E D I T O R I A L Pluma 26. El gobernador de Guerrero debe ser enjuiciado y castigado

pluma26

 El pueblo mexicano debe proponerse que la matanza de seis estudiantes y deportistas en Iguala, Guerrero, el 27 de septiembre, a manos de la policía y un comando de matones, debe ser la última acción represiva que cometa el gobernador de ese estado. Ya antes Ángel Aguirre había cometido todo tipo de agresiones contra luchadores sociales.

Ángel Aguirre, gobernador por el PRD, se cobija en que la violencia continúa y aumenta en todo el país. En una Nación en la que hay miles de asesinatos al año, ¿qué son seis de un tirón?, parece decir. El hecho de que las sumisas televisoras y radios no informen o poco de asesinatos y delitos no quiere decir que hayan cesado. En los primeros siete meses de este año hubo “un promedio mensual de mil 329 ejecuciones, contra 854 de 2007, primer año de la Guerra de Calderón”, según datos oficiales recogidos por el periodista Ciro Gómez. La cifra es tan alta, es tanta la sangre que se derrama a diario en el país que este comunicador ha denunciado que se trata de una “carnicería”. (Milenio Diario, 22/08).

Guerrero ya es, según el INEGI, el estado del país más violento, al superar a Chihuahua y Sinaloa. El problema principal no es sólo ése, sino el hecho de que en esa entidad sureña una buena cantidad de asesinatos y agresiones son cometidos en contra de luchadores sociales, y que los matones son policías. En otras palabras, la violencia que se acrecienta es represión política salida de las oficinas gubernamentales.

Es evidente que este gobernador cuenta con el apoyo del gobierno de Peña Nieto, del PAN y de los empresarios, comenzando por el más poderoso de ellos, Carlos Slim. Debe comprenderse que Aguirre es visto como uno de los suyos, quizá sea admirado por su mano dura y por no preocuparse por manchar sus manos con sangre de adolescentes, mujeres e indígenas.

Es inadmisible que en México, luego de décadas de lucha democrática contra la dictadura del PRI, se asesine a jóvenes estudiantes. No puede aceptarse que se mande a la cárcel a los opositores, como ha hecho con policías comunitarios. Es insoportable que no haya recibido castigo y que desde su cargo siga ordenando luto, dolor y miedo.

Más increíble es que desde el partido de este gobernador, el PRD, no se levante una sola voz. La vergüenza ha abandonado a los cientos de miles de miembros de este partido que suele decir con cinismo que es de “izquierda”.

Aguirre Rivero debe ser enjuiciado y castigado así como los funcionarios y presidentes municipales que lo acompañan en sus delitos. Deben aclararse los incontables crímenes y ser castigados sus responsables. Campesinos, indígenas, trabajadores y jóvenes debemos hacerle saber a Aguirre y cómplices que no aceptaremos que el país regrese a los años del gorila Díaz Ordaz.

Si quieres adquirir la versión impresa, ponte en contacto al correo cuateruizortiz@hotmail.com o al teléfono +52 55 910168

Descargar Pluma 26

Deja tu comentario