• Boletín Digital Pluma20

    Plan de trabajo de los maestros socialistas

     Nuestros compañeros Heriberto Magariño y César de la Cruz, electos al Comité Ejecutivo Seccional, presentaron un Plan de Trabajo del cual presentamos fragmentos.

     

    Es urgente la reglamentación de la vida interna de nuestra sección 22, lo cual debe hacerse a través de la organización de congresos de los niveles educativos. que normen todo trámite como las órdenes de adscripción, los cambios y ascensos, las horas de adeudos, la entrada de nuevos profesores, etc. Se deben incluir las sanciones de que serían objeto los que violen tales normas y la revocabilidad de mandato.

    Es necesario acercarnos a los padres de familia y alumnos y con ellos podríamos formar colectivos escolares que participen también en la solución de las demandas de las comunidades. Organizar congresos de padres de familia, maestros y alumnos.

    Urge la elaboración de un diagnóstico que arroje la información de las necesidades más apremiantes de nuestras escuelas; materiales, infraestructura, computadoras, servicio de Internet, falta de personal. También las incidencias como el exceso de personal, las horas excedidas, la falta de trabajo en las coordinadoras, los conflictos internos, etc.

    Combate a la “sección” espuria 59. Dotarnos una política para su desintegración.

    Cumpliendo uno de los principios rectores de la sección 22, se llevara una relación de los beneficios que se les entrega a cada sector, delegación y CT para transparentar la gestoría sindical.

    Se reorganizarán las Coordinadoras, todas las cuales contarán con responsables de Política organizativa; Prensa y propaganda; Alianza con otros sectores; Fondo de resistencia; y Educación alternativa.

    Se organizarán periódicamente Escuelas políticas sindicales así como Foros, Conferencias y Mesas redondas que fomenten la formación y participación política.

    Los delegados nombrados para ir a la Asamblea Nacional Representativa, a ICN y a los organismos auxiliares deberán ser nombrados en asambleas.

    Organizar los bienes muebles e inmuebles de la sección 22 y normar democráticamente su uso.

    Determinar que el equipo jurídico sindical cuente con un código de ética que le impida defender al personal acusado de violencia intrafamiliar, abuso sexual, daños a terceros por estar en estado de ebriedad y demandas de  pensión alimenticia.

    Organizar la celebración del día Internacional de la mujer.

    Fiscalización y transparencia

    Dar a conocer los bienes muebles e inmuebles con los que cuenta el maestro a la hora de ingresar al CES y cuando termine su gestión. Dar a conocer de cuánto es la compensación que se les otorga y el desglose del uso de ese recurso.

    La rendición del informe regional en forma escrita a todos y cada uno de nuestros agremiados y no sólo verbal, para transparentar la información y mantener la comunicación con la base.

    Incorporar tanto al trabajo educativo como al trabajo sindical la equidad de género, como una responsabilidad de mujeres y hombres y mujeres.

    Mantendremos e enriqueceremos la página de Internet y la comunicación escrita a través de una publicación con las noticias más relevantes.

    Creación de un blog y fomento del uso de nuevas herramientas para la vinculación sindical (correo electrónico, twitter, Facebook, etc.).

    Gestionar la instalación de repetidoras de Radio Plantón en las regiones

    Published by:
  • Boletín Digital Pluma20

    Hay que descubrir a Lenin

    Por Cuauhtémoc Ruiz

    La clase obrera no puede actuar como clase contra el poder mancomunado de las clases poseedoras, más que organizándose y formando un partido político propio frente a todos los viejos partidos fundados por las clases poseedoras. Esta organización de la clase obrera en partido político es indispensable para asegurar la victoria de la revolución socialista y lograr su meta final: la supresión de las clases.

    Carlos Marx y Federico Engels[i]

     

    En la situación por la que pasan actualmente los trabajadores del mundo es urgente descubrir a Vladimir Ilich Ulianov, Lenin, porque:

    1. Existe una profunda crisis en la economía capitalista internacional que está afectando drásticamente las condiciones de vida de los pueblos. Esta realidad podría prolongarse durante muchos años y dañaría gravemente las vidas de cientos de millones de personas, según planean los capitalistas y sus políticos. La sobrevivencia de capas completas de la población mundial está en peligro debido a que a los capitalistas lo que les preocupa es cómo proteger y acrecentar sus riquezas y no las vidas de los seres humanos.
    2. Para poder imponer los planes de austeridad las clases capitalistas están disminuyendo las libertades políticas y las garantías democráticas. En el porvenir que la burguesía y las burguesías preparan a los pueblos hay hambre, palos y una exacerbación en la depredación medioambiental.
    3. Han comenzado enormes luchas de resistencia contra los planes económicos de austeridad. Aquí y allá se manifiestan jóvenes, obreros, empleados y campesinos. Algunos sindicatos parecen revivir o se inventan organizaciones populares para la defensa. Estas organizaciones deberán de irse ampliando, acogiendo a cada vez más ofendidos y deben mejorar sus procedimientos internos democráticos de toma de decisiones y hasta ocuparse de aquellas funciones que los gobiernos están dejando de realizar, como la procuración de justicia, el combate del hambre y la seguridad. Los explotados y oprimidos necesitamos organizaciones como los soviets o consejos inventados por el pueblo ruso en 1905 y en 1917.
    4. Las clases capitalistas se alistan para enfrentar vigorosas protestas obreras, juveniles y populares: fortalecen y modernizan sus fuerzas represivas, por un lado, y por otro apoyan a los líderes sindicales corruptos y a sus partidos políticos, algunos de los cuales se visten de progresistas y hasta de “socialistas”.
    5. En el futuro de la clase trabajadora internacional, en el porvenir de aquellos miles de millones que viven de vender su fuerza de trabajo, no sólo está el exterminio o la barbarie. También puede estar el socialismo, es decir, la creación de una nueva economía puesta al servicio de la sociedad y no movida por el lucro. Para las duras batallas que se avecinan, los trabajadores requerimos también de nuestros propios partidos políticos que ofrezcan verdaderas soluciones, orientación y experiencia. Sólo con ellos los trabajadores podremos compensar la ventaja económica que tiene la burguesía frente a nosotros, que además tiene de su lado el aparato estatal.
    6.  La creación de un partido revolucionario de los trabajadores es una tarea urgente, larga, difícil y compleja. Pero gracias a Lenin los trabajadores, para crear esta herramienta, no tenemos que comenzar de cero, porque nos legó una teoría, un cúmulo de conocimientos mediante los cuales podemos y debemos acometer con mayores posibilidades de éxito esa empresa.


    [i] Resoluciones de la Conferencia de delegados de la Asociación Internacional de los Trabajadores. En POS, “Escuela de Cuadros Edith Sánchez Ramírez”, Teoría revolucionaria sobre el partido bolchevique, México, 1992.

    Published by:
  • Boletín Digital Pluma20

    Crónica sobre la recuperación de la huelga en el plantel Cuautepec

    Por *Pedro de Catorce

    *Pedro es estudiante de la carrera de Creación Literaria en el plantel Cuautepec de la  UACM          

    Esta es la crónica de uno de los sucesos más dramáticos de la huelga en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Una mañana de octubre un pequeño grupo de estudiantes acompañados de porros llegaron al plantel en Cuautepec a romper la huelga, lo que hicieron violentamente. Horas después los estudiantes huelguistas retomaron pacíficamente las instalaciones y con ellas, la causa de su movimiento.

     

    “¡Órale cabrón, levántate que ya llegaron!” Dormía sin poder soñar sobre cobijas que no conocía. Mis ojos hinchados por el cansancio, sólo quieran seguir cerrados. Aunque no sueñe y finja descansar, ellos se empeñan en no querer ver lo que está sucediendo. Mi casa de campaña es agitada por un camarada, que me vuelve a gritar: “¡Órale cabrón, levántate que ya llegaron!” Quiero creer que no es cierto, pienso que pude conciliar el sueño y que eso es parte de él, que sus gritos no son reales, que más bien nada de esto lo es, y que por eso mis parpados no quieren abrirse. Pero estoy consciente de alguna forma; sé que descanso dentro de una casa de campaña, que las cobijas no son mías, que no quiero creer que es verdad que ya estén por llegar aunque ya los estábamos esperando desde hace varios días. Entonces abro los ojos, la casa se sigue agitando y mi compañero me dice: “Peter a la entrada principal”. No fueron ni 10 segundos los que tardó en gritar para despertarme, no fueron más de 10 segundos el tiempo en que pensé todas estas cosas. Quizá el cansancio nos hace desvariar, y estando así, cansados no podemos hacer mucho ante la recuperación pacífica del plantel por los compañeros que desean sus clases. Sabemos que esto no será pacífico, que habrá alguna clase de enfrentamiento y no sólo verbal.

    Corro a la entrada principal y escucho a lo lejos: “Queremos estudiar”, “¡Fuera paristas!”. Pienso que a ellos sólo les interesan sus clases, no les interesan las razones por las cuales estamos, los paristas, peleando; sólo quieren sus clases, y a algunos otros beneficiarse.

    Entonces alguno de nosotros los paristas grita: “Autonomía Educación y Libertad…” y sé inmediatamente que todos mis compañeros que están aquí gritarán la porra de la escuela, la porra que semanas atrás nunca antes había coreado, y eso es porque realmente no me sentía uacemita, aún no me sentía parte de esta universidad. Pero algo cambió en el momento en que, el miércoles en que vino la rectora al plantel Cuautepec, me uní al paro, fue cuando adquirí el ímpetu de mis compañeros para no dejar cometer otro fraude, me hizo sentir concordia y entonces me uní al grupo, a la cofradía de compañeros universitarios que corearon la porra. Los gritos ahora salían de nuestras gargantas como explosiones enfurecidas, aquí, los que gritan están convencidos de no seguir permitiendo que se den más golpes a nuestra universidad, entonces grito con ellos y una ráfaga contagia a los compañeros temerosos por gritar. Por primera vez me siento uacemita, a tal grado que haré lo necesario, lo que esté en mis posibilidades para no verla caer de nuevo.

     Hoy también es miércoles, como aquel día que vino la señora rectora; igual que ese día, hoy también hay gritos, ahora contra nosotros; pero nadie les hizo caso. Llegan a la entrada y sus consignas se dejan de escuchar, ahora su vocero empieza a disparatar contra nosotros. Lo que vino después fueron golpes, humillación, y la pérdida del plantel. Esto sólo nos unió más.

    ***

    Fue un lunes el día que cerramos la escuela, un lunes que arrastró una semana de intentos por hacerlo. Y de ahí, todos los días se convirtieron en días de lucha; lucha contra el cansancio, contra el hambre, contra las amenazas, contra los opositores del paro. Todos los días que pasaba dentro de la escuela, eran días de incertidumbre. Y así, todas las semanas esperábamos que el conflicto terminara, y así todas las semanas esperábamos que nuestros compañeros no simpatizantes al movimiento, vinieran a sacarnos; y entonces los domingos esperábamos buenas noticias que no llegaban, y entonces los lunes esperábamos a los compañeros antiparistas que tampoco lo hacían. Los días sucedían lentos, daba la impresión de que siempre era domingo por la tarde, donde las cosas importantes suceden dentro de uno mismo. Empezamos a aislarnos, el plantel estaba fuera de sincronización con el tiempo que transcurría fuera de él, y terminamos cayendo en la cotidianidad: noches sin dormir, amaneceres de alerta por confrontaciones, tardes de asamblea y más noches sin dormir; y aunque lo deseáramos el frío de Cuautepec no era benévolo con nosotros, aun estando dentro de las casas de campaña, aun tomando prestadas cobijas de los compañeros distraídos, aun durmiendo de a cinco, el frío se ensañaba y aún más si no se siente el apoyo de la gente, de los compañeros universitarios, el frío duele en estos casos; algunos suponen que es psicológico, yo creo que es algo del corazón. Pocas personas se acercaban a apoyarnos: algunos padres de amigos, algún que otro vecino, algunos colectivos de otras universidades, pero no era el apoyo que estábamos esperando, esperábamos más, pero sin trabajo de difusión nunca lo lograríamos. Lo que cambió todo fueron los golpes que recibimos ese miércoles durante la recuperación del plantel, entonces compañeros que habían desertado se unieron de nuevo, compañeros que no estaban en la lucha también y un sinfín de gente se unió al movimiento. Y ese miércoles en lugar de ser un golpe para nosotros, resultó ser una ayuda donde, por fin, pusimos en práctica el término fraternidad.

    Ese miércoles que recuperamos el plantel, dejamos de ser compañeros, ahora somos hermanos; nos unen ideales que son más fuertes que los lazos sanguíneos. Por fin, hasta ese día conocimos la solidaridad de la gente, de los compañeros de esta universidad y de otras. El conflicto aún sigue, al igual que el apoyo que recabamos ese día. Hoy la consigna del movimiento es: “Estamos a una firma de salir del conflicto”. Un conflicto que lleva dos meses, y eso lo sé gracias al periódico; si me hubiesen preguntado cuantos días llevamos de paro, no sabría qué contestar. Y eso es porque muchas de las cosas que aquí sucedieron me parecen sueños, como el amor que conocí aquí. El tiempo lo dejamos de sentir hace ya mucho. El cansancio ya no nos afecta, sólo estamos a la espera de esa firma, la lucha continuará pese al tiempo, las incertidumbres, los enfrentamientos; ya no hay vuelta de hoja, ahora es ganar o ganar. Todo pende de las circunstancias y ellas están a nuestro favor.

    Published by:
%d personas les gusta esto: