Pluma 15. El terremoto árabe

[emnbed]http://pos.org.mx/wordpress2/wp-content/uploads/2012/03/No.-15-mayo-2011ss1.pdf[/embed]  

Presentación

La oleada revolucionaria agarró a Washington como al Tigre de Santa Julia, porque en ninguna de las sesiones del Departamento de Estado de EU sobre Medio Oriente de los dos años pasados jamás consideró “la posibilidad de que en Egipto Mubarak se enfrentaría a una revuelta popular.”, según un alto funcionario que anónimamente filtró lo anterior al periódico The New York Times.

La imprevisión de los creadores del “pensamiento estratégico” de Washington resultó en un rudo golpe para el gobierno norteamericano. “Volé a Tel Aviv a la conferencia anual de seguridad –dice el historiador estadounidense Niall Ferguson-.

¿El consenso entre los expertos? Un colosal fracaso de la política exterior de Estados Unidos. El presidente se ha ganado la antipatía de todo el mundo: no sólo de los camaradas de Mubarak en el Ejército, sino también de la juventud en las calles de El Cairo. Quienquiera que gane, Obama pierde”1

No sólo los componentes del autollamado think tank (literalmente: tanque del pensamiento) yanqui fallaron. Lo mismo pasó con los soberbios editores de The Economist, la revista inglesa decana del pensamiento imperial, que fue incapaz de anticipar, en su último número del año pasado dedicado a presentar las previsiones y lo que se venía para el 2011, los acontecimientos que pocas semanas más tarde conmoverían al mundo árabe -y, por extensión, al equilibrio geopolítico mundial- hasta sus cimientos.

Más recientemente, la reina de Inglaterra, en una visita a la London School of Economics le preguntó a un selecto núcleo de profesores cómo fue posible que no hubieran sido capaces de pronosticar la actual crisis del capitalismo. Sumidos en el estupor ante tan inesperada pregunta, sólo pudieron contestar: “Sorry, Ma´am. Nos tememos que la ciencia económica ha sido víctima de una mezcla de arrogancia y de expresiones de deseos”2

No pasó lo mismo desde el pensamiento marxista. Numerosos pensadores socialistas previeron que el desviele del motor económico global traería grandes protestas. Desde esta modesta revista en sus números recientes pronosticamos nuevas revoluciones (aunque no imaginamos que la liebre iba a saltar en dónde lo está haciendo, sino en Europa y América latina, que podrían pronto acompañar a sus hermanos árabes).

La superioridad del marxismo frente al pensamiento burgués no es sólo intelectual, desde un poderoso instrumental teórico que sigue el desenvolvimiento histórico en consonancia con el agravamiento estructural de las contradicciones económicas.

Además, el marxismo es el punto de vista del proletariado internacional, que desde hace más de un siglo da constantes muestras de que contestará con el grito iracundo de la rebelión al hambre, abusos y humillaciones consustanciales al capitalismo.

1 Niall Ferguson, “Se busca una estrategia general para EU, Newsweek, ed. en español, México,

21/02/11. La cita del New York Times, también la hace este autor.

2 Citado por Soledad Gallego Díaz, “ ´Lo siento, colega´ ”, El País, Madrid, 03.04.11.

3 Pluma, abril-mayo 2011

Deja tu comentario