Tags:

Carta a la UNESCO de alumnos, academicos y trabajadores del a UACM

Comment

Boletín Digital

México D.F., a 22 de noviembre de 2012

 

Irina Bokova

Directora General

Organización de las Naciones Unidas  para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO

Distinguida Directora:

Somos estudiantes, trabajadores y profesores de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), una universidad fundada en 2001, como resultado de un largo ciclo de luchas por una educación gratuita, laica, democrática, científica y humanista, al servicio de los excluidos. Nuestro proyecto educativo, plasmado en la Ley de la UACM, toma en consideración muchos de los pronunciamientos de la UNESCO sobre educación para todos, educación como bien público y educación como derecho humano del que nadie debería quedar excluido. En la exposición de motivos de dicha ley, se reivindican los cuatro pilares del informe a la UNESCO, La Educación Encierra un tesoro: aprender a conocer, aprender a ser, aprender a convivir, aprender a hacer.

Nuestra universidad va más lejos, ya que admite sin examen a todos los estudiantes que cuentan con un certificado de educación media superior. No importa el promedio de edad de los aspirantes, calificaciones, número de años transcurridos desde el egreso del ciclo anterior, condición social, edad, pertenencia étnica, religiosa o de género. El único filtro obedece a limitaciones presupuestales; cuando no hay cupo, se hace un sorteo ante notario público y si el aspirante no resulta beneficiado queda automáticamente admitido en la siguiente convocatoria.

De la misma manera, los estudiantes se forman sin la urgencia que se les impone en otras instituciones, misma que en ocasiones desmerece el aprovechamiento, el disfrute, la reflexión y el aprendizaje genuino. Por encima de intereses particulares, el fin que se persigue es la consolidación del conocimiento adquirido, la búsqueda la verdad y la conformación de una comunidad académica basada en la ayuda mutua. La idea es que estudiantes y docentes aprendan a aprender, como una opción de vida. Por el lado de los docentes, no hay privilegios y no existen las usuales diferencias abismales entre los salarios de profesores que se desempeñan en un mismo trabajo.

El sistema pedagógico de la UACM se afianza no sólo en las sesiones de clase en aula, sino también en asesorías y tutorías individuales o de pequeños grupos para que los estudiantes puedan desarrollar, con la colaboración de los docentes, el máximo de sus capacidades. La nuestra es, además, la única universidad del país que ofrece atención particular a estudiantes ciegos, con el Programa Letras Habladas, y es también la única que imparte licenciaturas en reclusorios, a través del Programa de Educación Superior en Centros de Readaptación (PESCER).

 Por todo esto y más, la UACM es una conquista popular de importancia nacional y, nos atrevemos a decir, mundial. A más de diez años de su fundación, sabemos que nuestro proyecto funciona, forma y es formativo, sin embargo se encuentra en peligro. ¿Por qué? Porque el actual gobierno de la Ciudad de México lo quiere domesticar o, en su defecto, desaparecer. Desde el año 2006, con el arribo de Marcelo Ebrard, se nos ha sometido a un lento proceso de ahogo presupuestal que ha comprometido nuestro crecimiento y hasta nuestra existencia.

Hoy, podemos afirmar que las acciones de Marcelo Ebrard en contra de nuestra universidad contradicen sus propias declaraciones como presidente de la Red Mundial de Ciudades Seguras por el Programa de las Naciones Unidas para los asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), concretamente las que emitió el pasado 26 de septiembre, durante la presentación del Informe Estado de las ciudades del mundo 2012-2013, en el sentido de que “…Tenemos que aumentar los salarios más que la inflación; tenemos que aumentar la aportación fiscal de los que más tienen, al contrario de lo que se pretende o se puede buscar con extender el IVA a alimentos y medicinas, que tendría un efecto regresivo enorme; aumentar nuestra escolaridad promedio y reducir la deserción escolar. Nos preocupa que el discurso del alcalde de la Ciudad de México no sea congruente a la hora de darle salida al conflicto de la UACM.

En el 2010, con la llegada de Esther Orozco, colaboradora cercana de Ebrard, como rectora de la UACM, las cosas para nuestra universidad empeoraron. Su encomienda era realizar a toda costa una contrarreforma educativa. Para ello, encabezó una campaña mediática de desprestigio contra la institución que representa, retuvo indebidamente las cuotas sindicales, despidió injustificadamente a trabajadores críticos, acosó a estudiantes y solapó acciones xenofóbicas, como lo acredita puntualmente la Recomendación 14/2012, de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

El detonador de la crisis actual, es un fraude electoral cometido en agosto pasado tras las elecciones para renovar el Consejo Universitario, máximo órgano de gobierno por encima de rectoría, en las cuales más del 64% de la comunidad votó por las planillas críticas a la gestión de la rectora. En protesta por ese agravio, los estudiantes tomaron los planteles y esa huelga lleva ya más de 80 días.

¿Qué es lo que pedimos? Respeto al voto emanado de las urnas y la instalación legal del Consejo Universitario. ¿Qué es lo que defendemos? Nuestro proyecto de educación superior que por sus características reivindica como ningún otro en nuestro país el Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe de la UNESCO (PRELAC)  y sus cinco Focos Estratégicos:

Foco 1: Contenidos y prácticas de la educación para construir sentidos acerca de nosotros mismos, los demás y el mundo en el que vivimos.

Foco 2: Docentes y fortalecimiento de su protagonismo para que respondan a las necesidades de aprendizaje de los alumnos.

Foco 3: Cultura de las escuelas para que se conviertan en comunidades de aprendizaje y participación.

Foco 4: Gestión y flexibilización de los sistemas educativos para ofrecer oportunidades de aprendizaje efectivo a lo largo de la vida.

Foco 5: Responsabilidad social por la educación para generar compromisos con su desarrollo y resultados.

Tal como sostiene la UNESCO,  la región de América Latina y el Caribe es la más desigual del planeta y esta desigualdad incluye el acceso a servicios sociales como la educación. México no sólo no es la excepción, sino que es un caso paradigmático de esa desigualdad, y por esto, una institución como la UACM que está haciendo lo posible por enfrentar la enorme brecha que separa a pobres y ricos, tiene derecho a existir.

Nosotros, los integrantes de la comunidad universitaria de la UACM, estamos convencidos que efectivamente “la educación encierra un tesoro”; pero también sabemos que educar y educarnos para la democracia es un camino arduo. Experimentamos en carne propia que decidir sobre nuestro futuro en un aspecto local y aparentemente intrascendente choca con intereses corporativos mayúsculos que no alcanzamos a vislumbrar en su verdadera dimensión pero que sabemos que existen detrás de los intentos por acabar con el proyecto educativo de nuestra universidad. Pese a ello, estamos decididos a defender a la UACM porque aunque tenga fallas, queremos emprender su evaluación y su crítica de manera genuina desde el amor y el deseo sincero de su mejoramiento, no desde el afán de destrucción.

Estimada Directora Irina Bokova, he aquí las razones que nos llevan hasta Usted para solicitar que el organismo más importante a nivel mundial en el ámbito de la educación, se muestre congruente con los principios que lo rigen y se sume a la defensa decidida de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. En virtud de lo anterior,

1) Le solicitamos exhortar al alcalde saliente, Marcelo Ebrard, y al entrante, Miguel Ángel Mancera, a no usar la fuerza pública para resolver el conflicto y hacer todo lo que esté a su alcance para salvaguardar el proyecto original de la UACM, puesto que contribuye al logro de las metas propuestas por el Proyecto Regional de Educación
para América Latina y el Caribe (PRELAC) de la UNESCO, del cual México es un Estado firmante.

2) Por las mismas razones, le solicitamos exhortar a la VI Legislatura de la Asamblea Local del Distrito Federal a respetar el proyecto original de la UACM y a no modificar su Ley.

3) Le solicitamos exhortar a la rectora de la UACM, Esther Orozco, para que acate en su totalidad la Recomendación 14/2012 de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

4) Le solicitamos exhortar a la rectora Esther Orozco acatar los pronunciamientos de las diferentes instancias de mediación en el sentido de instalar, sin más retraso, nuestro Tercer Consejo Universitario de manera legal y legítima.

Confiados en su atención a nuestra solicitud, le enviamos un saludo respetuoso.

Consejo Estudiantil de Lucha (CEL)

Trabajadores en Lucha (TEL)

Consejeros en Defensa de la Legalidad

Foro Académico

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: