Surgen más policías comunitarias y repliegan al Ejército

Pluma 28

DSCF6861Ofrenda floral a un costado de la comandancia municipal, tomada por los comunitarios. Foto: Revista Pluma

El encarcelamiento de Nestora y de una docena de sus correligionarios en 2013 tuvo el objetivo de atemorizar a las comunidades guerrerenses y de disuadirlas para que no organizaran policías comunitarias. Pero el pueblo de Guerrero no ha encontrado otra manera de defenderse de los cárteles de delincuentes y de los cómplices que han encontrado éstos en el go­bierno.

Por ejemplo, según el diario La Jornada, en los meses recientes se han organizado policías comunitarias en “más de cien comunidades de los municipios de Acapulco, Tierra Colo­rada y Chilpancingo.” “El pasado 31 de enero, unos 500 policías comunitarios incursionaron, primero en Petaquillas, y cuando se dirigían a Chilpancingo, elementos del Ejército y de la Policía Federal les impidieron el paso.

Arquímedes Vargas, comisario de Petaquillas, dijo que los pobladores acordaron retener a 115 policías fede­rales, incluidos cuatro mandos debido a que horas antes habían golpeado los policías militares a mujeres y niños. Finalmente las fuerzas armadas tuvie­ron que aceptar las condiciones de los comunitarios.

Vargas explicó que Petaquillas vivió en la zozobra por la inseguridad, en los últimos cuatro años, pero “afortu­nadamente el pueblo despertó y está luchando por su seguridad, y las de sus familias”.

“El gobierno ya sabía de todos los problemas que vivíamos, pero no hizo nada. Y sólo quedaba el organizarnos porque si la delincuencia se organiza, ¿por qué no el pueblo de Petaquillas?, y me toca como comisario municipal respaldar las demandas y decisiones de mi gente y estaremos con el pueblo siempre”.

Lamentó que el gobernador Roge­lio Ortega, “diga que nuestra policía comunitaria está fuera de la ley. Si nos hemos organizado es por falta de gobernabilidad” y por los abusos de la policía y el Ejército, denunció.

Deja tu comentario