FIOB Condena Represión a Jornaleros en San Quintín

SQ

Sábado 9 de mayo del 2015

Park View y Calle Sexta

El Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) condena enérgicamente los hechos de violencia desatados en varias colonias del Valle de San Quintín y responsabiliza a los gobiernos federal y estatal en Baja California por carecer de voluntad política para coadyuvar a una solución frente a las justas demandas de más de 80 mil trabajadores del campo.

Reportes periodísticos dan cuenta de un ataque hoy 9 de mayo por la mañana, de elementos de la policía estatal preventiva de Baja California a petición de los dueños de los ranchos, a la colonia Nuevo San Juan Copala en la Delegación Vicente Guerrero. Durante este ataque, se golpeó brutalmente a hombres, mujeres y niños. Se habla de tres muertos.

Nuestro compañero Faustino Hernández, un indígena mixteco de la colonia Díaz Ordaz resultó herido de bala, luego del ataque por parte de la policía.

En lugar de cumplir con su palabra de facilitar el regreso a la mesa de negociaciones con el Consejo Agrícola de Baja California como lo solicitan los jornaleros, el Subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava dejó plantados a los trabajadores el día de ayer, 8 de mayo, generando un clima de inconformidad que ha sido aprovechado por provocadores que están incurriendo en actos violentos en el área.

Según testigos y reportes periodísticos, un grupo de 200 hombres no identificados comenzaron a tirar piedras el día de ayer durante un plantón en el que los jornaleros esperaban a las autoridades del estado. Los jornaleros decidieron alejarse, pues no querían ser relacionados con estos individuos.

El representante federal se había comprometido a que el ocho de mayo iba a dar a conocer una evaluación de las condiciones de trabajo en los ranchos de San Quintín, con el fin de regresar a la mesa de negociaciones y poder llegar a un acuerdo con los jornaleros en paro desde el 17 de marzo.

En lugar de encontrar una solución en su calidad de autoridad federal, el gobierno mexicano muestra desprecio hacia el movimiento indígena y campesino, defiende a los empresarios agrícolas con la policía y da pie a que se susciten actos que pueden hacer crecer una llamarada de violencia que a nadie conviene en el estado de Baja California.

El FIOB hace un llamado a los gobiernos federal y estatal en Baja California, así como a los propietarios de las alrededor de 60 empresas agrícolas en el estado, para que solucionen de manera pacífica esta problemática y respondan positivamente a las justas demandas de los 84 mil campesinos que hacen producir las tierras en San Quintín y benefician a consumidores de productos agrícolas tanto en México como en Estados Unidos.

Responsabilizamos al gobierno encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto y al gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid de la integridad de los dirigentes de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social así como de cada uno de los trabajadores del campo que sólo están pidiendo que mejoren las condiciones de semi-esclavitud a la que son sometidos por los dueños de estos ranchos.

Sabemos que las condiciones que enfrentan nuestros hermanos en San Quintín, también la viven otros jornaleros en 19 estados de la República Mexicana.

¡Basta de represión a los trabajadores indígenas, Basta de Violencia contra los más indefensos!!

Por el Respeto a los Derechos de los Pueblos Indígenas Frente Indígena de Organizaciones Binacionales.

Deja tu comentario