Importante avance de los socialistas dentro del magisterio oaxaqueño

Por: Manuel Gómez

Comment

Boletín Digital

En el mes de septiembre el magisterio oaxaqueño, el más combativo del país, renovó su dirección y los maestros del Partido Obrero Socialista obtuvieron cargos importantes, que los colocan como una de las corrientes más influyentes dentro de este gremio de más de 70 mil profesores. Nuestros compañeros Heriberto Magariño y César de la Cruz, por ejemplo, quedan al frente de más de once mil docentes del Istmo de Tehuantepec.

La sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación es célebre por sus más de 30 años de lucha ininterrumpida, mediante la cual ha logrado importantes avances laborales, políticos y educativos. Estas conquistas se consiguieron a un precio elevado, mediante el sacrificio de más de cien maestros asesinados.

Actualmente la situación interna del gremio es extremadamente crítica debido a la presencia de grupos corruptos y oportunistas. Para que la sección sindical pueda remontar sus abrumadores problemas requiere que en su dirección la mayoría de sus miembros sean socialistas, o afines, y que se comprendan a fondo sus problemas para encontrar las mejores soluciones, muchas de las cuales afectarían a tales grupos de interés.

 

Divorcio con padres de familia, corrupción, dificultad de aliarse con sindicatos, desánimo de la base…

La crisis en el magisterio es un hecho. Los maestros y maestras no son, como en el pasado, líderes morales de las comunidades en donde imparten clases, salvo excepciones. La profesión ha perdido prestigio social y los mentores, autoridad.

Se carece de una política clara que permita aliarse con otros sindicatos para luchar en común. Tampoco existen lineamientos para apoyar a las comunidades indígenas que resisten la imposición de los planes de despojo y sobre explotación del gobierno y los empresarios.

Otros enormes lastres son el burocratismo y la corrupción, taras que al inicio del movimiento fueron combatidos y que hoy se reproducen en todos los niveles.

Es evidente la disminución en la participación de los profesores en la vida sindical y en las movilizaciones. El burocratismo, la realización de acciones aventureras y extremadamente radicales que las más de las veces tienen un nulo efecto político, han causado desánimo.

 

Una nueva dirección, perspectivas inciertas

Existen expectativas de que la nueva dirección electa en septiembre supere las enormes deficiencias.

A pesar de que el proceso de elección fue antidemocrático, varios de los candidatos que aparentemente venían sólidamente “amarrados” por diversos grupos de interés, fueron desbancados y en su lugar quedaron compañeras o compañeros que probablemente responden a los intereses de la base.

Lo anterior lo podremos confirmar o no en la medida en que veamos su actuación. Habrá que saber si todavía mantienen el control de la sección los grupos de interés o si se ha abierto paso una nueva generación de líderes. Mientras tanto, no podemos generar falsas expectativas. La experiencia dice que compañeros independientes bien intencionados pero con escasa formación política, terminan convertidos en burócratas que rápidamente olvidan su compromiso con el movimiento. Otra posibilidad es que los grupos de interés los coopten y terminen haciendo más de lo mismo.

Consideramos un logro que dos compañeros del Partido Obrero Socialista formen parte del Comité Ejecutivo Seccional, sin embargo no negamos que aunque nuestra organización es la única que ha ofrecido un programa para enfrentar y superar la crisis, tendremos grandes dificultades para poder aplicarlo. Tanto los grupos de interés como el gobierno utilizarán todos sus recursos para tratar de neutralizarnos. El reto es impulsar iniciativas desde la base para que estás tengan una mayor garantía de salir adelante.

 

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: