El POS reafirmó sus principios

El POS reafirmó sus principios y se fortalece depurándose

El domingo 13 concluyó exitosamente el congreso extraordinario del POS, con una copiosa asistencia de militantes y simpatizantes organizados, muchos de los cuales viajaron cerca de mil kilómetros para estar presentes en esta cita crucial para nuestro partido.

El congreso reafirmó los principios políticos y organizativos del partido, sistemáticamente violados por un grupo de compañeros; adoptó medidas enérgicas para recomponer el programa y régimen interno de la organización; repudió las calumnias e imputaciones morales lanzadas injustamente contra el compañero CR, repuso en la comisión internacional a este compañero y nombró responsables de otras comisiones, eligió una nueva dirección nacional de nueve miembros y resolvió el cambio de sede, entre otras medidas.

El congreso terminó en un ambiente festivo y de optimismo en el destino de la organización.

El CC de julio de este año

Un antecedente importante de esta crisis en el POS es la reunión de julio de su CC, que discutió ampliamente las violaciones a nuestros principios por los compañeros JTN y EG, en Tradoc, que incluyeron que el primero fue durante cuatro años dirigente de los empresarios de Jalisco, lo que hizo a espaldas del partido. Este CC eligió un CE representativo de las fuerzas internas para organizar un congreso ordinario que discutiera los problemas y adoptara soluciones. Para ello, eligió a MG, de Oaxaca, representativo de más de la tercera parte de las fuerzas militantes, y no eligió para este CE a Enrique Gómez, inmiscuido totalmente en Tradoc. Este CC resolvió se formara una comisión que continuara la caracterización de la Cooperativa Tradoc. A esta reunión acudieron los compañeros de OS de Argentina.

Pero la camarilla formada alrededor de JTN y EG sabía que este tipo de congreso le sería mortal. Y se dedicó a sabotear lo resuelto por el CC de julio. Cuando decimos “camarilla” no estamos adjetivando gratuitamente, porque el compañero Joaquín, de la LST de la R. Dominicana, reconoció ya por escrito que tal agrupamiento fue formado dentro del POS desde hace más de un año y que él fue parte de éste. Esta camarilla adoptó la ideología elaborada por JA en el sentido de que existen privilegios positivos para el desarrollo de la revolución mundial, con lo que justificó las privilegios de JTN y de JW.

Lo primero que la camarilla hizo fue dinamitar el CE electo en julio al forzar la renuncia al mismo de MG. La comisión Tradoc ni siquiera se integró y EG se rehusó a entregar documentación sobre Tradoc que le fue solicitada por escrito desde el 4 de octubre por uno de los miembros que debía integrarla, RC. Aprovechando la ausencia de tres miembros del CC, en la reunión de septiembre de 2010 la camarilla eligió a EG para ser parte del CE, con lo que este CE quedó convertido en el organismo de esta fracción. Además, intentó cambiar el eje de la discusión: de Tradoc a las imputaciones morales contra CR, acusado de enriquecerse con los bienes del partido.

La situación giró cuando Oaxaca exigió un congreso extraordinario

Cuando los militantes del partido en Oaxaca demandaron un congreso extraordinario que discutiera la crisis en el partido generada por EG y JTN, ocurrió un vuelco en la situación. Esta demanda desenmascaró la naturaleza del CE como organismo fraccional y antidemocrático. El CE negó el derecho estatutario de la base a convocar a congreso y excluyó del partido a los militantes del Istmo de Tehuantepec y de Oaxaca, con el argumento administrativo y mentiroso de que debían cuotas.  A esta fecha, era consenso en el partido que los militantes en Oaxaca tienen el mejor y más ejemplar trabajo trabajo político. De un momento a otro, ya ni siquiera eran miembros del partido. Además, el CE insistió en que debía celebrarse el congreso ordinario, lo que a estas alturas era imposible hacer de acuerdo con lo mandatado por el Estatuto, que fija una discusión de cuando menos dos a tres meses en los organismos de los documentos en debate. El CE expidió tales documentos unos pocos días antes de la semana pasada, por lo que no hubo un periodo de pre-congreso.

A estas alturas, logramos que la atención de la mayoría del partido se centrara en Tradoc, lo que constituyó una importante victoria política. El Reporte Tradoc –del que se expidieron 11 ediciones- fue leído con suma atención por la mayoría de miembros del partido a los que les fue enviado y sus informaciones y análisis fueron decisivos para que muchos tuvieran claridad sobre lo que acontecía en el partido.

La fallida organización de un fraude

Por otra parte, el CE organizó un fraude con la representación de los militantes y delegados al congreso. En el más puro estilo del PRI, gracias a que manejaba los estados financieros del partido, eliminó el derecho de las fuerzas que se le oponían e infló las propias. Ya dijimos que excluyó del congreso a todos los miembros de Oaxaca y el Istmo, que son alrededor del 40% del POS. En el pequeño equipo estudiantil del DF, compuesto por cinco militantes, se negó a que nosotros, que teníamos a dos militantes, designáramos a un delegado con el argumento de que ellos eran mayoría. Y en el equipo “obrero” del DF infló sus fuerzas de cinco militantes acreditados por ellos mismos el 16 de agosto a 11 militantes dos meses después.

La camarilla que se había apropiado del CE hizo agitación durante meses entre su base de que era una clara “mayoría”. Pero un día antes del congreso, el viernes 12 de este mes, por la noche, le fue imposible seguir tapando el sol con un dedo y entró en pánico. Así fue como de manera desesperada y deshonesta sustrajo el equipo de cómputo y documentación de la sede del partido y fue hasta esta hora que anunció que reuniría a su congreso al día siguiente y en otro sitio. Es decir, ante la inminente derrota política prefirió llevar a cabo una bochornosa huida y robar los bienes del partido que tuvo más a la mano. Al día siguiente hizo su reunión (conocida hoy como el “congresito”), en un ambiente de desmoralización y de perplejidad de sus 11 delegados y sus pocos asistentes.

El Congreso Extraordinario del POS

La indignación se apoderó de los más de 30 asistentes a este congreso, llevado a cabo en la sede del partido los días 13 y 14 de noviembre, cuando vieron el robo de las computadoras y de una parte de los archivos por parte del CE. Con esta acción, en los hechos, la camarilla había roto al POS. Aun así, se decidió nombrar una comisión de tres militantes que hiciera un último intento de discusión y de salvar la unidad del partido. Lo único que pedíamos es que se respetaran nuestras fuerzas. Éramos los más interesados en discutir. Ya habíamos batido a EG y JTN en el debate sobre Tradoc en el CC de julio de 2010 y queríamos hacerlo otra vez, ahora ante toda la base del partido. Pero a esta comisión no fue escuchada por el congresito ni le dieron el derecho de hacer ninguna propuesta. Tuvo que desistir de su encomienda ante los gritos de “¡retírense, retírense!”, que provenían de unos pocos asistentes a esta reunión. Los demás asistentes al congresito miraban la escena perplejos y desanimados.

 Reafirmación de principios

Aunque el congreso extraordinario sólo tuvo un punto político, la discusión entre los asistentes se desarrolló durante toda la tarde del sábado y continuó el domingo hasta las 4 de la tarde.  Este congreso, a diferencia de otros, no pudo avanzar en la teoría y en los análisis. Pero su enorme importancia radica en que dejó en claro cuáles son los principios del POS, pisoteados, hoy sabemos que durante años, por un grupo de ex compañeros.

Es de observarse que entre los asistentes al congreso extraordinario del POS había cuando menos cinco fundadores del partido, es decir, que tienen más de 30 años de militancia revolucionaria. El promedio de experiencia política de los asistentes es de 16 y medio años. Asistieron ocho compañeras mujeres, cerca de la cuarta parte de los asistentes, la mayoría de las cuales tomaron la palabra y expresaron con determinación sus ideas. Algunas de ellas son madres de bebés que los dejaron para asistir al congreso. La enorme mayoría de los asistentes son parte de estructuras sindicales, como el magisterio, donde tienen una influencia creciente. También acudió una delegación de los obreros de las maquiladoras del Valle de Tehuacán, que fueron la vanguardia de las luchas en esta región hace pocos años. No faltaron jóvenes y estudiantes, que velaron sus primeras armas políticas.

También fue llamativo que antiguos miembros que hasta hace poco habían abandonado la militancia activa y se mantenían como simpatizantes organizados, ante la emergencia política retomaron su lugar en la defensa del POS. La mayoría de ellos expresaron sus deseos de comprometerse más en la construcción de la organización.

Privó la idea de que, una vez saldada esta crisis, que atrajo la atención, la mayoría del tiempo, las energías y hasta mucho dinero de los miembros del POS, comenzará una nueva fase en la que se aprovecharán las oportunidades de ampliar la fuerza de nuestro partido.

Nadie derramó una lágrima por los compañeros perdidos. Como le gustaba repetir a Lenin, el partido se fortalece depurándose.

Deja tu comentario