Tags:

México.Madres de desaparecidos piden sólo “10 minutos” a Peña

Comment

BREAKING NEWS

“¡MADRE, LEVANTESE!: ¡NO LES RUEGUE A ESOS HIJOS DE LA CHINGADA” Espiridión Sifuentes. Peón del Porfiriato llevado “de leva”. Personaje de la Novela TROPA VIEJA de Francisco L. Urquizo


 PROCESO.COM.MX  
MARCELA TURATI
14 DE MAYO DE 2013 
MÉXICO, D.F. (apro).- Las mujeres se mueven despacio, con la lentitud que da la escasez de fuerzas. Pasaron la noche mal, a la intemperie, con frío y bajo el aguacero. Desde ayer usan tapabocas porque tienen bajas las defensas. A los seis días sin comer cualquier contagio puede ser una catástrofe.

A las 11 de la mañana plantan unas sillas afuera de su campamento e improvisan una conferencia en la que denuncian que las autoridades federales han optado por ignorarlas.

Y aunque desde la tarde anterior recibieron visitas de funcionarios que les dijeron que levanten su plantón porque nadie las recibirá, ellas, llorosas, aseguran que se mantendrán sin comer hasta que el presidente Enrique Peña Nieto las atienda “10 minutos” y puedan exponerle que la búsqueda de sus hijos es una mentira.

“Aquí vamos a permanecer porque ya nos cansamos de esperar, de salir nosotras a buscar a nuestros hijos y que la autoridad haga como que no nos ve. Lo mismo nos da morir allá buscando que aquí postradas”, dice, llorando, Margarita López, madre de la veinteañera desaparecida Yahaira Guadalupe Bahena.

La rodean seis mujeres con tapabocas azul quienes sostienen las fotografías de sus hijos desaparecidos. ¿Cuánto tiempo aguantarán?, pregunta una persona.

“La respuesta la tiene el presidente de la República”, dice Atanacio Rodríguez, padre del joven Alejandro Rodríguez, desaparecido por policías de San Luis Potosí.

Piden perdón a los ciudadanos por si incomodan con su plantón localizado en la lateral del Paseo de la Reforma, frente a la oficinas de la PGR. Dicen que están cercados por la “indiferencia total” del gobierno federal.

También aseguran que esperarán el tiempo necesario para obtener una cita con Peña Nieto, “porque hemos esperado años”.

Además, advierten que no están jugando “a las fuerzas” con el gobierno, que sólo quieren destrabar la búsqueda. Aclaran que sí, que están locas, que la ausencia de sus hijos y la espera les han hecho perder la cordura.

Algunas sufren ya problemas de la presión o de glucosa. Unos tienen temblores y escalofríos. Todos, bajos de defensas.

“Tenemos una angustia muy grande, no estamos muertos ni vivos porque nos faltan nuestros hijos. Lo que pedimos, lo que imploramos, lo que rogamos es que a quien le corresponda buscar a nuestros hijos que lo haga”, suelta el señor Jaime Olivares, cuyo hijo desapareció en Tamaulipas.
Leer más:
http://www.proceso.com.mx/?p=341998

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: