una parte necesaria para mantener las estructuras de poder actuales, incluyendo el poder que ejerce la clase burguesa dominante hacia la clase trabajadora. No son producto de una voluntad femenina predispuesta al sufrimiento, ni tampoco se lograrán resolver totalmente dentro de los marcos reformistas de las instituciones de vigilancia de derechos humanos.

Ante esto nos reivindicamos feministas, sí, socialistas feministas, pero y luego… qué. ¿Cómo reconocer las tareas pendientes? ¿Por dónde comenzar a levantar las nuevas consignas feministas? Para esto la búsqueda de experiencias y de análisis de organizaciones hermanas es fundamental.

El retomar los trabajos sobre socialismo y feminismo nos da herramientas sumamente valiosas, nos amplía el panorama y nos hace comprender de mejor manera nuestra realidad como mujeres trabajadoras, ayudándonos a liberarnos nosotras mismas de las ataduras que nos impone la cultura de la que somos parte. Emprender acciones para sanear nuestras propias organizaciones de prácticas sexistas, fomentar la incorporación de compañeras a puestos de dirección, el acercamiento con otras organizaciones a nivel nacional e internacional, y el observar los cambios en las relaciones de género de la sociedad que ponen a la mujer en peores condiciones económicas y de seguridad, como los que generan las escaladas de violencia o las crisis económicas y políticas, son tareas fundamentales.

El Freedom Socialist Party de Estados Unidos con su trayectoria de décadas como organización feminista socialista, el Partido Revolucionario de las y los Trabajadores de Costa Rica que nos convida sus esfuerzos por “educar para reconocer el carácter absolutamente contrarrevolucionario de la opresión patriarcal”, el colectivo Iniciativa Feminista de Chihuahua, México de reciente creación y quien inspira el título de este artículo, son algunas de las organizaciones a quienes agradecemos profundamente por sus aportaciones y entusiasmo.

Admiramos y saludamos también a los pueblos que valientemente se han levantado, en conjunto mujeres y hombres, por la defensa del respeto a la vida digna, en particular de sus mujeres, los pueblos zapatistas y de la meseta purépecha, de todos ustedes aprendemos valiosas lecciones. Esperamos caminar a su lado por un mundo mejor también para nosotras.

Published by:
%d personas les gusta esto: