Respuesta del FSP acerca de la fractura del POS

Respuesta del Partido de Libertad Socialista a la división del Partido Obrero Socialista (POS – México) en noviembre de 2010

11 de agosto de 2011

 

Partido Obrero Socialista (México)

Atn: Cuauhtémoc Ruiz

Ciudad de México, México

 

Partido Obrero Socialista (México)

Atn: Leda Silva

Ciudad de México, México

 

Estimados compañeros,

 

Hace algún tiempo, ambos lados de la división del Partido Obrero Socialista (POS) en 2010 nos escribieron pidiéndonos que opináramos acerca de los asuntos en cuestión.  Ésta es nuestra respuesta tardía.

 

Para empezar, el Partido de Libertad Socialista reconoce que la construcción de un partido trotskista es vital para la clase obrera mexicana.  Por lo tanto, la división del POS, un prominente partido de izquierda en México, es una importante cuestión que merece un cuidadoso análisis.

 

Además, las relaciones entre los trotskistas de los EE.UU. y de México son vitales para construir movimientos revolucionarios en ambos países, sobre todo a la luz de sus relaciones políticas y económicas únicas.  Nuestros pueblos se enfrentan a un destino común –el socialismo o el fascismo.

 

Por último, nuestra preocupación por la división se ve reforzada por las relaciones que hemos desarrollado a través del tiempo con Corriente Internacional Revolucionaria (CIR) y POS.  En 2008, la líder del POS, Leda Silva, hizo una importante contribución al Congreso Nacional de Mujeres Radicales en San Francisco.  En 2009, el miembro del Comité Nacional del FSP, Stephen Durham, asistió al congreso fundador de CIR; el miembro del Comité Central del POS, Ramón Centeno, se reunió con líderes del FSP en Portland, y el hijo de Cuauhtémoc Ruiz, Camilo, pasó tres semanas con camaradas en Nueva York. En el año pasado, el miembro del Comité Nacional Bob Price pasó un mes en la Cuidad de México trabajando y viviendo con líderes y camaradas del POS.

 

Dado que conocemos a muchos de los camaradas involucrados en la separación, nos preocupa aún más el ser cuidadosos en nuestro análisis.  Sin embargo, las acusaciones y contra acusaciones que se han producido con respecto a la conducta de los líderes de ambos lados son muy serias.  Éstas incluyen violaciones de la disciplina del partido, oportunismo, colaboraciones de clase, maltrato de las camaradas y corrupción.  Estos alegatos no se pueden ignorar.

 

Ya que no fue fácil elucidar lo que sucedió antes y después de la división del POS en dos organizaciones, comenzaremos discutiendo lo que comprendemos acerca de los eventos que causaron la división.

 

 

Los hechos tal y como los entendemos

 

Hemos leído todos los materiales que ambos lados nos enviaron y hemos intentado entender las causas de la división de la mejor manera posible estando tan lejos y, lo admitimos, con conocimientos limitados de cada uno de los acontecimientos o eventos.

 

Éstas son las suposiciones factuales en las que basamos nuestro análisis y nuestra crítica.  Tratamos de utilizar la información no disputada tanto como fue posible.  Aunque algunas de nuestras suposiciones sean incorrectas o incompletas, esperamos que nuestro examen de las conclusiones políticas que se derivan de dichas suposiciones sea útil y benéfico de cualquier forma.

 

Para cuestiones de este análisis, les asignaremos a los dos lados de la división el apellido de sus líderes ya que, que nosotros sepamos, ambas organizaciones aún existen y aún usan el nombre de POS.

 

En enero de 2002, el Sindicato Nacional Revolucionario de Trabajadores Euzkadi (SNRTE), el sindicato que representa a los trabajadores de la planta llantera Euzkadi de México, se declaró en huelga.  Esa lucha duró casi tres años.  El POS estaba muy involucrado en la huelga y ayudó a realizar una gran campaña internacional para presionar a la empresa matriz, Continental Tire, con sede en Alemania.

 

Se negoció una solución a la huelga de Euzkadi a finales de 2004.  En diciembre de ese año, se estableció una empresa común entre los trabajadores de la industria llantera y Llanti System, el fabricante más grande de llantas en México, con un nuevo nombre, Corporación de Occidente, SA (COOCSA).  En lugar de pago de salarios atrasados por un monto de $365,291,108.61 pesos, a los trabajadores de Euzkadi se les atribuyó el 50% de la propiedad de la nueva compañía, mientras que el otro 50% fue adquirido por Llanti.  La propiedad de las acciones de los trabajadores estaba en manos de una cooperativa de trabajadores recién formada, Trabajadores Democráticos del Occidente (TRADOC).  Al final de la huelga se quedaron 587 trabajadores y se les otorgó el derecho a compartir los dividendos (y las pérdidas) de la compañía y el derecho a votar en decisiones importantes relacionadas con su operación.

 

Esto se consideró una victoria importante por parte del movimiento obrero mexicano y el POS.  Durante la huelga, el POS reclutó a Jesús Torres Nuño, líder del SNRTE, el antiguo sindicato de trabajadores de Euzkadi.  Torres es el director de TRADOC y es miembro del Comité Central de POS, al igual que Enrique Gómez, uno de los fundadores del partido y consejero político del TRADOC.

 

Fueron necesarios cinco meses para que la compañía comenzara a funcionar.  La primera llanta se produjo el 9 de julio de 2005. Para conseguir el pleno funcionamiento de la planta, Torres, Gómez y otros buscaron la ayuda de los gobiernos federal y estatales.  A finales de 2005 o a principios de 2006, Torres estaba involucrado personalmente en la negociación de un financiamiento del gobierno de Vicente Fox por 45 millones de pesos para la cooperativa.  También recibió otros 4,5 millones de pesos del Gobernador de Jalisco, el estado donde se encuentra la planta.  En febrero de 2006, Torres aduló públicamente a Fox por haberle proporcionado estos fondos a la cooperativa.  Su declaración fue publicada en el boletín de COOCSA, editado por Gómez.

 

En la segunda mitad de 2008, Cooper Tire y Rubber Company, con sede en los Estados Unidos, fueron invitados a formar una empresa de coinversión con COOCSA.  La propiedad de la compañía se dividió de la siguiente manera: la cooperativa de TRADOC se quedó con el 42%. Cooper Tire recibió el 38% y Llanti, de propiedad mexicana, retuvo el 20%.  Este convenio le proporcionó a COOCSA recursos de materias primas y una red de márketing internacional así como la infusión de más de $31 millones de dólares en capital.

 

En los seis años desde el lanzamiento de esta empresa de coinversión, la compañía ha añadido 213 trabajadores de contrato y ha aumentado su producción diaria de un par de cientos de llantas a más de 10,000 llantas al día con turnos durante las 24 horas del día.  Para atraer trabajadores de contrato, TRADOC participó en el establecimiento de una agencia externa llamada Producción Empresarial Profesional, SC (PROEM).  Los trabajadores “asociados” empleados por medio de PROEM no cuentan con derechos sindicales para negociaciones colectivas ni para hacer huelgas contra PREM ni COOCSA.  Sólo después de cinco años de empleo pueden unirse a TRADOC.

 

Jesús Torres preside la PROEM y, según informes del periodista Gustavo Alfaro Monterrubio, ha asumido el cargo de presidente de COOCSA.  También se informó que Torres es vicepresidente de la asociación de empresarios de El Salto, Jalisco.  TRADOC le paga a Gómez $18,000 pesos al mes, salario equivalente al de los obreros especializados de la planta.  Gómez es también consultor pagado por TRADOC.  Torres y Gómez han promovido este convenio de coinversión en el movimiento laboral mexicano y a nivel internacional como un paso importante para el concepto de control de los trabajadores “sin patrones”.

 

 

Las políticas del POS sobre la participación del partido en TRADOC y el no respetarlas ni hacer que se cumplieran entre 2005 y 2010.

 

En junio de 2005, poco después de que TRADOC fue fundado por primera vez, el POS adoptó algunas pautas generales para el trabajo del partido en la cooperativa.  Éstas incluyen el seguir exigiendo la completa nacionalización de la compañía llantera bajo el control de los trabajadores, la igualdad de remuneración para los trabajadores y directivos y el mismo derecho de los trabajadores para expresarse en el manejo de la empresa.  También tenían una política de que TRADOC no renunciaría a su participación del 50% en la propiedad de la empresa.

 

El veterano líder del POS, Cuauhtémoc Ruiz, y sus seguidores se preocuparon desde el principio por el impacto negativo que la participación en el TRADOC podría tener en los miembros del partido que fueron invitados a administrar un negocio capitalista. Después de la ayuda inicial para establecer la cooperativa y la fábrica, Torres y Gómez tendrían que encontrar empleo en otras compañías llanteras para organizar sindicatos entre los trabajadores de base.  Gómez era el encargado del trabajo de POS en esta área.  Según podemos discernir, esto nunca ocurrió pues Torres y Gómez siguieron trabajando para TRADOC.

 

En varias ocasiones entre 2005 y 2010, Ruiz y otros líderes del POS intentaron responsabilizar a Torres y Gómez por el trabajo que estaban haciendo. En junio de 2010, Ramón Centeno le pidió a Gómez un informe completo para POS que le proporcionara información detallada sobre las operaciones de TRADOC y el papel de los miembros del POS en las mismas. Esto incluía: actas de la Asociación de Empresas de Jalisco de la cual Torres era vicepresidente, copias de los convenios y acuerdos entre TRADOC, Cooper Tire y los otros propietarios; y una copia de los acuerdos de prestación de servicios entre PROEM y COOCSA.

 

Al no ser proporcionada esta información, Ruiz distribuyó documentos criticando las acciones de Torres y Gómez. En los mismos denuncia a los compañeros por aceptar privilegios de COOCSA que no se concedían a otros trabajadores (como el uso personal de un coche caro); de actuar de forma independiente en la búsqueda de apoyo del Gobierno (y entonces de alabar de forma oportunista la administración del presidente Vicente Fox, la cual se oponía notoriamente al movimiento laboral); y de la venta de parte de las acciones de TRADOC.

 

Dado que Torres y Gómez no examinaron adecuadamente estas cuestiones, Ruiz propuso que POS convocara un Congreso extraordinario para hacer frente a una cuestión: TRADOC. Como una contra propuesta a este esfuerzo de Ruiz, la facción de la oposición propuso un Congreso Ordinario que se celebraría al mismo tiempo que la reunión especial. La facción de Ruiz se opuso a este Congreso ordinario con alcance ilimitado porque, de acuerdo con los estatutos del POS, no había tiempo suficiente para llevar a cabo la necesaria discusión pre-convención de tres meses.

 

No sabemos lo que ocurrió en el Congreso ordinario del POS en cuanto a la crítica de Torres y Gómez por desempeñar funciones administrativas en la empresa llantera. Supimos por diversas cartas y entrevistas que hemos revisado que afirman que su participación en la gestión de TRADOC y COOCSA no viola los principios ni las políticas revolucionarios.

 

En el Congreso extraordinario, Gómez y Torres fueron expulsados en ausencia por su conducta en relación con TRADOC y el desacato de la política del partido hacia esa labor.

 

Basado en nuestra comprensión de las cuestiones, concluimos que la división en el POS fue consecuencia de dos concepciones distintas del partido. Una argüía que los líderes individuales tenían la libertad de hacer prácticamente todo lo que quisieran en el movimiento laboral bajo el nombre del partido. La otra concepción era que los líderes de los partidos no son agentes libres sino representantes de un programa y organización de lucha de clases que deben presentar su trabajo para que sea revisado y corregido: todo en el interés de avanzar en la lucha por el socialismo. Esta es una clásica perspectiva trotskista y cannonista de un partido revolucionario, el cual opera sobre la base del centralismo democrático.

 

 

Acusaciones de sexismo

 

En la división, Leda Silva y otras camaradas líderes en la Ciudad de México se aliaron con Torres y Gómez y buscaron inmediatamente nuestro apoyo a su facción. Escribieron a varios miembros del FSP y Mujeres Radicales individualmente, acusando a la facción de Ruiz de atacarlas personalmente, de destruir literatura y carteles feministas en su sede de la Ciudad de México y de despreciar su labor política. No mencionaron los importantes temas relacionados con las pautas para la lucha de la empresa llantera.

 

En ese momento, nos pareció que se le estaba pidiendo al FSP que adoptara precipitadamente una postura a favor de Torres y Gómez sobre la base de un único asunto: el tratamiento de la mujer dentro del partido. Esto no nos parecía que fuera el panorama completo y respondimos que estudiaríamos el material de ambos lados de la división y trataríamos de llegar a una conclusión.

 

A pesar de haber trabajado de cerca con camaradas del POS en dos congresos feministas internacionales, hay que decir francamente que no sabemos lo que pasó antes de la división en el POS con respecto a las cuestiones del tratamiento de la mujer. Tal vez había problemas desde hacía mucho tiempo de los cuales nosotros no somos conscientes. Sin embargo, las acusaciones de sexismo no eran la base de la división en nada de lo que leímos. Esto da la impresión de que estas acusaciones fueron mencionadas como una razón posterior a la división por la que debíamos apoyar la facción de Torres/Gómez. Por otra parte, creemos que las camaradas de la Ciudad de México estaban genuinamente sorprendidas de ser blanco como mujeres en el ambiente tumultuoso de sus secuelas.

 

Otras acusaciones posteriores a la división

 

Con el paso del tiempo, surgieron más acusaciones contra Ruiz por parte de la facción Torres/Gómez. Se le acusa de vivir gratuitamente en una casa de propiedad del partido y de utilizar el dinero que está ahorrando para enviar a su hijo Camilo a la escuela en Hong Kong. Se dice que su grupo hizo destrozos en la sede del POS, que era un líder de mano dura y así sucesivamente.

 

Esta ráfaga de acusaciones contra Ruiz ha comenzado a sonar como una campaña de desprestigio, especialmente porque tan poco de lo que se ha escrito está dedicado a la cuestión que precipitó la división.

 

Obviamente, no podemos saber la historia completa, pero hemos tenido una relación política con Ruiz y su hijo y confiamos en que Ruiz, que ha pasado toda su vida adulta dedicado a la construcción de organizaciones trotskistas, no es un ladrón, un mentiroso ni un abusador de mujeres ni de los recursos del partido. De hecho, cuenta con un enfoque autocrítico que respetamos.

 

Por un tribunal que investigue los cargos

 

En este momento, parece que la única manera de arbitrar estos y otros temas extremadamente delicados es mediante la creación de un tribunal de personas independientes respetadas y de representantes de la clase trabajadora para llevar a cabo una investigación completa. Quizás entonces será posible decir definitivamente si alguno de estos alegatos es cierto.

 

Las acusaciones de sexismo son cuestiones muy difíciles de resolver. Sabemos que el sexismo existe en toda organización socialista revolucionaria en la tierra. También somos conscientes de que en la lucha política, la gente recurre a los más hirientes ataques personales y que cuando las mujeres son el objeto de estos ataques, el machismo es la herramienta omnipresente para destruir a las oponentes femeninas. Sin embargo, también es cierto que las acusaciones de sexismo también pueden utilizarse como armas políticas.

 

Por eso es tan importante hacer del compromiso a la liberación y el liderazgo revolucionario de la mujer una parte central del programa y la práctica de un partido leninista. De lo contrario, los problemas y denuncias de comportamiento sexista que se queden sin resoluciones hacen que se desintegren las organizaciones y que las mujeres abandonen la política revolucionaria.

 

En los EE.UU., el racismo y la homofobia son cuestiones igualmente volátiles y junto con la lucha contra el sexismo son fundamentales en el programa del Partido de Libertad Socialista. Este programa es consecuencia de las luchas de las mujeres radicales, las personas de color y las lesbianas/gays y transexuales para crear un partido tanto leninista como feminista, racialmente integrado, sensible a las cuestiones de sexualidad e identidad sexual y decidido a reunir a la clase trabajadora, incluidos los más pobres y oprimidos. El centralismo democrático es el método que hemos utilizado para defender estos principios en el movimiento laboral y sin el cual el FSP habría desaparecido hace años.

 

La importancia del centralismo democrático para un partido leninista

 

El FSP no considera que el centralismo democrático sea un concepto abstracto que deba ser utilizado sólo cuando sea conveniente. Es una herramienta esencial de la lucha diaria para el éxito del labor revolucionario. Es especialmente importante en el movimiento sindical donde los camaradas enfrentan una presión constante para aceptar las normas burguesas y la ideología de la burocracia sindical, así como de los jefes, de los partidos capitalistas y del Gobierno.

 

El centralismo democrático funciona mejor cuando hay un debate exhaustivo y bien organizado de políticas relacionadas con el ámbito político, seguido de una votación democrática de los miembros para adoptar un conjunto de directrices y metas claras. Sin embargo, el centralismo democrático no funciona si las políticas acordadas no se llevan a cabo o si no se evalúan críticamente. Además, si los líderes y los miembros del partido no responsabilizan a los encargados de llevar a cabo las políticas, se destruye la capacidad de la organización de participar en una acción consciente de clase y unificada.

 

La tolerancia de un funcionamiento indisciplinado e independiente puede tener un efecto corrosivo en la cohesión de cualquier partido y causar la reducción de las normas políticas en la labor de la organización en todas las áreas. En nuestra experiencia, las violaciones del centralismo democrático o los desacuerdos acerca del mismo, deben ser tratados directamente en el momento en que se producen con el fin de capacitar a los camaradas jóvenes o sin experiencia para mantener la integridad del partido y la adhesión al programa.

 

La diferencia básica entre el bolchevismo y el menchevismo

 

Al parecer, Torres y Gómez han optado por hacer carrera de ser los administradores de la compañía llantera, una empresa capitalista con fines de lucro con una parte de la propiedad en las manos de algunos de los trabajadores. La promoción de la cooperación laboral / empresarial nos recuerda más las políticas reformistas y oportunistas de los mencheviques colaboracionistas de clase de Rusia que de la postura intransigente de Marx y de los bolcheviques en el sentido de que los capitalistas y las clases trabajadoras no tienen nada en común.

 

Es una grave violación de los principios revolucionarios participar en la creación de una agencia de empleo con el propósito de contratar trabajadores no sindicalizados a quienes se les niega su derecho de sindicalizarse. Los revolucionarios tampoco deben ser miembros ni líderes de las asociaciones empresariales que  representen los intereses de clase opuestos a los de la fuerza obrera. Sin duda, es parte de la competencia del partido revolucionario dirigir a sus miembros para que se orienten hacia la organización de los trabajadores de base en lugar de pasar todo su tiempo desempeñando el papel de altos ejecutivos.

 

Por otro lado, si los líderes de POS alineados con Ruiz no sabían lo que estaba pasando con la facción de TRADOC, deberían haberlo sabido. Esto sólo agravó la situación que permitió que la disputa sobre la dirección de la labor de TRADOC y la naturaleza del POS como partido de vanguardia se enconara durante tantos años.

 

Las cooperativas de trabajadores no son el camino al socialismo

 

Una y otra vez a lo largo de la historia del trotskismo mundial, los esfuerzos para encontrar atajos hacia la clase trabajadora en su totalidad y para la construcción de un partido revolucionario de masas han dado lugar a graves errores oportunistas.

 

Existe una amplia evidencia histórica de que el atajo de la creación de cooperativas de trabajadores dentro del sistema capitalista no es un gran avance hacia la revolución. Inevitablemente sucumben a las fuerzas del mercado y a los vestigios de la ideología burguesa. Al final del día, los miembros de TRADOC cuentan con propiedad privada, aunque de grupo, de los medios de producción que pueden transmitir a sus hijos (quienes tienen preferencia en la contratación). Ellos tienen un interés directo en compartir no sólo los beneficios de su propio trabajo, sino en la expropiación de los beneficios obtenidos de la explotación de otros trabajadores de contrato en la empresa llantera.

 

 

 

 

Conclusión

 

Estamos en medio de un auge en todo el mundo de las protestas a favor de la democracia, debido a las interminables medidas de austeridad y a los ataques a nuestro nivel de vida. Ni México ni los EE.UU. son inmunes al impacto de esta lucha de vida o muerte de las clases.

 

Creemos hoy más que nunca que nuestras principales tareas como trotskistas son la construcción de partidos revolucionarios que estén armados con un programa socialista feminista orientado hacia las necesidades de los más oprimidos. Las apuestas son muy altas. El costo de no construir tales organizaciones puede ser la derrota de la clase obrera internacional y el ascenso del fascismo.

 

La división en el POS mexicano sólo servirá para avanzar en los esfuerzos para construir dichos partidos si las cuestiones políticas involucradas se aclaran y los trabajadores de base son educados en cuanto a la gravedad de los errores cometidos. El foco de la discusión y el debate no deben ser las calumnias ni agravios personales. Deben ser los cambios en políticas y prácticas de partido necesarias para superar los problemas del pasado, incluyendo el oportunismo, el sexismo y la operación independiente que viola las políticas del partido.

 

Puede ser desmoralizante ser testigo de una fragmentación más de un partido trotskista pero algunas veces es necesario cuando dos tendencias no pueden existir dentro de la misma organización debido a sus desacuerdos fundamentales sobre la estructura del programa y la organización.

 

Esperamos que nuestra contribución a este debate político sea útil de alguna forma para ambas partes de la división. Consideramos que la clase trabajadora mexicana y los trotskistas mexicanos son aliados importantes en las tremendas batallas que ya se están librando en este nuevo siglo, las cuales forjarán el mundo en años futuros.  Por lo tanto, es importante que trabajemos juntos en un futuro sobre aquellas cuestiones en las que sí estamos de acuerdo.

 

En la lucha,

 

Partido de Libertad Socialista

 

Guerry Hoddersen,

Secretaria Internacional

Bob Price

Comité Nacional

Stephen Durham

Comité Nacional

cc:  Giselle Suárez de Opinión Socialista

Deja tu comentario