Michoacán, México. Aritmética de la pobreza

Comment

BREAKING NEWS

Michoacán y la Cruzada

¿Comidas de 3.29 pesos?

La Jornada
Carlos Fernández-Vega
Viernes 24 de Enero 2014
Lo que en un principio parece ser, por el monto económico involucrado, un gran apoyo a las nobles causas sociales, rápidamente se convierte en mucho ruido y pocas, muy pocas nueces, que si bien sirve para hacer filigranas políticas en nada ayuda a la solución del problema que, se dice, será atendido. Casos y cifras hay muchos, pero el más reciente contribuye a entender de qué se trata. Va, pues.

Con bombo y platillo, la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, dio a conocer una estrategia integral para fortalecer el combate a la pobreza y recuperar el tejido social en Michoacán, que contempla como prioridad la incorporación de 29 nuevos municipios a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, incluidos los 17 de Tierra Caliente y 12 de la Meseta Purépecha, con una inversión superior a los 3 mil millones de pesos, de acuerdo con el boletín oficial de la Sedesol, divulgado ayer.

Dicho texto señala que la funcionaria federal explicó que en los 29 municipios a incorporar en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, en apoyo a la Estrategia para el Desarrollo Integral de Michoacán, habitan un millón 246 mil 459 personas, de las cuales 776 mil 993 se encuentran en condiciones de pobreza (62 por ciento), y en ellos habita 29 por ciento de la población de la entidad, en 46 por ciento de la superficie estatal. Se trata, redondeó, de dar una atención integral a todos los michoacanos que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad, destacando entre ellos a quienes viven en la Meseta Purépecha y Tierra Caliente, es decir, en la mera zona de los cocolazos entre Templarios y autodefensas, con la venia gubernamental.

Esos 3 mil millones de pesos se destinarán (versión oficial) a incorporar a los citados municipios a la Cruzada Nacional contra el Hambre (¡sonríe: toma Pepsi!); por medio del Fondo de Apoyo a la Infraestructura Social Municipal se apoyará la mezcla de recursos con los presidentes municipales para realizar acciones de drenaje, agua potable, electrificación y calidad en la vivienda, y a través de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas se fomentarán proyectos de infraestructura social básica.

Ese sería el fin de la nueva carretada de recursos públicos a inyectar en Michoacán, para atender, si se atienden, los fines descritos, los cuales, sin duda, son nobles y dignos de atención. Sin embargo, el problema comienza cuando se desmenuza el monto a gastar y su distribución por habitante, la cual resulta verdaderamente raquítica en cualquiera de los casos (reparto en todo el estado o sólo en los 29 municipios recién incorporados).

Leer más:
http://www.jornada.unam.mx/2014/01/24/opinion/024o1eco

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: