Once reformas, un México diferente

Comment

BREAKING NEWS

Rebelión
Fernando Acosta Esquivel
Jueves 25 de Septiembre 2014
El designio imperialista se ha cumplido. La nueva religión se ha impuesto. La nueva grey aclama al nuevo mesías, y al igual que en el pasado el hijo viene a cumplir los designios del padre. Pero esta vez en lugar de sacar a los mercaderes del templo a latigazos por profanar el recinto sagrado, les lava los pies, se los besa y los inmacula como la nueva casta divina, el mercado se convierte en el centro del universo. Esta nueva religión se llama Neoliberalismo y la casta divina se llama Monopolios Globales.
México, de nación independiente, se ha convertido en un Estado Libre Asociado al servicio del capital financiero que requiera de sus recursos naturales y humanos

Dos años bastaron para entregar totalmente a la Nación Mexicana a los apetitos de la oligarquía trasnacional, proceso que se inició con el Pacto por México que se integró con el gobierno y los partidos políticos registrados (PRI, PAN, PRD). Así lo señaló Peña Nieto y les reconoció su aporte. “Sin ustedes, les dijo, no hubiera sido posible las reformas estructurales” aunque cuando esto decía tal vez pensaba: “no importa que en el camino alguien de ustedes se haya asustado y tratado de dar marcha atrás, lo importante es que las 11 reformas se han aprobado”. Así lo recalcó ante los presidentes de las Cámaras de Diputados y Senadores que presiden elementos del PRD, en la que fuera la reunión más informal de la historia del Congreso

La pérdida de la soberanía nacional, y el Estado de Derecho, es una responsabilidad que recae en el Poder Legislativo, ya que éste, al entregar al Poder Ejecutivo la decisión absoluta de reformar la Constitución en beneficio de los poderosos, deja de ser la representación popular y por consiguiente, arrastra consigo la muerte de todo cuerpo político, como lo expresara Juan Jacobo Rousseau, en su obra “El Contrato Social”, documento de partida del régimen republicano, con la división de poderes. Ya lograron las reformas, ahora falta la entrega material de los recursos naturales de la Nación, y someter al pueblo. Esta operación la llama Rousseau, “alienacion de la patria”.

El gobierno de Peña Nieto ha creado una camarilla de tecnócratas e intelectuales pragmáticos, que desatienden la historia y el desarrollo social, que encuentran eco en las corrientes pos-modernistas y en las capas de la sociedad más conservadoras y reaccionarias, y que cuentan con la complicidad de líderes políticos y sindicales reformistas y oportunistas, que han vivido a expensas del Estado, por medio de la corporativizacion de los trabajadores del campo, el aire, el mar, la ciudad y los centros fabriles, aliados a las fuerzas políticas del Estado con quienes co-gobiernan. Esta camarilla es la que ha usurpado el poder, desde el mismo instante que suscribieron el llamado Pacto por México, y se comprometieron, antes de tomar el poder, a llevar a cabo las reformas estructurales, sin importarles la votación del electorado, ya que éste no les favoreció, más aún así, se impusieron para perpetrar el sometimiento del pueblo y la entrega de la nación.

El presidente Peña Nieto se ha convertido en el representante del continuismo de la política irracional del ex presidente Carlos Salinas De Gortari, que preconizó el adelgazamiento del Estado que hoy muere de anorexia, en aquellos aspectos que se refieren al desarrollo independiente, al bienestar del pueblo y a la seguridad de la población, fortaleciendo tan sólo sus órganos de represión.

leer màs:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=190049&titular=once-reformas-un-m%E9xico-diferente-

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: