La justicia no sólo es ciega en México, está enferma de muerte y la ayuda militar de Estados Unidos es parte del mal

Declaración del Partido de la Libertad Socialista de EU

TUXT-620x350

Seattle, Estados Unidos.- El Partido de la Libertad Socialista de Estados Unidos –FSP, por sus siglas en inglés-  denuncia los arrestos y detenciones de manifestantes en Guerrero y Oaxaca que se opusieron a las elecciones el 7 de junio.

Llamamos al Presidente Peña Nieto y al gobernador de cada uno de los estados donde las detenciones ocurrieron para que liberen a todos los prisioneros políticos.

Entre los detenidos está Heriberto Magariño, líder tanto del Partido Obrero Socialista y de los maestros del Istmo de Tehuantepec.  Margariño fue llevado bajo custodia por una operación conjunta de las policías y del Ejército y la Marina en Salina Cruz, Oaxaca. Fueron también detenidos junto con él Jesús Cabrera Beltrán, Argenis Velásquez Martínez, Gustavo López Lena Gómez, Ángel de la Cruz Gallegos, Diego Armando Cortéz Sánchez y Juan Nakamura Martínez. Otras detenciones ocurrieron en Tuxtepec y en la localidad de Álvaro Obregón en Oaxaca, así como Tlapa, Guerrero, en la ciudad de Oaxaca y en varios lugares más.

Entre quienes languidecen en prisión antes  del 7 de junio están los policías comunitarios de Guerrero –Nestora Salgado, Arturo Campos, Gonzalo Molina—y de Michoacán –el Dr. José Mireles y cerca de setenta más de adherentes de su comunidad.

Estos nombres se añaden a la larga y creciente lista de prisioneros políticos de México. La mayoría están confinados sin tener representación legal, sin saber los cargos que se les imputan, sin garantías de prontas comparecencias  o ningún indicio de debido proceso.

La justicia no sólo es ciega en México, está enferma de muerte y la ayuda militar de Estados Unidos es parte del mal.

Heriberto Magariño y el Dr. José Mireles fueron arrestados por fuerzas militares. Es probable que los soldados que ejecutaron las detenciones portaran armas pagadas por el Plan Mérida, una llamada “alianza” entre los Estados Unidos y México para “combatir al crimen organizado… “. Desde 2008 los Estados Unidos han botado 2 mil 300 millones de dólares en este programa.

Mientras tanto, el pueblo mexicano continúa sufriendo bajo el peso de la violencia gubernamental, la corrupción política, las violaciones de derechos humanos, los secuestros, la brutalidad contra comunidades indígenas y ataques a la educación pública y los maestros. Ésta es la raíz de las protestas electorales del 7 de junio.

El Freedom Socialist Party de los Estados Unidos se mantiene en solidaridad con todas las víctimas de la represión gubernamental en México. Llamamos a la inmediata liberación de los arrestados por sus protestas y actividades políticas, de asociación y expresión. Exigimos la finalización de toda ayuda militar de los Estados Unidos a México y al Plan Mérida. Por la educación pública de calidad en todo nuestros hemisferio para cada niño. Justicia para los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y sus familias. 

(Traducción de Daniel Orizaga)

Deja tu comentario