Detención de la coordinadora de la CRAC Nestora Salgado

Informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos

FreedomForNestora

Detención de la coordinadora de la CRAC Nestora Salgado.

Un caso de abuso y represión política por parte del gobierno de Guerrero.

Informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

  “Este Organismo Nacional observa con preocupación la postura del Gobierno del estado de Guerrero, quien en un primer momento apoyó a estos grupos, incluso económicamente, los reconoció y realizó diversas acciones para alentar su surgimiento y más recientemente se han realizado hechos, como la detención de integrantes de estos grupos, sin que al momento se adviertan acciones a fin de atender las causas de fondo que originaron su surgimiento. La detención de la coordinadora de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, realizada el 21 de agosto del presente año. . En entrevista con personal de este Organismo Nacional, realizada el 29 de agosto en el Centro Federal Femenino “Noreste”, en Tepic, Nayarit, señaló que entre el 6 y el 8 de noviembre de 2012 comunicó al Gobierno del estado de Guerrero su intención de formar la policía ciudadana, quien le recomendó hacerlo por medio de la CRAC, para que fuera reconocida. Agregó que su nombramiento estuvo a cargo de los ocho barrios del pueblo, y que en marzo, tras realizar a solicitud de ingreso a la CRAC, se le tomó protesta el 21 de junio de 2013.   Entre sus funciones coordinaba y gestionaba los recursos económicos recibidos por parte del estado de Guerrero y conseguía despensas para los policías que conforman su policía comunitaria. Los recursos recibidos por el Gobierno del estado fueron dos camionetas con logos de “Policía Comunitaria de Olinalá”, despensas para aproximadamente 250 policías registrados, un cheque por la cantidad de $300,000.00 pesos para el mantenimiento de los vehículos y combustible para la realización de sus actividades de policía comunitaria; asimismo, servidores públicos del Gobierno del Estado expusieron que entregarían quince armas AR-15, las que estaban en proceso de registro en la Secretaría de Defensa Nacional; además, ella manifestó que solicitó radios de comunicación y una antena de repetición.   Agregó que el 15 de mayo de 2013 se llevó a cabo una reunión en la que estuvo presente su consejo, coordinadores de las policías comunitarias, personal de la Procuraduría General de Justicia de Guerrero y demás personal del gobierno del estado, en la cual se acordó que los policías judiciales ingresarían uniformados a las poblaciones para diferenciarlos y las autoridades judiciales respetarían los procesos de la policía comunitaria con la condición de ser notificados de las detenciones y los lugares de resguardo de las personas detenidas.   No obstante este reconocimiento y apoyo, después de la participación de este grupo comunitario en manifestaciones públicas, el 21 de agosto de 2013 la líder de Olinalá fue detenida por elementos de las fuerzas armadas, a solicitud de las autoridades civiles del estado de Guerrero.   …resulta preocupante para este Organismo Nacional la forma en que se condujeron las autoridades del estado de Guerrero, quienes han realizado diversas acciones que aparentan un uso político de la justicia con la finalidad de criminalizar la actuación de ciertos grupos y personas; ejemplo de ello es solicitar el internamiento de la coordinadora de la policía comunitaria en un centro penitenciario alejado de sus familiares, sin dejar de observar que el delito que se le imputa —secuestro— pudiera estar relacionado con el tipo de actividades que realizaba en sus labores de policía comunitaria —como lo es la retención de personas—, las cuales fueron avaladas, reconocidas y apoyadas por el Gobierno del estado de Guerrero”.[1]



[1] «Informe especial | Comisión Nacional de los Derechos Humanos – México», http://www.cndh.org.mx/node/913372.

Deja tu comentario