¿El “Pacto por México” logró imponer la “reforma educativa?

Por Cuauhtémoc Ruíz y Mario Martínez

seccion22

Está ampliamente documentado que la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, poderosa institución imperialista a la que México está sumisamente adscrita) y los empresarios de ‘Mexicanos Primero’ fueron los demiurgos de la contrarreforma. Como parte de este plan de entregar la educación a la burguesía, de privatizarla y de poder despedir a miles de maestros, Sylvia Schmelkes fue nombrada presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), una institución clave de este proyecto. Schmelkes transitó antes por los consejos consultivos de la OCDE y de Mexicanos Primero.

Pero lo que se aprobó en las Cámaras diluyó y hasta eliminó muchas de las cosas que se proyectaban originalmente. Como recordarán, en un número de El Socialista del año 2013 hicimos un comparativo entre las iniciativas de leyes secundarias y lo mucho que tuvieron que cambiarles los legisladores después de las impetuosas movilizaciones de la sección 22 en la Ciudad de México (ver Anexos). Al respecto, David Calderón Martín del Campo, director general de Mexicanos Primero, el grupo empresarial promotor de este proyecto, reconoció que:

“… [la contrarreforma educativa] está muy por debajo de lo que nosotros planteamos y esperamos”. (Contralínea, Flor Goche).

El gobierno y la burguesía reconocen dificultades y que falta mucho por hacer

El 12 de marzo pasado, el presidente Enrique Peña Nieto aceptó que “todo cambio y toda transformación que se impulsa enfrenta resistencias. Es cierto, hay estados en el país, especialmente del sur, donde no ha sido fácil instrumentar la reforma, pero en el resto del país está operando y se está instrumentando adecuadamente” (El Universal).

El 19 de enero, Emilio Chuayffet Chemor (ECC), titular de la SEP, hizo un diagnóstico más adverso, porque reconoció que el proyecto no ha avanzado en todo el país. También salió al paso a las críticas de que la SEP no puede instrumentarlo. A la defensiva, afirmó que, “aunque no lo parezca, la Secretaría va a dar por cancelada cualquier práctica viciosa, porque ese es el objetivo de la reforma”. Prometió que sólo darán empleo a aquellos maestros que aprueben “un examen de admisión y se mantengan en la plaza con exámenes permanentes de valoración de sus conocimientos”.

“Reconoció que la reforma educativa no está consumada en modo alguno” y prometió “que en este año iniciaremos la etapa en que la reforma será una realidad en cada una de las aulas de México”.

La OCDE fue más gráfica y pesimista:

“La reforma educativa es como los Juegos Olímpicos: la pista está lista pero falta comenzar a correr”, dijo Andreas Schleicher, director de educación de ese organismo. Aconsejó que el gobierno “debe llegar a un acuerdo con los sindicatos” porque la confrontación con los maestros “es un gran problema”. “La calidad de la educación no se puede alcanzar sin los maestros”, dijo. (Conferencia de prensa con “Mexicanos Primero”. El Universal, 25 marzo 2015, pág. A8).

En realidad, el Gobierno sí ha buscado entendimientos con “los sindicatos” para instrumentar sus planes. El problema es que la burguesía y sus partidos estiman que el gobierno le capitula a la CNTE (y a veces también a los charros del SNTE y a algunos gobernadores remisos).

El 23 de febrero de este año 2015 Mexicanos Primero exigió al gobierno federal y al del estado de Oaxaca anular cualquier acuerdo con la disidencia magisterial:

“La organización que preside Claudio X. González alertó que la afectación para el país seguirá siendo múltiple, mientras se continúe financiando a quienes se oponen a los cambios en materia educativa.

“Destacó que el pacto entre las secretarías de Gobernación y de Educación Pública y el gobierno de Oaxaca con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ‘entroniza a grupos que ya tienen una enorme influencia en los estados más necesitados de la reforma, tales como Oaxaca, Guerrero y Michoacán’.

“‘Se perpetúa el despilfarro de recursos educativos, se sigue debilitando el Estado de derecho y agrandando la corrupción y la impunidad’.

“‘Insistió en que la CNTE impuso su chantaje para lograr concesiones extralegales de las autoridades federales’. “’ Advirtió que mientras se financie a los opositores a la reforma no habrá cambios.

“Demandó anular o dejar sin efecto cualquier acuerdo concertado entre las secretarías de Gobernación y Educación, así como el gobierno del estado de Oaxaca con la CNTE.”

“De manera paralela, Mexicanos Primero envió una carta al secretario de Gobernación en la que le solicitó que informe ‘los motivos, términos, condiciones y costos al erario de las negociaciones de referencia.’”

“’Asimismo para que informe a las secretarías de Hacienda, Educación y a las autoridades educativas de Oaxaca, de los nombres de quienes participaron en las manifestaciones y negociaciones, con el objetivo de que se les descuenten los días de inasistencia al trabajo y, en su caso, se despida a quienes corresponda por faltas injustificadas.’

“La organización empresarial exhortó a Osorio Chong, titular de la SEGOB, a ‘considerar las implicaciones históricas de aceptar o promover componendas al margen del orden jurídico nacional y el peligro que representa para la Reforma Educativa y el Estado de derecho el que sea precisamente la autoridad, que prometió solemnemente cumplir y hacer cumplir la ley, quien favorezca y dé paso a su suspensión en los hechos, permitiendo que la coacción y el chantaje prevalezcan sobre las instituciones, las leyes y los derechos humanos de los mexicanos… ‘”.

“La solicitud fue respaldada por intelectuales como María Amparo Casar, Denise Dresser, Carlos Elizondo Mayer-Serra, Edna Jaime, Alejandro Martí, Francisco Martín Moreno, Isabel Miranda de Wallace, María Elena Morera, Carlos Ornelas, Juan Pardinas y Miguel Treviño.

“Claudio X. González destacó que la CNTE impuso su chantaje para lograr concesiones extra-legales de las autoridades federales.” Dijo también:

“’Como se ha vuelto costumbre, [la SEGOB] recibió y atendió la mayoría de sus propuestas [de la CNTE], lo que estimamos incluye reconocer y regularizar miles de plazas de personas que no trabajan como maestros (…) y sin embargo desean seguir cobrando como si lo fueran.’” (El Universal, Laura Toribio)

Luego de estas quejas y pataletas la Comisión de Educación del Senado se entrevistó con el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava (uno de los funcionarios más cercanos al presidente), el pasado 24 de marzo, para regañarlo por ser concedente. Sin embargo, “Gobernación justificó los acuerdos con la CNTE”, declaró el funcionario, que entregó 18 minutas que se han pactado con el SNTE y CNTE desde que empezó la administración de EPN.

“‘- ¿La CNTE pone en peligro la reforma educativa?’ ”, le preguntaron los senadores, a lo que respondió de manera esquiva:

- Hay que atenderlos –contestó-, porque si encontramos mecanismos de diálogo e intermediación entre sus peticiones, de acuerdo a la ley, vamos a caminar.”

Aceptó que en Guerrero se pagan 11 mil plazas que no fueron reconocidas en el FONE (Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa), lo que contradice uno de los principales objetivos de tal reforma, que busca por esta vía despedir profesores. También aceptó que el 18 de marzo firmó con la CETEG un compromiso de pagar estas plazas y de que sean incorporadas al FONE.

Informó Miranda que en 2014 la SEGOB se comprometió ante la CNTE a que maestros no serían despedidos si reprobaban tres veces (en realidad, esto ya se había conquistado en la ley, aunque no estuvo de más que la CNTE lo remarcara). (El Universal, 25.03.2015)

LOS REPORTEROS DE LA JORNADA ANDREA BECERRIL Y VÍCTOR BALLINAS hicieron un mejor relato sobre la entrevista entre Miranda y los senadores. Se revelaron las enormes contradicciones y obstáculos para instrumentar esta política, así como las ácidas diferencias en las alturas del Poder. El título de la nota en este diario es elocuente:

“La reforma educativa se ha convertido en un problema generalizado, admite Gobernación”.

“El subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, justificó ante senadores las 179 reuniones sostenidas con el magisterio disidente. Dijo que aunque se le haya estigmatizado por ello, es parte de la responsabilidad de la SEGOB para garantizar la gobernabilidad en el país.

“‘Los mexicanos vemos con decepción que se negocie la ley’, le dijo la panista Marcela Torres Peimbert, y en respuesta el subsecretario Miranda le hizo notar que él no hizo la reforma educativa ni sus leyes secundarias, pero en las mismas no se establece despedir a profesores que no pasen la evaluación. Miranda recalcó que lo que la legislación señala es que los maestros con evaluaciones insatisfactorias –aunque se trate de la tercera– no perderán el empleo, sino pasarán a un área administrativa. Expresó luego que la reforma tiene lagunas, y se ha convertido en una problemática generalizada para dos millones de integrantes del magisterio.

“Se requiere, recalcó, pasar de la primera a la segunda etapa de esa reforma, de la evaluación a la formación y profesionalización de los maestros. El funcionario resaltó que una de las fallas de la ley es que no incluye mecanismos de impugnación para los afectados.

“El subsecretario Miranda debió enfrentar también al senador priísta Daniel Amador Gaxiola, quien le demandó ‘poner fecha para el término de los acuerdos con la CNTE. En algún momento tendremos que decir un hasta aquí a estas negociaciones que nos convierten en dos o tres México para la negociación salarial.’”, exigió el priísta.

“Representante del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Amador Gaxiola insistió: ‘Se nos complica a los líderes magisteriales poder justificar los acuerdos que hace la Secretaría de Gobernación [con la CNTE]. Sin duda las casi 200 reuniones que ustedes han tenido son satisfactorias, pero deben tener un límite y poner orden en la casa’.

“Los cuestionamientos siguieron. El panista Javier Corral Jurado le reclamó por presentar sólo 17 minutas y acudir año y medio después de ser citado al Senado. Le dijo que eso es hipocresía, y le exigió hacer público cuántos recursos se han comprometido en los acuerdos con la CNTE.

“Otro panista, Juan Carlos Romero Hicks, demandó que haya testigos sociales y más transparencia en los encuentros con la coordinadora.

“A Corral el funcionario le respondió que no es hipócrita ni ha faltado al respeto al Senado. Insistió en que la Secretaría de Educación Pública (SEP) tiene la obligación, por ley, de atender al SNTE, y Gobernación a los disidentes. Agregó que a las reuniones con los maestros inconformes no acude solo, sino con representantes de la SEP, Hacienda y el gobierno del estado respectivo.”

Además, los senadores criticaron que Chuayffet no participe en las negociaciones con la CNTE.

Chuayffet dice que para aplicar la reforma… ¡hay que hacer una nueva reforma!

En efecto, uno de los graves obstáculos que enfrenta la instrumentación de esta política es que el encargado de ejecutarla, el titular de la SEP, no quiere negociar con la CNTE (sería terminar de reconocerla) y carece de capacidad de interlocución con ella.

Chuayffet Chemor -ECC- es el funcionario más pesimista sobre las posibilidades de aplicar la reforma. Es que él se ha dado cuenta de que, para poder hacerlo se necesita nada menos que llevar a cabo otra modificación constitucional, derogar leyes y aprobar nuevas. Al parecer los estrategas del proyecto no se percataron que debían haber derogado leyes antiguas y redactar de otra manera las nuevas, y esa circunstancia puede ser que la están aprovechando gobernadores remisos y quizás charros del SNTE afectados. Así lo explicó ECC:

El 25 de marzo de 2015, informó que “sólo el 17 por ciento de los 193 mil maestros evaluados hasta ahora como parte de la Reforma Educativa aprobada hace dos años han pasado los exámenes”.

La reforma establece que los 1.5 millones de maestros de educación básica deben aprobar evaluaciones para no ser despedidos o degradados. Este año se espera evaluar a otros 380 mil y el próximo a unos 600 mil.

“Además –dijo ECC-, la reforma enfrenta grandes resistencias en algunos estados, en particular en Oaxaca, Guerrero y Michoacán, los más pobres del país y donde hay organizaciones sindicales del magisterio muy combativas que han amenazado con impedir las elecciones regionales y legislativas del 7 de junio.

“Para Chuayfett, ante la resistencia de algunos gobiernos locales a aplicar la reforma, podría ser necesario impulsar nuevas leyes para “recuperar la operación” en materia educativa en esos sitios.

“El problema es que hay poderes fácticos que se niegan a aceptar las resoluciones de la Reforma Educativa, además de gobiernos locales que no están cumpliendo con sus obligaciones, indicó.

“Las mayores resistencias son la obligatoriedad de los maestros de someterse a evaluaciones para su permanencia y ascenso y la decisión de centralizar el pago de salarios.

“De esa forma se busca evitar que haya maestros cobrando sin trabajar o que la plantilla docente se infle artificialmente en respuesta a presiones sindicales sobre los gobiernos locales, justificó.

“El funcionario estimó que debería reformarse el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica, que estableció en 1992 la descentralización educativa, para que el Gobierno federal pueda asumir esas funciones cuando no se cumpla la ley.

“Hemos hecho una propuesta [de hacer estas nuevas modificaciones legales] a título personal. Yo no he hablado todavía con los legisladores ni con los grupos magisteriales”, aclaró.

“Nosotros creemos que debe cambiarse el acuerdo de modernización. Debe desaparecer y debe incorporarse a una nueva Ley General de Educación en la cual se establezcan no sólo responsabilidades a descentralizar, sino controles que permitan verificar que la descentralización está siendo adecuadamente usada”.

“En total esto implicaría tres cambios legales, entre ellos una nueva reforma constitucional.

“Aunque en los restantes 28 estados y la capital la reforma se está aplicando, hay también otros problemas como la falta de tutores suficientes para apoyar a los maestros que no aprueban los exámenes.

Los maestros de nuevo ingreso tienen dos oportunidades para aprobar, mientras que a los restantes se les darán tres y, en caso de resultar “no idóneos”, tendrán que pasar a labores administrativas. 7

“Cuando termine este sexenio las 32 entidades deben tener en vigencia la Reforma Educativa”, dijo Chuayfett. El gobierno está empeñado totalmente” en que la reforma cambie el sistema educativo, indicó.

Actualmente, la nómina docente asciende a 307 mil millones de pesos (unos 20 mil 500 millones de dólares). (Sin Embargo, 25 marzo 2015).

Amenazas que no intimidan

En cuanto a la instrumentación de la “reforma” en Oaxaca, el titular de la SEP es todavía más pesimista y, ante su impotencia, opta también por hacer pataletas. Declaró que no pueden aplicar descuentos a los maestros de este estado que acudieron a marchar al DF ya que no cuentan con información. (18/03/2015, El Universal)

“Ellos ya saben (los maestros de Oaxaca) que pueden decir lo que quieran, que pueden hacer cosas para interrumpir las actividades de la gente, saben que no les pasa nada…”

El secretario lanzó amenazas:

“Si los maestros no dan clases, las darán los docentes enviados por el gobierno federal’.

Y hasta habló de quitar a los gobiernos de los estados:

“No tengo la esperanza de que las cosas se resuelvan con el curso del tiempo, yo creo que debemos cambiar reglas del juego y algunas reglas clave. Permitir la intervención federal y sustituir al estado que no está cumpliendo”.

En resumen:

1. La “reforma” quedó deslavada en algunos de sus puntos por la acción del magisterio combativo e independiente.

2. Aun esa proyecto relativizado y algo descolorido no ha podido instrumentarse en buena parte si no es que en todo el país.

3. El FONE, los despidos de maestros vía el pago desde el DF de las nóminas, no ha podido concretarse.

4. Podrían haber grandes protestas cuando se instrumenten las evaluaciones y esto no sólo en los estados “problemáticos”.

5. La SEGOB ha debido hacer un reconocimiento de facto de la CNTE, lo que debilita a los charros.

6. La burguesía y sus partidos se quejan de la SEGOB pero ésta advierte de problemas en la ley y admite que tiene que ceder ante la CNTE para garantizar la gobernabilidad. Existe entonces una crisis en el seno de la burguesía, sus políticos y partidos por este tema. SEGOB representa al sector que caracteriza que no existe una relación de fuerzas suficiente para instrumentar el proyecto.

7. El secretario del ramo educativo se ve a sí mismo al frente de un proyecto mal parido que requiere de un nuevo proceso legislativo, impensable en esta coyuntura. ECC también se reconoce impotente y rebasado. Sus días podrían estar contados.

8. Los estados más problemáticos para instrumentar la reforma también son los más pobres y en donde ha habido en los años recientes enormes protestas sociales y levantamientos populares. La lucha de los profesores contra la “Reforma” coadyuva a desestabilizarlos. La perspectiva podría ser una insurrección en esta región del país con una gran presencia del gremio docente.

9. Ya EPN ha comenzado a instrumentar un plan para generar empleos en esta región, aunque los recursos de EPN tienden a disminuir por los apremios económicos.

10. Quienes evaluaron una derrota en el magisterio, están equivocados. Su balance le hace daño al movimiento porque lo desmoraliza y baja sus ánimos de lucha. Debemos pelear por un balance objetivo –tampoco triunfalista- de lo preservado.

Deja tu comentario