Desiderátum mujer

Por Tomás E. Holguín

fuego

Esta noche.

 

Soltemos nuestras ataduras,

para que nuestras miradas se crucen entre sí

libres y llenas de lujuria;

y que la noche se sature de pasión y ternura.

 

Soltemos las ataduras

para que nuestros cuerpos vibren al unísono,

a consecuencia del choque lascivo y concupiscente

del uno contra el otro,

al igual que nuestras momentáneas almas.

 

Si te dispones a la libertad

yo me dispondré de igual modo,

y así, juntos

llenaremos el espacio nocturno

de magia, fantasía e ilusión,

con la materialidad de nuestros cuerpos

beso por beso,

caricia por caricia,

lamida por lamida,

aquí y acullá.

 

Soltemos nuestras ataduras,

que la situación es propicia

y las circunstancias nos convocan a ello

esta noche,

entre vos y yo.

 

Pasión.

 

Mi pasión eres tú.

Mi vida eres tú.

 

Mi existencia se encoge sin ti.

Se enfría sin ti.

 

Me apasiona prefigurarte, figurarte, configurarte

y después tocarte.

 

 

Deja tu comentario