Todos los mensajes etiquetados Magisterio

El movimiento magisterial en Chihuahua

magisterio chihuahua

Entrevistamos a Rocío Martínez, destacada activista del magisterio disidente de Chihuahua capital y editora de la revista La Gota, acerca de política estatal y la lucha contra la reforma educativa.

Leer más…

PROPUESTAS DE LXS MAESTRXS SOCIALISTAS

Oaxaca_Regreso_Clases-3Foto: Cuartoscuro

1. Necesitamos organizar a lxs profesorxs honestos, combativos y congruentes para que sean ellos los que dirijan la sección en estos meses. Debemos nombrar UNA DIRECCIÓN SECCIONAL PROVISIONAL. Leer más…

La solución no está en votar por el PRD o Morena

amlorestaurante lopez obrador  gabino cue

Sólo el pueblo salva al pueblo. El futuro gobernador de Oaxaca, por más promesas que nos haga en estos momentos a los maestros, no nos salvará. En esto, el magisterio tiene una amplia experiencia. Basta con ver lo ocurrido en Michoacán, por ejemplo. Los gobernadores provenientes del PRD traicionarán una y otra vez la causa de los trabajadores. Lo mismo pasó en Guerrero, el DF… y Oaxaca. Gabino Cué se ha convertido en nuestro mayor enemigo y todos los días nos agrede en contubernio con el gobierno federal.

Leer más…

Las debilidades de la sección 22

escuela

Debemos de ganar a la base magisterial para la necesidad de defender nuestra herramienta sindical, explicando que debemos dar una dura pelea contra los grupos de interés y mafias que están traicionando y entregando a la sección 22.

Leer más…

URGE NOMBRAR UNA NUEVA DIRECCIÓN, ASÍ SEA PROVISIONAL

seccion22-450x300

Al cortarle ilegalmente los fondos a la sección 22 provenientes de cuotas sindicales y al desaparecer la transmisión de Radio Plantón, se ha debilitado considerablemente nuestra organización sindical.

Leer más…

El Congreso Político debe servir para reorganizar a nuestra sección 22

seccion_22

El Congreso Político de la sección 22 debe ser la instancia que le permita al movimiento democrático magisterial aclarar la situación por la que está pasando y adoptar decisiones que le permitan hacer frente a las adversidades y agresiones que enfrenta.

Lo urgente es reorganizar a nuestra sección para que pueda hacerle frente al acoso del nuevo IEEPO y a los próximos intentos de aplicarnos evaluaciones punitivas.

Leer más…

Que ningún maestro se confunda ni permita que lo distraigan|LO IMPORTANTE ES SABOTEAR LAS EVALUACIONES

Partido Obrero Socialista

oaxclases

Que si a los maestros les van a pagar con tarjeta y qué pasa con los talones de pago; que la policía va a aprehender a algunos maestros…

Estas cuestiones tienen importancia y aquí hablaremos sobre ellas. Pero ninguna tiene la relevancia que tienen las próximas evaluaciones que, es cierto, son “punitivas”, pues pretenden despedir a decenas de miles de profesores. No nos confundamos: nuestra mayor atención debe estar puesta en boicotear las evaluaciones, programadas para septiembre.

Leer más…

IEEPO: no hay muchas lágrimas que derramar

Por Cuauhtémoc Ruiz

ieepo1

Lo esencial es la lucha contra las evaluaciones

Primero que nada, el IEEPO era un aparato del Estado capitalista, era el encargado de administrar la educación pública en Oaxaca. No es parte del sindicato magisterial, la sección 22. No se está eliminando entonces un organismo de la clase trabajadora. Leer más…

Ante la evaluación punitiva y la amenaza al empleo; Sigamos en Resistencia contra la “Reforma educativa”

Por Trabajadores de la educación del Partido Obrero Socialista

profesRevista Pluma, Septiembre 2013

Mayo de 2015

Luego de las intensas movilizaciones llevadas a cabo en la segunda mitad del 2013 por la CNTE, la contrarreforma constitucional no pudo derogarse. Actualmente, las contradicciones entre la burguesía y el gobierno a la hora de instrumentar tal “reforma” muestran que van hacia un fracaso sobre todo si sigue la tendencia del rechazo a todos los partidos electoreros en las próximas elecciones. Leer más…

¿El “Pacto por México” logró imponer la “reforma educativa?

Por Cuauhtémoc Ruíz y Mario Martínez

seccion22

Está ampliamente documentado que la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, poderosa institución imperialista a la que México está sumisamente adscrita) y los empresarios de ‘Mexicanos Primero’ fueron los demiurgos de la contrarreforma. Como parte de este plan de entregar la educación a la burguesía, de privatizarla y de poder despedir a miles de maestros, Sylvia Schmelkes fue nombrada presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), una institución clave de este proyecto. Schmelkes transitó antes por los consejos consultivos de la OCDE y de Mexicanos Primero.

Leer más…

El movimiento magisterial no fue derrotado

Pluma 25

reforma-educativa-copy-730x514

Publicado en Pluma 25

El otro gran protagonista de la lucha de clases en el pasado reciente fue el movimiento magisterial que impactó a buena parte de la República. Contra lo que dicen la mayoría de corrientes que actúan en este gremio, este movimiento de ninguna manera fue derrotado; al contrario, consiguió atemperar y disminuir buena parte de las pretensiones que tiene la burguesía en el terreno educativo. Leer más…

AL CONGRESO ESTATAL EXTRAORDINARIO DE LA CNTE

Por TRABAJADORES DE LA EDUCACION DEL PARTIDO OBRERO SOCIALISTA

 Congreso-Estatal-1

 Oaxaca, ciudad de la Resistencia a 7 de Febrero del 2014.

Antecedentes del congreso extraordinario

A pesar de que se planteó la organización de manera urgente del congreso extraordinario de la CNTE para garantizar una coordinación de fuerza estatal y nacional antes de salir al paro nacional, la dirección junto con la ICN decidieron que no era necesario, pues no entendieron la importancia de la reorganización de la sección 22  y la CNTE.

Leer más…

Oportunismo en la lucha de la CNTE: el caso de la LTS [i]

Por Ramón I. Centeno

 EO

Octubre de 2013

La Sección 22 de la CNTE (S-22), de Oaxaca, estuvo en paro del 19-ago al 13-oct de este año, acompañando dicha acción con un plantón en la Ciudad de México. En total, fueron 38 días laborales que los docentes oaxaqueños suspendieron clases para intentar detener la reforma del gobierno de Peña Nieto en el sistema educativo. Las acciones de resistencia iniciaron cuando la Cámara de Diputados estaba por aprobar la Ley de Servicio Profesional Docente (LSPD). Dicha Ley, como argumentó Alma Maldonado, investigadora del CINVESTAV, en vez de ser “un instrumento de mejora de los procesos educativos”, era “un simple mecanismo de control laboral”.[ii]

Hasta ahora, la respuesta de la CNTE ha sido la más vigorosa en contra de la nueva ofensiva neoliberal desatada por Peña Nieto –la más fuerte desde Carlos Salinas (1988-1994). En concreto, la huelga y el plantón simultáneos de la S-22 fueron la acción más fuerte de un sector de trabajadores mexicanos en varios años, y constituyó el primer round de una lucha que aún no acaba. De hecho, escribo esto cuando el 2º round ya comenzó, con la lucha extendiéndose a otros estados. Por ello, urge extraer algunas lecciones de la primera batalla, para poder preparar un triunfo en la guerra.

Durante algunas semanas, la lucha sufrió un giro ultraizquierdista que colocó a la Sección 22 frente a un grave peligro. Sin embargo, incluso hubo grupos “trotskistas” que en vez de alertar el peligro, se aliaron, por omisión, con el estalinismo que pretendía estancar a la S-22 en un plantón para transar con el gobierno a costa de su derrota. El infantilismo de izquierda es una vieja enfermedad en el movimiento comunista, la cual aquí analizaré a través de uno de sus transmisores: la llamada Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS). Esta enfermedad debe ser contenida.

  1. 1.      El magisterio de Oaxaca vivió un grave peligro

El primer round vivió dos fases. La primera, del 19-ago al 3-sep, cuando el Senado aprobó la LSPD. La segunda, desde entonces hasta el 6-oct, cuando la S-22 decidió levantar la huelga. La primera fase fue ascendente; la segunda, descendente.

Antes de que el Senado aprobara la Ley, hasta 30 mil maestras/os de Oaxaca se trasladaron a DF golpeando con éxito al gobierno y obligándolo a modificar su redacción original en algunos aspectos clave.[iii] Sin embargo, después de la aprobación de la Ley, ese ejército oaxaqueño se redujo a alrededor de 10 mil efectivos, con lo cual la movilización no volvió a adquirir las magnitudes iniciales, lo que hacía imposible, con esa fuerza, revertir la decisión de un Congreso leal a Peña Nieto.

Es más fácil lograr la modificación de un proyecto de Ley, que echarla abajo una vez aprobada. Por supuesto, la dificultad de un objetivo depende de la fuerza con que se cuente para conseguirlo. Pero en este caso, el ejército se había reducido en 2/3 partes.

A partir de entonces, ya era necesario un replanteo táctico.[iv] La Sección fue golpeada por no hacerlo a tiempo, y pudo haberse hundido en una espiral mortal.

Es cierto que la lucha de la S-22 en el DF había logrado contagiar a maestros de otros estados, pero aún sin alcanzar la magnitud del terremoto en Oaxaca. El debilitamiento relativo fue fácilmente percibido por el Gobierno del Distrito Federal (GDF), quien el viernes 13 de septiembre desalojó del Zócalo al plantón que ahí tenía la S-22, algo que no había intentado en las semanas previas. Como bien apreció un camarada: “Un movimiento que es fácilmente sacado de su reducto carece de fuerza para derribar leyes federales.”[v] Al plantón todavía le tomaría casi otro mes asimilar esto.

El desalojo activó una oleada de solidaridad con la S-22, principalmente por parte de sectores del movimiento estudiantil de la Cd. De México. A pesar de que dicha oleada era pequeña comparada con la propia lucha de la S-22, alimentó la errónea creencia dentro del plantón, reubicado en el Monumento a la Revolución, de que la huelga y el plantón seguían vigentes y que debían mantenerse “pase lo que pase”.

Peor aún, con el transcurrir del tiempo, se debilitaba la lucha en la propia Oaxaca, donde los enemigos de la Sección le arrebataban sus “eslabones débiles” (escuelas o comunidades enteras, como Mitla). Para el 30 de septiembre, el saldo era alarmante. En 184 escuelas de la S-22, la huelga había sido levantada de facto: de ese total, 50 fueron tomadas por padres de familia asesorados por la mercenaria Sección 59 del SNTE (S-59); otros 40 planteles, fueron tomados directamente por los charros de la S-59; y, 16 por padres de familia. Ante este fenómeno, docentes de la S-22 levantaron la huelga en otras 78 escuelas para evitar que también fueran arrebatados.[vi]

Cuando la S-22 volvió a clases, el 14 de octubre, logró recuperar varias escuelas, excepto en 43 “focos rojos” donde, según el gobernador Gabino Cué, los padres de familia se atrincheraron en favor de la S-59.[vii] Sin embargo, Rubén Núñez, secretario general de la S-22, ha reclamado la devolución de 65 escuelas.[viii] En suma, la S-59 habría crecido en ocho semanas, y sin gran esfuerzo, en un 10-16%, pues hasta antes de la huelga tenía en su poder 400 escuelas, acumuladas desde 2006 cuando nació.

Medido contra las 13,000 escuelas de educación básica que, en total, tiene Oaxaca, la S-59 representa apenas el 3.5%. Y, comparado con los 76 mil agremiados de la S-22, la S-59 agrupa tal vez a sólo 3,300. Sin embargo, para comprender el peligro que vivió la S-22 durante el giro ultra, hay que tomar en cuenta que durante la huelga, 586 planteles del estado de Oaxaca ya habían iniciado clases: 400 ya en poder de la 59, más 184 reabiertos por padres de familia; es decir, 4.5% del total.

¿Cuántos más “focos rojos” se habrían generado si los ultras hubieran logrado imponer una mayor duración a la huelga? En síntesis, la movilización de la S-22, luego de dos semanas de exitosa escaramuza contra Peña Nieto en la capital, se estancó en un plantón decreciente en el DF, debilitando a su vanguardia, al tiempo que la retaguardia en huelga se desmoronaba en sus puntos más vulnerables.

  1. 2.      El revelador silencio de la LTS

Lo sorprendente es que en medio de un contexto crítico, costara tanto trabajo concretar un repliegue táctico. Para poder interpretar este síntoma, exploraré la manifestación de esta parálisis política en un agente transmisor de la enfermedad: la LTS. Aunque dicho agente está mayormente confinado al DF, y específicamente a algunas escuelas de la UNAM, es conveniente identificarlo a fin de detectar y, en lo posible, contener posibles brotes infecciosos. Sin embargo, no es el único agente transmisor de una enfermedad que Lenin llamó “infantilismo de izquierda”. Entonces, ¿por qué tomar a la LTS como muestra si, además, su presencia en la CNTE oscila en un nivel entre nulo e insignificante? A pesar de las objeciones, es pertinente tomar a la LTS como caso de estudio, debido a que sus vacilaciones políticas fueron las más grotescas en este primer round de la CNTE vs Peña Nieto. En efecto, ¿cuántos casos hay de un grupo “trotskista” evitando dar la batalla contra un grupo estalinista?

En el contexto de emergencia que vivía la S-22, y a pesar de advertir su “desgaste”, la LTS se abstuvo de proponer un repliegue para evitar un descalabro al sindicato. En medio de la emergencia, en una fecha tardía, 2 de octubre, la LTS dijo lo siguiente:

Pero no basta con mantenerse firmes, para evitar el desgaste resultado de que el gobierno aún no cede y usa tramposamente las mesas de diálogo, hay que darse una política superior, que permita conquistar las demandas fundamentales. Hay que mantener, ampliar y soldar la unidad de las filas del magisterio bajo el claro principio de que la abrogación es la demanda central que unifica todas las luchas y que a eso hay que subordinar las negociaciones locales.[ix]

Esa “política superior”, sin embargo, no era más que un postulado general, lo que resultó en una política inferior para la urgencia del momento: un repliegue. Peor aún, a pesar de que en esas semanas el magisterio de Oaxaca era la única sección de la CNTE que estaba en huelga, y de que representaba casi la totalidad del plantón en el DF, la LTS decidió ignorar este hecho. En un acto de calculada holgazanería, la LTS, en su periódico “Estrategia Obrera #113”, del 2 de octubre, llegó al grado de evitar escribir palabras como “Oaxaca”, “Sección 22”, y mucho menos “Sección 59”.

Por supuesto, de haber incluido esas “palabras”, los líderes de LTS se habrían visto obligados a tratar la situación real de la Sección 22, el peligro que corría, y la amenaza que eso implicaba para todo el movimiento de la CNTE, de la cual Oaxaca se mostraba como su vanguardia. Más difícil aún para este grupo, la LTS se habría visto obligada a decir lo que en verdad pensaba, lo cual, al parecer, era mucho pedir.

De forma oportunista, la LTS llenó su política postulados generales, pero eso sí, denunciando a quienes sí nos atrevimos a proteger a la 22:

[N]osotros creemos que la permanencia del plantón en el DF es una decisión legítima de las bases, al mismo tiempo que en nuestra opinión es una decisión completamente táctica. Lo central, para nosotros, es la orientación política, la estrategia para torcerle el brazo al gobierno, haya o no plantón, vinculada a la preparación de paro nacional.

Lamentablemente hay corrientes que se reclaman de “izquierda” y que, bajo la excusa de la supuesta debilidad del movimiento llaman desde hace semanas a dar “dos pasos atrás”. Se hacen eco de quienes pretenden dividir esta lucha unitaria y negociar por separado.[x]

Aunque sin explicitarlo, la LTS denuncia en este pasaje al volante “Un paso adelante, dos pasos atrás”, repartido el 16 de septiembre por las maestras y maestros del POS en la Sección 22, al conjunto de participantes en el plantón del Monumento a la Revolución, casi todos de Oaxaca. La LTS insinúa que con ese volante el POS buscaba “dividir esta lucha unitaria y negociar por separado”, lo cual es mentira, como puede apreciarse dando un vistazo al texto del POS en cuestión:

Es hora de mirar con realismo y con honestidad la fuerza actual con que contamos. Desde nuestro punto de vista, es la hora de dar un paso atrás, de recoger lo ganado y de preparar las siguientes batallas. De no hacerlo, nos exponemos […] a que perdamos más escuelas ante la espuria sección 59. También es un hecho que algunos compañeros han regresado a trabajar sin que desde la sección hayamos decidido hacerlo. Todo esto nos pondrá en peores condiciones para dar las siguientes batallas.

Es hora de continuar la batalla en otros escenarios. Es hora de decirles a los padres de familia que gracias a su apoyo se preservó la gratuidad y que se necesita la formación de los Colectivos Escolares con maestros, padres y alumnos para hacerla realidad. Es hora de enviar brigadas a los estados del país que logramos despertar a la lucha para que se incorporen a la CNTE y repudien a los líderes traidores del SNTE. Es la hora para, desde nuestras escuelas, resistir la imposición de las nuevas leyes y evitar su aplicación. En esas circunstancias podremos considerar si, entre todos los maestros del país y otras fuerzas afines, es posible organizar una huelga nacional con la que podríamos derogar las contrarreformas.[xi]

¿Lo vertido aquí se corresponde con la denuncia que la LTS hizo del POS? No, excepto en su imaginación. Entonces, ¿por qué el ataque de la LTS a la propuesta de repliegue táctico del POS? Esta es la pregunta crucial.

A simple vista, la política de la LTS difiere de la del POS en un matiz menor y, en esta lógica, la polémica entre ambas sería sólo parte del tradicional choque entre grupos socialistas que tienen a la izquierda tan atomizada y dispersa. ¿No deberíamos mejor unirnos en vez de discutir pequeñeces? Sin embargo, una mirada bajo la superficie muestra que lo que está en juego es algo más que un simple matiz.

Aunque la LTS también habló de “huelga nacional” como estrategia, su actitud ante el plantón fue cualitativamente distinta, pese a haber reconocido que esta era una cuestión “táctica”. Para el POS, era vital convencer a la base de la S-22 de que levantara el plantón y la huelga. En contraste, para la LTS, “la permanencia del plantón en el DF es una decisión legítima de las bases”. Así, a diferencia del POS, la LTS esquivó la pregunta candente en la S-22: “¿conviene seguir con la huelga y el plantón?” En la práctica, la LTS respondió esta pregunta con un: “eso dígamelo usted”. Por si fuera poco, este grupo tampoco dijo nada sobre la huelga de la S-22.

  1. 3.      La LTS tiene miedo, y mucho

¿Por qué la LTS evitó posicionarse? Para Lenin, a los comunistas nos corresponde “el deber de decirles la amarga verdad” a las masas cuando es necesario. Pero esta actitud es ajena a la LTS. Su líder, Mario Caballero, en redes sociales polemizó diciendo que “hoy sus “consejos” [del POS] conducirían a desmovilizar a las bases magisteriales”. Sin explicar por qué un campamento en el DF es más “movilizador” que una campaña nacional para hacer crecer a la CNTE, Caballero además señaló que el POS confunde con “aventurerismo” lo que en realidad es “el ánimo combativo del magisterio”. O sea, lo importante es ser “combativo” sin preguntarse ni decir qué está pasando.[xii]

Para la LTS lo importante no es decir “la amarga verdad” a la base, sino esperar la “decisión legítima de las bases” para sumarse a ella. En consecuencia, este grupo hace apología del más simple acompañamiento de las luchas (seguidismo), aterrado de intentar mover el volante del auto cuando hay que evitar un accidente. ¡No se vaya a enojar el conductor! Aún si el que maneja es un borracho, como en este caso, con el estalinismo al volante.

La Unidad de Trabajadores de la Educación (UTE) es el brazo, dentro de la S-22, del “Partido Comunista de México (marxista-leninista) – PCM(m-l)”, un grupo seguidor de Stalin. En opinión de Cuauhtémoc Ruiz, veterano observador del entorno político de Oaxaca, la UTE se vistió de ultra en esta lucha para proteger sus intereses burocráticos:

La UTE es una corriente burocrática y charril incrustada en el movimiento democrático y la misma “reforma” educativa le afecta porque perderá el control de los ingresos y de las promociones de docentes. Viene perdiendo fuerza desde 2006, cuando la masa magisterial advirtió que en 2007 Ulises Ruiz les dio una diputación en premio a su conducta oportunista.

En las dos pasadas elecciones dentro de la sección 22, no pudo ganar la secretaría general, salió derrotada aunque preservó una fuerza considerable por las relaciones clientelares que mantiene con sectores de la base magisterial. UTE se debilitó durante el presente movimiento. En su bastión, los Valles de Oaxaca, perdió el control y monopolio, lo que se reveló con la elección de nuestro compañero Mario Martínez [del POS] a la Comisión Negociadora Ampliada.

Para UTE, la peor perspectiva era un triunfo del movimiento combinado con los reveses que sufrió. Por ello prefirió una derrota del movimiento. UTE es parte de Morena, el partido de AMLO. Gabriel López Chiñas, ex secretario de organización de la sección 22 y dirigente de UTE, es el delegado de Morena en Oaxaca.[xiii]

Incluso si el lector no está convencido de que la UTE haya insistido en mantener el plantón a causa de intereses oscuros, basta con que tenga claro que fue su principal impulsor dentro de la S-22. Así, poco después del desalojo del plantón del Zócalo el 13-sep, el PCM(m-l) declaró que “ha ido en crecimiento el movimiento”. Su delirante política era mantener el plantón de la S-22 (y, por tanto, la huelga) para hacerlo un “plantón nacional del pueblo trabajador en contra de las reformas estructurales”.[xiv] Para este grupo lo importante no era ganar, sino dar una imagen de mártires.

¿Cuál es la interpretación que hizo la LTS sobre la conducta o las intenciones de la UTE? Sobre este tema… la LTS también calló. Como resultado, mientras la UTE persuadía a la base de mantener la huelga y hacer el plantón “nacional”, la LTS esquivaba un choque con el pretexto: “la permanencia del plantón en el DF es una decisión legítima de las bases”. Así, en una grotesca danza erótica, la LTS daba un beso “trotskista” a la venenosa política de una dirección estalinista, la UTE.

Los besos inconfesados de la LTS tienen un origen fácil de explicar: fueron causados por el miedo a actuar de otro modo.

Slavoj Žižek ha explorado el miedo a tomar la responsabilidad de un acto político en cuya ejecución tal vez estemos solos. Este miedo se llama “oportunismo”.

[E]s como si antes de que el agente revolucionario se arriesgue a la toma del poder del Estado, debiera recibir el permiso de alguna figura del gran Otro. Con Lenin […] la revolución ne s’autorise que d’elle meme: uno debe asumir la responsabilidad del acto revolucionario sin ninguna cobertura del gran Otro; el temor a tomar el poder “prematuramente”, la búsqueda de la garantía, es el miedo al abismo del acto. Ahí reside la dimensión última de lo que Lenin incesantemente denuncia como “oportunismo”, y su apuesta es que el “oportunismo” es una posición, en sí misma, inherentemente, falsa, que enmascara el miedo a la realización del acto con la pantalla protectora de los hechos, leyes o normas “objetivos”.[xv]

Así como hay pretextos para no avanzar, también los hay para no retroceder. El “gran Otro” de la LTS fue la “decisión legítima de las bases”: una cobertura o pantalla protectora a quien la LTS delegó la responsabilidad de definir la política… de la LTS. Así, este grupo se mostró incapaz de sugerir un repliegue (¡no, pecador!) para evitar un descalabro al gremio independiente más importante del país, la Sección 22, de Oaxaca, cuya derrota habría averiado a la CNTE y al futuro de la clase trabajadora.

Como vemos, el pasaje de Žižek también puede aprovecharse para apreciar cómo la enfermedad “senil” de los reformistas es simétrica a la enfermedad infantil de los ultras. Los primeros son incapaces de atacar, y los otros, de esquivar. Ambos elevan a un estatus absoluto actitudes que son políticamente relativas. Ambos petrifican tácticas y las convierten en pérfidas estrategias. Ambos deben ser rechazados.

El carácter fantasmagórico del “gran Otro” que se inventó la LTS para disimular su parálisis política, puede verificarse empíricamente. La dichosa “decisión legítima de las bases”… nunca existió. En las tres votaciones que se hizo dentro de la Sección 22 para definir la continuidad o no de la huelga y el plantón “masivo”, votó menos del 15% de la membresía. Esto es, votaban menos de 10 mil docentes: sólo los que estaban presentes en el plantón, como puede verse en la Tabla 1.

Tabla 1. Resultado de las votaciones en el plantón de la S-22

24 de Septiembre

28 Septiembre

5 de Octubre

Votos a favor de plantón masivo

(continúa huelga)

6,877

4,966

3,951

Votos a favor de plantón representativo (termina huelga)

3,712

4,476

6,620

% por masivo, del total de miembros

9.4%

6.8%

5.4%

Fuente: datos de la Sección 22 de la CNTE (Oaxaca).

El “apagón” de la democracia sindical que durante este round sufrió la S-22 fue un grave problema. A pesar de que la huelga afectaba a todo el sindicato, la mayoría de sus miembros no pudo decidir sobre su futuro. Y esa fue otra de las críticas que sí hicieron las maestras y maestros del POS en la S-22, y que la LTS (ya no sorprende a esta altura) decidió ignorar para abrirle paso a la “legítima decisión de las bases”, justo cuando esta era un espejismo. De forma tramposa, grupos como la UTE impusieron votaciones sobre el plantón, en lugar de la huelga. De haberse dado voto a los 73 mil agremiados, el tan necesario repliegue se habría logrado más pronto.

  1. 4.      Por una política de la verdad

Así, aunque el reformismo ha sido mejor extirpado del movimiento comunista, el infantilismo ha tomado su lugar como principal obstáculo a superar en el presente. Lenin tempranamente detectó la nueva enfermedad al ver que la misión de estos izquierdistas es “ir adelante sin detenerse ni desviarse de su camino, avanzar en línea recta hacia la revolución comunista”. Lenin se burló de esto y sugería marchar “guiados por la convicción de la necesidad de una flexibilidad máxima en nuestra táctica.” En efecto, para Lenin es crucial saber replegarse.

[L]os partidos revolucionarios deben completar su instrucción. Han aprendido a desplegar la ofensiva. Ahora deben comprender que esta ciencia hay que completarla con la de saber replegarse acertadamente. Hay que entender –y la clase revolucionaria aprende a comprenderlo por su propia y amarga experiencia- que no se puede triunfar sin saber atacar y replegarse con acierto. [...] [Q]ue es necesario replegarse, que es preciso saber replegarse.[xvi]

¿Qué es, entonces, eso que hace falta para evitar (o superar) la enfermedad del infantilismo de izquierda? Sólo hace falta decir la verdad. Hay que querer decir la verdad. Por eso para Gramsci “la verdad es revolucionaria”. Así, la política comunista como una política de la verdad también es una idea subrayada por Trotsky:

Mirar la realidad cara a cara, no buscar la línea de la menor resistencia, llamar a las cosas por su nombre, decir la verdad a las masas por amarga que ella sea, no temer los obstáculos, ser fiel en las pequeñas y en las grandes cosas, ser audaz cuando llegue la hora de la acción, tales son las reglas de la IV Internacional.[xvii]

La LTS, al contrario, se adaptó al giro ultra dentro de la S-22 promovido, principalmente, por el PCM(m-l). Evitó decir la verdad y, en su lugar, creó una caricatura que les ahorrara resistencias y satisficiera a todos. Así, independientemente de sus intenciones, las acciones de la LTS se sumaron a la infección que pudo destruir a la S-22 y, por tanto, atrofiado a la CNTE. La LTS, en resumen, es un transmisor de una dañina enfermedad política que gracias a Lenin hoy podemos detectar.

Por otra parte, la realidad a veces da sorpresas y aún no sabemos si grupos como la LTS pueden curarse. Eso, por supuesto, sería un proceso doloroso, el cual depende primero de que sus militantes hagan una profunda reestructuración en sus niveles dirigentes. Y sólo así, ¿quién sabe?, tal vez algo bueno podría pasar.

 


[i] Las lecciones políticas que contiene este documento no hubieran sido posible sin la intervención concreta, en la lucha, de las maestras y maestros del POS en la Sección 22 de la CNTE. Yo, en todo caso, he intentado ponerlas aquí por escrito. Además, en la preparación de este documento, conté con las observaciones de Juanita Acosta, Tomás Holguín, Camilo Ruiz y Cuauhtémoc Ruiz. Por supuesto, soy el único responsable de los errores que aún contenga este material.

[ii] MALDONADO, A. 2013. Ley del Servicio Profesional Docente: siete temas y un deseo. Educación Futura [Online]. Available: http://goo.gl/2CkX5M.

[iii] Sobre esto, ver POS. 2013. Lo que la lucha le cambió a la Ley del Servicio Profesional Docente. El Socialista #370, 6 de Septiembre.

[iv] Una primera aproximación, de mi parte, a este problema puede verse en CENTENO, R. I. 2013. La CNTE puede (y debe) cerrar este round a su favor. Rebelión [Online]. Available: http://goo.gl/MB8oXv.

[v] RUIZ, C. 2013. Los oportunistas disfrazados de ultras. La lucha magisterial vivió un gravísimo peligro. Pluma #23. Cd. de México: POS.

[vi] RIVERA, C. & RODRÍGUEZ, O. 2013. ‘Quitan’ padres de familia 184 escuelas a la CNTE. Milenio, 30 de Septiembre.

[vii] SOSA, Y. 2013. No reconocerá gobierno a personal de la Sección 59. Noticias, 16 de Octubre.

[viii] RAMOS, J. 2013. Regresan a clase en Oaxaca, bajo vigilancia. El Universal, 15 de Octubre.

[ix] LTS. 2013a. Ante la cerrazón del gobierno y sus aliados. Estrategia Obrera #113, 2 de Octubre.

[x] LTS. 2013b. Necesitamos una política para triunfar: unidad de las filas magisteriales y un gran paro nacional. Estrategia Obrera #113, 2 de Octubre.

[xi] MAESTRAS Y MAESTROS DEL POS 2013. CNTE. “Un paso adelante, dos pasos atrás.” Es hora de dar la batalla en otros escenarios. In: PARTIDO OBRERO SOCIALISTA (ed.). D.F.

[xii] En la huelga de la UNAM de 1999-2000, la LTS también exhibió su infantilismo. Evitando proponer un repliegue para evitar que la Policía Federal rompiera la huelga, como ocurrió, fueron cómplices de la dura derrota que recibió el movimiento estudiantil. Recordando aquello, Mario Caballero, también señaló hace poco en redes sociales, sobre el POS: “Tanto se desmarcaron de los “ultras”, que acabaron por desmarcarse de la izquierda universitaria.” Sin embargo, y esto es lo crucial, Caballero evitó decir por qué sería un error que el movimiento levantara la huelga cuando había que evitar que la PFP la rompiera. Para él esto es irrelevante.

[xiii] RUIZ, C. 2013. Los oportunistas disfrazados de ultras. La lucha magisterial vivió un gravísimo peligro. Pluma #23. Cd. de México: POS.

[xiv] PCM(M-L). 2013. Entrevista acerca de la Asamblea Nacional Magisterial y Popular. Available: http://goo.gl/LTOQIL [Accessed 22 de Octubre].

[xv] ŽIŽEK, S. 2009. Terrorismo y comunismo, de Trotsky, o Desesperación y utopía en el turbulento año de 1920. Terrorismo y comunismo: réplica a Karl Kautsky. Madrid: Akal.

[xvi] LENIN, V. 1920. Left-Wing Communism: an Infantile Disorder [Online]. USSR. Available: http://goo.gl/a4YFgp [Accessed 17 October 2013].

[xvii] TROTSKY, L. 1938. Programa de transición [Online]. marxists.org. Available: http://goo.gl/s1HGUk [Accessed 22 de Octubre 2013].

Detectan en 20 escuelas ‘focos rojos’

Por Sayra Cruz

Nota tomada del portal de noticias Tiempo Miercoles, 25 de Septiembre de 2013 08:28

maestros-agresionNov2011.jpg

Miercoles, 25 de Septiembre de 2013

El Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) reportó que en casi 500 escuelas hay clases en esta entidad, entre planteles atendidos por la Sección 22, la Sección 59 y otros tomados por padres de familia. Ubicó que existen 20 focos rojos en esta entidad donde puede generarse violencia en el inicio del ciclo escolar.

De acuerdo con el reporte, los profesores del gremio mayoritario se encuentran laborando en 90 escuelas, la disidencia entre módulos y claves compartidas y otros, en 295, mientras que en conflictos con padres de familia 81, 20 focos rojos y otras tomadas por la 59.

El panorama no es alentador para la dependencia educativa, pues en el inicio del ciclo escolar se pueden generar escenarios violentos donde los más afectados sean los estudiantes por la disputa de los planteles.

Los funcionarios esperan que no haya conflictos mayores cuando los integrantes de la Sección 22 determinen regresar a clases.

Mientras tanto, en la escuela Telesecundaria de Santiago Apóstol, Ocotlán, autoridades municipales y padres de familia impidieron el paso para los trabajadores de la educación de la Sección 22.

De acuerdo con reportes de las instancias de vigilancia, la directora del plantel, Margarita Salinas Pantoja, arribó a la escuela, ubicada en la avenida Hidalgo de dicha localidad, junto con otros ocho profesores, que buscaban incorporarse a sus actividades.

El presidente municipal, Claudio Martínez López, e integrantes del Comité de Padres de Familia, les mostraron el acuerdo escrito donde los reemplazaron por profesores de la Sección 59, que desde este lunes iniciaron el ciclo escolar tanto en ese plantel, como en la primaria y el centro preescolar.

En la víspera, los tutores de las escuelas primaria Otilio Montaño y Moisés Sáenz, turno matutino y vespertino de la agencia de Cinco Señores, así como de la Escuela Secundaria Técnica 139, protestaron porque quieren clases.

Durante cuatro horas realizaron el bloqueo, cuyo objetivo fue pedir la intervención de las autoridades estatales para así tener respuesta en cuanto al inicio del ciclo escolar en esos lugares.

Los paterfamilias negaron dar el respaldo a la Sección 22, porque argumentaron que sólo han engañado a los estudiantes y a los padres con reponer clases, con respetar el ciclo escolar.

Los “ultras” vistos por Lenin y Trotsky

Bolche

Estamos en Moscú en 1920. La revolución socialista, encabezada por el partido bolchevique, vive momentos heroicos. Los “soviets” o consejos de obreros, campesinos, colonos y soldados funcionan y ejercen democráticamente el poder sobre el  pueblo, aunque en forma dictatorial contra la burguesía.

La revolución suscita un enorme entusiasmo mundial entre los trabajadores y los jóvenes. Por todos lados surgen luchadores que abrazan la causa del socialismo. Algunos de estos nuevos militantes revolucionarios se conducen con más ardor que inteligencia, con más voluntad e impaciencia que con políticas basadas en un análisis y conocimiento científico e histórico. Padecen de una “enfermedad infantil”, el “izquierdismo”. Son los desatinados y clásicos “ultras”. Sobre este fenómeno Lenin escribió por esas fechas lo siguiente…

Saber atacar y saber replegarse

Es imprescindible conocer la historia del bolchevismo les decía Lenin a los “ultras”. Hubo una etapa de revolcuión, de 1905 a 1907. Luego  vino la contraofensiva del zarismo, durante los años 1907 a 1910. Decía Lenin que en política revolucionaria es tan importante saber desplegar la ofensiva como saber cuándo replegarse. “los partidos revolucionarios deben completar su instrucción. Han aprendido a desplegar la ofensiva. Ahora deben comprender que esta ciencia hay que completarla con la de saber replegarse acertadamente. Hay que entender –y la clase revolucionaria aprende a comprenderlo por su propia y amarga experiencia- que no se puede triunfar sin saber atacar y replegarse con acierto. De todos los partidos revolucionarios y de oposición derrotados, fueron los bolcheviques los que se replegaron con mayor orden, con menos quebranto de su ‘ejército’ y conservando mejor su núcleo; con las escisiones menos profundas e irreparables, con menos desmoralización y con mayor capacidad para reanudar la acción de un modo más amplio, acertado y enérgico. Y si los bolcheviques obtuvieron ese resultado fue exclusivamente porque desenmascararon y expulsaron sin piedad a los revolucionarios de palabra, obstinados en no querer comprender que es necesario replegarse, que es preciso saber replegarse…”

Añadía que una de las características de los “ultras” consiste en que “no podían comprender la necesidad de tener en cuenta con estricta objetividad las fuerzas de clase y sus relaciones mutuas antes de emprender cualquier acción política”…

El lema predilecto de los “ultras”: ¡Ningún compromiso!

Para terminar la guerra de Rusia con Alemania, el nuevo Estado Soviético se vio obligado, en 1918, a firmar una paz en condiciones extremadamente desventajosas, concediendo enormes porciones de la nueva República, prácticamente toda Ucrania. La compleja tarea de negociar con el Káiser le fue encomendada a León Trotsky, nombrado Comisionado de Relaciones Exteriores.

Dentro del partido bolchevique se formó un grupo, “los bolcheviques de izquierda”, en contra de firmar la llamada Paz de Brest Livostk, la población donde se signó dicho acuerdo. A este sector de bolcheviques “les parecía que la Paz de Brest era un compromiso con los imperialistas, inaceptable por principio y funesto para el partido del proletariado. Se trataba -reconocía Lenin- de un compromiso con los imperialistas; pero precisamente de un compromiso de tal género que era obligatorio en tales circunstancias.”

“Figuraos que el automóvil en que viajas es detenido por unos bandidos armados. Les dais el dinero y el automóvil. Más a cambio de ello, os veis libres de la agradable vecindad de los bandidos. Se trata, sin duda, de un compromiso. Pero difícilmente se encontraría un hombre cuerdo que declarase tal compromiso ‘inadmisible desde el punto de vista de los principios’ o que calificase a quienes lo han concertado de cómplice de los bandidos. Nuestro compromiso con los bandidos del imperialismo alemán fue análogo a éste.”

“Rechazar los compromisos ‘por principios’, negar la legitimidad de todo compromiso en general, cualquiera que sea, constituye una puerilidad que hasta resulta difícil tomar en serio”, remató Lenin.

Los “ultras” se negaban a participar en sindicatos reaccionarios y en las instancias burguesas

Estos izquierdistas también se negaban a intervenir en procesos electorales y a participar en los parlamentos burgueses. Un partido revolucionario, decía Lenin,  debe saber utilizar esos procesos y esas instancias para difundir la causa socialista.  Nuestros modernos “ultras” fieles a su pasado declaran de manera hipócrita ser anti partidos y estar en contra de los procesos electorales, pero como buenos oportunistas que son corren un día atrás del PRD y al siguiente atrás de López Obrador, aun cuando ambos establezcan alianzas con el PAN o el PRI. Todo con el solo objetivo de hacerse de huesos o mantener sus cuotas dentro del poder estatal, aun cuando en ello se vaya a la basura la suerte del magisterio.

RESULTADOS DE LAS NEGOCIACIONES ENTABLADAS ENTRE LA SECRETARÍA DE GOBERNACIÓN, LA SEP, EL GOBIERNO DE OAXACA Y EL SNTE, CON LA COMISIÓN NEGOCIADORA AMPLIADA DE LA SEC. XXII

330932

En días pasados el movimiento magisterial de la sección 22 entabló una negociación con el gobierno federal, para tal efecto conformó una Comisión Negociadora Ampliada que fue electa por la base de maestros que sostienen el plantón debido a la desconfianza existente hacia los dirigentes, y su función fue negociar las demandas de la sección de carácter estatal.

La mesa de negociación con Gobernación para abordar estas demandas contó con el aval y acuerdo expresos de la Asamblea Estatal del 13 de septiembre, en sus puntos 19 y 20. (1)

Fruto de esas negociaciones el magisterio oaxaqueño obtuvo importantes resultados para el sector y que se pueden sintetizar, los más importantes, de la siguiente manera:

  1. Se basificará a 1,500 maestros que actualmente están bajo el régimen de honorarios.
  2. Respecto al PTEO, el Gobierno de Oaxaca hace suyo el proyecto de la sección XXII y se compromete a entregarlo en esta condición a la Subsecretaría de Educación Básica de la SEP. Para darle concreción al proyecto pedagógico, el Gobierno del Estado se comprometió a entregar 15 millones de pesos y el Gobierno federal 30 millones, para integrar una suma total de 45 millones de pesos en su primera fase.
  3. El Gobierno del Estado instalará en este mes de septiembre de 2013 la Comisión de la Verdad para investigar los crímenes del ex gobernador Ulises Ruiz del año 2006.
  4. Para fortalecer a las Escuelas Normales se destinará la cantidad de 100 millones de pesos.
  5. El Gobierno del Estado de Oaxaca se comprometió a respetar los acuerdos políticos suscritos anteriormente, que incluyen las conquistas laborales y otras que se tienen como gremio.
  6. El CEN del SNTE incrementará en un 100% la ministración de recursos económicos para la sección 22 con el compromiso de revisar la contrapropuesta presentada por la sección para que se incrementen en un 300%. El CEN del SNTE pagará la reconstrucción y remodelación de los inmuebles, iniciando esos trabajos en septiembre de 2013.

Todos estos acuerdos fueron minutados y firmados y la Comisión Negociadora entregó copia facsimilar de ellos a los secretarios generales delegacionales, para que informaran a las bases de la sección 22. Estos resultados no constituyen ningún condicionamiento para el levantamiento del plantón ni tampoco contravienen la demanda central.

(1) El acta de esta asamblea estatal reza en su punto 19: “avala la agenda de trabajo que suscribió la SEGOB, el Gobierno del Estado con los integrantes de la Comisión Política y la Comisión Negociadora Ampliada de la Sección 22 con la finalidad de que las respuestas se consoliden en las mesas establecidas se exija respuestas satisfactorias a nuestros planteamientos.” Y en su punto 20, dice: acuerda “continuar con la mesa de negociación con el Gobierno federal, el gobierno del Estado y el secretario general del CEN del SNTE para mejorar las respuestas.”

El grito de la resistencia

Por José Aureliano Buendía

imageGrito

Pa dxiiti guiluxhe guenda ridinde di’

De dxii gati’ gubidxaca.

¿Cuándo terminara la lucha?

Cuando el sol se apague

Maestro Oaxaqueño durante el grito magisterial

A cuarenta y ocho horas de haber sido desalojados del zócalo de la ciudad de México, mediante un telegénico operativo policiaco-militar, los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) salieron nuevamente a las calles el día 15 de septiembre. Envueltos por la solidaridad de miles de capitalinos –estudiantes en su mayoría- y con la presencia de contingentes magisteriales de Veracruz, Puebla, Chiapas, Distrito Federal, Estado de México y Oaxaca, alrededor de las cinco de la tarde partió la “marcha del desagravio”. Desde la estela de luz, la indignación generada por el violento desalojo de los maestros transitó por la avenida de la Reforma hasta llegar  a la Plaza de la República (alrededor de once mil), en donde parecen haber brotado -como por generación espontánea- cientos de hules multicolores que apenas y ayudan a cubrirse de la lluvia, incesante, como el ánimo de los educadores.

Bajo el Monumento a la Revolución, la mesa de acopio no ha dejado de recibir víveres y ropa, muestra de que no todos los capitalinos han sucumbido ante el bombardeo de opiniones encausadas a denigrar y criminalizar el movimiento magisterial. Sin embargo, el número de docentes que se mantiene en la ciudad de México está lejos de aquellos treinta mil que el diecinueve de Agosto lograron impedir la sesión de la cámara de diputados, donde se disponían a aprobar las leyes reglamentarias de la reforma educativa, ignorando la opinión del magisterio democrático vertida reiteradamente a lo largo de cinco meses en foros y mesas de trabajo.

Lo sucedido después de aquel día: la simulación del gobierno -ejecutivo y ambas cámaras- de escuchar las razones de los profesores y la final aprobación de tres leyes reglamentarias con algunas modificaciones concedidas ante la férrea lucha del magisterio, mellando el  filo de la reglamentación original. Por el otro lado, una histórica jornada de resistencia civil en la capital, mantenida sustancialmente por los maestros de la sección 22 de Oaxaca y las movilizaciones de miles de maestros en veintitrés estados de la república.Y en días recientes, vastos de contingentes estudiantiles de la ciudad de México.

Éste, es el escenario en el que los difamados maestros de México, se aprestan a celebrar la fecha más simbólica del nacionalismo mexicano, luego de haber sido desalojados de la principal plaza del país, en nombre de la patria y la paz.

En un Zócalo que nada tiene que ver con el ánimo festivo de los mexicanos, ausente de matracas, elotes y antojitos –joya de nuestra gastronomía- .Una plaza cercada de sofisticados arcos detectores de metales que cuidan la entrada por donde accesaría la base clientelar del partido en el poder.

Juan Gabriel y los Ángeles Azules se presentan ante una plaza de la constitución, a modo, para el presidente, con cientos –tal vez miles- de personas acarreadas desde el estado de México e Hidalgo donde el PRI ejerce el erario público para comprar “apoyos” y ganar elecciones.

Contrastando con el gigantesco set de  televisión montado en el zócalo de la ciudad,  a escasos dos kilómetros, un austero templete improvisa el programa político y cultural en conmemoración de los 203 años de la gesta independentista, con una serie de oradores que no han tenido cabida el zócalo, ni en las pequeñas elites que definen la política, los presupuestos y la impartición sesgada de la justicia en esta nación.

“Adelante, atrás, a los lados. Aquí no hay acarreados”, puede escucharse entre la concurrencia que lentamente accesa a las inmediaciones del Monumento a la Revolución, por un estrecho pasillo, entre las carpas, donde los maestros se reorganizan después de dos días de miedo y zozobra ante la violencia ejercida por los gobiernos de Peña Nieto y Miguel Ángel Mancera. Mientras tanto, en las calles aledañas al palacio nacional un desmesurado operativo cuida minuciosamente el acceso a la plaza, que a las once de la noche será testigo del primer grito de “independencia” de  Enrique Peña Nieto cómo presidente de México. Paradójicamente en el monumento, milesde personas coreaban ¡Fuera Peña! y ¡México sin PRI!

En un letrero improvisado cerca del centro de acopio, se puede leer: “Recibimos insultos, amenazas, descalificaciones, cárcel, golpes, muerte. También víveres -Gracias-. No nos daremos por vencidos.” A unos metros, una fila de maestros recibe un plato de comida, preparada y servida por estudiantes y personas solidarias que después de la represión del viernes trece han acudido a ofrecerse cómo voluntarios en el campamento. Una familia llega de repente con una olla de tamales que empiezan a ofrecer entre los profesores. -Ande profe, pruébelos, son de hoja de plátano, están bien buenos. Me dice el hombre confundiéndome con un maestro

Entre las sombras del templete, a falta de iluminación, surgen las arengas y las muestras de agradecimiento a todos aquellos que acompañan a los profesores. Iniciando la lista, la voz de un electricista se escucha por las bocinas, para reiterar su apoyo a la Coordinadora -CNTE- y a todos los maestros que “nos han dado una lección de dignidad”, también recuerdan la lucha que desde hace cuatro años mantiene a diez y seis mil trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas con la exigencia de recuperar los empleos que les fueron arrebatados con un artero operativo policial para ocupar las instalaciones de la extinta Luz y Fuerza del Centro en 2009.

Mientras el grupo de danza folclórica y la rondalla de la sección 22 de la CNTE apresuraba los preparativos para su presentación en el escenario, un hombre proveniente de la comunidad de San Mateo del Mar, levanta una voz en wave para cuestionar la celebración de la independencia, sobre todo en aquella región del país, donde la empresa española Mareña Renovables pretende arrebatar el territorio perteneciente a los pueblos Ikoots y zapotecos que se oponen organizadamente a la instalación de molinos eólicos que amenazan su forma de vida y territorio. Al finalizar su mensaje, remata: ¡Vivan México! ¡Vivan nuestras lenguas originarias!

En Palacio Nacional se preparaba un festín para la selecta comitiva de invitados, setecientas personas en donde figuraban los secretarios de estado y las representaciones diplomáticas. En el zócalo, una mujer proveniente de Tecamachalco declaraba haber sido alimentada con mixiotes y tortas, comida y cena patrocinada por su presidente municipal quien envió 13 camiones para apoyar al presidente Peña Nieto.

Con una avenida de la republica repleta banderas mexicanas izadas en alto,  el escenario en el que se auguraba ya una noche oaxaqueña daba paso a Héctor Patishtán, hijo del preso político Alberto Patishtán quien hace unos días era nuevamente objeto de la injusticia sistemática por parte del estado mexicano, al ser ratificada la sentencia por 60 años a causa de un delito que no cometió. Mientras Raúl Salinas, Caro Quintero y don Neto, han salido libres pese a los cargos comprobados en su contra por enriquecimiento ilícito y narcotráfico, el poder judicial se ensaña con el profesor chipaneco al desestimar las pruebas de su inocencia y dar el mensaje político de que ser indígena, simpatizante del EZLN y maestro, en este país es castigado con todo  el peso de su ley. “Hoy no es día de estudiar, hoy es día de aprender”, clarifica Héctor, quien a su corta edad se ha convertido ya en un maestro que nos enseña a caminar, frente en alto, en busca de la justicia, que todos sabemos ha de llegar.

En el balcón del Palacio Nacional, se dejaba ver ya Enrique Peña Nieto acompañado por su familia, aquella que en reiteradas ocasiones ha mostrado su desprecio por las clases populares de este país. Ellos, los que señalan y sentencian a la prole, a los indios, a los nacos. Quienes cubren sus ojos con toletes y escudos para no ver al México de abajo, que ante cada injusticia le crece la rabia y que algún día se desbordara de hombres libres, que abrirán las plazas hoy tomadas por una fuerza carente de razón.

En el monumento a la revolución, un contingente surge de entre la muchedumbre haciendo retumbar sus machetes contra el piso, con la solidaridad como bandera, Ignacio del Valle toma el micrófono para recordar los crímenes de aquel que se apresta a dar el grito en palacio nacional. A continuación, en un ambiente tan familiar para todos aquellos educados en escuela pública, los honores a la bandera, igual a los que se rinden todos los lunes a lo largo y ancho de este país. Después, el himno nacional con el puño izquierdo el alto o la V de la victoria, se esparcía entre los miles asistentes. Finalmente, el himno venceremos que refresca la memoria de la jornada magisterial del 2006.

El escenario se abre a la calenda y los sones de las siete regiones del estado de Oaxaca, en un escenario empapado y resbaladizo, los maestros dan muestra de horas de ensayo para lograr la ejecución de las danzas, que a través de ellos, luchan por preservar su cultura y tradiciones. Pero sobre todo, la dignidad de su labor.

“Un paso adelante, dos pasos atrás” Es hora de dar la batalla en otros escenarios

Maestras y maestros del POS

1209135f0202f69med

 “Un paso adelante, dos pasos atrás”, es el título de

un artículo de Vladimir I. Lenin, el más genial

 político revolucionario de la clase trabajadora mundial

 y fundador de la primera República obrera, la URSS.

 

A las maestras y maestros de Oaxaca:

 

Al decir que con frecuencia debemos dar un paso adelante y dos pasos atrás lo que quería decir el teórico socialista ruso es que, en política, es decir, en los movimientos de las masas, no siempre es posible obtener todo lo que exigimos y que lo primero es analizar las relaciones de fuerzas entre las clases sociales en lucha. Si la relación de fuerzas es claramente favorable al proletariado, entonces lo conducente es exigir lo más posible y proseguir el combate; pero si las fuerzas de los trabajadores no son suficientes, entonces es necesario saber replegarse a tiempo, recoger lo ganado y retirarse momentáneamente de la batalla para preparar el siguiente round.

   La lucha de la sección 22 desató movimientos de maestros en 23 o más estados pero debemos reconocer que la mayoría de ellos son de apenas miles. De un gremio de más de un millón 300 mil apenas habremos logrado la movilización de una parte. El llamado paro cívico nacional del pasado miércoles 11 de septiembre no alcanzó la fuerza necesaria y la “megamarcha” de ese día fue una expresión de algunos miles pero no de los cientos de miles que se requieren para doblegar al Gobierno y sus aliados PAN y PRD. Ellos advirtieron la debilidad del movimiento  y por ello se dieron el lujo de desalojarnos del Zócalo sin demasiados problemas dos días después.

  Para peor, Michoacán se retiró de esta lucha y Guerrero, otro de los bastiones de la CNTE, tampoco se incorporó a esta batalla como era de esperarse. En conclusión, estos momentos nosotros apreciamos que la fuerza del movimiento magisterial se redujo y es insuficiente.

   El Partido Obrero Socialista publicó en su periódico El Socialista 370 que la lucha de la sección 22 y del magisterio logró modificaciones en las leyes secundarias. Por ejemplo, se preserva la gratuidad en la educación; se les dará nombramiento definitivo de base a los que cumplan seis meses como docentes (lo que hará más difícil su despido); a los maestros que tienen actualmente base no se les podrá despedir y si se les cambia de adscripción no se les quitará su nombramiento anterior. También se obtuvo que las escuelas normales sean durante los dos siguientes años los semilleros de maestros y que tengan la preferencia en la contratación. No aceptamos estas leyes pero estos cambios nos permitirán continuar la lucha en mejores condiciones. Además, es evidente que el Gobierno no se atrevió a cobrar el IVA en alimentos y medicinas porque de haberlo hecho hubiera provocado la entrada en la lucha de cientos de miles de obreros, trabajadores, colonos, campesinos, estudiantes y amas de casa. Y todo ello se debe a la gran y ejemplar lucha que hemos dado como CNTE.

   El movimiento magisterial debe aprender de la amarga lección de la huelga estudiantil de 1999-2000 en la UNAM. Los estudiantes ya habían ganado el 80% de sus peticiones pero sus dirigentes ultraizquierdistas se empeñaron en ganar el 100% y aun de plantear a las autoridades nuevas exigencias. La huelga, después de meses, perdió la participación de decenas de miles de estudiantes, se desgastó o se pudrió. El gobierno manejó a su antojo a los medios de comunicación en contra de la causa estudiantil y la policía rompió la huelga y apresó a poco más de mil jóvenes que estuvieron en la cárcel en promedio dos o tres meses. Lo que pudo ser una importante victoria parcial terminó en una dolorosa derrota de la que, a la fecha, el movimiento en la UNAM, trece años después, no se ha repuesto.

   Es hora de mirar con realismo y con honestidad la fuerza actual con que contamos. Desde nuestro punto de vista, es la hora de dar un paso atrás, de recoger lo ganado y de preparar las siguientes batallas. De no hacerlo, nos exponemos a una situación como la habida en la UNAM, a que perdamos más escuelas ante la espuria sección 59. También es un hecho que algunos compañeros han regresado a trabajar sin que desde la sección hayamos decidido hacerlo. Todo esto nos pondrá en peores condiciones para dar las siguientes batallas.

   Es hora de continuar la batalla en otros escenarios. Es hora de decirles a los padres de familia que gracias a su apoyo se preservó la gratuidad y que se necesita la formación de los Colectivos Escolares con maestros, padres y alumnos para hacerla realidad. Es hora de enviar brigadas a los estados del país que logramos despertar a la lucha para que se incorporen a la CNTE y repudien a los líderes traidores del SNTE. Es la hora para, desde nuestras escuelas, resistir la imposición de las nuevas leyes y evitar su aplicación. En esas circunstancias podremos considerar si, entre todos los maestros del país y otras fuerzas afines, es posible organizar una huelga nacional con la que podríamos derogar las contrarreformas.

Es hora pues, de dar un paso adelante y dos pasos atrás.

 

 

La CNTE puede (y debe) cerrar este round a su favor

Por Ramón I. Centeno Rebelión

ajedrez2

Una de las joyas dentro del trotskismo latinoamericano es la distinción entre táctica y estrategia introducida por Nahuel Moreno: “la estrategia tiene que ver con el objetivo […] y las tácticas son los distintos medios para lograr ese objetivo”. Tomada del pensamiento militar, esta distinción es útil tanto para trazar nuestras acciones políticas como para interpretar las de nuestros enemigos. Por supuesto, una y otra dependen del contexto.

Peña Nieto ha desatado en 2013 una ofensiva neoliberal como no se veía en México desde Carlos Salinas. Ha impulsado en menos de un año, una reforma laboral, una “educativa” (que en realidad es la extensión de la laboral dentro del sistema educativo), otra energética y por último, una hacendaria. Es decir, como ha notado el analista socialdemócrata José Antonio Crespo, el equipo de Peña ha desatado un blietzkrieg , una guerra relámpago en varios frentes.

Desde una perspectiva general, la parte de la sociedad más dañada por la guerra Peñista, son las clases populares. Pero ellas están atomizadas, con sólo algunos sectores organizados. Por eso la reforma laboral pasó sin problemas, pero no así la educativa que encontró resistencia. ¿Cuál fue la diferencia? A diferencia del primer caso, en el segundo había una organización independiente, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Desde la aniquilación del Sindicato Mexicano de Electricistas, la CNTE es el gremio independiente más importante y numeroso del país. Por ello está y seguirá en la mira. Los maestros son un peligroso ejemplo para otros trabajadores. La burguesía mexicana se orgasmea soñando con su exterminio.

En este contexto global, donde las clases populares están a la defensiva y con el reto de remontar su atomización (lo cual ha empezado a ocurrir con las policías comunitarias al sur de México), un objetivo estratégico debe ser “preservar a la CNTE”. En función de esa definición, las marchas y paros son tácticos. Ahora que el magisterio democrático tuvo un triunfo parcial, al lograr la eliminación de los aspectos más lesivos del primer proyecto de Ley del Servicio Profesional Docente, le conviene declarar el fin del “primer round”. Esto es, levantar el plantón y el paro, y hacer un repliegue para acumular más fuerzas para próximos rounds –que los habrá sin duda.

¿Por qué es correcto hablar de un “triunfo parcial” y no de una “derrota parcial”? Ambos términos son subjetivos, y por lo mismo relacionados con estados anímicos. Mientras en este ámbito el Pacto por México (esa coalición PRI-PAN-PRD dirigida por Peña Nieto) esperaba ganar todo, perdió algo; por su parte, la CNTE obtuvo algo luego de iniciar su resistencia con las manos vacías.

Ahora el reto es hacer un buen repliegue, en donde los maestros vuelvan a las aulas a continuar la actividad política. Urge, como ya se ha dicho, sumar a los padres de familia a la lucha, pero para hacerlo la CNTE deberá sumar reivindicaciones “generales” y no solo “particulares” de los derechos laborales magisteriales. Está en el interés del magisterio democrático detener la ofensiva neoliberal de Peña, contra la cual debería agitar animando la organización de otros trabajadores y campesinos.

El riesgo de no levantar a tiempo el plantón en el Zócalo y el paro en partes de los estados, es justo que el round termine en una derrota. No sólo por la dura (y evitable) represión que habrá en el plantón, sino por el riesgo de que más escuelas sean arrebatadas al magisterio democrático en huelga, como ya ha ocurrido en partes de Oaxaca a manos de la mercenaria Sección 59 del SNTE, con el aplauso de una minoría significativa de padres de familia. Como canta Juan Gabriel (“Juanga”): “¿Pero qué necesidad?” La CNTE merece quedarse con una victoria en este round.

En cuanto a la reforma hacendaria de Peña, sorprende por su audacia. Y es que es una reforma bien pensada, en tanto que busca cubrir el hoyo presupuestal que dejará la privatización de PEMEX sin enfrentarse (más) a las clases populares. Por eso le pasa la factura a las clases altas, en vez de las bajas, perdonándoles a estas últimas el IVA en alimentos y medicinas. Es decir, el interés estratégico del equipo de Peña es abrir el petróleo mexicano a los privados, y en relación a eso la reforma hacendaria es táctica, la cual ajustó en vista de la revuelta magisterial. Con este ajuste Peña eliminó el riesgo de escalar una lucha “particular” en una “general”. La CNTE también debe ajustar.

Hay que insistir, el levantamiento de la huelga no debe organizarse como una vuelta a la calma, sino como una reanudación de la lucha a nivel comunitario. El magisterio democrático puede (y debería) convertirse en uno de los ejes contra la privatización de PEMEX. Mientras López Obrador ofrece su liderazgo dictatorial sobre esa lucha, la CNTE podría abrir espacios democráticos.

Es crucial que la CNTE cierre este round a su favor. La necesitamos animada y viva para lo que viene

CRÓNICA DE UNA TARDE EN EL ZÓCALO: UNA MIRADA AL PLANTÓN MAGISTERIAL

Por Livi Jazmín, y compartida con Keila Gamiño y Mónica López

 

La vida no vale nada si se sorprende a otro hermano,

cuando supe de antemano lo que se le preparaba.

                                                                                                                              Pablo Milanés

image3073 

El pasado jueves 12 de septiembre, tres amigas y compañeras de trabajo invitamos a algunos colegas, profesores de educación media superior en el sector privado, a contribuir con un donativo para apoyar a los maestros de la CNTE que mantenían un plantón en el Zócalo, como respuesta a la aprobación de la Reforma Educativa.

En nombre de quienes cooperaron, las tres fuimos a la Plaza de la Constitución. Al llegar, lo primero que vimos fue la enorme cantidad de techos de plástico que, debido a que estaban sostenidos por palos o sujetos con lazos, se movían fácilmente con el viento. Bajo éstos, había maestros reunidos, sentados en el piso, junto a casas de campaña, comales y pocas y amontonadas pertenencias. Afuera de estos campamentos, colgaban carteles con leyendas como la siguiente: “México es el país donde los pobres se vuelven más pobres; los ricos, más ricos y los maestros, delincuentes”.

Aquí y allá, pendiendo en todas las carpas, había botes hechizos para quien deseara cooperar; de manera que, conforme avanzábamos en nuestro recorrido, los 1,170 pesos que logramos reunir en un día, se volvieron mínimos, insuficientes, casi ridículos en comparación con lo necesario para que los maestros se mantuvieran dignamente en el plantón.

¿A quién daríamos el dinero? ¿Cómo elegir, si casi todos estaban en las mismas circunstancias? Por sugerencia de Mónica, buscamos un grupo de mujeres, pues valoramos el sacrificio que hacen al dejar a sus hijos en la comunidad de la que proceden. Después de recorrer dos veces el plantón, nos detuvimos al ver a un grupo de mujeres reunidas, y dijimos: “aquí es donde”. Curiosamente, ellas nos dieron la indicación de dirigirnos a sus compañeros varones, pues los usos y costumbres suelen estar presentes en los movimientos sociales.

El grupo al que nos acercamos pertenece a la Sección XII de Oaxaca, y su región es la sierra mixe (municipio Santa María Tlahuitoltepec). Muy amables y serenos, estos maestros de primaria nos hablaron de las implicaciones de la reforma a nivel laboral, así como de las condiciones en las que trabajan: falta de recursos monetarios y de material para el “desarrollo de proyectos” (eje de los nuevos libros), y niños que caminan de quince minutos a una hora para llegar a su escuela, algunas veces sin haber comido. Estas condiciones se resumen en una palabra: marginación.

Gualterio, uno de los maestros rurales, nos preguntó qué nos había motivado a apoyarlos. Contestamos que la solidaridad con una lucha que consideramos justa, así como la certeza de que el resultado de esta lucha afectará a generaciones venideras. La mirada y las palabras con la que aquellos compañeros expresaron su gratitud nos conmovieron mucho, pues sabemos que dejan sus casas, arriesgan su salud y su libertad, y permanecen con lo menos (de hecho, nos pidieron que no les lleváramos “comodidades” porque eso los dormiría, y necesitan estar despiertos). De esa conversación, que fue tan significativa para las tres, habría de surgir un compromiso mayor, pues poco hicimos, pero más podemos hacer.

Nosotras, como muchos otros que laboran en el sector privado, no tenemos una estabilidad en cuanto a horas de trabajo (varían cada año); además de lo que se nos descuenta, debemos pagarle más a Hacienda, y palabras como “plaza” o “jubilación” nos parecen propias de otra era; éstas son algunas de las razones por las que comprendemos y valoramos el sentido del plantón y de las marchas que realizan los maestros de la cnte, como parte de una lucha por el respeto a los derechos laborales que se históricamente se han conseguido.

En contraste con nuestra postura, casi todos los días escuchamos que los colegas descalifican a los profesores de la cnte, valiéndose de las mismas palabras que se escuchan en los medios. Ante esto, nos preguntamos: ¿cuándo, como gremio y como clase, dejaremos de pensar que las reformas son aisladas y que los activistas son delincuentes? Mónica tiene razón: “A esta clase media le han enseñado a no aspirar a una buena calidad de vida; creemos que somos afortunados porque podemos comprar un coche a 52 mensualidades con intereses.”

Mientras no reconozcamos las reformas como parte de un proyecto de nación que beneficia a los grandes empresarios, golpea a los marginados y mantiene endeudada a la clase media, y mientras no nos solidaricemos con las luchas que se oponen a este proyecto, seguiremos permitiendo el abuso de la clase política en el poder.

Ver más