Nuevo y tremendo daño para el país. La privatización petrolera

Pluma 25

Comment

Boletín Digital ES63

470a57cb-8ddc-49f7-a0ce-f0741d632037

Publicado en Pluma 25

 

Lo más probable es que las Cámaras y la mayoría de partidos burgueses aprueben las leyes reglamentarias que permitirán la privatización de la industria energética, lo que planean hacer mientras el pueblo se embriaga con el campeonato mundial de futbol. Esta contrarreforma, que legaliza la intervención del capital privado en las industrias petrolera y eléctrica, es un hito en la historia nacional, un giro en el derrotero del país. Como hace más de 70 años, los capitalistas mexicanos y extranjeros podrán participar en la explotación de la mayor riqueza nacional.

Las privatizaciones de distintas industrias y servicios han sido un desastre para México. La energética será mucho peor.

La privatización de los bancos y su compra por extranjeros ocasionó que cobren las comisiones crediticias más altas del mundo. Salinas de Gortari privatizó los teléfonos y las tarifas estuvieron entre las más altas del planeta (pero el gordis Carlos Slim se convirtió en el más rico del mundo en un país con 50 millones de pobres). Fertimex, la empresa pública productora de fertilizantes fue privatizada en 1992. Ocho años después, México tenía que importar este insumo pues los nuevos dueños fueron impotentes para desarrollar esa industria. En 1993 Salinas privatizó Imevisión (ahora TV Azteca), que es parte del duopolio que controla este medio de comunicación que en nada ha beneficiado al pueblo. En 1994 fueron privatizados los ferrocarriles y México está rezagadísimo en este tipo de transporte que es prioritario en Europa y China. Es más barato, más veloz y menos contaminante.

La privatización de las industrias mineras y acereras ha sido igualmente un factor para el enriquecimiento de unas pocas familias y de menoscabo de derechos laborales y de seguridad para sus trabajadores (no olvidar a los mineros muertos en Pasta de Conchos), así como de depredación del medio ambiente y de división de comunidades indígenas.

La privatización de la energía tendrá consecuencias todavía peores que las privatizaciones mencionadas.

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: