¿Qué pasa en México y en Syria? Armamento del pueblo trabajador y campesino: embriones de doble poder

Por Tomás Holguin

tumblr_mrxcgsZG7Z1ru9k17o1_500

12-marzo-15.

En México.

Las policías comunitarias, Cherán, las autodefensas michoacanas, los caracoles zapatistas, el municipio de Álvaro Obregón en Juchitán. Y otro antecedente: la APPO.

Las Policías Comunitarias han desarrollado un sistema de justicia muy avanzado, humano y eficaz; con la elección de sus miembros en asambleas comunales (de barrios), sin recibir salario y no pueden renunciar al cargo a menos que la misma asamblea así lo decida.

Cuando alguien comete un delito la Policía Comunitaria lo encarcela y su juicio se realiza de manera pública, la sentencia tiene como principio el trabajo comunitario. Dependiendo del tamaño y la naturaleza de la infracción se le imponen al sancionado jornadas de trabajo para realizar obras de carácter social.

En todo el proceso de juicio y “reeducación” deben estar presentes los familiares, de esta forma se les hace corresponsables de ayudar al infractor y cuidarlo. En el proceso de “reeducación” se busca responder a la pregunta de qué permitió este delito. Aquí no se trata de “castigar” sino de reeducar a todos. La idea rectora es que la comunidad en general, la familia y el infractor en particular razonen y apoyen en la solución. La manera en que trabajan les ha granjeado un respeto muy grande, los miembros de la Policía Comunitaria no pueden agredir ni burlarse de un infractor, estos deben tener un trato respetuoso en todo momento. Si esta regla la rompe algún policía comunitario también va a proceso de reeducación.

En la justicia comunitaria no hay grandes e inmensos libros con leyes escritas accesibles sólo a iniciados y doctores; no hay abogados a los que haya que pagar para “revisar” el caso; no hay grandes muros, celdas frías, no hay una gran infraestructura material que pagar y mantener; no hay extorsiones.

Aquí nadie cobra cuota para que el infractor pueda comer, ver a su familia, o dormir en un lugar digno mientras recibe sentencia. Después de unas pocas reglas muy concretas todo lo demás queda a juicio de las comunidades que se basan en toda su experiencia y tradiciones para resolver los casos.
Lo que demuestra el caso de la CRAC-PC y las Policías Ciudadanas en Guerrero es que son la solución para erradicar en las comunidades y pueblos los asaltos, extorsiones y explotación de los delincuentes. El requisito es organizarse calle a calle y comunidad por comunidad.

Las policías comunitarias de Guerrero surgieron desde 1995 y para el 2011 ya contaban con 750 elementos y tres Casas de Justicia que atienden a 62 comunidades de 11 municipios de la Costa-Montaña del estado.
El pueblo de Guerrero no ha encontrado otra manera de defenderse de los cárteles de delincuentes y de los cómplices que han encontrado éstos en el gobierno. Por ejemplo, según el diario La Jornada, en los meses recientes se han organizado policías comunitarias en “más de cien comunidades de los municipios de Acapulco, Tierra Colorada y Chilpancingo.” “El pasado 31 de enero (2015), unos 500 policías comunitarios incursionaron, primero en Petaquillas, y cuando se dirigían a Chilpancingo, elementos del Ejército y de la Policía Federal les impidieron el paso.

Arquímedes Vargas, comisario de Petaquillas, dijo que los pobladores acordaron retener a 115 policías federales, incluidos cuatro mandos debido a que horas antes habían golpeado los policías militares a mujeres y niños. Finalmente las fuerzas armadas tuvieron que aceptar las condiciones de los comunitarios. Vargas explicó que Petaquillas vivió en la zozobra por la inseguridad, en los últimos cuatro años, pero “afortunadamente el pueblo despertó y está luchando por su seguridad, y las de sus familias”. “El gobierno ya sabía de todos los problemas que vivíamos, pero no hizo nada. Y sólo quedaba el organizarnos porque si la delincuencia se organiza, ¿por qué no el pueblo de Petaquillas?, y me toca como comisario municipal respaldar las demandas y decisiones de mi gente y estaremos con el pueblo siempre”. Lamentó que el gobernador Rogelio Ortega, “diga que nuestra policía comunitaria está fuera de la ley. Si nos hemos organizado es por falta de gobernabilidad” y por los abusos de la policía y el Ejército, denunció. (Surgen más policías comunitarias y repliegan al ejército; http://pos.org.mx/?p=10540).

Michoacán atraviesa por una profunda crisis política y económica. Aquí también la población se tuvo que armar para enfrentar al crimen organizado personalizado en los Caballeros Templarios. Surgieron los grupos de autodefensas que dominaron más de treinta municipios encabezados por José Manuel Mireles, Hipólito Mora y otros.

La movilización popular armada puso al desnudo la colusión entre los Caballeros
Templarios y el secretario de gobierno Jesús Reyna y el hijo del propio exgobernador Fausto Vallejo, Rodrigo Vallejo Mora. La movilización de los autodefensas demostró capacidad para derrotar al crimen organizado y fue la causa principal de la caída de Fausto Vallejo del gobierno de Michoacán.

Pero también en este estado existe un fuerte movimiento sindical y social que cotidianamente pone al nuevo gobierno, encabezado por Salvador Jara, contra las cuerdas. Según información de la subsecretaría de gobierno durante 2014 se registraron más de mil 900 acciones marchas, plantones, bloqueos de calles y carreteras, así como toma de edificios públicos.

Todos los días, el gobierno de Salvador Jara se tiene que sentar a negociar con las organizaciones sociales. Destaca la pujanza de la sección XVIII del magisterio y los normalistas, estos últimos en demanda de plazas para laborar. El año pasado, el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo de Michoacán realizó un huelga de más de 40 días, junto con los sindicatos que agrupan a los trabajadores administrativos y académicos de la universidad nicolaíta; los sindicatos de los trabajadores de la educación media y superior realizan marchas por demandas salariales, así como los trabajadores de la salud. (Michoacán: las autodefensas y el movimiento sindical tumban al gobernador. Por José María Carmona; http://pos.org.mx/?s=michoacan%2C+las+autodefensas).

¿Son sólo hombres los comunitarios o autodefensas? No. Las mujeres están jugando un papel destacado y a veces protagónico en este tipo de lucha. No se trata sólo de ayudar a los hombres a defender la vida y los bienes, se trata de entrarle con todo a la lucha contra el crimen organizado para reconquistar la seguridad de las comunidades. Cada vez más mujeres se incorporan en el frente de batalla como autodefensas.

Además de tomar armas para defender a sus comunidades, cientos de mujeres se han visto obligadas a exigir la libertad de sus maridos presos o justicia para sus familiares asesinados.

Estas mujeres ahora cumplen funciones de seguridad de sus pueblos, se organizan para exigir la libertad de sus hombres y además son el único sostén económico para sus familias. Para aquellas a quienes el crimen organizado o el gobierno les ha arrebatado familiares y sustento, levantarse es la única manera de sobrevivir con dignidad. Los prejuicios contra las mujeres dentro de las organizaciones populares a las que pertenecen no las detienen, tampoco el miedo a ser detenidas por el gobierno o los delincuentes. (Mujeres comunitarias y defensoras de sus presos. Por Eréndira Munguía; http://pos.org.mx/?s=mujeres+comunitarias).

Las autodefensas, en su composición campesina-exportadora expresaban también una lucha militar por la esfera económica: la del derecho (liberal) de vender el producto sin la interferencia de un tercero –por el restablecimiento del librecambio. No habría que recordarlo, en un país con una enorme proporción de la población en el campo como México, el derecho de los pequeños campesinos (aun cuando sea el derecho al acceso al mercado) debe ser defendido por los revolucionarios. (Dice Luis Hernández Navarro: Los autodefensas y los comunitarios son “hermanos en armas”, por Camilo Ruiz Tassinari; http://pos.org.mx/?s=Los+autodefensas+y+los+comunitarios).

Las autodefensas son un movimiento de carácter popular y forman parte del mismo fenómeno que se inició en Chiapas con el levantamiento del EZLN en 1994; que continuó en la formación de una policía comunitaria en Cherán, Michoacán, hace tres años; y que en Guerrero dio a luz desde 2000 a la CRAC (Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias) y más recientemente a la UPOEG (Unión de Pueblos y Organizaciones de Guerrero). Las autodefensas y comunitarios son la vanguardia de un movimiento casi nacional más amplio y no siempre armado.

Ante la inseguridad, las extorsiones y abusos de los narcos y delincuentes, sectores de la población se están movilizando en las calles y en algunos estados masivamente, como en Tamaulipas y Morelos. En otros sitios aparecen organizaciones vecinales no armadas pero que realizan rondines de vigilancia. También hay grupos indígenas y campesinos que se defienden de las empresas mineras o constructoras de obras que les afectarían (como la presa La Parota, en Guerrero). Perviven y se fortalecen algunas organizaciones de familiares de víctimas de la violencia criminal como “Nuestras hijas de regreso a casa”, en Chihuahua, y de familiares de desaparecidos durante la “guerra” de Calderón. (Michoacán: la población se levanta en armas. Revista Pluma 25; http://pos.org.mx/?p=7886).

Están proliferando policías comunitarias en Guerrero, Michoacán y en menor medida en otros estados. Las comunidades y pueblos se organizan y arman para defenderse de los delincuentes porque el gobierno y las autoridades son incapaces de garantizarles seguridad, si no es que en repetidas ocasiones son cómplices de los criminales. “Para el Estado, cuya naturaleza es capitalista porque preserva los intereses de los económicamente poderosos, esta fuerza popular armada le es incompatible, porque significa que estas organizaciones le han sustraído el monopolio de las armas y, a veces, de la impartición de justicia. Si bien actualmente esas armas en manos del pueblo son para defenderse de los delincuentes, mañana podrían ser enderezadas contra el Poder burgués. Las policías comunitarias son iniciativas que han puesto en práctica la consigna socialista de armamento popular. “De acuerdo con la ciencia de la revolución, las policías comunitarias y las autodefensas son experiencias embrionarias de un poder campesino y popular.

El Estado en los hechos es reemplazado o se le hace entrar en competencia con estos organismos creados desde la base de la sociedad. Se crea una situación de doble poder: de un lado, el de la burguesía y sus instituciones, y, de otro, el de las masas organizadas armadas. El EZLN y sus Juntas de buen Gobierno también forman parte de este fenómeno (.) Esto para el Estado mexicano es, en dinámica, imposible de tolerar, y el hecho de que sea un fenómeno en ascenso ha encendido focos de alarma entre la clase dominante. La burguesía y sus políticos han emprendido una intensa campaña mediática con el objetivo de desprestigiar a autodefensas y comunitarios.

Tienen planeado asimilar estas policías comunitarias a las policías municipales, o a la llamada Policía Rural; es decir, intenta institucionalizarlas y, así, controlarlas. O tratará de aniquilarlas mediante la represión.” (Debilidades y peligros de las autodefensas. Revista Pluma 25; http://pos.org.mx/?p=7886)

Ahora Syria.

La revolución popular de Rojava dio como resultado la construcción de una región autónoma dividida en tres cantones autónomos con sus respectivas administraciones democráticas. El cantón Cizre (Al-Jazeera) proclamó su autonomía el 21 de enero, seguido del cantón Kobane el 27 de enero y el cantón Efrin el 29 del mismo mes.

La Carta del Contrato Social, base de los cantones autónomos de Rojava, constituye una histórica ruptura en la región en términos de los principios democráticos que guían la vida social y política. La Carta, que actualmente se está implementando en los tres cantones autónomos, constituye un acuerdo democrático que incluye a todos los partidos implicados en gobernar Rojava. Es, sin exageraciones, la constitución más democrática que los pueblos de esta región hayan tenido nunca.

El primer párrafo de la Carta afirma: “Nosotros los pueblos de las áreas de la autoadministración democrática, kurdos, árabes, asirios (asirios, caldeos, arameos), turcomanos, armenios y chechenos, por nuestra propia voluntad anunciamos lo siguiente para asegurar la justicia, la libertad, la democracia y los derechos de las mujeres y de los niños de acuerdo con los principios del equilibrio ecológico, la libertad religiosa y de creencias, la igualdad sin discriminación de raza, religión, credo, doctrina o género, para lograr la conformación política y moral de una sociedad democrática con el fin de funcionar sobre la base del entendimiento mutuo y la coexistencia dentro de la diversidad y el respeto del principio de autodeterminación y de autodefensa de los pueblos”.

Y continúa: “Las áreas autónomas y democráticamente autoadministradas no reconocen el concepto de Estadonación ni al Estado basado en el poder militar, la religión y el centralismo”. (La revolución de Rojava. Construir autonomía en Medio Oriente. Por Sardar Saadi; http://www.rebelion.org/noticia.php?id=191528).
Abolieron la pena capital, disolvieron la policía secreta y democratizaron el ejército. Las unidades militares eligen a sus oficiales.

La nueva Administración (con un parlamento y 22 ministerios), designada por ahora por varios partidos políticos y organizaciones ha tomado la responsabilidad de algunas funciones del Estado. La nueva Administración se equilibra con múltiples elementos autónomos. Aparte de ésta, las comunas (consejos de barrio abiertos semanales, con sus propias unidades de defensa locales y subconsejos dedicados también a la juventud, las mujeres, política, economía, servicios públicos, educación y salud) y la ciudad y los consejos a nivel de cantón, que consisten en delegados elegidos por ellos mismos, se enfrentan con problemas prácticos que pueden ser resueltos inmediatamente. Tanto la Administración como las comunas fueron establecidas por el TEV-DEM, una coalición de organizaciones incluyendo al PYD, cooperativas, academias, organizaciones de mujeres y jóvenes y partidos políticos afines.

Todas estas organizaciones tienen sus propias estructuras de toma de decisiones y a veces sus propios programas de educación en sus “centros culturales”, “casas” y “academias”. El resultado de todo esto es que todas las fuerzas políticas tienen confianzas complejas y transversales unas en otras y también tienen muchas reuniones para todos a las que acudir.

La nueva administración está compuesta de cuotas de representantes de las comunidades kurdas, árabes y asirias, propuestas acordes con sus propias prácticas. Tomó la tierra y distribuyó partes de ella a cooperativas autoorganizadas que están trabajando para expandir la ganadería y para aumentar y diversificar lo que se planta. Continúan extrayendo algo de petróleo y lo refinan en diésel de baja calidad para venderlo en el cantón y distribuirlo a las cooperativas y otras instituciones. Lo que producen las cooperativas se vende o a la

Administración o a precios controlados por la Administración. La Administración proporciona a cada hogar una ración de pan. El contrabando es alto.
Lo que están haciendo los kurdos tal vez es la única alternativa ideológica al islamismo de derechas viable en el horizonte. (Rojava: una revolución en la vida diaria. Por Rebecca Coles; https://www.diagonalperiodico.net/global/25230-rojava-revolucion-la-vida-diaria.html).

Las autodefensas kurdas del YPG (la Defensa Unida del Pueblo) luchan contra los radicales del ISIS. Cuentan con 7 500 mujeres en las milicias. Las fuerzas de seguridad son responsables ante las estructuras de-abajo-a-arriba y no ante las de-arriba-a-abajo. Todos tienen que realizar cursos sobre resolución no violenta de conflictos y teoría feminista antes de que se les permita tocar un arma. Su objetivo final es dar a todos los habitantes del país seis semanas de entrenamiento policial, con lo que podrían eliminar a la policía en última instancia. (David Graeber: “La de Rojava es una verdadera revolución”. Por Pinar Ögünç; https://www.diagonalperiodico.net/global/25332-david-graeber-la-kobane-es-verdaderarevolucion.
html).

Aunque las milicias y las fuerzas de seguridad son una mezcla étnica, los grupos asirios tienen sus propios batallones. La vida diaria ha cambiado sobre todo para las mujeres, quienes anteriormente estaban reducidas a una vida dentro de casa. Aunque las calles todavía son principalmente provincia de los hombres, las mujeres han establecido sus propias estructuras de educación y sus propios consejos locales. Todos los cuerpos políticos deben contar con un 40% de mujeres y todas los correpresentaciones deben incluir a una mujer. Las mujeres están organizadas autónomamente tanto en la revolución como en sus temas arquetípicos.

Existe una organización no jerárquica dentro de las milicias. Se elige a comandantes, pero éstas participan en todas las actividades de la vida en comunidad igual que el resto. Pero no todo es amor y postestructuralismo. La disciplina también es una parte importante de la ética y la estética de la vida diaria.
En la universidad, donde los jóvenes viven colectivamente, la cocina y la limpieza se realizan de una manera muy eficiente: las tareas se llevan acabo de manera eficiente, se dividen entre todos, de tal manera que la igualdad y la horizontalidad y la disciplina automática se superponen perfectamente.

La milicia de mujeres, integrantes de YPJ, nos dijeron: “Se ha abierto un espacio para la liberación”, “tomas parte en la vida de una forma nueva y, cuando estás con otras, te das cuenta de que eres un poder”. Y añaden: “Cuando la gente nos ve luchando junto a los hombres también nos aceptan luchando contra la mentalidad centrada en lo masculino”.

Aunque lo que está sucediendo no es comunización, se trata de un verdadero movimiento contra el saqueo del Estado y la coerción, luchando militarmente en sus fronteras y en el interior a través de la difusión del poder entre ellos. Los límites de las luchas en Rojava en este sentido son los mismos que los de las luchas en cualquier otro sitio donde la relación entre la fuerza de trabajo y el capital se ha convertido en una cuestión de represión y las luchas lo han tomado como su punto de partida. Estas luchas tienen lugar lejos de los baluartes de la reproducción del capital y no están dirigidas a anular las relaciones de explotación.

Lo que será interesante en Rojava, por ahora aislada en gran medida de la fuerza del capital global, es qué luchas surgirán sobre las relaciones de explotación: sobre la distribución de la tierra, sobre la asignación a diferentes tipos de trabajo, sobre los precios y los salarios, sobre las importaciones y exportaciones. ¿Qué transformaciones de las relaciones de propiedad y producción exigirán las mujeres cuando vuelvan de las milicias? (Rojava: una revolución en la vida diaria. Por Rebecca Coles; https://www.diagonalperiodico.net/global/25230-rojava-revolucion-la-vida-diaria.html).

El armamento del proletariado.

El armamento del proletariado es parte de nuestro programa. Como cualquier otra tarea, no está plantada en forma práctica sino cuando el proletariado o sectores importantes de él empiezan a entender su necesidad y se proponen armarse. Si el proletariado decide armarse, no hay fuerza en el mundo que se lo impida; y si no está dispuesto a hacerlo no hay fuerza en el mundo que lo logre. Cuando la agudeza de la lucha de clases le plantea al proletariado objetivamente la necesidad de armarse, pero éste aún no lo entiende o no está dispuesto a hacerlo, el partido no puede ir más allá de explicarle pacientemente que debe armarse, hasta que lo comprenda y pase a la acción.

El programa militar del proletariado es opuesto al de las organizaciones guerrilleristas. Estas sostienen que hay que construir un ejército que se enfrente al ejército burgués; los trotskistas estamos por la creación de los comités de autodefensa en la perspectiva de la milicia obrera y el trabajo sobre el ejército burgués para separar a su base popular de su cúpula contrarrevolucionaria, arrastrar a la primera hacia el campo de la revolución y, confluyendo con las milicias obreras, hacer una insurrección. (Tesis sobre el guerrillerismo. Por Nahuel Moreno; https://www.marxists.org/espanol/moreno/guerriller/index.htm).

Deja tu comentario