México. La educación es un derecho y no un privilegio

Ayer jueves el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior entregó la presente carta a la Secretaría de Educación Pública (SEP), con el objetivo de abonar la discusión sobre el problema de la educación superior en México y responder a la iniciativa que presentó la SEP



Rebelión
Viernes 21 de Junio 2013

Ciudad de México, 20 de junio de 2013

Lic. Emilio Chuayffet Chemor
Secretario de Educación Pública

Dr. Fernando Serrano Migallón
Subsecretario de Educación Superior

Dr. Rodolfo Tuirán 
Subsecretario de Educación Media Superior 

Por octavo año consecutivo, los que conformamos el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior (MAES) nos presentamos frente a las instalaciones de esta Secretaría para exigir, nuevamente, una solución real al grave problema de la falta de lugares en la educación superior.

A lo largo de estos 8 años hemos sido testigos de distintas iniciativas, impulsadas por las autoridades educativas, que no han tenido un impacto positivo en el aumento de la cobertura ni en la ampliación de la oferta académica. Desde el Programa Nacional de Financiamiento a la Educación Superior hasta la Feria de Educación Superior «Más Opciones» en la biblioteca Vasconcelos, las ofertas oficiales comparten un común denominador: Ignoran las necesidades y expectativas de los jóvenes mexicanos, aspirantes a la educación superior.

Ayer 19 de junio, el Dr. Fernando Serrano Migallón, subsecretario de educación superior, hizo público el «nuevo» Programa Emergente de Matrícula de Educación Superior para el Ciclo Escolar 2013-2014, que consiste –según él mismo afirma– en el «incremento en la oferta educativa de nivel superior en 36 mil 376 espacios».

Anuncia en primer lugar la participación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) y otras universidades públicas para después decir que «quizá […] son las que van a tener un impacto menor en el incremento que se propone, precisamente porque su capacidad está saturada». Ello quiere decir que los «8 mil 212 lugares adicionales en la modalidad presencial» de los que hablan serán ofertados principalmente en el subsistema tecnológico de la SEP, entonces, ¿qué tiene eso de nuevo?

La oferta de 5 mil 270 lugares distribuidos en 13 instituciones particulares, parte de la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (FIMPES), con una colegiatura especial de mil pesos mensuales tampoco es nueva. Existe, cuando menos, desde hace 5 años, fecha desde la cual han venido ofreciéndola en la mesa de diálogo entre las autoridades educativas y el MAES.

En realidad el verdadero incremento está en la educación a distancia, que ofertará 22 mil 894 lugares, principalmente en la Universidad Abierta y a Distancia de México. La UNAD no ofrece la carrera de Medicina, pero sí la de Técnico Superior Universitario en Urgencias Médicas; no existe Arquitectura ni Urbanismo, pero sí Logística y Transporte y Seguridad Pública; no hablemos de Artes, Historia o Ciencias Políticas, esas no son las «carreras innovadoras e imprescindibles para el desarrollo a corto y mediano plazo de nuestro país» que refiere el subsecretario en sus declaraciones.

Así pues, lo que ha sido anunciado como «por primera vez una solución objetiva a la falla que hay» no es otra cosa que más de lo mismo.

Esta y otras medidas, en tanto no son más que paliativos, no resuelven el problema de raíz sino que constituyen un nuevo mecanismo de exclusión, ya que sólo se habla de 36 mil 376 espacios en el nivel superior, mientras que la cifra de rechazados alcanza los 200 mil y, peor aún, cuando sólo un poco más del 20% se contempla dentro de las carreras presenciales de las universidades públicas.
leer más:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=170045&titular=la-educaci%F3n-es-un-derecho-y-no-un-privilegio-

Deja tu comentario