Tags:

EL VIRREY CASTILLO

Comment

Boletín Digital ES47

12006036015_483a118ec8

Morelia.- El problema de Michoacán, particularmente el de Tierra Caliente es muy complejo de analizar pero a veces hay que empezar por el final, en este caso es el nombramiento de Alfredo Castillo que comandara la Comisión de Seguridad y Desarrollo Integral para el estado de Michoacán que por medio de decreto presidencial como ya se sabe se lo otorga facultades para coordinar todo los asuntos sobre la seguridad y el desarrollo económico y social de la entidad.

En pocas palabras asume el control del gobierno en Michoacán, no obstante está solamente coordinara los esfuerzos del gobierno federal que encabeza Peña Nieto.

El avance de los grupos de autodefensa por Tierra Caliente para liberar el territorio de los Caballeros Templarios, constituyen una respuesta de la población, pero al mismo tiempo algo inadmisible no solamente para el gobierno mexicano sino para el estado de derecho, es por ello que la estrategia implementada por el gobierno de Peña Nieto tiene el objetivo fundamental no únicamente de detener el avance sino de derrotar y desarmar a los grupos de autodefensa que han sustituido a los cuerpos policiacos con eficacia contra el crimen organizado .

Al mismo tiempo lo prioritario de la estrategia es recobrar el control militar del territorio y en los hechos sustituir el gobierno de Fausto Vallejo, como ha quedado claro por parte del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong cuando dijo: “Ante el vacío de autoridad y la debilidad institucional” por decisión presidencial se crea la Comisión de Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán designando Alfredo Castillo como comisionado con todo el apoyo de la Secretaría de Gobernación.

Previamente en un breve comunicado un día antes Fausto Vallejo solicitó el apoyo del gobierno federal para solucionar la crisis o emergencia por la que atravesaba Michoacán, pero ahora queda claro que esta solicitud fue una instrucción presidencial.

La crisis de violencia y social vivida el fin de semana anterior saltó a todos los medios de comunicación nacionales pero principalmente internacionales afectando duramente la imagen de México y en el mundo algo intolerable en esos momentos para la política de Peña Nieto.

La razón principal del estallido de violencia tiene una explicación que obedece al avance y la capacidad militar, así como el apoyo social de los grupos de autodefensa, donde la respuesta inmediata de los Caballeros Templarios ya se conoce toma de carreteras, camiones incendiados y sobre todo enfrentamientos entre los Caballeros Templarios y los grupos de autodefensa, en pocas palabras algo explosivo y hasta ese momento incontrolable tanto por el ejército y la policía federal, es por ello que la estrategia se intensificó y como primera condición fue necesario tomar el control de todos los municipios liberados por los grupos de autodefensa.

Pero la estrategia comenzó mal a consecuencia de los muertos que hasta el momento no se especifican cuantos en Antúnez lo que ha dañado la imagen del ejército y que fue producto de la resistencia de la población a la incursión militar.

Por su parte los grupos de autodefensa han respondido tajantemente a que no entregaran las armas hasta que no se capturen a las cabezas principales de los Caballeros Templarios, aunque no se oponen a la estrategia de Peña Nieto de manera declarativa, en los hechos no están dispuestos a dejar el armamento, más aun con las declaraciones contradictorias del doctor Mireles que causaron confusión.

Si bien es cierto que la estrategia va acompañada de toda una política de reactivación económica y programas sociales, los grupos de autodefensa han ganado una amplia base social y que es financiado su armamento por los propios productores agrícolas de la región.

El problema no es sencillo, se podrá  recobrar el control militar sobre el territorio y al mismo tiempo inyectarle recursos económicos a la región en conflicto, pero existe una base social que se opone abiertamente a la estrategia de Peña Nieto en los hechos, mientras no se obtengan los resultados en términos de la detención de una buena parte de los Caballeros Templarios, los grupos de autodefensa se seguirán legitimando.

La estrategia de Peña tiene muchos riesgos y la solución no será de corto plazo, porque las condiciones geográficas no permiten ubicar tan fácilmente a los Caballeros Templarios y es probable que su aspecto de carácter militar se vuelva de baja intensidad con el riesgo de violar los derechos humanos de la población de Tierra Caliente además de continuarse  con los enfrentamientos y registrándose muertes de civiles.

El costo que hay que pagar por parte del gobierno de Peña Nieto en Tierra Caliente es muy alto; por lo que se refiere al gobierno de Fausto Vallejo ya ha quedado como algo decorativo o parte del paisaje de los caminos violentos de Michoacán, de facto es un gobierno sin funciones reales mientras que Alfredo Castillo gobernará en los hechos por encima de los poderes de Michoacán lo que significa que Peña Nieto ha nombrado a un nuevo virrey para que gobierne, pero ante todo tenga el objetivo fundamental de imponer por una parte una derrota importante a los grupos de autodefensa y por la otra militarizar el estado como la única salida al conflicto.

Todavía falta mucho por ver y existen muchas interrogantes que se van a ir despejando al paso de los acontecimientos, por lo pronto Alfredo Castillo tendrá que caminar por los caminos violentos de Michoacán como nuevo virrey ante la resistencia abierta de la población civil de Tierra Caliente.

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: