¡A qué bueno está este baile! Parte II. Lo Bailado Nadie nos lo Quita.

Por Eréndira Munguía

baile1

En cuestión de bailes los hay como la samba, donde se luce la destreza individual para complicados movimientos de caderas y se puede igual bailar solo que acompañado, y los hay como la polka, donde se requiere de bailar en pareja con un contacto cuerpo a cuerpo considerable.

En todos los bailes de pareja hay quien guía y quien es guiado, el que guía tiene que darle instrucciones al otro para realizar tal o cual movimiento jalándol@ o empujándol@ suavemente. Pareciera entonces que el que guía es el único que ejerce fuerza, presión, sobre el compañero, pero esto no es cierto ya que casi por leyes físicas el que es guiado también debe ejercer fuerza sobre el otro de magnitud proporcional y sentido contrario para guardar el equilibrio, de lo contrario terminará en el piso.

Para la samba la fuerza sobre el otro que se requiere es poquita, para la cumbia o la salsa un poco más, y para el tango se requiere que ambos ejerzan una presión considerable porque no hay otra manera de obtener impulso para realizar los giros propios del baile y que éste resulte fluido. Una de las dificultades de aprender un baile nuevo es justo saber cuánta fuerza se requiere para lograr los movimientos, si ponemos demasiado poca no lograremos completar el giro y si ponemos mucha lastimaremos al compañero.

Me parece que en la política pasa algo similar, cuando escuchamos un argumento no podemos dejarnos llevar así nomás, debemos escuchar y dar réplica con una actitud crítica y acorde con la seriedad y el nivel de lo que estamos oyendo, para así provocar una dinámica constructiva que nos permita avanzar sobre el tema que se discute. Pero hacer esto de manera adecuada no es trivial requiere de práctica y reflexión de nuestra parte.

En el baile todos sabemos que aunque la música sea la misma y el paso básico no cambie, no es lo mismo bailar con Javier que con Beto, no es lo mismo bailar con Laura que con Rosa, y evidentemente no es lo mismo bailar con Daniel que con Carla. También cuando discutimos sobre política no sólo debemos medir nuestras fuerzas tomando en cuenta el tema sino también a nuestro interlocutor.

Marinera_Norteña

Algo que simplemente me fascina del baile es que los errores nunca son terribles, perder el paso no es más que una oportunidad para tomar aire, mirar a los ojos al compañero, escuchar atentamente la música y recuperar el paso. También en política equivocarse debe tomarse como una oportunidad para hacer una pausa, tratar de ubicar la realidad y continuar, corrigiendo el paso.

Aquí llegamos a un punto clave que es que para bailar se necesita escuchar la música, aunque uno sepa la técnica para realizar los pasos y lo haga correctamente, “bailar” sin música es hacer teatro o malabarismo o algún otro arte. Así tratar de hacer política sin escuchar la realidad no nos conduce a las soluciones que buscamos. Si para este momento usted está ya algo tenso y cansado, pensando que esto se ha convertido en una pesado discurso teórico sobre la danza, no se preocupe, lo único que requiere es subirle el volumen a su tango, guaracha, son, polka o electro cumbia preferida, soltar el cuerpo y dejarse llevar.

“Bailemos, bailemos… de otro modo estaremos perdidos” Pina Bausch.

Deja tu comentario