Nace la Coordinadora 1.ro de diciembre y resurge la lucha unitaria contra la represión.

Por Tomás Holguín

Comment

Boletín Digital ES15 Pluma21

Mientras el sistema capitalista entraba en crisis financiera, económica e ideológica, y la burguesía veía amenazada su creciente tasa de ganancias; a nivel planetario y local, se instauraron una serie de medidas económicas, sociales y políticas destinadas a evitar la catástrofe económica y preservar dicha tasa de ganancias –o incrementarla-. Medidas que ellos denominan reformas –en salud, financiera, en educación, energética, jurídica, etc.-.

La consecuencia lógica de todas estas medidas destinadas a preservar el sistema capitalista en su más reciente crisis, ha sido el incremento de la pobreza y la miseria en amplios sectores de la población a nivel mundial, y México no es la excepción. Ha significado la perdida de importantes beneficios en trabajo, salud y educación. Con lo que tenemos el caldo de cultivo perfecto para el descontento social, la polarización política y la agudización de la lucha de clases.

El Estado  -en poder de la clase burguesa-, ha sido el encargado de mediar la defensa de la clase a la cual representa y de resolver su crisis a costa de la clase trabajadora y del resto de clases oprimidas. Para evitar la actual crisis, la clase de los empresarios y sus representantes en el gobierno tienen que llevar a cabo todas estas acciones o reformas.

Pero a sabiendas del descontento social que potencialmente se puede generar en amplios sectores de la población por estas reformas, se hace necesario la aplicación de todo un aparato de dominación, que utiliza la distracción, la sugestión, la persuasión, y por ultima instancia, la represión, para calmar a la población y su descontento -si las anteriores medidas de dominación no funcionaron-.

En México llevamos varios sexenios –desde Miguel de la Madrid-, en que se vienen instaurando todas estas reformas –mejor dicho, contrarreformas-; a la vez que todas estas formas de dominación. El último sexenio con Felipe Calderón ha sido trágico para amplios sectores de la población, se revitalizaron las iniciativas de reforma para explotar de mejor manera a la fuerza de trabajo nacional y sus recursos naturales, así como las medidas de represión. A través de la falsa “guerra contra el narco”, se instauró una política guerrerista contra el pueblo mexicano, de represión y criminalización de toda manifestación de descontento social; los muertos y los desaparecidos se cuentan por miles.

Enrique Peña Nieto (EPN) -más que ningún otro-, representa para muchos sectores de la población, la continuidad de todas esas reformas que desangran al pueblo mexicano, y que lo matan literalmente. Con EPN se continua la falsa “guerra contra el narco”, los militares continuarán en las calles, y sin lugar a dudas los narcoempresarios seguirán tan indemnes como siempre, coludidos con el gobierno proburgués.

Mucha gente ya comprende esto –estudiantes, maestros, campesinos, amas de casa, obreros, etc.-. Y por eso, todos ellos salieron a manifestarse el día de la toma de posesión de EPN -1.ro de diciembre-, como ya lo venían haciendo anteriormente.

Ese día, por intermedio del gobierno del distrito federal, se sucede el lamentable hecho represivo al pueblo mexicano que se manifestaba en contra de la imposición de EPN; una imposición que se lleva a cabo de manera tersa, ya que toda democracia burguesa significa el acto consuetudinario cada cierto tiempo, de imponerle a la población en la esfera política, la manera de elegir, y de solo elegir al explotador que más les guste.

Pero en el momento actual, la palabra imposición parece tomar un valor muy importante en el imaginario de mucha gente, pues parece que luchar en contra de la imposición de EPN, significa luchar en contra de todas las contrarreformas que él representa, y por ende, en contra de la imposición de un trabajo precarizado, de una vida de miseria y pobreza; en pocas palabras, viene significando –aunque no se sepa o no se diga-, una lucha en contra de la imposición del gran capital y sus intereses en territorio nacional.

Con el acto represivo del 1.ro de diciembre y las decenas de presos(as) políticos(as) que hubo después del mismo, de forma espontanea a nivel capitalino, se sucedieron una serie de movilizaciones exigiendo la liberación de todos(as) los(as) compañeros(as) presos(as).

Ese esfuerzo, inicialmente espontaneo y poco coordinado, fue tomando coherencia y coordinación. Así surgió la Coordinadora 1.ro de diciembre, del encuentro espontaneo de activistas y varios sectores de la población movilizados, del reconocer el peligro que significaría salir a las calles a protestar en contra de la imposición de las reformas estructurales de EPN en cualquier parte de nuestro país, sino establecemos una fuerza unitaria que luche en contra de la represión en cualquier parte de nuestro país.

De momento, hemos logrado sacar a todos(as) nuestros(as) compañeros(as) presos(as), ya se encuentran con nosotros, pero varios(as) de ellos(as) aun llevan procesos penales, ya que solo se les otorgó la libertad condicional. También logramos modificar el articulo 362 del código penal del DF que criminaliza la protesta social.

Pero el esfuerzo y trabajo es continuar la lucha hasta lograr la libertad absoluta de nuestros(as) compañeros(as), el castigo a los responsables de los hechos represivos, la derogación del articulo 362, y así, hasta lograr ser un frente y referente a nivel capitalino y nacional que le pase factura al gobierno por cada acto represivo que intente. El objetivo es que la correlación de fuerzas esté a nuestro favor, por medio de la solidaridad mas amplia y la unidad de acción, para que otras luchas no se vean amenazadas.

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: