Nubarrones económicos

Pluma 25

ImgArticulo_T1_86781_2011325_113547

Publicado en Pluma 25

A partir de la aprobación de las reformas estructurales constitucionales el gobierno y organismos internacionales derramaron optimismo por “el crecimiento económico que se avecina”. En Europa se llegó a hablar del “nuevo tigre azteca”. Lo cierto es que la economía tuvo un desempeño malo en el primer año de gobierno de EPN, en el que sólo creció un 1.2%, muy cerca de una recesión. Mucha gente sufrió mucho por la falta de empleo, de créditos, por los bajos salarios. Y este año 2014, al menos en el primer trimestre, la economía no ha mejorado mucho. Hubo un repunte de la inflación (como resultado de los impuestos recién aprobados y los aumentos en gasolina y gas) y una nueva devaluación que coloca al peso en el orden de 13.50 por dólar.

El titular de hacienda, Luis Videgaray, informó que este año creceríamos un 3.9 %, pero poco después tuvo que desdecirse y decir que se crecerá mucho menos.

La “reforma” energética, que nos aseguraría el paraíso económico, hoy se informa que sus resultados se comenzarán a percibir hasta el 2018. Ese año calculan que la extracción petrolera ascenderá a 3 mdd (millones de barriles diarios) y que años después crecerá a 3.5 mbd. Este año será de 2.5 mbd. No hay que olvidar que en 2004, el año de más extracción de crudo, México obtuvo 3.4 mbd. Es decir, la “reforma” apenas logrará recuperar la producción de petróleo después de unos 10 años. Pero esta vez el Estado mexicano deberá compartir esa riqueza con los capitalistas privados.

EPN anunció una inversión histórica por 7.7 billones de pesos durante su sexenio en materia de infraestructura. Esta espectacular inyección de recursos, de realizarse, podría generar una buena cantidad de empleos y dinamizar un tanto la economía. Estos recursos provendrán de endeudamiento. Ya el Congreso autorizó a EPN un déficit fiscal equivalente al 1.5% del PIB. Desde hacía décadas los gobiernos no tenían déficit; su existencia revela la impotencia del actual presidente para sacar a flote la economía. La deuda pública viene creciendo. En suma, la economía carece de motores poderosos propios y requiere del auxilio de financiamientos y deudas, de las remesas que envían nuestros paisanos desde EU y de los capitales del narco.

**

El impacto del bajo desempeño económico ha dejado un desempleo que según cifras conservadoras y manipuladas por el INEGI es del orden del 5 % de la PEA (en realidad, es de un 16% si se agrega la llamada “población desalentada” que ya no busca empleo). La OIT asegura que tal porcentaje se mantendrá por lo menos los próximos tres años. Como siempre, la juventud es el sector más golpeado. Además del desempleo están el sub empleo y el empleo informal en la cual vive cerca del 70 por ciento de la PEA. Estos empleos precarios -y aun la gran mayoría de los formales- son pagados con los salarios más bajos de América latina (con una o dos excepciones), según la OIT (Reforma, Negocios, 18.12.13). El salario mínimo, de tan sólo poco más de 2 mil pesos mensuales, es un factor de pobreza. Lo reciben casi 7 millones de personas y sus familias. (José Woldenberg, Reforma, 15/05/2014). De acuerdo con un estudio del Gobierno del DF, los salarios mínimos deberían triplicarse para satisfacer las necesidades de una familia de cuatro miembros. (Reforma, 2/05/14, pág. 6). Los precios continúan al alza, y los de gasolina, gas y electricidad también irán en aumento los próximos meses. La pobreza y la pobreza extrema van en aumento y alcanzó a más de 60 millones de mexicanos, según la CEPAL, que agrega que el número de mexicanos sin acceso a la seguridad social ascendió a 72 millones en 2012. Esta pobreza la sufren aún más los grupos más vulnerables: indígenas y campesinos, niños, mujeres, adultos mayores y jóvenes.

Sin embargo en nuestro análisis también debemos dejar abierta la posibilidad de un cierto repunte de la economía nacional. No debemos descartar que la reforma energética haga llegar inversiones a nuestro país que se traduzcan en un relativo crecimiento. Esa es la apuesta de EPN. Además, y esto también es importante, el gobierno cuenta con un alto nivel de confianza y apoyo entre la burguesía nacional e internacional.

Deja tu comentario