León Trotsky y la vigencia del marxismo

5534438w

Setenta y tres años se cumplen del cobarde asesinato, en Coyoacán, de Lev Davídovich Bronstein, mejor conocido como León Trotsky, a manos de un agente estalinista. 73 años y sus ideas no han perdido vigencia, por el contrario: su obra y su nombre ahora vuelven con mayor fuerza, como guía para la acción de los trabajadores y como continuación genuina del marxismo revolucionario.

Ante la crisis estructural y decadencia del capitalismo y ante la supuesta ausencia de alternativas, frente a la caída del llamado “socialismo real”, el nombre de Trotsky sigue poniendo a temblar a los poderosos capitalistas. Su nombre resurge de entre las calumnias y los anatemas que le fueron arrojados durante décadas. En los últimos años hemos sido testigos como resurge su figura y se revalora toda su obra. Nuevas generaciones de luchadores, que se inician en el combate al capitalismo, no pueden dejar de sentirse atraídos hacia las ideas del revolucionario ruso. Decenas son los intelectuales y activistas que revaloran sus obras y adhieran absolutamente o en parte a ellas. Como sea, no deja de ser un referente para el actual luchador social.

En el año 2005 Radio UNAM transmitió la radionovela “Así asesinaron a Trotsky”, una adaptación basada en los escritos del general Leandro Sánchez Salazar, jefe de la policía del Distrito federal, quien estuvo encargado tanto de las investigaciones sobre el atentado y asesinato del político de origen judío. También han aparecido varios documentales, entre los que destacan los de Adolfo García Videla quien ese mismo año produjo un documental sobre el papel de Trotsky en la Revolución Rusa; su ruptura con el régimen de Stalin; su exilio y peregrinar por el mundo hasta llegar a México: lo más importante de este trabajo, para el autor, es el llamado “contraproceso”, en donde se demuestra, a través de un jurado independiente reunido en México en 1938, que todas las acusaciones realizadas en contra del dirigente revolucionario por parte del estalinismo eran totalmente falsas. Ahora en este 73 aniversario luctuoso, Videla nos vuele a ofrecer un nuevo documental (que tiene como eje entrevistas a esteban Volkov, nieto de trotsky), que se presentó esta semana en El Museo Casa León Trotsky.

En Cuba, grupos de jóvenes e intelectuales están retomando las ideas del revolucionario ruso para comprender la vigencia de los postulados marxistas. Celia Hart Santamaría, miembro del Partido comunista Cubano hasta el 2006, una de las principales impulsoras de la discusión sobre el futuro del socialismo en Cuba, comenta: “Por supuesto, el camino de la supervivencia ideológica de la revolución cubana no tiene nada que ver con Mercader, la GPU y el estalinismo. Todo lo contrario, lo que hace sobrevivirá mi revolución ha sido precisamente es espíritu de León Trotsky, aunque paradójicamente no lo sepamos, porque ha estado oculto en los pliegues de la memoria histórica”.

Más recientemente el periodista cubano Leonardo Padura escribió la novela El hombre que amaba a los perros (reseñada en nuestra revista Pluma No. 16), una interesante novela que gira sobre la vida del político ruso, su asesino Ramón mercader y la vida actual en la isla, que se convirtió en un éxito internacional. La proyección de esta obra, sin restar los méritos del autor, sin duda que también está ligada con este redescubrimiento e interés por la vida de Trotsky.
Este regresar del político bolchevique es poner al día los planteamientos originales del marxismo revolucionario y mantener su continuidad. En el Trotskysmo se puede encontrar esa alternativa que miles de trabajadores y jóvenes están buscando, porque Trotsky fue un revolucionario genuino que nos dejó todo un legado a las nuevas generaciones; porque nos enseñó que había que luchar por la revolución socialista mundial con democracia obrera, y que, para ello es imprescindible construir un partido mundial de los trabajadores como herramienta principal para nuestra propia liberación

Deja tu comentario