Emanuel deja a cientos de comunidades indígenas de la Montaña incomunicadas y el apoyo gubernamental continúa sin llegar

Por Karla H. Mares

Comment

Boletín Digital ES38

Nota tomada del sitio de Subversiones AAC44421_10151895401439310_163945733_n

Hasta el momento no se conoce con certeza el número de muertos a causa de las afectaciones que el huracán Emmanuel e Ingrid causaron en Guerrero. La principal razón es que las labores de rescate y envío de acopio mayoritariamente se han realizado para la zona de Acapulco, por lo que sólo se tienen datos de esta región.

Guerrero está compuesto otras 6 regiones: Norte, Tierra Caliente, Centro, Costa Chica, Costa Grande y la Montaña[1]. Sin embargo, como desde hace más de 30 años, la inversión y apoyo gubernamental se ha enfocado en la zona turística de Guerrero, dejando en el olvido las demás regiones .Una de las regiones con los más altos índices de pobreza del estado, es la Montaña de Guerrero. Conformada por 600 comunidades y 19 municipios, donde el 76.61% de su población es indígena -de los pueblos naa savi, me’phaa y nahua-, con altos índices de marginación y “rezago educativo, en salud, empleo, así como de constantes violaciones a sus derechos humanos, sociales y laborales como es el caso de los jornaleros agrícolas que trabajan en el noroeste o en otros estados de la República Mexicana”[2].

Si a ello le sumamos que hoy se encuentra la mayoría de sus comunidades incomunicadas a causa de los estragos del desastre natural, podremos tener el panorama desolador de la Montaña. Deslaves que han dejado enterradas a decenas de viviendas, caminos y puentes destrozados, gente desaparecida y/o enterrada bajo el lodo, esa es la constante. Los municipios de Iliatenco, San Luis Acatlan, Malinaltepec, Tlacoapa, Acatepec, Copanatoyac, hasta el momento sólo son accesibles a pie. Por lo que se ven cientos de personas caminando durante horas en busca de ayuda.

Según información del Centro de Derechos Humanos de la Montaña de Guerrero Tlachinollan, de los municipios más afectados son los 4 más pobres de la región, -uno de ellos Cochoapa, es considerado como el más pobre de América Latina por Naciones Unidas[3]- Atlamajalcingo del Monte, Cochoapa, Metlatonoc y Alcozauca. Lo peor, es que no existe un sólo apoyo, ni del gobierno federal, ni estatal, y el nivel municipal está completamente rebasado. Los únicos apoyos que se tienen es la gente solidaria que tiene familiares en la región y están comenzando a llevar, hasta donde es posible en camionetas –para caminar el resto del camino- comida y medicinas.

Las comunidades comienzan a organizarse, para una vez más ayudar a los suyos, sin ningún tipo de apoyo del gobierno. Los comisarios de cada una de las comunidades buscan recorrer los kilómetros que sean necesarios para obtener los víveres que se han recopilado en la Universidad Pedagógica Nacional de Tlapa de Comonfort –la cabecera de la región-. Las terribles condiciones quedan invisibilizadas ante los medios masivos que se han concentrado en difundir información sobre Acapulco, y los miles de turistas que quedaron varados durante sus vacaciones, comenta el CDHM Tlachinollan. Muchas de las comunidades sólo podrán accesarse por helicóptero o avioneta, es por ello que, Tlachinollan enfatiza la importancia de que el gobierno no sólo descentralice sus apoyos, sino que tome en cuenta a la población indígena de la región de la Montaña en esta emergencia.

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: