¡Acaben la represión en México! ¡Liberen a Nestora Salgado, Dr. José Mireles y a todo los prisioneros políticos en Guerrero, Michoacán y Puebla!

La protesta de Nueva York auspiciado por: Freedom Socialist Party; La Zenka and Associated Indigenous Movements; Radical Women; Solidaridad con las Autodefensas, NY; YoSoy132 Nueva York

NestoraNY

Hace un año, en el 21 de agosto del 2013, Nestora Salgado, una ciudadana naturalizada de los EE.UU. fue detenida. La líder de una fuerza de defensa de una comunidad indígena que es constitucionalmente autorizada en Olinalá, Guerrero, fue encarcelada bajo falsos cargos de secuestro. Durante 12 meses se le ha negado el derecho de comunicarse con sus abogados.

Ordenes de su liberación por parte de un juez federal han sido ignoradas. Sin atención médica, y en aislamiento ella representa a cientos de personas en grupos de autodefensa que han sido encarcelados por defender a sus comunidades contra los poderosos y políticamente conectados carteles criminales. En Guerrero, los pueblos indígenas tienen el derecho constitucional de formar estas fuerzas; que han sido emuladas en otros estados y comunidades mexicanas que consideran que esto es una necesidad para la conservación de sí mismo y la dignidad.

En junio, el gobierno mexicano expandió su ocupación y represión en Michoacán, arrestando al

Dr. José Mireles y a casi 100 de sus seguidores. Ellos iban de camino a recuperar el control público del puerto de Lázaro Cárdenas, el más grande en México, de un cartel de drogas conocido como los Caballeros Templarios. Este sindicato criminal utiliza el puerto para la exportación de bienes y recursos robados de la gente de la región.

Hoy Nestora Salgado y Dr. José Mireles son símbolos poderosos de resistencia contra la corrupción del gobierno mexicano y el crimen desenfrenado. Es por eso que han sido difamados por los medios y grupos aliados con el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Peña Nieto llego al poder en el 2012, con la promesa de aplacar la violencia que ha dejado a 100,00 muertos en los últimos cinco años, muchos a manos de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, ha escalado la violencia mientras la alianza militar de los EE.UU. y México ha crecido.

En el 2013, el Departamento de Estado de los EE.UU. pidió casi $200 millones en ayuda militar, entrenamiento, y equipo para México. Esto incluía fondos para el personal del FBI, la CIA, y el DEA. En agosto del 2013, el Congreso evito la entrega de $95 millones de esos fondos. El senador americano Patrick Leahy resumió su oposición a la transferencia de dinero en estas palabras: “Todo esto parece ser sólo toser dinero sin rendición de cuentas.” Es casi imposible saber exactamente cuánto dinero se ha invertido directamente a la policía local, estatal y federal o al entrenamiento del ejército, pero es abundante. En marzo del 2014, los dos gobiernos acordaron $309 millones en nuevas ayudas. Y los asesinatos continúan.

La lista de endorsantes de la campaña incluye: Anti-Oppression Forum, Poughkeepsie, NY; Free Abu-Jamal Coalition, NYC; International Action Center; La Voz Latina, WBAI, NYC; Partido Socialista-Frente Amplio, U.S.; People’s Organization for Progress, NJ; United American Indians of New England, Massachusetts;Workers World Party, U.S. y más de 100 otras organizaciones y indivíduos.

Deja tu comentario