Tags:

Por la libertad de los presos de conciencia del 2 de octubre 2013

Por German

Comment

Boletín Digital ES78 LibertadPresosPolíticos

1528709_801329449885036_8592778138384385791_n

En los últimos años se ha criminalizado, desaparecido y asesinado a las y los luchadores sociales que por una conciencia activa, critica y organizativa representamos un problema para los fines que persigue la clase política, que no va más allá de llenarse los bolsillos con dinero, pasando por encima de los más elementales derechos, aceptados y redactados en el artículo 1 de nuestra constitución.

La prisión injusta que sufren estos compañeros se suma a la escalada represiva del estado, que busca eliminar los obstáculos para la política entreguista y de despojo que implica el neoliberalismo.

El estado policial represor que se ha instituido en la Ciudad de México, es una muestra que el gobierno de Miguel Ángel Mancera se suma a esta política de supresión de los derechos humanos, como es la libre manifestación, a disentir y a la libertad de asociación por medio de detenciones arbitrarias y un uso excesivo de la fuerza con que actúa la policía contra cualquiera que ejerza su derecho a la manifestación para mostrar su inconformidad de una manera pacífica.

Se ha demostrado reiteradamente la inocencia de los compañeros presos por manifestarse el pasado dos de octubre en conmemoración de la matanza de estudiantes en 1968. Aquel día los detenidos sumaron unos ciento ocho, quedando al final 8 de ellos en el reclusorio norte y uno más en el reclusorio oriente, con cargos como: pandillerismo, ataques a la paz pública, ultrajes a la autoridad, daños en propiedad ajena o privada y tentativa de homicidio.

Quedando libres hasta el momento:

Iribar Ibanarriaga Ramirez

Adrian Gutierres Miguel

Victor Efren Espinoza Calixto

Salvador Reyes Martinez

Ilia Adad infante Trejo

Jose Daniel Palacios Cruz

Quedando presos Alejandro Peña Bautista en el reclusorio norte junto a Abraham Cortez Ávila con el cargo -más ridículo- de tentativa de homicidio, acusación hecha por policías del DF y por la cual Abraham ha sido sentenciado a 13 años 4 meses de prisión. Cabe destacar que él es originario de Tlaxiaco, Oaxaca y se gana la vida como artesano y artista circense, aquel día se sumó a la marcha contagiado por la algarabía de los jóvenes, horas más tarde fue detenido arbitrariamente por los policías.

Ahora mismo ellos son rehenes y tomados como ejemplo del estado Mexicano, para que no te manifiestes, para que no levantes la vos, para que no haya oposición en contra del régimen neoliberal.

A ellos se le suma el caso realmente emblemático de Mario González García, estudiante del C.C.H Naucalpan, quien sostenía junto a otros compañeros expulsados por su rechazo a la “reforma” de los planes de estudio del CCH, su detención se dio horas antes de la movilización interceptado en el microbús, sometido a torturas desde el momento de su detención, con golpes, choques eléctricos en el torso, piernas y zona genital. Él es sentenciado a 5 años 9 meses con la clara participación en esta condena de la profesora Laura Lucia Muños Zepeda, directora general de los CCH y claro el rector José Narro Robles.

Cobra carácter emblemático para estas generaciones, pues el llevo su protesta y la búsqueda de su libertad hasta casi causarle la muerte, tomando como último recurso la huelga de hambre, que alargo durante 56 días con un claro deterioro a su salud física , pero no así a su espíritu que aun arde como un meteoro amenazando con incendiar la pradera.

Está también el caso de Fernando Barcenas Castillo, detenido el pasado diciembre del 2013, despues de una movilización contra el alza de la tarifa del metro, él es acusado de ataques a la paz pública y delincuencia organizada, se vuelve emblema pues él es acusado por la omnipresente transnacional productora de aguas negras coca-cola, al ser acusado del incendio del símbolo que pretende imponer como centro de la navidad, el árbol coca-cola, él es compañero de celda de mi camarada Abraham, ambos el RENO.

Sin olvidar el caso de Carlos Sinue Cuevas, quien fue asesinado en las inmediaciones de Ciudad Universitaria, él mantenía una activismo constante en el movimiento estudiantil y en contra de la militarización durante la guerra de Felipe Calderón, fue ejecutado con varios disparos a corta distancia en la zona genital, la línea que siguió la procuraduría como móvil, fue absurda, asegurando que se trataba de un crimen pasional, dejando de lado los claros tintes de asesinato político, o ejecución extra judicial.

Es necesario pues, sumarse a la campaña por la libertad de los presos políticos, mediante escritos dirigidos al presidente del Tribunal Superior de Justicia y al jefe de gobierno del Distrito Federal, así como a Amnistía Internacional, Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y otros organismos de derechos humanos; así como con cartas a los periódicos en sus espacios destinados a la expresión de sus lectores. En estos momentos, lo que más se necesita es la amplia difusión de sus casos, que la gente conozca que la prisión y las sentencias que sufren los compañeros son una injusticia.

¡¡¡ Ni sumisos , ni callados , nunca más !!!

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: