Daily Archives: 21 junio, 2019

Uncategorized

 México. La recuperación natural de la tierra de Texcoco

NAIM

MILENIO
ESTEBAN GARAIZ
Junio 18 2019
“Guadalajara en un llano, México en una laguna”.
Si la Humanidad desapareciera por un virus fulminante, o cualquier otra causa, probablemente en unos 30 años, el vaso profundo de Texcoco habría recuperado, al menos, las lagunas de Casa Colorada, Texcoco Norte y Xalapango, que recibían 7 millones de metros cúbicos de agua con la descarga natural de 7 de los 9 ríos del oriente del Valle de México.

Se rescatarían en breve tiempo, para el lago, más de 5 mil hectáreas, las más profundas de las 12 mil 363 que cubre la cuenca cerrada del llamado Sistema Hidrológico del Lago de Texcoco.

La vegetación halófila del valle, o sea: las especies vegetales de todo tipo que prosperan en suelos salitrosos, habría rápidamente recuperado terreno en las orillas circundantes, ayudadas naturalmente por las aves migratorias y las autóctonas.

“El agua reconoce”, según dice la primera, irreducible, ley física de la Hidráulica. O sea: tira hacia abajo. Así que los pequeños ríos de la cuenca cerrada llevarían para entonces su agua cristalina hacia el centro de la Equis que le costó a la Nación mexicana 14 mil millones de pesos.

Ahí llegarían 7 de los ríos: a la losa de cimentación y a la pista 2, construidas con dinero de los mexicanos, en un espacio de 4 mil 500 hectáreas ¡a 4 metros y medio bajo el nivel freático de la cuenca!

Aunque parece ahora que no habrá que esperar al fin de la Humanidad. Parece que en un plazo no tan largo se retome en esencia el proyecto del benemérito Ingeniero Gerardo Cruickshank y su brillante equipo de la Comisión del Valle de Texcoco, dependiente, como otras regionales, de la entonces Secretaría de Recursos Hidráulicos.

Proyecto que rescató en los años de 1960-80 la cuenca lacustre y liberó a la población de la Ciudad de México de las asfixiantes tolvaneras que ahogaban a la población y que eran causa de toda clase de daños a la salud de los habitantes de la metrópoli. Técnicos patriotas aquellos.

Ahora, como se acaba de publicar en Milenio, con nota de Fanny Miranda el pasado 10 de junio, la nueva Comisión Nacional del Agua ha iniciado la segunda fase del Parque Ecológico Lago de Texcoco, que sin duda cambiará de manera decisiva el clima y el aire respirable de la Metrópoli de la Cd. de México y su conglomerado conurbado.

El reconocido arquitecto y paisajista urbano Iñaki Echeverría es el director general de la restauración del Parque Ecológico Lago de Texcoco. Ya hizo una importante declaración: “al polígono de construcción del NAIM volverán las lagunas de regulación Casa Colorada, Xalapango, y Texcoco Norte, que recibían 6.8 millones de metros cúbicos de agua que descargan siete de los 9 ríos del Oriente del Valle de México”.

Con la franqueza del técnico, comprometido con la recuperación ambiental, contesta que “a la losa terminal no tiene sentido hacerle nada: está 4.5 metros bajo nivel freático”. Los peces nadarán sobre ella. También sobre la locura criminal de haber despilfarrado 14 mil millones de pesos del pueblo de México: un aeropuerto en el fondo del lago. El lago que “no existe”, según dicen los aprendices de geógrafo.

Así van a quedar, en cinco años, recuperadas 903 hectáreas. Como varios de los actuales playones, donde anidan las aves nativas, quedarán cubiertos, se recuperarán otros. Habrá un vivero de halófilas para 130 especies vegetales. Humedad y vida verde, resiliente.

El parque público activo con 300 hectáreas. La superficie de agua recuperada: 903 hectáreas para evaporación y regulación hidrológica de la cuenca. El parque de los más grandes del mundo, será equivalente a 20 veces el Bosque de Chapultepec.

Los viejos de seguro recordarán con agrado la recuperación del siglo XX, cuando de nuevo se hizo habitable la Ciudad de México. Verán con esperanza para sus nietos una ciudad en la que se puede vivir con alegría. La planeación aeronáutica encontrará espacios adecuados para interconexiones, más al norte quizá: no sobre la urbe.

Toda proporción guardada, quizá va siendo hora que también Jalisco y su metrópoli, que ya no cupo en un llano: el de Atemajac, y ya invadió el vecino de Tlajomulco, de la manera más irreflexiva: sin espacios públicos, ni escuelas, ni transporte público, ni centros de salud, ni agua doméstica garantizada, sólo en el afán voraz de las constructoras privadas, vaya pensando ahora en la laguna de Sayula y sus tolvaneras.

No estará de más recordar y tomar en cuenta el rescate ecológico que se logró entre los años 1950 a 1980 en las repúblicas de Asia Central de la entonces Unión Soviética. Por cierto: por donde ahora pasará la Nueva Ruta de la Seda. Ahí se dejó un precedente mundial. Se pued

https://origin-www.milenio.com/opinion/esteban-garaiz/columna-esteban-garaiz/la-recuperacion-natural-de-la-tierra-de-texcoco?fbclid=IwAR3TcOXNB4YmozlH-nbk__sZ8QoY5o5y-_XiAs3gh0aRAOtSCYroCuD265Q

Published by:
%d personas les gusta esto: