Salida de la LIT-CI

 

LOS QUE VAN A SER EXPULSADOS, OS SALUDAN


Mentiras y omisiones en un “balance de la LIT” que no permitirá sacarla de su crisis
Tenemos que felicitarnos, después de tres congresos Mundiales el SI, finalmente, presentó un balance por escrito, así que estamos ante todo un acontecimiento. Incluso, como amenazara en el congreso anterior, el SI incluye algunos aspectos de balance “histórico”, pero únicamente con dos objetivos:
1.- El evadir la discusión que seriamente le hemos presentado por escrito en los últimos congresos, presentando una evaluación totalmente triunfalista, sin pisca de autocrítica, que desarma la LIT y a su principal sección ante los nuevos retos que enfrentarán (no nos incluimos pues está claro que nos van a excluir burocráticamente) y
2.- El expulsarnos recurriendo a su ya habitual utilización de la deformación de las resoluciones y tergiversando nuestras posiciones.
Pero vamos por partes:
I.- Respecto al balance:
Lo primero que habría que decir es que nuevamente el SI viola descaradamente una resolución de un Congreso Mundial, el VII, evadiendo una discusión seria, a fondo, del balance que ahora presenta, por lo que nos vemos obligados a reproducir esa resolución:
“Considerando que fueron presentados al Congreso Mundial de la LIT dos balances orales1 (uno por el SI y otro por la Tendencia Leninista 2)

El VII Congreso resuelve:
1.- Publicar para toda la militancia de la Internacional la desgravación de los dos informes y de los dos cierres.
2.- Encargar a la dirección entrante la elaboración de un balance de actividades para ser discutido, y aprobado, en la primera reunión del CEI , por tal motivo remitir a todos los miembros del CEI y a la direcciones nacionales los materiales de balances globales o parciales
1 El POS presentó un documento de balance: “Aún es tiempo de frenar la burocratización de la LIT”. Así que también es equivocada la afirmación que aparece en el apartado IV, del documento del SI, donde dice: “En el pasado congreso mundial no fue presentado ningún texto de balance, pero hubo una importante discusión sobre el tema”.
1
que hay elaborados por compañeros de la LIT-CI.” Esa resolución fue unánime.
¿Dónde están esos materiales compañeros del SI? ¿Dónde están las desgravaciones de esa discusión? ¿Por qué solamente publican su texto? ¿Así piensan seguir reconstruyendo la LIT-CI, violando las resoluciones de su máximo órgano de dirección?
Y que conste que esa resolución se votó a propuesta del propio SI y nosotros la apoyamos convencidos de la necesidad de realizar esa discusión.
Esta no es la primera ocasión en que el SI actúa con métodos burocráticos, precisamente en el punto del balance, nosotros reiteradamente, durante los últimos cuatro Congresos Mundiales hemos venido criticando esa metodología extraña a nuestra corriente. En el congreso anterior enviamos una crítica al respecto2:
“A la hora de las votaciones, si bien la mayoría de los delegados estaban a favor de los ejes presentados por el SI, ese texto no se puso en votación. El congreso consideró que por la importancia que tiene este balance de la LIT (tanto interna como externamente) era necesario seguir trabajando sobre el texto presentado. De esta forma lo que se votó, por amplia mayoría, fue elaborar un balance a partir del presentado por el SI”.
“Dos años después cabe preguntar ¿dónde está ese documento que el congreso resolvió que se siguiera elaborando, dada su gran importancia? Los hechos son contundentes: durante 6 o 7 largos años, el SI de la LIT le ha negado a toda la militancia de nuestra organización internacional el derecho a conocer antes de los distintos congresos, una evaluación de su conducción. Este hecho es sumamente grave, pues jamás en la historia de nuestra corriente una dirección había actuado tan burocráticamente”.
Una vez aclarado ese aspecto primordial, que constata la actuación burocrática del SI, pasaremos a dar algunas opiniones del documento:
1.- Mentiras y omisiones en el Balance del SI-CEI
1. En el Balance se afirma correctamente que la formación dentro de la LIT de la Tendencia por su Reconstrucción (TR), que ganó el V congreso mundial (1994), con el apoyo de otras fuerzas, fue decisivo para darle continuidad a nuestra Internacional. Ya no se dice después que el POS m., pese a que era una pequeña organización, fue uno de los principales y más activos componentes de la TR, lo que significó que desplegó una batalla teórica y política contra las posiciones revisionistas de la mayoría del MAS argentino y de la tendencia que encabezó el PST colombiano.
2. En esos años de lucha interna en la LIT por su supervivencia, el POS m. desplegó una actividad que lo llevó a numerosos países. Podemos decir que fue muy importante lo hecho por la sección mexicana para mantener el trabajo de la LIT en Centroamérica, lo mismo que para contactar a los compañeros peruanos que hoy están en nuestra organización internacional.
3. Además de esta intensa actividad política práctica, podemos decir sin temor a equivocarnos que el POS m. fue el partido que más escribió, que más desarrolló la lucha teórica contra las posiciones revisionistas del MAS. Para el que quiera leerlos, hay un largo texto mexicano contra el libro del argentino Andrés Romero, “Después del estalinismo”, en el que el dirigente del MAS resumió las posiciones revisionistas en boga en ese momento. También hay debates mexicanos sobre Cuba, contra la posición que veía a la clase obrera mundial derrotada y que cuestionaba su papel revolucionario, etcétera.
4. Luego de que la TR ganó el V congreso, había que reconstruir la LIT y proseguir la lucha contra las posiciones revisionistas del MAS. Para ello el POS m. envió a uno de sus dirigentes, Gustavo, para que formara parte del Secretariado internacional (SI), con sede en Brasil.

5. El problema es que, a los pocos meses del triunfo de la TR, y ya teniendo esta tendencia la mayoría en los organismos de dirección de la LIT, comenzó un proceso de capitulación ante el MAS argentino. Los nuevos SI y CEI aprobaron un texto que recogía textualmente las posiciones del MAS sobre la “reestructuración productiva”, que concluía con la necesidad de hacer una campaña mundial contra el desempleo. Este texto desestimaba, además, la necesidad de luchar contra las privatizaciones, que era lo más acuciante para el proletariado. Cabe recordar que el revisionismo del MAS incluía que ya no había que luchar en defensa de las empresas estatales. La nueva dirección internacional, en lugar de luchar contra el revisionismo del MAS, hizo equipo con la dirección argentina para expedir una “Declaración sobre Cuba”, que recogía la definición de que este país es un “Estado estalinista”, que era uno de los términos empleados por Andrés Romero, extraño al trotskismo. Es necesario recordar que la mayoría de estos documentos no eran sólo contra el revisionismo del MAS, sino también contra el SI, por que le capitulaba a la entonces sección argentina de la LIT. En fin, el proceso de claudicación de la dirección brasileña y española al MAS llevó a la explosión al equipo formado alrededor de la TR. El POS no estuvo dispuesto a sumarse a tal claudicación.

6. En el Balance, el SI-CEI le reclaman al POS m. el haber retirado a G del SI de 1995. Al respecto, aclaramos lo siguiente poco antes del pasado congreso mundial, en un texto que el SI no publicó en el boletín de discusión internacional:
“La claudicación del SI al MAS, en 1995-1996, en el origen de la renuncia de Gustavo al SI
1. Sobre lo dicho por el compañero Gustavo, sólo aclaramos que:
a) El Estatuto de la LIT permite que una sección retire a su miembro en el SI.
b) Que el CC del POS no hizo uso de este derecho, pues el compañero anunció al POS que presentaría su renuncia (contamos con su carta).

c) Que nos pareció correcto que G no estuviese más en el SI pues, junto con los demás compañeros de ese organismo, capitulaba a la dirección del MAS, lo cual fue expresamente reconocido posteriormente (1999) por el SI en el “borrador” de balance que presentó al pasado congreso extraordinario. El POS no mandó a G. al SI a claudicarle al revisionismo de nuestra ex sección argentina, sino a combatirlo.
d) Que previo a la renuncia de G. al SI, hubo un largo proceso de discusión entre éste y la dirección del POS. La correspondencia entre ambos es nutrida (son unas veinte cartas) y G. tuvo la oportunidad de viajar a México a discutir con la dirección de su partido, luego de lo cual le dio la razón al CE del POS sobre la adaptación del SI al MAS. Lamentablemente, al volver a la sede del SI y discutir en ese organismo, G. no tuvo la entereza para defender una política de independencia y de crítica al MAS.
e) Que esa correspondencia entre G. y el CE del POS no fue dada a conocer al CC del POS hasta que el compañero así lo autorizó a la dirección del POS, es decir, hasta su llegada a México.
f) Que al regresar de manera definitiva G. a México, ya lo hizo profundamente desmoralizado, pues sus “amigos” y “compañeros” del SI antes lo enviaron a Argentina a dar la cara en nombre de ese organismo frente a los compañeros y compañeras del MAS que desde 1994 se opusieron al revisionismo de sus dirigentes. Estos compañeros disidentes de la dirección del MAS lógicamente se sintieron traicionados por el SI y le hicieron justas y fuertes recriminaciones, que fueron recibidas por G.”

7. El texto anterior da luz también sobre otra omisión en el Balance del SI-CEI: las consecuencias de la capitulación del SI-CEI al MAS, las repercusiones sobre los compañeros argentinos que apoyaron a la TR. Ya hemos dicho arriba que provocó una tremenda desmoralización en nuestro compañero Gustavo quien, a nombre del SI, fue el receptáculo de las críticas de estos compañeros. Esto influyó en que este compañero abandonara durante años la militancia revolucionaria (aunque no fue el único factor).
8. Lo más grave fue que la capitulación del SI-CEI al MAS, en 1995-1996, fue un golpe brutal para los compañeros argentinos del MAS que apoyaron a la TR. Es que esa capitulación del SI significó para ellos que debían rendirse: si sus compañeros en otras latitudes que habían luchado contra el MAS ahora adoptaban sus posiciones, desde las máximas instancias de dirección de la LIT, entonces ellos quedaban derrotados dentro del MAS.
9. El SI-CEI no se atreve a explicar por qué antes de la revolución argentina del año 2001 teníamos una sección de apenas un puñado de militantes (que es uno de los principales antecedentes para explicar por qué tenemos actualmente uno de los grupos trotskistas más pequeños de Argentina). Es que la capitulación de 1995-1996 del SI al MAS destrozó la enorme potencialidad que tenían los partidarios argentinos de la TR y nos convirtió en un pequeño grupo, en el país en donde hay más trotskistas en el mundo.
10. Luego de saberse lo anterior, es mucho descaro del SI afirmar que el POS se “alió” con el MAS, “enemigo” de la LIT. Lo que ocurrió es que el POS estuvo en contra de que las diferencias con el MAS se resolvieran mediante la expulsión, pero hasta el último minuto fue crítico del MAS. Incluso, al ser expulsado el MAS, presentó una resolución al congreso mundial, junto con algunos compañeros brasileños y dominicanos. La parte de los “Considerando” criticaba al MAS, pero en los “Resuelve” se oponía a su expulsión. El MAS votó por estos “Resuelve” pero obviamente no por los “Considerando”. A eso se le llama ahora “aliarse” con el MAS.
11.Poco tiempo después estalló la revolución argentina de 2001. Su impacto fue notable en Suramérica. El MAS rectificó algunos de sus postulados revisionistas y, desde luego, su concepto derrotista de la clase obrera y su desviación propagandista (había resuelto en uno de sus congresos que lo más importante era hacer escuelas de cuadros). La política del MAS impresionó favorablemente a los dirigentes del PSTU brasileño. Uno de ellos, que también es dirigente de la LIT, viajó a Buenos Aires, se entrevistó con la dirección del MAS y la invitó a viajar a Brasil, donde le organizaría una serie de conferencias. Es decir, en esos momentos el PSTU (¿y el SI?) confiaron más en el MAS que en nuestra sección argentina. Así son las vueltas que les da la vida a ciertos dirigentes.

12.Respecto a las diferencias que efectivamente desarrolló G, en torno a nuestras posiciones sobre los estados obreros, en el CC donde discutimos a su regreso definitivo de Sao Paulo, nuestra dirección resolvió brindarle todas las garantías democráticas para desarrollar ese debate, alentándolo para presentar su documento. En esa reunión estuvo presente la compañera A.
2. Una desviación menchevique que pretende solucionarse… con métodos mencheviques
1. El “Balance…” que presenta el CEI al siguiente congreso de la LIT (así como el texto sobre concepto de partido del PSTU y la edición de Correo Internacional sobre tal congreso) presenta una caracterización brutal sobre la mayoría de nuestros partidos. De acuerdo con tales textos, la mayoría de nuestros partidos están alejados de la clase obrera, están integrados predominantemente por compañeros provenientes de la pequeña burguesía, carecen de un concepto leninista de la prensa revolucionaria, irrespetan a los organismos partidarios, mezclan a militantes con simpatizantes, y un largo etcétera de desviaciones y de transgresiones al régimen bolchevique. En suma, se concluye que la mayoría de nuestras secciones (entre los que no se incluye al POS mexicano) están ganadas para un “concepto menchevique” del partido.

2. Desde hace casi diez años, el POS m. y luego las Tendencias Leninista I y II (TL I y TL II) vienen planteando en esencia lo mismo a lo que ahora escriben el CEI y la dirección brasileña. Agregamos que tales peligrosas desviaciones tienen como fuente y promotora a la dirección internacional, el Secretariado (SI) y que incluyen características stalinizantes y antidemocráticas. Por decir que el rey se exhibía desnudo (y por decir también que sus intimidades no se encuentran en buen estado) se nos satanizó y próximamente el POS será expulsado.
6
3. El problema es que no basta con dar el primer paso, que es reconocer el carácter menchevique de la mayoría de los partidos. El segundo paso, consistente en retomar el concepto leninista y bolchevizar a nuestras secciones, lo está dando el CEI… con los mismos métodos mencheviques. La gran contradicción del CEI es que pretende bolchevizar a estos partidos con métodos no leninistas. Es decir, la peligrosísima desviación persistirá y se agravará.
4. Afirmar que la mayoría de nuestros partidos (entre ellos, el más importante, el PSTU) padecen y practican un concepto menchevique, es para los revolucionarios equivalente a que un médico diagnostique que una persona sufre de un cáncer o una enfermedad que puede ser mortal. En tal caso, el enfermo debe someterse inmediatamente a severos y rigurosos tratamientos, y suministrarse los medicamentos adecuados, si quiere salvar su vida. No procede así el SI-CEI. La desviación antileninista, ni siquiera aparece como un punto específico y primero en el orden del día del congreso mundial (como sí lo hará el PSTU), sino que está diluido entre numerosos asuntos del Balance. Tampoco existe en tal Balance el programa para corregir de fondo tales desviaciones (y el programa del PSTU no da en el clavo para hacerlo). Así que, se nos dice correctamente que la mayor parte de nuestra Internacional sufre de una enfermedad que podría serle mortal, y luego se actúa frente a ella como si tratara de simple resfriado. Este método diletante, es parte del concepto menchevique de partido.
5. Por un lado el CEI dice que la mayoría de nuestros partidos son más mencheviques que bolcheviques y en otra parte hace una relatoría de que algunas de nuestras secciones se estarían “reconstruyendo”, al presentar avances en su número de militantes y en otros renglones. No dudamos en que esto último así sea y el mejor ejemplo es el PSTU. Empero, lo determinante del fenómeno de estos partidos es que, si bien algunos pueden crecer en influencia, lo hacen consolidando sus características mencheviques, si no se ataca esta desviación. El CEI pretende mofarse del POS al decir que hace cuatro años los delegados mexicanos que visitaron a algunas secciones se quedaron “impresionados” de los avances de algunas de ellas. En realidad lo que los impresionó fueron precisamente esas características mencheviques en los partidos que visitaron.
6. Como parte del método erróneo que se está utilizando para encarar estos problemas, el SI-CEI ni la dirección brasileña advierten que una de las características principales de los partidos mencheviques es que son antidemocráticos (¿o van a embellecerlos y a decir que son un ejemplo de democracia interior?). Si la dirección internacional fuese coherente, al caracterizar que existe menchevismo en la mayoría de nuestras secciones, tendría que decir que ello implica que la democracia, ligada al centralismo, no es algo que distinga a nuestros partidos ni a la LIT. ¿Habrá que esperar otros diez años para que lo reconozca? El problema es que el SI-CEI y la dirección del PSTU, no plantean las medidas y políticas correctas para hacer partidos bolcheviques; tampoco se percatan que tal programa, para poder aplicarse correctamente, requiere obligatoriamente de la democratización de nuestra organización internacional y de sus secciones.
7. En el texto que hemos elaborado para comentar críticamente el concepto de partido del PSTU, incluimos una propuesta de programa para bolchevizar a este partido (y a la LIT). Aclaramos que la mayoría de tales propuestas, medidas y políticas ya las hemos planteado antes, tanto como POS o como TL I y TL II. Adviértase que si tales tendencias recibieron el nombre de “leninistas”, fue porque se propusieron, entre otras cosas, suprimir las desviaciones extrañas al bolchevismo dentro de nuestra Internacional. La caracterización del SI-CEI de que existe un concepto y práctica mencheviques en la LIT, es un reconocimiento involuntario a que tales tendencias tuvieron una poderosa razón de ser y de pelear. Lamentablemente, el SI y el CEI las persiguieron y derrotaron, pero nos queda la satisfacción política de que fue correcto organizarlas.

8. Las tendencias mencionadas, principalmente la segunda, no sólo desplegaron una leal batalla dentro de la LIT con el fin de que retomara un concepto bolchevique del partido. Además, y como parte de éste, también pelearon para que la dirección internacional dejase de capitular a diferentes direcciones contrarrevolucionarias de las masas. Hoy igualmente en el Balance se aceptan algunas de estas capitulaciones políticas, aunque se lo hace también a medias e insuficientemente. Nunca se va a fondo en la crítica a estas capitulaciones. No se dice que el SI capituló, entre otras, a las FARC, a la CONAIE, a la guerrilla kosovar y que el PSTU lo hizo prolongadamente a Lula y al PT (y no sólo la regional de Sao Paulo, en una elección). No se percibe que una de las características del SI es su proclividad a la capitulación a estas direcciones.

9. Decíamos que es significativo que en un balance histórico de la LIT como el que ha hecho el CEI, no se diga una palabra sobre 8
las Tendencias Leninistas I y II. Es que, como hemos dicho, si lo hiciera tendría que reivindicarlas y nuestra dirección internacional carece de la honradez revolucionaria e intelectual para hacerlo. Pero no es esta la única omisión importante en el balance histórico que presenta el CEI. Hay otras igualmente graves, junto con tergiversaciones de nuestra historia reciente.
Al respecto del régimen del PSTU, hemos elaborado previamente una minuta con nuestras observaciones y críticas, pues nos parece de la mayor importancia ese tema, así que no nos extenderemos más y remitimos a los compañeros a leer esa minuta. Pero si es importante el recordar qué dijimos al respecto. En nuestra plataforma de propuestas al Congreso anterior, en su primer punto decíamos:

“1. – Reconstruyamos la LIT con verdaderos partidos bolcheviques.
Aún es posible frenar y resolver la crisis cada vez más aguda de nuestra Internacional, si logramos revertir la orientación burocrática y capituladora de la actual mayoría. Creemos que las desviaciones y errores revisionistas de la dirección no son un fenómeno cristalizado. Aún es posible revertir ese proceso destructivo, degenerativo de la actual mayoría, lo que nos exige al conjunto de la Internacional redoblar los esfuerzos para combatir su actual política y sus métodos mediante la discusión democrática. Para ello debemos rescatar el modelo de partido bolchevique que construyeran nuestros maestros, Lenin, Trotsky y Moreno: una Internacional centralista y democrática, que en la actual etapa de crisis requiere ensanchar el aspecto democrático que nos permita detener y revertir la crisis.”
Además, en la plataforma de la TL2, en el pasado congreso, se planteaba con toda claridad el mismo asunto:

III. “PROLETARIZACION
En estos años nuestra Internacional ha venido perdiendo inserción entre la clase trabajadora y contacto con los sectores más depauperados del proletariado, lo que es muy peligroso, pues ésta es la base social principal del trotskismo. Para corregir esta desviación planteamos:
* Definir que los principales sectores de intervención de nuestros partidos, dónde deben orientar la mayoría de sus militantes son los sectores más pobres y dinámicos de la clase trabajadora y la juventud obrera y estudiantil. Nuestros partidos deben estar insertos principalmente en estos sectores y de manera secundaria en otros sectores del proletariado.
9
• Que todas nuestras secciones presenten planes de inserción de algunos de sus militantes en los grandes conglomerados obrero industriales.
• Que se recupere la tradición del antiguo MAS de Argentina, que obligaba que cada uno de sus núcleos o células atendiera una fábrica, es decir, que en ella vendiera el periódico, llevara las campañas de la LIT y partidarias, y participara de sus luchas.
• Que todos los periódicos de las secciones de la LIT contengan una sección sobre la problemática de los sectores más depauperados y dinámicos del proletariado y de sus luchas.
* Seguimiento de estos planes de proletarización de nuestras secciones por el SI y el CEI, para ver cuánto se avanza y poder socializar experiencias.

IV. POR FINANZAS SANAS Y PARTIDOS FINANCIERAMENTE INDEPENDIENTES Y DISCIPLINADOS, BOLCHEVIQUES.
• Reafirmar los criterios militantes leninistas: no cualquiera puede ser miembro del partido, lo son sólo aquellos elementos de vanguardia que a) se agrupan en un organismo de base del partido y participan regularmente de sus reuniones, discusiones y actividades b) venden la prensa del partido y de la LIT-CI y c) pagan una cuota al partido. Quienes no cumplan con todos y cada uno de estos requisitos, no podrán ser contabilizados como militantes de la LIT-CI, ni podrán votar ni ser votados en los congresos mundiales,
Nuestros partidos sostienen sus gastos fijos (alquiler de locales, teléfonos, viajes, pago de profesionales) y sus publicaciones, fundamentalmente de sus ingresos provenientes de las cuotas de sus propios militantes, de sus campañas financieras hechas entre sus simpatizantes y nuestra clase, y de la venta de sus publicaciones. En otras palabras, nuestros partidos e Internacional son independientes financieramente del Parlamento, del Estado capitalista y de organismos como las ONG.”
• 3. Un balance autocomplaciente: su capitulación a las direcciones oportunistas
Decíamos al inicio que el SI acudía a algunos elementos históricos, pero únicamente para presentar una falsa pintura de lo que hoy es la LIT-CI, una evaluación triunfalista, negándose a ir a fondo en sus propios errores, responsabilizando a las direcciones nacionales. Si la 10
dirección no va a fondo en sus propios errores, difícilmente podremos superarlos.

El documento del SI, señala correctamente que la verdadera causa de la crisis de la LIT-CI, fue además de la muerte de Moreno, “fue víctima del “vendaval” oportunista y ésta fue la base material, objetiva de su profunda crisis”. Pero el SI se olvida que precisamente esa era una de las principales críticas que presentamos en los anteriores Congresos Mundiales: su falta de política ante la “reacción democrática” y por ende su capitulación a las direcciones oportunistas:
“1.5 Su capitulación a las direcciones burocráticas y oportunistas
Como veremos en capítulos posteriores del presente documento, esa grave desviación nacional trotskista, -la de reeditar la construcción de una sección madre-, ha llevado al SI a una capitulación a distintas direcciones oportunistas de la más variada índole: el PT brasileño, Izquierda Unida de España, el “Instrumento político” de Evo Morales en Bolivia, a las direcciones ecuatorianas que llevaron a la derrota a la revolución escenificada por las masas de aquel país el año pasado y a la dirección ultraizquierdista estalinista del CGH en el conflicto de la UNAM que llevara a la huelga a una derrota política.
Aunque no son los únicos casos. Su desesperación ante su fracasada política del Koorkom, ha llevado al SI a dar una visión completamente equivocada de las características de lo que ha insistido en llamar el centrismo, refiriéndose a una amplia gama de organizaciones, que por sus propios informes, la enorme mayoría de ellas son en realidad organizaciones oportunistas y en algunos casos, organizaciones que siguen reclamándose estalinistas. Y en ambos casos, no tienen nada que ver con el centrismo y tampoco quieren ninguna relación política seria con nuestra organización, como demostraremos.

Este aspecto nodal de la actual política del SI, así como su ausencia de respuesta ante la política imperialista de reacción democrática, vienen agravando seriamente la crisis de nuestra organización internacional, que sigue enfrascada en un proyecto propagandista alrededor de una revista teórica que aparece a nombre de un fantasmal Comité. Asimismo está provocando crisis como la que actualmente viven el PSTU, donde de nueva cuenta ha surgido una corriente, que al decir del SI y la dirección del PSTU, es oportunista y nacional trotskista. Provocó la crisis del partido español, que se dividió en dos en una práctica expulsión, burocrática, de una corriente opositora a su dirección. Mientras nuestra sección boliviana corre el riesgo de desaparecer, pues se encuentra diluida en un organismo dirigido por un burócrata, donde está prohibido que se exprese como corriente política y donde nuestros compañeros no cuentan con una política para enfrentarlo.
Todo ello es resultado de su alejamiento teórico y político de nuestras bases fundacionales y la adopción de postulados de otras corrientes no marxistas, de las enormes presiones que ellos mismos reconocen sufren en Brasil, donde se asienta la dirección internacional.

Por ello desde el CME proponíamos:
“2. – Rechacemos la capitulación de la mayoría a los aparatos burocráticos
Es indispensable retomar la política expuesta en las Tesis de fundación de la LIT, respecto a la actitud de nuestros partidos hacia los aparatos burocráticos y nacionalistas: ¡Guerra implacable! contra el PT, el PSOE, Izquierda Unida y el PC ruso. La IV Internacional no se puede reconstruir sino es combatiendo frontalmente a las direcciones oportunistas que son un freno a las luchas obreras y populares, llevándolas al terreno burgués de las elecciones y a ser presa de la reacción democrática.
Nuestros partidos son los únicos que luchan consecuentemente por la liberación de la clase, pues son los únicos que luchan consecuentemente porque la clase obrera tome el poder. No se puede construir el partido revolucionario si no desarrollamos consecuentemente esa lucha sistemáticamente, denunciando y desenmascarando ante sus bases a esas direcciones contrarrevolucionarias. Ni siquiera cuando establecemos un frente único con esas direcciones, debemos detener nuestro embate contra esas direcciones, lo otro es capitulación y oportunismo.”

Si los compañeros del SI son realmente revolucionarios honestos, como esperamos que sea, tendrían que reconocer que en nuestra insistente crítica tenía una razón de ser y que durante todos estos años nuestra intención era precisamente el alertar de los problemas que veíamos, su alejamiento de las bases fundacionales de la LIT, donde efectivamente conformamos un bloque, la TR, para combatir a las corrientes que estuvieron a punto de destruirla.
4. El peligro de reeditar una “sección madre”
En el documento del SI se describe una de las peores desviaciones que vivió la LIT y su principal partido, el viejo MAS, como lo llama ahora el SI. Esa descripción es correcta, todos los que vivimos esa etapa de la historia de nuestra organización recordamos cómo toda la LITci se volcó a apoyar “la próxima toma del poder del MAS argentino”. Todo el esfuerzo de nuestra militancia se volcó a enviar recursos materiales, que en algunos casos fueron realmente cuantiosos para garantizar esa tarea que nos llevaría a la ansiada toma del poder.
Pero lo realmente sorprendente es que el SI no saca las conclusiones lógicas del asunto, algo que podría acarrear una verdadera tragedia para la LIT, la reedición de esa nefasta práctica de la “sección madre”. Sinceramente esperamos equivocarnos, pero ese es el contenido del documento, una de sus principales orientaciones. A ello dedica un largo apartado que tituló “nuestro proyecto de construcción en el próximo período”, que parte del fracaso del Koorkom y de la falta de posibilidades, en la actualidad, para formar un FUR, conclusión con la que coincidimos plenamente, pero todo ello es para presentar una propuesta que insistimos es muy peligrosa:
“tenemos el desafío (de) pegar un salto en nuestro crecimiento e implantación, para lo cual será decisivo construir en el Brasil un partido de 4 o 5 mil militantes que, en el proceso de enfrentamiento con el Frente Popular, inicie la disputa de la influencia de masas”. Y más adelante, después de mencionar las posibilidades centrales para la LIT en América Latina, en distintos países, aclara: “Pero para conseguir todo lo anterior lo decisivo es profundizar lo que estamos haciendo en el Brasil y por eso esta tarea debe ser la primera prioridad en la LIT” (los subrayados son nuestros).
Y para no meter más, solamente concluiríamos con la siguiente, que es categórica:” El desarrollo del PSTU debe ser una palanca para el desarrollo de la LIT”.

Y debe quedar muy claro que somos los primeros en desear que el PSTU se convierta en un partido con influencia de masas, que logre capitalizar la ruptura que hay con la burocracia del PT, tanto a nivel sindical como político. Que efectivamente de lograr ese objetivo, el PSTU se convertiría en una palanca para el desarrollo de la LIT.
Pero creemos que votar una resolución que lleve a la LIT a volcarse en el apoyo al partido brasileño como principal orientación, puede llevarnos, deslizarnos a cometer el mismo error que en el caso del MAS argentino. No, la LIT no debe girar en torno a una sección por más numerosa e importante que ésta sea. Debemos contar con un proyecto de construcción completamente distinto, el de la LIT, de una internacional revolucionaria y socialista, tal como lo plantearon nuestros maestros.

En una Internacional revolucionaria trotskista debe primar un criterio fundamental: el de la lucha de clases y el SI hace exactamente lo contrario a lo que planteaban Tostsky y Moreno:
“Con respecto a la ayuda a los partidos trotskistas inmersos en las situaciones más agudas de la lucha de clases, y al envío de compañeros de la Internacional a esos partidos, recordemos dos ejemplos categóricos. A mediados de 1931 insistió varias oportunidades en que todos los esfuerzos se tenían que en España. ‘El trabajo de la Izquierda Internacional debe concentrarse, en sus nueve décimas partes, sobre España. Es preciso disminuir todos los gastos para tener la oportunidad de editar un semanario en español, con ediciones en catalán (…) Es preciso ver cómo se restringen todos los gastos sin excepción para prestar la mayor ayuda posible a la Oposición española”…” La revolución española esta a la orden del día… No hay ni puede haber crimen mayor que perder el tiempo.”3

Está por demás decir qué situación atravesaba España en ese momento. Pero, ¿ese es el criterio utilizado por el SI? No, es diametralmente opuesto, es el criterio nacional trotskista de centrar todos sus esfuerzos en la sección madre, para arrastrar supuestamente a todos los grupos de la LIT a la “influencia de masas”.
Porque realmente si siguiéramos ese criterio, nuestra principal orientación debería ser: todos los esfuerzos deben centrarse en Bolivia, que vive una revolución desde hace años, donde ahora se ha sumado el proletariado y su vanguardia histórica: los mineros, a las enormes movilizaciones, que han derrocado a dos gobiernos, proceso revolucionario que continúa. Ese es realmente el criterio trotskista, revolucionario.
Ahí deberían centrarse las nueve décimas partes de los esfuerzos del SI, del CEI y de toda la LIT, los recursos materiales, cuadros, para garantizar un semanario en español y con una edición en Aymara. El seguir interviniendo en la COB, ganar trabajadores de vanguardia, donde por cierto tendría que corregirse el tratamiento hacia su dirección, a quien el MST desgraciadamente viene capitulando.

Todos sabemos de la gran participación de nuestros compañeros del MST en el Congreso de la COB el año pasado, pero de acuerdo al propio balance del SI, nuestra pequeña sección después de salir de “una fuerte crisis que la llevó prácticamente a su destrucción, hoy se está recomponiendo”, refiriéndose al proceso de ruptura con el MAS de Evo Morales logrado, hay que decirlo, en gran parte gracias a la
3 Trotsky: “Carta al SI”, La Revolución española, ob. Cit., pp 185-186 (Tomado de Declaración y Plataforma, Fracción Bolchevique, pp 171- 172) 14
intervención del SI. Pero donde también se afirma: “está teniendo una importante participación en el proceso revolucionario y “se ha implantado en la Universidad de La Paz (es la corriente más dinámica de esa universidad) y está comenzando a estructurarse en la importante ciudad de El Alto”.
Efectivamente no es la sección más fuerte de la LIT, pero es la que está metida en el proceso más avanzado de la lucha de clases:”está teniendo una importante participación en el proceso revolucionario” y eso sería suficiente para ahí sí volcar los esfuerzos de la LITci y en primer lugar del PSTU, como sección más fuerte. Ese es realmente un criterio trotskista.
Además, esto también se expresa en su propuesta de Seminario. Nos parece muy bien que se estudie el tema sobre estados obreros, pero nuestra corriente siempre se caracterizó por estudiar precisamente los acontecimientos más importantes de la lucha de clases, pues de esa manera es como nuestra militancia realmente puede formarse teórica y políticamente. Volvamos a las fuentes, a la experiencia de nuestros maestros:

“Cuando en 1931 España vivía una situación revolucionaria, Trotsky hizo las siguientes propuestas al SI:
“1. Todas las secciones deben colocar los problemas de la revolución española en el orden del día.
“2. Los dirigentes de nuestras secciones deben crear comisiones especiales cuya tarea sería la de recoger material para profundizar sobre estos temas…
“3. Todos los documentos importantes sobre el comunismo español –de todas las tendencias- deben ser enviados regularmente, por lo menos extractados, a todas nuestras secciones nacionales”:
‘Y cuál era el objetivo de esas propuestas?.’
“5. Después de cierto trabajo preparatorio, tanto las secciones nacionales como el SI han de tener como tarea indispensable la elaboración de un Manifiesto de la Izquierda Internacional sobre la revolución española, que debe ser realizado de la forma más concreta posible y en estrecha colaboración con la sección española.”4

Pero enseguida se hace el siguiente comentario, realmente revelador:
“Cuando en 1932, la sección española realizó su conferencia, Trotsky le hacía el siguiente reproche por su descuido en la elaboración en
4 -trotsky, “Carta al Secretariado de la Oposición de Izquierda Internacional”, (18 de junio de 1931), tomado de Declaración y Plataforma de la FB.
15
equipo con toda la internacional: ’Lamento profundamente que las circunstancias os hayan impedido publicar a tiempo los proyectos de las resoluciones, y de dar así a los camaradas extranjeros la ocasión de participar en la discusión antes de la conferencia”5.
¿No hubiera sido una enorme oportunidad realizar en ese Seminario un profundo estudio de la revolución boliviana, el preparar a nuestros cuadros en ese proceso y hacer parte de la discusión a toda la LIT? Y en el Congreso de la LIT, el punto Bolivia debería ser el punto central de discusión, para revisar cómo apoyar a nuestra pequeña sección a dar ahí sí, un salto. Tendríamos que revisar qué tareas podría realizar la LIT en su conjunto para fortalecer nuestra intervención en ese profundo proceso revolucionario, enviando cuadros, quizás una brigada internacionalista, en este caso no para combatir, como se hizo en Nicaragua, sino para intervenir en los sindicatos, en la COB, en El Alto, donde los compañeros se están estructurando, ayudándoles a elaborar su periódico.

El PSTU podría enviar a algunos de sus mejores cuadros y dirigentes sindicales a impulsar la lucha, a rodear de solidaridad a la COB, que efectivamente ha venido siendo ignorada, sobre todo a partir de las declaraciones de Solares, quien como sabemos se pronunció por “una salida militar”, de lo que debemos deslindarnos y criticarlo.
Eso no sería aprovechar las oportunidades, potenciando a la LITci y al propio PSTU ante los ojos de la vanguardia a nivel mundial?
Pero repitamos una parte de la cita anterior: “dar así a los camaradas extranjeros la ocasión de participar en la discusión antes de la conferencia”. Eso también cabe perfectamente para el caso del Congreso del PSTU y no como han hecho en esta ocasión, citar a su Congreso 20 días antes del Congreso Mundial, lo que evidentemente dificulta la participación de toda la LIT.

5. Un fracaso reiterado: el Koorkom
El SI tampoco tomó en consideración nuestras críticas y las de otros compañeros sobre el impulso a ese proyecto, que era evidente sería un fracaso. Así lo alertamos reiteradamente, pues además de las implicaciones políticas negativas que esto traería para la LIT, que ahora el SI reconoce: “nuestro error fue haber creado expectativas exageradas sobre las posibilidades de éxito de ese proyecto”, se gastó una gran cantidad de recursos en esa aventura.
5 Idem
En este punto ni siquiera es necesario hacer nuevas elaboraciones, pues en el documento que presentamos en el congreso anterior decíamos:
“3.- El Koorkom, la política central del SI, un fracaso rotundo y reiterado

Para ningún militante de la LIT resultará sorprendente el título de este apartado de nuestro documento, pues cualquier compañero que haya tenido el cuidado de revisar los distintos informes sobre el curso del Koorkom, aún superficialmente, podrá concluir junto con nosotros en que ésta que ha sido la política central propuesta por el SI durante los dos últimos congresos de la LIT, ha sido un rotundo fracaso, a pesar de que se le han destinado la enorme mayoría de nuestros escasos recursos, que por el Koorkom se ha sacrificado nuestra revista internacional, que motivó numerosos viajes y reuniones internacionales.
Pero no está demás recordar algunos aspectos para que los militantes puedan contar con mayores elementos al respecto, por lo que primeramente dejemos que sea el propio SI el que aclare la importancia decisiva que tenía el Koorkom:
“IV) En lo que hace a nuestra política creemos que tenemos que reafirmar lo que venimos afirmando hace varios años sobre las nuevas posibilidades para avanzar en dirección a la reconstrucción de la IV Internacional…
“En los últimos dos años hemos intervenido en esto proceso con base a una táctica privilegiada: el KOORKOM y paralelamente con esta táctica (y a veces combinada con ella) desde la LITci hemos desarrollado relaciones con otras corrientes. A otro nivel, en la esfera sindical, también hemos tratado de participar del proceso de reorganización del movimiento obrero a través de la propuesta de crear un comité sindical internacional.”

“VI) Esta realidad exige una reorientación importante en nuestra actividad. Creemos que ha sido un acierto haber impulsado la construcción del Koorkon sin embargo creemos que en lo que hace a su conducción hemos colocado “el carro al frente de los bueyes “. Nosotros objetivamente nos hemos preocupado, en primer lugar, por el crecimiento orgánico del Koorkon y en segundo lugar por el debate político y programático y eso ha sido un error ya que la posibilidad de avanzar en el crecimiento del Koorkon dependía ( y depende) de los avances que consigamos en el terreno del programa y la actividad en común . Creemos que se trata de hacer un importante giro. Hay que colocar los “bueyes al frente del carro”. Hay que colocar, en primer lugar, el debate programático. Pero aún más. El Koorkon, que es una victoria de nuestra política, no sólo debe desarrollar un debate programática entre sus fuerzas. Más que eso el Koorkon se debe lanzar a participar de este amplio proceso de reorganización alentando un debate y más que eso un combate con aquellas fuerzas que abandonan el marxismo para subirse al carro de los voceros del imperialismo (el subrayado es nuestro).
En lo que hace a nuestra actividad en dirección de la reconstrucción de la IV Internacional es necesario que haya un cambio de orientación. Hasta ahora nuestro objetivo se limitaba a construir un Frente Revolucionario Internacional (el Koorkom) ahora nuestro objetivo es: a partir del Koorkom construir un movimiento en defensa del marxismo para intervenir en el proceso de reorganización del movimiento obrero internacional.
VII. El principal instrumento, para concretizar esta reorientación, deberá ser la revista del Koorkom que aspiramos a que sea la organizadora de este movimiento. Esta revista (elaborada e impresa centralmente, en inglés, español y portugués) tendrá como objetivo dar una respuesta marxista a los grandes acontecimientos de la lucha de clases y, desde esas posiciones, combatir teórica, política y programáticamente a las corrientes que desde el “marxismo revolucionario” desarrollan posiciones revisionistas y/o proimperialistas.
Por otra parte, desde la revista, debemos convocar a diversos eventos, en diferentes partes del mundo, para profundizar este debate programático.

Por ejemplo creemos que después de algunos meses de debate programático en torno a dos o tres puntos que determinemos y después de haber publicado un primer número de esta nueva revista, debemos convocar a una reunión del Koorkom, abierta, a la cual invitemos a los paquistanies, a la ITO, a los sudafricanos, a los polacos, al grupo de Kiriakos, etc para hacer estos debates y para ver la posibilidad de hacer alguna campaña en común sin preocuparnos por ahora sobre su ingreso orgánico al Koorkom…
VIII) La propuesta presentada es ambiciosa lo cual exigirá de la militancia de la LITci un enorme esfuerzo militante a todos los niveles (de elaboración, organización, finanzas etc). Por otra parte la propuesta presentada, en la fase actual, es bien movimientista, lo cual exigirá de la LITci una rápida recuperacion de su régimen partidario. Por ejemplo este proyecto exigirá mucho dinero para la edición de la revista en forma centralizada en tres idiomas (o más) para las reuniones para los viajes etc.

Existen todas las condiciones de que, por medio de la revista (que sería de buena calidad), se consigan cubrir la mayoría de los gastos de este proyecto pero que para que esto sea posible serán necesario dos cosas. En primer lugar que cada uno de los partidos y grupos de la LITci hagan un importante trabajo con la revista. En segundo lugar que se hagan claros compromisos de venta y pago.
Tanta importancia le daba y le sigue dando el SI, que votó en esa reunión del CEI de febrero del 2000, el siguiente criterio:
“Para garantizar el criterio fundamental arriba, los partidos y organizaciones de la LITci deben tener un criterio de trabajo y compromisos de pago de la revista que es condición para pertenecer a la LITci y a participar de sus congresos y organismos, como define el estatuto de nuestra Internacional. Por lo tanto hay que definir bien los compromisos de cada sección. En otras palabras, el compromiso es deuda. El pago de las revistas debe ser hecho en 2 (dos) meses después de recibidas. El objetivo de este plazo es garantizar la salida del próximo número”.

En la última reunión del CEI, el compañero M. quien informó sobre este punto, señaló:
“Existe un estancamiento en el proyecto del Koorkom … hemos establecido numerosas relaciones, pero no hay nada concreto”. Posteriormente realizó, como ya es costumbre, un largo recorrido analizando la situación de las relaciones con las muchas organizaciones que el SI invitó a sumarse al Koorkom. Y en sus conclusiones decía: tenemos que formar algo más amplio que Koorkom, un organismo en defensa del marxismo”.
Esa conclusión, aunque omite llegar a la esencia del problema, marca definitivamente una clara definición: a estas alturas, después de largos años de impulsar ese proyecto, de invertir grandes esfuerzos y recursos, de sacrificar nuestra revista Correo Internacional para publicar Marxismo Vivo, que además no cumple con la periodicidad votada y que aparece a nombre del Koorkom, ni siquiera el SI está por mantenerlo, por ser un fracaso rotundo y vergonzoso para esta dirección que nunca quiso escuchar las distintas opiniones y propuestas que se hicieron al respecto y que alertaban sobre ese fracaso.
19

II. Con qué falsedades se prepara nuestra expulsión
1. Mentiras y omisiones del SI sobre la huelga de la UNAM
1. Cinco años después de concluida, el SI sigue repitiendo las mismas mentiras y difamaciones contra la participación del POS en la huelga de la UNAM. Cada tanto en su documento (páginas 13, 22 y 39) repite, repite y repite sus mentiras, con la esperanza de que tal reiteración las haga parecer como verdaderas. Es que debemos recordar que tales difamaciones no fueron aceptadas o creídas por el conjunto de nuestra Internacional. Militantes de la LIT de la lejana Turquía, de España, Francia, Alemania, Argentina, Panamá, Haití, Costa Rica y la República Dominicana no se tragaron los sapos engendrados por el SI contra el POS. Nosotros estamos muy satisfechos de que el SI-CEI insista en ventilar lo de la UNAM, porque nos da la oportunidad de aclarar lo que realmente ocurrió.
2. El SI dice que el POS: i) “estando al frente de la huelga de la UNAM, no llevó en cuenta las opiniones del conjunto de la Internacional”; ii) “batalló contra los estudiantes, durante meses, reivindicando el fin de la huelga” o que hizo una “campaña permanente” “para acabar con la huelga”; iii) y asegura que apoyamos el plebiscito organizado por la Rectoría.
3. Vamos a responder a una por una de estas mentiras. Sobre que no tomamos en cuenta durante la huelga las “opiniones del conjunto de la Internacional”, no pudimos tomarlas en cuenta simplemente porque no existieron. Durante el congreso extraordinario de julio de 1999, el delegado del POS m. informó ampliamente sobre la huelga y sobre la política del POS, llevó los números de los periódicos sobre el tema y los volantes o panfletos respectivos. También dio a conocer una “Declaración…” de la sección mexicana que caracterizaba que la huelga había entrado, luego de 70 días, en una fase declinante y que era necesario, entonces, pensar en un repliegue, en una victoria parcial y no total, pues ésta última ya no era posible por el cambio desfavorable en la relación de fuerzas.

4. En tal congreso, diversos compañeros delegados tomaron la palabra para hacer sobre todo preguntas y opinar sobre la huelga. Por ejemplo, el compañero Martín, se preguntó si la huelga se parecía a la rebelión juvenil que había estallado en China unos años antes. Pero ninguno de los delegados hizo alertas
20
o planteó críticas y orientaciones diferentes a las del POS. Inclusive muchos de los oradores saludaron y felicitaron al POS porque, a pesar de ser una pequeña organización había tenido una participación protagónica en uno de los acontecimientos políticos más importantes de México y de América latina. El hecho de que ninguno de los delegados planteó críticas u orientaciones diferentes a las del POS puede constatarse leyendo las transcripciones estenográficas de tales intervenciones, que luego de mucho insistir fueron hechas por el SI, que las presentó editadas. Así que en el congreso de 1999 no hubo tales “opiniones del conjunto de la Internacional” contrapuestas a las del POS.
5. Suponiendo, sin conceder, que en el congreso mencionado, de julio de 1999, se hubiesen planteado tales alertas, críticas y opiniones divergentes, y que a ellas se refiera el SI-CEI, nos preguntamos si tales orientaciones hubieran sido suficientes para poder responder políticamente a una huelga tan compleja que se prolongó durante más de seis meses más. Tal acontecimiento requería de un seguimiento político cotidiano, a veces minuto a minuto. Ninguna sección de la LIT lo hizo.

6. Pero no era una tarea en primera instancia de nuestras secciones hacer este seguimiento de la huelga y opinar, a favor o en contra, de la política del POS. A menos que se conciba que nuestra Internacional es una sumatoria de partidos nacionales sin dirección internacional, como sugiere aquí el SI-CEI. Porque en nuestra Internacional, quien tiene en primer lugar la obligación de opinar, orientar y en su caso criticar (y hasta intervenir personalmente) a las secciones nacionales cuando participan de un gran proceso político, es el Secretariado Internacional (SI). Y éste nunca lo hizo. No es gratuito que el SI-CEI diga en su Balance que el POS no hizo caso de las opiniones del “conjunto de la Internacional” y que no diga que el POS desoyó las críticas del SI. Ello se debe a que el SI no escribió ni una palabra sobre la huelga de la UNAM durante todo su largo desarrollo. En otras palabras, el SI falló en una de las primeras funciones que debe tener una dirección internacional. Sólo cuando terminó la huelga escribió un texto furioso contra el POS. En octubre de 1999, la dirección de la Juventud Socialista del partido mexicano solicitó al SI que emprendiera una campaña internacional en solidaridad con la huelga de la UNAM. El SI contestó que no lo haría porque estaba en contra de la política del POS. Entonces la dirección del POS le pidió al SI que hiciera tal campaña con la política que éste quisiera, y que escribiera y le diera a conocer sus diferencias. El Si no hizo ni una cosa ni otra. Es decir, al SI no le interesó apoyar la huelga de la UNAM, no movió a la LIT para que hiciera algo por ella; en el mismo tenor de darle la espalda a la huelga, tampoco le interesó dar a conocer al POS sus opiniones críticas, con el fin de que éste las tomara en cuenta y ello redundara a favor de la huelga. Lo menos importante para el SI era la huelga y su destino. Lo prioritario para el SI era un propósito sectario, faccional: ver cómo atacaba y denigraba al POS. Así fue como la dirección internacional contestó que daría a conocer sus opiniones al POS en la siguiente reunión del CEI, que se desarrollaría casi tres meses después, sin importarle que, para esa fecha, ya sería demasiado tarde, en el caso hipotético en que tuviese razón en sus críticas.

7. Somos concientes de que en este debate con el SI-CEI hay una tremenda dureza verbal. Somos concientes de que decirle mentiroso y difamador al SI no es cualquier cosa. Pero no existen otras palabras para denotar esta realidad. El peligro es convertir este debate en dimes y diretes donde no se pueda saber quien dice la verdad. Le proponemos al SI lo siguiente para concluir con este aspecto de la polémica: lo retamos a que publique en el boletín interno las cartas, comunicaciones o textos de las secciones de la LIT que se hayan expresado sobre la política del POS hacia la huelga citada, escritas durante los nueve meses que duró la huelga. Lo desafiamos a que publique aunque sea una carta (o texto de cualquier tipo) que haya escrito el mismo SI durante la huelga y que le haya hecho llegar al POS. Si así lo hace y publica aunque sea una carta, una sola carta o texto con estas características, nosotros diremos que, en esta parte del debate, el referente a que no hicimos caso de las “opiniones del conjunto de la Internacional” hechas durante la huelga, el SI tiene toda la razón y el POS ha sido un mentiroso y un indisciplinado que se merece una sanción ejemplar. Pero si el SI no publica en el BDI lo que le pedimos, quedará claro que los duros adjetivos que le hemos enderezado son totalmente justos.

8. Pasemos a la imputación número dos que nos hace el SI-CEI, en el sentido que el POS hizo una “campaña permanente” “para acabar con la huelga”. Esta también es una falsedad y una difamación todavía peor que la anterior, pues nos acusa nada menos que de rompehuelgas. Rechazamos enfáticamente esta afirmación.
22
9. En primer lugar, el POS tiene como norma y principio actuar en las organizaciones y movimientos de las masas lealmente y nunca de manera fraccional. Es decir, los militantes del POS plantean en las organizaciones y movimientos sus propuestas políticas, pero si éstas no son aceptadas, entonces se disciplinan a la mayoría y militan por las posiciones mayoritarias, que son las de la organización sindical o de masas. El POS actúa con base en el centralismo democrático en su actividad entre las masas. Lo mismo hicimos siempre en la huelga mencionada. Planteamos nuestras posiciones, que en las fases finales de la huelga fueron minoritarias, pero militamos por las posiciones resueltas por las mayorías, que fueron las del CGH (Consejo General de Huelga).
10.El SI-CEI no presenta ni puede presentar ninguna prueba, ningún hecho que fundamente que el POS hizo una campaña permanente para acabar con la huelga (salvo un texto del no. 21 del periódico de la JS, sobre el que nos detendremos más adelante). El CEI difama al POS sin presentar pruebas de que fue rompehuelgas. En cambio el POS sí puede presentar numerosas pruebas de que sus militantes apoyaron la huelga de principio a fin. Siempre estuvieron en la huelga, ni una sola noche dejaron de estar en las instalaciones ocupadas, protegiendo el movimiento. Todos los días salieron a las calles y visitaron sindicatos difundiendo el movimiento, colectando dinero, buscando solidaridad.

11.Los militantes del POS participaron de las acciones más peligrosas del movimiento, entre ellas la recuperación de la escuela preparatoria número 3, donde fuerzas gobiernistas se presentaron para romper la huelga. Luego de un enfrentamiento violentísimo, en esta acción cayeron a la cárcel tres de nuestros militantes, dos de ellas mujeres. Pero dejemos que al respecto hablen militantes huelguistas de otras corrientes políticas, adversarias del POS, que fueron entrevistados en el año 2001. (Todos los reportajes, de los que aquí presentamos fragmentos, fueron grabados y las transcripciones fueron firmadas por los interlocutores.)
12. Enrique González Ruiz fue rector de la Universidad de Guerrero donde, por intentar aplicar su proyecto de “universidad-pueblo”, fue reprimido y destituido. Fue nombrado por el CGH uno de sus principales asesores. En entrevista, se le preguntó: El POS planteó posiciones diferentes a las de la mayoría. ¿A ti te parece que estas posiciones del POS serían suficientes para afirmar que militó contra la huelga? A lo que contestó: “No, en absoluto, simplemente tuvieron una postura que se manifestó abiertamente. Recuerdo haber leído dos o tres documentos del POS, con posiciones que discrepaban con la línea general del CGH. Pero eso de ninguna manera los ubica del lado de la Rectoría, en absoluto. Yo creo que forma parte de la legitimidad de la lucha social el escuchar a las corrientes que se expresan y tomar seriamente esos puntos de vista, de otra manera el debate se vuelve diálogo de sordos. Yo creo que el POS tuvo una posición que la mayoría del CGH no consideró la adecuada, pero de ninguna manera era una posición contraria a la del movimiento estudiantil y a la huelga.”
13. Tania Ximena Hernández Crespo, es una ex presa política de la huelga de la UNAM 1999-2000. Es militante del Frente Zapatista de Liberación Nacional. A ella se le preguntó: Tú conociste las posiciones del POS durante la huelga, las cuales se ubicaban como contrarias a las de la mayoría del CGH ¿crees que sería justo decir que el POS traicionó a la huelga? A lo que contestó: “No, en ningún momento. Yo conocí a varios miembros del POS, dos de ellas estaban en la Facultad de Psicología, siempre estuvimos luchando brazo con brazo, a veces no había coincidencias, a veces había críticas, pero en ningún momento considero que estos compañeros hayan traicionado al movimiento; los vi hasta el final junto con nosotros.”
14.Elizabeth Pérez es miembro del Comité Estudiantil Metropolitano (CEM), organización definida como “ultra”. Cayó presa desde el 6 de febrero del 2000. Fue la organizadora en la Facultad de Psicología de la consulta del CGH del los días 18 y 19 de febrero del 2000. A ella se le preguntó: Tú organizaste en la Facultad de Psicología la consulta del 18 y 19 de enero del 2000 que llevó a cabo el CGH para contrarrestar el plebiscito de las autoridades. ¿Tú viste a los militantes del POS participar en esa consulta? Y así contestó: “¡Claro!, con las compañeras del POS en Psicología logramos organizar más acciones que la misma consulta. No nos limitamos a trabajar nada más en la consulta, si no que con las compañeras del POS logramos trabajar durante toda la huelga e incluso después de ésta. También cuando las compañeras del POS de la facultad cayeron presas logramos tener contacto con ellas. Pero en esa fecha de la consulta participamos todos los compañeros tanto del POS como los del CEM y la Coordinadora. Incluso la compañera Leda [del POS] me ayudó a ir por las boletas de la consulta, hicimos las casillas y las urnas y contamos juntas las boletas… en fin participaron en toda la consulta. La consulta ayudó a reabrir la discusión de los seis puntos del pliego petitorio -el cual ya se tenía olvidado por la mayoría de la comunidad. Se logró detener el intento de las autoridades de levantar la huelga. Por ejemplo, en la Facultad de Psicología había gente que quería levantarla, pero la asamblea rechazó esa posición y se sumó a la otra posición que era la del POS, la del CEM y la de compañeros independientes, que era la de mantener la huelga.”

Otra pregunta que se le hizo fue: ¿Consideras que el POS traicionó la huelga? A lo que contestó: “¡No! [entre risas]. Me da risa porque hubo estudiantes presos de todas las corrientes que estuvieron hasta el final de la huelga. Entre esos presos estuvieron los del POS y hubo estudiantes de corrientes que se fueron a mediados de la huelga y que ahora los vemos del lado de las autoridades y entre esas corrientes no se encuentra el POS. Es absurdo.”
15.Otro entrevistado fue Rodolfo Hernández, uno de los más importantes líderes ultras, y que fue entrevistado antes para el primer número de la revista de la LIT, Marxismo Vivo. Entre otras cuestiones se le preguntó: Entonces, ¿tú crees que es injusto decir que el POS militó en contra de la huelga? , a lo que respondió: “La verdad es que el POS y el CEM (que expresaron diferencias fundamentales con el sector con el que me coordiné en el movimiento), jamás se sumaron a alguna posición de la autoridad. Mantuvieron posiciones discrepantes, pero lo hicieron con los métodos más honestos, jamás vinieron a abrir una escuela, ni los vimos con los anti-paristas, tampoco participaron en el plebiscito con el que las autoridades justificaron de manera tramposa la entrada del ejercito -Policía Federal Preventiva- a la UNAM. Al contrario, yo recuerdo que participaron en la consulta que nosotros, el CGH, hicimos para combatir ese plebiscito, que fue dos días antes. Yo estaba en el Centro de Registro [del CGH], a mí me tocó recibir a la gente del POS que llegó con sus casillas llenas de votos.

Quien diga lo contrario daña al movimiento, no daña al POS.” “Si; yo aseguro que el POS jamás traicionó a la huelga, ¡jamás! Yo le tengo mucho respeto al POS porque nunca, nunca se comportó como la RED o el CEU [PRD], en ningún momento llegó con los antiparistas, ni participó en el plebiscito del Rector, nunca saboteó al movimiento. Al POS y a sus militantes – especialmente a Roberto y a Francisco – yo los vi participando en la huelga hasta el último día que precedió a la toma de la Universidad. Algunos militantes del POS cayeron en prisión. También me consta que cuando estalló la huelga, gracias a muchos militantes del POS se pudo desarrollar y sostener. Es el caso de la Escuela de Trabajo Social. Posteriormente se volvió una escuela muy poderosa en número de estudiantes huelguistas y en organización, pero en un inicio, sin el apoyo de personas como Mario Benítez [En Lucha], o Francisco Cruz Retama [POS], entre otros, aquí las cosas no hubieran salido tan bien porque había miedo e inexperiencia. Éramos quince gentes en el primer paro y si no viene Francisco y toda la banda que nos apoyó a sacar a la directora de la Escuela, creo que ni siquiera se hubiera podido estallar aquí la huelga. El POS, junto con otras organizaciones como el CEM, En Lucha, e incluso gente de la Coordinadora, fueron los que lograron abrir paso a la huelga. Antes y durante la huelga yo vi a la gente del POS enfrentando las represiones y a los granaderos, y luego sacando a los presos. Aclaró todo esto porque el POS, aun cuando mantengamos diferencias, no se merece la denominación de traidor.”

“Expresé mis diferencias con el POS en una entrevista con Euclides Agrela [dirigente de la Juventud del PSTU de Brasil] y con un compañero español de su Internacional [Angel Luis Parras], pero expliqué claramente cuáles eran esas discrepancias, en ningún momento aseveré que el POS hubiese incurrido en algún tipo de traición o de colaboración con las autoridades. Y quien así lo diga es un falso, un mentiroso que tendría que comprobar esa acusación aquí en la Universidad. Y estamos dispuestos a debatirlo en el terreno que sea. No pueden quedar esas mentiras diseminadas por ahí. Eso no se vale.”
16.Pasemos ahora a la tercera imputación que le hace el Balance del SI-CEI al POS, en el sentido que apoyó el plebiscito organizado por el rector de la UNAM. Ya leímos en el punto anterior que Rodolfo Hernández aseveró que los militantes del POS “tampoco participaron en el plebiscito con el que las autoridades justificaron de manera tramposa la entrada del ejercito -Policía Federal Preventiva- a la UNAM.” Por lo que respecta a E. González Ruiz, se le preguntó: El plebiscito convocado por el Rector logró el apoyo de dirigentes del PRD, ¿tú recuerdas que el POS también lo haya apoyado? A lo que respondió: “No, estoy seguro que no lo hizo, porque tengo la memoria del movimiento relativamente fresca y una participación libre. El plebiscito partió de la Secretaría de Gobernación y del Centro de Seguridad Nacional, porque formó parte de la estrategia contrainsurgente de quitarle el agua al pez, había que deslegitimar el CGH con sus propios instrumentos. El CGH había venido aplicando consultas muy exitosas entre la población, había tenido movilizaciones masivas muy fuertes; entonces, desde la fuerza contrainsurgente se acordó hacer un ejercicio, en apariencia democrática, que diera fuerza y posibilidad a una intervención dura en contra del CGH. El nuevo rector De la Fuente, asesorado por Narro (Narro viene de la contrainsurgencia, estaba en la Secretaría de Gobernación donde se manejan estos asuntos), diseñó el plebiscito, y encontraron como aliados a un sector del PRD. El POS no participó en eso, es un hecho histórico fácilmente constatable.” A la militante del FZLN se le preguntó: En cuanto al plebiscito de enero del 2000 organizado por la Rectoría ¿Consideras que el POS lo apoyó? Y Tania Hernández respondió: “¡No; en ningún momento!, al contrario, los vi participando en la consulta del CGH y criticando hasta el final el plebiscito de las autoridades, advirtiendo que el plebiscito era una antesala de la represión.” Cuando a la militante del CEM se le hizo la misma pregunta, Elizabeth Pérez respondió así: “No lo apoyó. Sí lo hicieron otras corrientes o algunas escuelas como el CUEC, que decía que no estaba de acuerdo pero al final llamó para que participaran en él los 60 estudiantes [de ese centro de estudios de cine]. Aunque el POS proponía replantear el pliego petitorio, no se puede decir que por esto estuvieran con las autoridades y que apoyaron el plebiscito. Creo que todas las corrientes que se mantuvieron hasta el final de la huelga demostraron que nunca estuvieron a favor de la autoridades.”
17.Resta demostrar la siguiente falsificación en el Balance del SI-CEI: “El POS, que en sus inicios era la codirección del movimiento, cedió a las presiones ‘democráticas’ y batalló contra los estudiantes, durante meses, reivindicando el fin de la huelga y proponiendo como salida el diálogo con el gobierno. ‘La solución en la UNAM debe surgir del diálogo’. La tapa del periódico de la Juventud Socialista del POS no. 21 tenía el siguiente titular: ‘Cientos de miles lo exigen. La solución en la UNAM debe surgir del diálogo’ y más abajo seguía un texto donde se decía: ‘las autoridades han sido obligadas a utilizar una herramienta democrática: el plebiscito.’ En realidad ese plebiscito no tenía nada de democrático. El fue montado y controlado por el gobierno y a partir de su resultado (claramente favorable al gobierno) las fuerzas policiales invadieron la universidad y acabaron con la ocupación.”
Es conveniente que los militantes de la LIT conozcan el texto completo de la Juventud del POS y puedan formarse una opinión propia. El editorial textualmente dice así:
“Con tal de resolver la huelga sin tener que ceder más a los estudiantes, las autoridades han sido obligadas a utilizar una herramienta democrática: el plebiscito. Se trata de un hecho inédito en la vida política del país. Nunca antes, de manera institucional, se había recurrido a este mecanismo, porque las autoridades universitarias y de todo tipo se acostumbraron a resolver los conflictos mediante la represión, el autoritarismo o la corrupción. La Constitución no reconoce esta práctica ni el referéndum. Sin duda sentará un precedente en beneficio de la democratización del país.

Sin embargo, el plebiscito convocado por el rector Juan Ramón de la Fuente a través del Consejo Universitario es criticable porque no incluyó otras propuestas de solución distintas a la que defienden las autoridades. Particularmente, se cerró la posibilidad de que la posición del CGH también sea puesta a consideración de la comunidad en dicha consulta.
La desesperación de miles de universitarios por el alargamiento del conflicto y las prácticas priístas de las autoridades, como son el entregar credenciales sin costo a los estudiantes de bachillerato, se han expresado en una amplia participación [en el plebiscito], la que puede ser utilizada por las autoridades y el gobierno para imponer una salida a la huelga sin pasar por un acuerdo con el CGH. La solución bilateral es necesaria para evitar la violencia contra los universitarios o el enfrentamiento entre ellos. El restablecimiento del diálogo entre las autoridades y el CGH debe dar como resultado el acuerdo para la solución inmediata de la huelga basado en la propuesta del Consejo Universitario y la contrapropuesta que presente el CGH.”

a) El POS denunció que el plebiscito del rector era antidemocrático, entre otras cosas, por excluir al CGH de la consulta,
b) El POS denunció los métodos priístas que utilizaron las autoridades para impulsarlo (regalar credenciales de estudiante),
c) es en el contexto de las denuncias a) y b) que la Juventud Socialista del POS explicó que la estrategia de las autoridades era darle “visos democráticos” a su política. Si nos situamos en México de principios del año 2000 y de la huelga, las autoridades no pudieron apelar en primera instancia a la violencia, sino que debieron llamar previamente a una consulta a todos los universitarios. Léase de nuevo la oración con que da comienzo el editorial citado: Con tal de resolver la huelga sin tener que ceder más a los estudiantes, las autoridades han sido obligadas a utilizar una herramienta democrática: el plebiscito.” En estas palabras ya hay dos denuncias contra las autoridades: su plebiscito era para “no ceder más” ante los estudiantes (ya que acotaba lo que éstos exigieron con su huelga); y se agrega que fueron “obligadas” a hacerlo, es decir, dimos a entender que las autoridades no llamaron a la consulta por ser demócratas, sino todo lo contrario, pues el editorial de la JS denuncia con todas las palabras que siempre resolvieron los conflictos “mediante la represión, el autoritarismo o la corrupción.”

d) El editorial de la JS denunció que la amplia participación habida en el plebiscito (180 mil universitarios, en su mayoría estudiantes) podría ser usada para justificar la violencia contra los universitarios.
e) A pesar de las críticas de la JS del POS a la dirección de la huelga, en este breve texto está perfectamente claro que reconocía al CGH como único interlocutor válido ante las autoridades y que clamó para que mediante el diálogo y no a través de la violencia se solucionara el conflicto. En el número 256 de El Socialista publicamos el artículo titulado “Los no paristas le dieron la espalda al rector”, en el que constatamos el fracaso del plebiscito, que tenía también el objetivo de alentar a los alumnos contrarios a la huelga para que la rompieran:

“Después del plebiscito del 20 de enero, el gobierno y De la Fuente esperaban que la ‘abrumadora’ mayoría [de estudiantes] se presentaría en las asambleas para votar, sin más trámite, el levantamiento de la huelga.
“El fortalecimiento de las asambleas con los estudiantes que regresaban demostró el fracaso del plebiscito de rectoría, porque la mayoría de los universitarios no estuvo dispuesta a ser utilizada como rompehuelgas, a pesar de sus críticas, más o menos fuertes, o de su franco rechazo y antipatía ante el CGH.”

Por otra parte, el POS no pudo además haber apoyado el plebiscito del rector porque apoyó y participó activamente en la consulta organizada por el CGH dos días antes, como hemos demostrado anteriormente. Esta consulta fue algo así como el contraplebiscito de los estudiantes frente al de las autoridades.

19. Al respecto de que era necesario negociar con las autoridades el fin de la huelga siempre y cuando aceptaran la mayoría de puntos del pliego petitorio (y no todos ellos, como exigían los ultras), es interesante reproducir aquí otra parte de la entrevista con Rodolfo Hernández: El POS planteó la necesidad de solucionar la huelga a través de una negociación y esto lo llevó al aislamiento, pero esto le ocurrió después a otras corrientes, entre ellas a la tuya, que también concluyeron que había que entablar una negociación. A lo que el líder del CGH contestó: “Así fue. No nos aísla la masa, nos aíslan los grupos más sectarios del movimiento que estaban más despegados de la masa. Ahora creo que estuvimos en lo correcto, porque después de que entró la policía, mucha gente nos preguntó: “¿por qué no negociaron en diciembre?” La gente se dio cuenta porque sintonizaba el diálogo entre el CGH y las autoridades, transmitido por Radio UNAM, y te decían: “¿saben que les faltó, chavos?: ¡negociar!”. La gente entendía que negociar no era venderse. No hubiéramos quedado mal. Lo que pasó con el POS es que lo aislaron los grupos sectarios y se aisló de una cierta base social, no de toda. Existió un sector muy amplio que no pertenecía ni al PRD ni a otra posición que acordaba mucho con el POS. Ese sector se expresaba mucho entre los trabajadores de la UNAM. Tampoco era la base la que le gritaba al POS en las asambleas del CGH; eran los grupos más jodidos.

2. Lo que no dice deliberadamente el balance:
Nuestra intervención en la huelga de Euzkadi
El balance del SI reconoce que la mayoría de las pequeñas secciones que conformamos la LIT tienen poca intervención en el movimiento obrero y de masas: “la mayoría de nuestras organizaciones, en la medida en que están en la fase de acumular cuadros, en varias oportunidades se han visto obligadas a hacer virajes tácticos para acumular fuerza en otros sectores, especialmente en el movimiento estudiantil”, además de señalar un hecho cierto: la clase obrera no ha sido la vanguardia en los procesos de movilización más avanzados.
De la escueta mención que hace el documento sobre nuestra intervención en la lucha de clases, solamente se refiere como ya vimos, a la huelga en la UNAM, por obvias razones que ya explicamos ampliamente. Pero lo que deliberadamente ha venido ocultando el SI, es que el POS es una de las pocas secciones de la LIT con una fuerte inserción en el movimiento obrero, fruto de su política de proletarización, de su actividad permanente en las fábricas con nuestro periódico El Socialista.
30

Desde hace años, abrimos un trabajo sistemático en el Sindicato de Euzkadi, uno de las pocas organizaciones sindicales independientes que hay en el país, que cuenta con una enorme tradición de lucha: está por cumplir 70 años de vida.
De ellos los pasados tres años, el SNRTE escenificó la huelga obrera más importante en lo que va del sexenio de Vicente Fox, exigiendo la reapertura de la fábrica, cerrada unilateralmente por una transnacional alemana: Continental. Para ello tuvo que enfrentar al propio gobierno y a la transnacional, lo hizo bajo nuestra conducción, elevando el conflicto a escala internacional, que solamente una organización revolucionaria puede hacer consecuentemente, logrando un importante triunfo, que es un verdadero ejemplo.

La huelga de Euzkadi es uno de los conflictos obreros más conocidos y reconocidos a nivel internacional, su enorme mérito es el que los trabajadores se enfrentaron decididamente a una poderosa transnacional, al gobierno mexicano y a la central obrera más importante del país, controlada obviamente por la burocracia: la CTM y salieron victoriosos gracias a su enorme resistencia, al sacrificio para mantener la lucha y un elemento fundamental: el contar con dirigentes honestos y consecuentes, pues sus dos principales dirigentes pertenecen a nuestra organización.

¿Qué hizo el SI al respecto? A pesar de que le informamos puntualmente del conflicto desde su inicio, a pesar de que durante el VII Congreso Mundial se votó una campaña de solidaridad internacional con ese importante conflicto, resolución reiterada por el CEI, no hizo absolutamente nada, no realizó ninguna campaña, los artículos que enviamos para su publicación en el BDI No. 4, donde se informaba del triunfo en Euzkadi, los enviamos ante la rotunda negativa de la dirección a publicar un artículo nuestro sobre el tema en Marxismo Vivo, que apareció a su vez en el BDI No. 3, con el argumento de que esa revista “no publica relatos” sobre una lucha por más importante que ésta sea para una de nuestras secciones, pues el carácter de la revista es otro, más de carácter teórico, aunque como ustedes saben han publicado numerosos artículos sobre luchas específicas.

Entonces les solicitamos publicarlos en Correo Internacional, cosa que tampoco aceptaron, pues esa publicación está dedicada a los grandes hechos de la lucha de clases a nivel mundial, así que teníamos que “ubicarnos”. Esta respuesta de la dirección de la LIT, que les antes les enviamos, muestra claramente el carácter faccional de su dirección, pues sería un contrasentido publicar el triunfo de una lucha dirigida por el POS, cuando están a punto de expulsarnos.
31

Entonces todo está envenenado en la LIT, desgraciadamente. ¿Cómo aceptar que la Internacional obrera revolucionaria que estamos construyendo, se niegue a difundir y apoyar un conflicto obrero tan importante? ¿Cómo aceptar que la dirección de la LIT no haya realizado una campaña de solidaridad con esta lucha? Este es el punto fundamental de donde creemos hay que partir en esta discusión, pues la dirección de la LIT, en aras de alcanzar su objetivo de aislarnos aún más, preparando el terreno de nuestra expulsión, deja de lado el elemental principio de solidarizarse con las luchas obreras, cualquiera sea la dirección de éstas y más tratándose de una huelga dirigida por una de sus secciones.

Por otra parte cuestiona profundamente el carácter de “nuestra” revista internacional. La LIT siempre se caracterizó por contar con una excelente revista internacional, centrada en los principales acontecimientos de la lucha de clases a nivel mundial, pero sin perder de vista la importancia del trabajo de sus propias secciones, de su propia intervención en la lucha de clases.
Para el SI es una revista de nuestra internacional debe ser únicamente de carácter teórico, que no tiene espacio para las luchas de los trabajadores (¿¡), por más importante que sea la intervención de una de sus secciones. Esta es una verdadera aberración, que raya en la traición, hecho gravísimo que jamás se había presentado en la historia de la LIT.

Así que no es una sorpresa la actitud de la dirección del PRT español, cuando coincidimos en Madrid en la fecha en que se daría a conocer la red sindical mundial, impulsada por la LIT, en 2002. Hubo una notoria resistencia a darle la palabra en ese acto a la delegación del SNRTE, durante la primera gira europea realizada durante la huelga. Tampoco recibimos ninguna invitación a charlar con su militancia o con su dirección.
Esa dinámica se mantuvo durante todo el conflicto en el conjunto de la LIT, no es solamente que se negaran a publicar un artículo, se negaron a realizar la campaña de solidaridad internacional a favor de la huelga. La dirección de la LIT le dio la espalda a esta gran lucha obrera, solamente porque el POS-M era quien la dirigía.

3. ¿Convergencia Socialista era un enemigo de la LIT?
En el documento del SI se hace una afirmación tan falsa como absurda: “el POS no está dispuesto a defender a la LIT de sus enemigos” ¿En qué se basa el SI para hacer una acusación de tal calibre? En nuestra oposición a una nueva expulsión: la de Convergencia Socialista de Argentina.
32
Respecto a “nuestra alianza” con el MAS en la parte inicial ya hemos aclarado las falsas acusaciones del SI, de mostrando que en realidad nuestra sección realizó una fuerte batalla política contra el revisionismo del MAS. Nuestra diferencia debe quedar totalmente clara, es una diferencia de método, pues mientras para nosotros había que ir hasta las últimas consecuencias en la discusión política con la dirección del MAS y de la propia Convergencia, con quienes también teníamos diferencias políticas, para tratar de ganar a su base a posiciones revolucionarias, el pelear a fondo por mostrar a su base los garrafales errores de sus direcciones, el SI optó por el camino fácil y burocrático: expulsarlas.

Y si son enemigos de la LIT, entonces el SI deberá explicarnos por qué después de la expulsión del MAS, por ejemplo, uno de los principales dirigentes del PSTU, enviado por el SI, visitó a esa organización en Argentina, proponiéndoles reestablecer relaciones.
Efectivamente poco tenemos que ver con el actual método que aplica el SI para dirimir las diferencias políticas al seno de nuestra organización internacional, pues nosotros seguimos reivindicando el método de Moreno, que siempre se distinguió por llevar las discusiones a fondo, incluso con direcciones como la del PST Colombiano, cuando se deslizaron hacia posiciones guerrilleristas, para terminar efectivamente formando parte de gobiernos burgueses, a través del M-19.

No es casual que en un congreso mundial el SI propusiera modificar el estatuto de la LIT, dándole facultades al CEI para expulsar a secciones, deformando un aspecto clave en la fundación de la LIT, donde solamente un Congreso podía separar a alguna sección.
Tampoco la LIT separaba o expulsaba a secciones o grupos por diferencias políticas, o metodológicas, como ahora practica el SI. De primar este criterio la LIT se convertirá en una organización monolítica donde solamente podrán plantearse las posiciones del SI, o de lo contrario se correrá el riesgo de ser expulsados como “enemigos” de la LIT. Este elemento es sumamente grave y muestra el camino elegido por el SI, en un proceso de burocratización, de rompimiento con la tradición morenista, como ahora pretende hacer en nuestro caso.

Y para ello recurre a la mentira, a la deformación burocrática de las propias resoluciones de su Congreso Mundial. Ahí está otro ejemplo: En el punto titulado “La relación del POS mexicano con la LIT, se afirma:
“El último Congreso de la lIT votó acompañar las posiciones políticas del POS mexicano para poder determinar, en el próximo Congreso, si la sección mexicana continuaría o no en la LIT”.
33
¡Falso! Tenemos nuevamente que plasmar la verdadera resolución de ese congreso:
“a) Avanzar en esta discusión con el objetivo de clarificarla para el conjunto de la Internacional…”b) esta discusión será conducida por el SI-CEI y tendrá como conclusión el próximo Congreso”. Y para que no quede duda el punto “c”, dice claramente: “El objetivo de esta discusión es clarificar el carácter y el grado de las diferencias entre el POS y el programa de la LIT”.
Esa resolución se votó por unanimidad. Nuestros delegados votaron a favor, pues nos interesaba realizar dicha discusión. Es más, nuestros delegados invitaron ante todo el Congreso Mundial a los compañeros del SI y del PSTU a visitar nuestro país y discutir abiertamente con nuestro partido, con nuestra base y tener la posibilidad de convencerla de los errores de nuestro equipo de dirección.

¿Cuándo se realizó esa discusión compañeros del SI? ¿Dónde están los documentos enviados, o la propuesta para realizar esa discusión? Nuevamente incumplieron y ahora deforman una resolución del Congreso Mundial y por eso ahora aparece esa resolución como “seguimiento” a las posiciones del POS:
Finalmente, Convergencia Socialista de Argentina indudablemente tenía que ser sancionada por esa actitud desleal con el PSTU brasileño, pues su labor denunciada por el PSTU, de hacer trabajo a espaldas de nuestra sección fue un hecho grave y condenable, pero nosotros consideramos que por ese hecho, grave indudablemente y por diferencias políticas CS no debió ser expulsada de la LIT.

Suponiendo que estemos equivocados y que CS debería ser expulsada, que lo merecía. Ese hecho nos convierte en enemigos de la LIT? O eso implica que no defendamos a la LIT de sus enemigos? Hasta donde sabemos CS era la sección simpatizante de la LIT en Argentina, no era una organización enemiga de la LIT.
4. Sobre nuestra concepción de Internacional
El POS defiende las bases fundacionales de la LIT, está por una Internacional basada en el centralismo democrático. Rechazamos la concepción federativa y por ello enfrentamos junto con muchos compañeros a quienes pretendían imponer ese concepto, formando parte destacada de la TR como ya vimos. Y juntos los derrotamos políticamente, dando una batalla correcta por defender el carácter revolucionario de nuestra organización. En eso no debe quedar duda.

Nos hemos disciplinado a las resoluciones de los Congresos, hemos discutido lealmente nuestras diferencias con la dirección, de quien hemos recibido un trato deleznable, faccional. Convencidos de que debemos dar la batalla por preservar realmente el carácter centralista democrático de nuestra organización, sus bases fundacionales que insistimos, el SI ha ido abandonando lamentablemente.
Ahora seremos expulsados por nuestras diferencias y todos y cada uno de los compañeros de los distintos partidos tendrán que cuestionarse si esa es la forma en que debemos resolver nuestras diferencias, deberán evaluar si esa es la LIT que fundó Moreno, o como nosotros seguimos afirmando, existe un alejamiento de esos principios, de los pilares de nuestra organización.
Por otra parte no es nuevo, como pretende el SI que una sección envíe a distintos compañeros a las reuniones de nuestra organización. El POS no es la única sección que se ha visto obligada a enviar a distintos compañeros al CEI o al Congreso.
Es por razones objetivas esos constantes cambios, pues nuestro principal dirigente atravesó por graves problemas de salud, como fue dado a conocer a través de una carta personal de CR a una reunión anterior. ES tan grave este asunto? Ello implica que tenemos otro concepto de Internacional? Nada más absurdo.

El resto de nuestros compañeros de la dirección, a pesar de no ser profesionales del partido, fueron tomando la tarea de asistir a las distintas reuniones del CEI y a los Congresos, a partir de las posibilidades objetivas, pues al menos uno de nuestros cuadros estuvo volcado tres largos años en la huelga del sindicato de Euzkadi, como ya vimos.
Nuestro objetivo era cubrir esas reuniones y estaba fuera de nuestro alcance el garantizar que un solo compañero fuera designado a cubrir esa importante tarea. ¿Ese es un crimen?
No es cierto compañeros del SI que otras secciones han tenido problemas similares?
Estamos de acuerdo en que nuestro principal dirigente debería formar parte de la dirección internacional, pero insistimos ¿tenemos que enviarlo en camilla para no ser considerados nacional trotskistas?

Por ello el SI propone expulsarnos, por nuestras diferencias políticas, por las críticas que les hemos venido planteando lealmente. Han sido cerca de 10 años de lucha política, a partir del alejamiento del SI de las bases fundacionales de nuestra organización fundada por Moreno.
Han valido la pena, pues estamos seguros de que tarde o temprano esa batalla será evaluada en su justa dimensión, una batalla correcta para evitar una deformación grotesca de nuestra LIT, de la que somos fundadores.
35

 

Deja tu comentario