Todos los mensajes etiquetados Marxismo

Desalienación del trabajo y de la vida

Por Cuauhtémoc Ruiz

trabajo

Expongo mi punto de vista a lo que plantea nuestro compañero y amigo Gero Fong. Lo hago sin poder recurrir a algunos libros y notas porque no estoy en México. Puedo citar mal e incurrir en errores. Leer más…

El trabajo en Marx

Por Gero Fong

Hartmann_Maschinenhalle_1868_(01)

Saludos, compañerxs:

Quisiera aprovechar este grupo de Teoría Marxista, para plantearles una discusión. Desde hace 25 años que comencé a leer marxismo (Manuscritos económico-filosóficos de 1844, Capítulos I y V de El Capital, Alienación y emancipación del proletariado de Mandel) el trabajo se convirtió para mí en una categoría central para comprender el marxismo. Sin embargo con el tiempo me he dado cuenta que esto no es tan claro para el marxismo en general.

Leer más…

Epistemología, educación y pedagogía marxista

Por David Morera Herrera

logica-marxista

Escribo las siguientes líneas, a propósito del texto “LÓGICA MARXISTA Y CIENCIAS MODERNAS”, del tan prolífico teórico y organizador trotskista argentino de la posguerra: Nahuel Moreno (seudónimo político de Hugo Bressano Capacete) extraordinario pensador y militante por la IV internacional, -tan poco reconocido y tan escarnecido a su vez-, pero justamente por eso mismo, una figura decisiva de la generación que libró la titánica labor de la reconstrucción del trotskismo latinoamericano y mundial, en las más severas condiciones de la segunda posguerra.

Leer más…

No hay justicia sin cambio radical

Por Monica Hill

justicia-span

Mural mexicano de Manuel Lizama ilustra la “Guerra de Castas de Yucatán” (1847-1901), rebelión maya en la Península de Yucatán. Foto: Adam Jones / Flickr

Publicado por Freedom Socialist Party

Si no hay justicia, no hay paz!” Este resonante lema está cerca de los corazones de los manifestantes que marchan contra el abuso policial en las comunidades negras y latinas de los EEUU. Y hoy ese lema expresa el creciente desafío global contra la represión estatal, ya sea en el Medio Oriente, África, Asia, Europa o América Latina.

Leer más…

Por dónde empezar: La Revista Pluma.

14-diciembre-2014.

El día sábado 13 de diciembre el Partido Obrero Socialista (POS) realizó una presentación pública de su Revista Pluma en la Nueva Babel, ciudad de Oaxaca, acompañado de militantes y simpatizantes.

La revista Pluma, como periódico político, es muy importante para el POS, al igual que lo sería para cualquier organización bolchevique. Esta se distribuye en EUA, Costar Rica y República Dominicana; el norte, centro y sur de México; en el magisterio (Sección XXII de la CNTE) y entre los policías comunitarios de Guerrero. Leer más…

Escuela de cuadros para todos/as: Las 100 palabras del marxismo.

escuelacuadros15.2

No hay teoría revolucionaria sin práctica revolucionaria y viceversa. El Estado y la Revolución, Lenin.

Abstracción.

La originalidad de Marx al respecto es haber empleado la noción de abstracción , no sólo en su campo de pertinencia habitual, la epistemología, sino también en el de la teoría social, forjando el concepto de abstracción real. Leer más…

El péndulo de la historia: el combate entre la sociología crítica y conservadora… Y la sempiterna invisibilización del feminismo revolucionario

Por David Morera Herrera.

BLnh37pCEAE1TfN.jpg large

” L’homme est né libre et partout est lié de chaînes”. ( El “Hombre” ha nacido libre y por doquiera se encuentra sujeto con cadenas).
Jean Jacobo Rousseau (1712-1778). Leer más…

Víctor Serge, un desconocido que la izquierda necesita

Por Ramón I. Centeno

Victor Serge

He esperado, sin éxito, algún pretexto para escribir sobre Víctor Serge. Al final, he optado por hacerlo sin alguna razón especial de por medio. Hace unos meses me crucé con partes que desconocía de su pensamiento y, desde entonces, pienso muy seguido en su obra. Antes de eso sólo había leído, hace muchos años, un libro suyo que creo que todo activista serio haría bien en leer: “Lo que todo revolucionario debe saber sobre la represión”.

Leer más…

Los orígenes de la tendencia feminista socialista, que nace en el movimiento trotskista de los estados unidos: Clara fraser, sintetizadora del marxismo y del feminismo

Por Tamara Turner, Freedom Socialist Party (FSP), Estados Unidos

clara fraser

“¿Qué mejor destino puede elegir una persona que participar en la emancipación de la humanidad?” Clara Fraser se planteó esta pregunta y la contestó viviendo valientemente, con gusto y dedicación y con un estilo inimitable. Diez años después de su muerte, la vida de Fraser aún nos inspira. Y su novedosa síntesis del socialismo y del feminismo se puede considerar, sin lugar a dudas, un gran avance en el pensamiento marxista.

Leer más…

La tesis de la lucha a muerte

Lefebvre, Henri

trabajo-infantil_mediano1

El concepto se desarrolla superando las oposiciones de la forma y del contenido, de lo teórico y de lo práctico, de lo subjetivo y de lo objetivo, del “por sí” y del “en sí”. El método no debe desdeñar la lógica formal, sino recogerla ¿Qué es, pues, este método? Es la conciencia de la forma, del movimiento interno del contenido. Y es el “propio contenido”, el movimiento dialéctico que hay en él, el que lo impulsa hacia adelante, con la forma incluida.

Leer más…

Acerca de santos capitalistas, de perversiones e hipocresías

Francisco Javier Gálvez Cortés

jav

El Espíritu del señor está sobre mí, porque me ha consagrado
para anunciar a los pobres la Buena Nueva,
me ha enviado a proclamar la liberación a los esclavos
y la vista a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos
y a proclamar un año de liberación del Señor.
Evangelio de Lucas y Libro del profeta Isaías.

 

Cuando el presente texto sea publicado, ya se habrán declarado santos a Juan pablo II y a Juan XXIII. De igual manera, ya habrá corrido mucha tinta a favor de la canonización, poca en contra, muy poca con un análisis serio, y casi ninguno con un análisis no sólo serio, sino sustentado en la historia, la antropología y la ciencia. Este escrito trata de paliar esta falta. Trata de decir la verdad del Cristianismo y en lo que se ha convertido, conversión que se muestra con una de las más grandes hipocresías de la historia, como es la canonización de Juan XXII y Juan Pablo II.

Leer más…

Trata de blancas y lucha obrera. ­Valor de uso y valor de cambio

Por Javier Gálvez Cortés

Trata

Las mercancías, según explica Marx en El capital, tienen un doble valor; el valor de uso y el valor de cambio. El valor de uso es aquel que satisface necesidades humanas, y está sustentado en las cualidades propias de la materia con la cual está hecha la mercancía.[1] Por ejemplo, los zapatos tienen un valor de uso en cuanto que satisfacen la necesidad de no caminar descalzos, y por ello están hechos de materiales muy resistentes. El valor de cambio está determinado por la equiparación de unas mercancías con otras. Por ejemplo, un par de zapatos se comparan con dos camisas, en cuanto que dos camisas, y un par de zapatos, contienen, en sí, como productos, el mismo trabajo. O sea que un sastre y un zapatero invierten el mismo trabajo en producir dos camisas, o un par de zapatos. Por lo tanto, el valor será el mismo: si un par de zapatos cuestan, por decir algo, 400 pesos, dos camisas costarían, a su vez 200 pesos cada una.

Leer más…

El terror y el marxismo revolucionario. Sobre el uso político de la violencia

Pluma 24

“Lo que hay que condenar no es la violencia que repara, sino la violencia que destruye”

Maquiavelo, 1469-1527

violenciaLa Violencia 3: Los Revolucionarios, 1969
Rafael Canogar 

En una época en la que la gran mayoría de la izquierda mundial ha abandonado todo proyecto de transformación radical de la realidad y se limita, en Europa, a luchar contra la austeridad o en América Latina, contra las aristas más filosas del imperialismo; el capitalismo no deja de producir fenómenos mórbidos, a menudo extremadamente violentos (como el narco en nuestro país) a los cuales es difícil darles una respuesta que no sea de simple defensa de última línea. La izquierda puede y debe defender los derechos democráticos y humanos, pero limitarse a eso es un suicidio político. Es un signo de nuestra decadencia que tengamos que dedicarnos a defender cosas que fueron instauradas hace más de doscientos años.

Leer más…

Ideología y clase social

Por Tomas E. Holguin

ilustracion-pawel-kuczynski-clase-social-inferioridadIlutración:Pawel Kuczynski

El hacer y el pensar están inseparablemente unidos, son momentos inseparables de una misma actividad humana, pero no son idénticos. Lo que el hombre piensa sobre lo que hace no siempre coincide con lo que en realidad hace. Hay profundas influencias de orden social –en primer término la lucha de clases- y de origen afectivo que inciden para que el hombre se engañe a sí mismo acerca de su actividad y de sus obras.

Leer más…

Los problemas de la clase trabajadora y los tipos de solución y de cambio

Por Tomás Holguín

11[1]

Existen dos teorías abstractas y generales pertenecientes al campo de la lógica matemática, la teoría de grupos y la teoría de los tipos lógicos, que conciernen a las relaciones entre elementos y totalidades, y que nos hablan de los tipos de cambios que se pueden dar en la realidad. En estas teorías los componentes de la totalidad son designados como miembros, mientras que la totalidad misma es denominada clase o grupo.

Leer más…

Karl Liebknecht – Rosa Luxemburg

Por León Trotsky

Rosa-Karl

El inflexible Karl Liebknecht

Acabamos de sufrir la mayor de las pérdidas. El duelo nos embarga por partida doble.

Nos han arrebatado a dos líderes, dos jefes cuyos nombres quedarán inscritos por siempre jamás en el libro de oro de la revolución proletaria: Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg.

Leer más…

México. EPR: 50 años en armas por el socialismo

Primera de tres partes

Revista Contralínea
Zósimo Camacho
12. enero, 2014 
La lucha armada en México es una “necesidad ineludible”, señala el EPR en entrevista con Contralínea. Ésta es la misma convicción que, asegura, asumió en 1964 como Unión del Pueblo, luego PROCUP y actualmente PDPR-EPR. Su objetivo no ha cambiado: el triunfo de la revolución socialista basado en el marxismo leninismo y en una vanguardia revolucionaria que tome el poder. Afirma que no ha sufrido desprendimientos, aunque reconoce una “crisis partidaria” que concluyó en 2000 y que menguó en cantidad sus fuerzas. No obstante, considera que la organización se fortaleció “cualitativamente”. Indica que el “culto al espontaneísmo” llevó a la APPO a la derrota, pues lo que debió hacerse entonces era “organizar sistemáticamente la autodefensa armada de las masas”. Leer más…

Marxismo y educación

Por Eréndira Munguía Villanueva y Emanuel Munguía Balvanera

E-Zapa

Texto publicado en Pluma 23

Como hemos señalado antes los escritos de Marx han regresado a los libreros de la gente en los últimos años de manera impresionante, tanto que “El Manifiesto Comunista”  (Marx & Engels, 1848) se ha convertido en el libro más leído en Europa. ¿Por qué tan espectacular retorno de un libro escrito hace más de 150 años? ¿Cuál es el interés de la población en estos textos? Puede que la respuesta a esta pregunta contenga varias razones, aquí tratamos de exponer lo que nosotros creemos es una de ellas, y cómo podemos aplicarla al análisis de la propuesta de plan de estudio por competencias.

 El manifiesto comunista describe los fenómenos sociales como un proceso, no intenta explicar a la sociedad mediante instantes fotográficos, sino haciendo un análisis histórico, es decir, viendo la película y no sólo las fotos. Así es capaz de distinguir qué es lo que se mantiene constante a lo largo de la historia y qué es lo que va cambiando. Esto tiene una ventaja inherente, que debe necesariamente construirse hacia delante de la misma manera que lo hizo para con el pasado, revisando a cada paso su congruencia con la realidad, a esto es a lo que llamamos “materialismo histórico”. Nos explicamos, al hacer afirmaciones estáticas, tipo “los empresarios son ricos y los campesinos son pobres” si bien estamos diciendo verdades estamos basándonos en una percepción fotográfica de la realidad en el sentido de que estamos tomando en cuenta sólo el momento presente y de manera estática. Con sólo esta afirmación en mente y sólo este análisis, es fácil que caigamos en falsas generalizaciones del tipo “La vida es así, los empresarios eran y serán ricos, y los campesinos pobres”, pero si rebobinamos y dejamos correr la peli nos daremos cuenta que antes los campesinos no eran tan pobres, que mucho antes los empresarios ni siquiera existían y que desde su aparición fueron incrementando su riqueza paulatinamente. Podríamos ver que incluso la noción de riqueza ha ido cambiando, porque antes no había celulares, computadoras, televisiones, en fin, las cosas a las que actualmente hacemos referencia cuando hablamos de riqueza, y en cambio el medio donde vivían los campesinos contaba con riquezas naturales como agua, alimentos, textiles, conocimiento del entorno, etc. las cuales han sido devastadas en las últimas décadas.

Incluso sin irnos tan al principio, dejando correr la peli un poco podemos observan cómo es que interactúa el empresario y el campesino de mejor manera que con la simple fotografía, dándonos esto herramientas para entender por qué la riqueza de unos y la pobreza de otros. Es así como el materialismo histórico es una herramienta mucho más eficaz que el estudio estático de los fenómenos. La conclusión a la que llegan Marx y Engels de que “Toda la historia de la sociedad humana, hasta la actualidad, es una historia de luchas de clases”, es decir, la lucha entre explotados y explotadores, si bien también tiene que ver con ricos y pobres es mucho más útil que la simple afirmación de que “los empresarios son ricos y los campesinos son pobres”. Por eso aunque esta frase se haya escrito hace más de 150 años sigue vigente, no importa que la tecnología haya avanzado, que la naturaleza haya sido modificada, la historia se sigue construyendo sobre la lucha de clases, y esto es un invariante de cada etapa histórica.

La segunda cualidad del materialismo histórico es que se coloca a sí mismo como un proceso, como algo susceptible al cambio, podemos verlo en el “hasta la actualidad”, lo cual no es un simple adorno literario, sino que pone énfasis en el carácter dinámico del marxismo. En contraste la otra afirmación no deja espacio al cambio y por el contrario permite generalizaciones erróneas que no incitan una confirmación con la realidad. En resumen lo que queremos resaltar en esta sección es la importancia de estudiar los fenómenos como procesos, y que en los pasos de estos procesos hay cosas que cambian y cosas que son comunes en todos los momentos.

Esta filosofía no sólo es útil para estudiar fenómenos sociales sino también puede combinarse con otras disciplinas como la pedagogía, obteniendo así una teoría más sólida que las teorías que sólo ven los momentos estáticos. Como lo ha señalado Moreno, Piaget es quizás el mayor impulsor de este enfoque dinámico aplicado a la epistemología. Piaget hizo un estudio detallado de la manera en cómo aprendemos, logrando descifrar cuáles son algunas de las constantes en el proceso de aprendizaje y cuáles cosas cambian en este proceso. La solidez de las conclusiones de Piaget son tales que pueden ser aplicadas nos sólo al aprendizaje de los niños sino al aprendizaje en general, cómo aprende una persona, incluso adulta, algo nuevo; cómo aprenden las sociedades, etc.

Los actuales planes de estudios en educación entienden el aprendizaje como algo estático, que puede ser medible mediante las competencias, categoría criticada por varios investigadores (Vazquéz_CHagoyan, 2007) y movimientos sociales de docentes. Comparemos las conclusiones referentes al aprendizaje de niños de preescolar que obtienen quienes proponen este programa y las conclusiones que obtiene Piaget por métodos similares al materialismo histórico. El actual programa concluye que los niños de 5 años son capaces de contar y exige que los maestros enseñen a contar a los niños, con base a que un niño de 5 años puede recitar de memoria los números del 1 al 10. Pero Piaget observó que ser capaz de contar no se trataba de una sucesión de memorizaciones sino de un proceso de construcción de esquemas sensoriales, cognitivos y afectivos, y que en este proceso una constante es el interés, cuanto te interesa aprender algo lo aprendes y cuando no, no. Piaget elabora una teoría para describir el proceso que culmina con la construcción del concepto de número para un niño, es decir, saber contar. Él observa que simplemente es casi imposible que un niño de 5 años pueda realmente contar, pues a esa edad los niños, no importa el ambiente donde se desarrollen, carecen de los esquemas cognitivos necesarios y no comprenden la utilidad de numerar, aun cuando sepan el nombre de los números de memoria. Si a un niño de esta edad se le pide “contar” los animales de un dibujo con una torre de animales superpuestos probablemente lo logrará, pero si se le pide contar los mismos animales en una imagen donde la torre se ha caído y todos están revueltos en el suelo con alta probabilidad el niño tenderá a dar nombres de números más o menos al azar “1,2,3,6,5,8…”, reflejando el hecho de que al niño le importa muy poco saber cuántos animales son y es de mayor interés para él la posición en la que están los animales en el dibujo.

Entender la lógica de los procesos requiere de dos aspectos. Por una parte, entender que en un proceso hay mecanismos constantes, invariantes, y por otro lado estructuras variables. Así, al lado de las funciones constantes hay estructuras progresivas, sucesivas que apuntan hacia un equilibrio y que marcan diferencias o contradicciones en los niveles de desarrollo. El invariante a lo largo de nuestra propia vida es, por ejemplo, el interés. Un espíritu sano siempre tiene el interés de aprender, de indagar, de reconocer su entorno. En oposición existen los intereses, las cosas específicas que nos motivan, en cada estadio de nuestra vida van cambiando los intereses, dependiendo de las diferentes formas de ver nuestro entorno. Así, mientras a un niño pequeño se le puede convencer de que seres mágicos llegaran a darle regalos a fin de año, a los niños medianitos no es tan fácil, ellos se estarán cuestionando ¿Por dónde entran esos seres? ¿Cómo pueden entregar regalos a todos los niños en tan poco tiempo? etc. En la teoría de Piaget, se establecen 6 estadios en su desarrollo de una persona, 6 diferentes formas de interpretar la realidad, los 3 primeros son desde el nacimiento hasta la aparición del lenguaje (2 años). El 4° estadio es de la inteligencia intuitiva, de los sentimientos interindividuales espontáneos y de las relaciones sociales de sumisión al adulto (de los dos años a los siete años). El 5° estadio de las operaciones intelectuales concretas (aparición de la lógica), y de los sentimientos morales y sociales de cooperación (de los siete años a los once o doce). El 6° estadio de las operaciones intelectuales abstractas, de la formación de la personalidad y de la inserción afectiva e intelectual en la sociedad de los adultos (adolescencia) (Piaget, Seis estudios de psicología, 1974).

Este aporte a la psicología es ignorado por el Plan de Estudios (SEP, 2011, pág. 42), estableciendo Estándares Curriculares (menciona 4) que se aproximan pero no establecen claramente cuál es la diferencia estructural entre un estándar y otro. En dicho Plan de Estudios se establecen 4 campos de formación para la educación básica (SEP, 2011, pág. 43), 1° Lenguaje y comunicación. 2° Pensamiento matemático. 3° Exploración y comprensión del mundo natural y social y 4° Desarrollo personal y para la convivencia. Al parecer, estos 4 campos los limitan a la educación básica, sin embargo, son campos que se pueden aplicar para toda la vida, aún de adulto uno debe cuidar y cultivar su lenguaje, pensamiento, comprender el mundo natural y social y su desarrollo personal, estos son los invariantes que se deben tomar en cuenta a lo largo de una vida sana, de un proceso. Sin embargo, ni los mismos teóricos de los programas respetan sus propuestas. En la Guía para Preescolar (SEP, Programa de estudios, guía para la educadora preescolar, 2011, pág. 40) manejan 6 campos. No solo se trata de tener más o menos campos, sino de la forma en que se le da estructura a la educación. Los 4 campos de educación básica podían ser un elemento para estructurar como invariantes toda la educación, desde preescolar hasta educación superior, darle una lógica y permitir que todos los docentes se sientan identificados en un marco común. El establecer los 4 campos como invariantes podría darle continuidad al proceso de aprendizaje, es darle, al fin, una estructura lógica al sistema educativo.

Tendría entonces que observarse y ubicarse cada uno de estos campos a los estadios en los que se encuentran los alumnos. Por poner un ejemplo, para trabajar el segundo campo de Pensamiento Matemático para preescolar, tendría que entenderse que no hay mucha esperanza de pensamiento lógico el estadio correspondiente (3° estadio según Piaget), y sí una tendencia a obedecer sin miramientos a un adulto que le mande aprenderse de memoria los números. Sin embargo, es una competencia (la de numerar) que se evalúan en los exámenes, como por ejemplo numerar 8 trompos [Reactivo obtenido de la prueba de medición aplicada por el INEE (2012)], cuando para el menor no tiene ningún significado ni el número ni numerar, es simplemente el deseo de los adultos, es para complacerlos, es una relación afectiva de sumisión. Por el contrario Piaget sugiere que en este estadio se desarrolla de manera acelerada la intuición geométrica, cualidad de suma importancia para la comprensión de las matemáticas. Así que para preescolar un enfoque más geométrico del segundo campo podría llevar a metas, o competencias, más realistas, que en ningún modo sugerimos rígidas, ya que sabemos que cada alumno, cada grupo, cada escuela es diferente.

Una cualidad invariante de los procesos cognitivos, para todas las edades y todos los campos, es que los procesos afectivos se ven entremezclados, como se señaló en el ejemplo anterior. Lo afectivo siempre está presente en el aprendizaje. Pero lo sorprendente es que aunque las educadoras de preescolar saben, como muchos otros maestros, que la afectividad es un elemento importante para el aprendizaje, el Plan 2011 lo ignora, pese a ser un elemento tan importante como la gasolina en un carro (Piaget, Inteligencia y afectividad, 2005). A diferencia de la mayoría de los docentes en su práctica cotidiana, pocos investigadores en educación consideran la afectividad, solo aquellos que consideran la educación como un proceso le dan el debido peso al vínculo afectivo; como es el caso de la Dra. Emilia (Ferreiro, 2010).

Como hemos dicho la teoría de Piaget es aplicable no sólo a la pedagogía sino a cualquier desarrollo de aprendizaje. Viendo a las ciencias como el aprendizaje acumulado de la humanidad podemos entonces analizar el estadio en el que se encuentran. El nivel que tienen las ciencias actualmente es de una lógica de procesos. La física pasa de la aristotélica a la newtoniana para llegar a las teorías de Einstein y de la física cuántica. La matemática de aritmética al álgebra y del álgebra a la teoría de categorías, de la geometría analítica a las estructuras geométricas y la topología, etc. Pero pese a estos cambios hay cosas que son invariantes en cada una de estas dos ciencias, para la física el invariante es la interpretación de la naturaleza, para la matemática la intuición geométrica y el pensamiento lógico formal. Pero el nivel de pedagogía plasmado en el plan parece pertenecer a un estadio anterior, de menos lógica y más rígido, que no logra comprender cómo se combinan distintos aspectos del desarrollo cognitivo, y no reconoce aún cuáles son los invariantes en el proceso de aprendizaje.

Y así, el entender que en los procesos se combinan los invariantes y los cambios permitirían entender porque los niños pueden aprender algunas cosas con facilidad y otras, que requieren estructuras lógicas-matemáticas, requieren de mayor maduración. En palabras de un niño en un ensayo  (Piaget, Epistemología y Psicología de la Identidad, 1971) cuando se le presentaba una simulación de cristales que aparentan el crecimiento de un arbolito cristalino que crece rápidamente dentro de un recipiente; a la pregunta si era el mismo árbol o diferente, un niño contesta –Es el mismo, pero diferente- Este niño ya tiene una estructura lógica que le permite entender la continuidad aun cuando la apariencia cambie, es el niño del 5° estadio. Las estructuras lógica-matemática requerida se amplia de definir objetos a buscar la relación entre ellos, hasta llegar a relaciones de relaciones. Y si, efectivamente, el marxismo también cambia, es un proceso, que inició por una crítica a las ciencias de su época como fue la economía (Marx, El capital, 1867) y la filosofía (Marx, Miseria de la Filosofía, 1847). Esta teoría fue retomada por Lenin-Trosky para el movimiento proletario hasta tomar el poder en Rusia y construir la IV Internacional. Y por otra parte, por Piaget para la epistemología de la ciencia, hasta llegar a los sistemas Complejos (García, 2011 vol 1, no. 1). Entender los procesos, sus invariantes y sus cambios, es tener una visión dinámica del mundo que nos rodea.

A manera de conclusión, se pueden retomar los campos que propone el Plan de Educación 2011 para implementarlos en todos los niveles educativos, entender que la educación es un proceso, como lo consideran la mayoría de las ciencias, y que ese proceso es análogo a la construcción de ellas. Que más que la competencia se debe entender el aprendizaje como una construcción que requiere de acción, de actividades más que un discurso del instructor. Que en los primeros años el aprendizaje debe ser muy apegado a su entorno y no a un libro de texto descontextualizado. Que el desarrollo de la inteligencia está ligado a la afectividad y no se pueden desligar. La triada es acción-inteligencia-afectividad.

Referencias bibliográficas

Ferreiro, E. (30 de mar de 2010). www.youtube.com. Recuperado el 04 de jul de 2012, de Emilia Ferreiro 1_3 .wmv: http://www.youtube.com/watch?v=mjir1eSJh-A

Fuenlabrada, I. (30 de mar de 2010). youtube. Recuperado el 26 de jul de 2012, de http://www.youtube.com: http://www.youtube.com/watch?v=E8vXd-Ernzw

García, R. (2000). El Conocimiento en Construcción. México: Gedisa.

García, R. (ago de 2002). Piaget, las ciencias y la dialéctica. (A. Castorina, Entrevistador) Obtenido de http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-n-19/piaget-las-ciencias-y-la-dialectica

García, R. (2011 vol 1, no. 1). Interdisciplinaridad y Sistemas Complejos. Latinoamericana de Metodología de las Ciencias Sociales, 37.

Marx, K. (1847). Miseria de la Filosofía. Obtenido de Marxists Internet Archive: http://www.marxists.org/espanol/m-e/1847/miseria/

Marx, K. (1867). El capital. México: FCE.

Marx, K., & Engels, F. (1848). Manifiesto del Partido Comunista. Obtenido de Marxists: http://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/48-manif.htm

Piaget, J. (1971). Epistemología y Psicología de la Identidad. Buenos Aires: Paidós.

Piaget, J. (1974). Seis estudios de psicología. México: Ariel Seix Barral.

Piaget, J. (1995). El estructuralismo. México: CONACULTA 1a ed.

Piaget, J. (2005). Inteligencia y afectividad. Argentina: Aique. Primera edición.

SEP. (2011). Plan de Estudios 2011, Educación Básica. México: Secretaría de Educación Pública.

SEP. (2011). Programa de estudios, guía para la educadora preescolar. México: Secretaría de Educación Pública.

Vazquéz_CHagoyan, R. (2007). La escuela a examen. Recuperado el 16 de jul de 2012, de Diagnóstico pedagógico del Sistema Educativo Escolar: http://www.conexiondigital.org/laescuelaaexamen/LA_ESCUELA_A_EXAMEN.pdf

Las apariencias del sistema capitalista. Para entender el mundo en que vive

Por Tomás Holguín

alienacion-capitalista

El ascenso revolucionario de la burguesía (finales del siglo XVIII) trajo consigo la emancipación política del individuo de los vínculos de la dominación estatuida y cambió positivamente la política de un círculo cerrado de privilegios y servidumbre connaturales por un mercado abierto de adultos libremente contractuantes. El obrero ya no se encontraría sujeto de por vida a su amo ni existirán estatutos que despojen a las clases trabajadores con un diezmo secular cada vez mayor. Ahora, el comerciante que vende y la ama de casa que compra pan, el contratista que compra y el obrero que vende horas de trabajo, todos son personas libres, libremente ocupadas en el libre cambio de equivalentes. Los ideólogos burgueses elogian estas condiciones como base de la libertad política.

Así, sucede que en las relaciones monetarias, concebidas en su forma simple, todas las contradicciones inmanentes de la sociedad burguesa aparecen borradas. Esto se convierte en refugio de la democracia burguesa. Cada sujeto es un intercambiante, esto es, tiene con el otro la misma relación social que éste tiene con él. Considerado como sujeto del intercambio, su relación es pues la de igualdad. Imposible es hallar entre ellos cualquier diferencia o aun contraposición, ni siquiera una disparidad. Por añadidura, las mercancías que esos individuos intercambian son equivalentes –en cuanto valor de cambio*-, o al menos pasan por tales.

Si nos quedamos con estos supuestos diríamos que el obrero, al vender su trabajo, y el capitalista (empresario), al pagar salarios, están realizando un cambio recíproco de mercancías que tienen igual valor. Y el hecho de que los ricos se enriquezcan cada día más no se debe a ninguna necesidad estructural inherente sino sólo a la circunstancia accidental de que poseen un juicio y una persuasión superiores. Ni tampoco se explicaría económicamente la existencia histórica de la clase capitalista (burguesía) diciendo que el obrero no recibe el valor total a cambio de su trabajo. Si así fuese, si el capitalista pagase al obrero menos que el equivalente de su trabajo, entonces el capitalista podría ganar sólo en la medida en que el obrero perdiera, pero nunca más.

Un proceso como este no podría continuar durante mucho tiempo o en gran escala porque pronto la parte en desventaja se extinguiría. ¡Por lo que tenemos un problema! ¿Cómo puede ser que el obrero reciba el valor de cambio total por su mercancía y sin embargo exista un excedente del cual vive la clase capitalista? ¿Cómo puede ser que el obrero no sea engañado en el contrato de trabajo y sin embargo sea explotado? ¿Cuál es la fuente de la plusvalía?

Esto lo podemos aclarar cuando resumimos el análisis del proceso de la producción capitalista en dos componentes fundamentales:

1)       El trabajador intercambia su mercancía –el trabajo, el valor de uso que como mercancía también tiene un precio, como todas las demás mercancías-, por determinada suma de valores de cambio, determinada suma de dinero, que el capital le cede.

2)       El capitalista recibe en cambio el trabajo mismo, el trabajo en cuanto actividad que pone valores; es decir, recibe en cambio la fuerza productiva que mantiene y reproduce al capital y que, con ello, se transforma en fuerza productora y reproductora del capital en una fuerza perteneciente al propio capital.

Si lo examinamos, el primer proceso de cambio aparece claramente comprensible, el trabajador entrega trabajo y recibe salarios en cambio.

Pero en el segundo proceso, detengámonos un momentito. En una transacción de cambio corriente, lo que cada una de las partes hace con la mercancía que recibe es ajeno a la estructura del cambio en sí. Al vendedor no le interesa si el comprador utiliza la mercancía adquirida para fines productivos o no: eso es asunto privado y no tiene importancia económica en el proceso de cambio propiamente dicho. Pero en el caso específico del “cambio” entre trabajo y salarios, sin embargo, el uso que el comprador de trabajo da a su mercancía tiene suma importancia para él, no sólo en el aspecto privado sino también en su condición de homo œconomicus (hombre económico). El capitalista entrega salarios (valores de cambio) por el uso del trabajo (por su valor de uso) sólo a fin de convertir este valor de uso en valor de cambio adicional.

Así, mientras el capitalista pague al trabajador un salario suficientemente elevado como para permitirle seguir viviendo y trabajando, habrá pagado el valor total del trabajo y la relación de cambio definida en el contrato de trabajo será una relación equivalente. El capitalista ha pagado el valor de cambio (dinero) total y justo de la mercancía.

Pero lo que en realidad ha comprado es cierto número de horas de control y decisión sobre la actividad productiva del obrero, sobre su capacidad creadora, ha comprado su capacidad de trabajo. Lo que el obrero vende no es “trabajo” sino fuerza de trabajo; no una mercancía como cualquier otra, sino una mercancía única. Sólo el trabajo tiene la capacidad de crear valores donde anteriormente no existía valor alguno, o la posibilidad de crear valores mayores que los necesarios para mantenerse a sí mismo. En resumen, sólo el trabajo es capaz de crear plusvalía (valor de cambio –dinero- que no nos es remunerado y con el cual se queda el capitalista –empresario-; y así ellos se hacen cada vez más ricos, y nosotros cada vez más pobres).

El capitalista compra el control sobre ese poder creador y hace que este poder se ocupe de la producción de mercancías para el cambio durante determinado número de horas. A esta renuncia por parte del obrero al control sobre su poder creador nosotros le denominamos explotación; sí, así como en la época del esclavismo los esclavistas explotaban y tenían control absoluto sobre los esclavos. Cada vez que asistimos a nuestros lugares de empleo y trabajo, esto es lo que sucede, día con día.

Por eso que lo siguiente no se le borre jamás de su mente: El capitalismo no es otra cosa más que una forma muy sofisticada de esclavismo, donde los esclavos somos todos nosotros los trabajadores. Pero que tampoco se le escape esto de la mente: luche por su libertad, vale la pena enormemente.

*Capacidad de compra de un bien. Cantidad de otro bien que puede ser adquirida a cambio de dicho bien. Se le contrapone en economía al concepto de valor de uso: utilidad o aptitud de los bienes para satisfacer necesidades humanas. El valor de cambio surge con la división social del trabajo y el desarrollo de la economía especializada de intercambio. No siempre los bienes de mayor valor de uso son los que tienen un mayor valor de cambio.

Bibliografía.

Nicolaus M. El Marx desconocido. En: Aricó J, Murmis M, Scaron P (Eds). Elementos fundamentales para la crítica de la economía política (Grundrisse) 1857-1858. Karl Marx. Volumen 1. 19.a Ed. México: Siglo XXI editores; 2005.

CNTE. “Un paso adelante, dos pasos atrás” Es hora de dar la batalla en otros escenarios

“Un paso adelante, dos pasos atrás”, es el título de un artículo de Vladimir I. Lenin, el más genial político revolucionario de la clase trabajadora mundial y fundador de la primera República obrera, la URSS

PARTIDO OBRERO SOCIALISTA

Lunes 16 de Septiembre 2013
A las maestras y maestros de Oaxaca:
Al decir que con frecuencia debemos dar un paso adelante y dos pasos atrás lo que quería decir el teórico socialista ruso es que, en política, es decir, en los movimientos de las masas, no siempre es posible obtener todo lo que exigimos y que lo primero es analizar las relaciones de fuerzas entre las clases sociales en lucha. Si la relación de fuerzas es claramente favorable al proletariado, entonces lo conducente es exigir lo más posible y proseguir el combate; pero si las fuerzas de los trabajadores no son suficientes, entonces es necesario saber replegarse a tiempo, recoger lo ganado y retirarse momentáneamente de la batalla para preparar el siguiente round.

La lucha de la sección 22 desató movimientos de maestros en 23 o más estados pero debemos reconocer que la mayoría de ellos son de apenas miles. De un gremio de más de un millón 300 mil apenas habremos logrado la movilización de una parte. El llamado paro cívico nacional del pasado miércoles 11 de septiembre no alcanzó la fuerza necesaria y la “megamarcha” de ese día fue una expresión de algunos miles pero no de los cientos de miles que se requieren para doblegar al Gobierno y sus aliados PAN y PRD. Ellos advirtieron la debilidad del movimiento y por ello se dieron el lujo de desalojarnos del Zócalo sin demasiados problemas dos días después.

Para peor, Michoacán se retiró de esta lucha y Guerrero, otro de los bastiones de la CNTE, tampoco se incorporó a esta batalla como era de esperarse. En conclusión, estos momentos nosotros apreciamos que la fuerza del movimiento magisterial se redujo y es insuficiente.

El Partido Obrero Socialista publicó en su periódico El Socialista 370 que la lucha de la sección 22 y del magisterio logró modificaciones en las leyes secundarias. Por ejemplo, se preserva la gratuidad en la educación; se les dará nombramiento definitivo de base a los que cumplan seis meses como docentes (lo que hará más difícil su despido); a los maestros que tienen actualmente base no se les podrá despedir y si se les cambia de adscripción no se les quitará su nombramiento anterior. 

También se obtuvo que las escuelas normales sean durante los dos siguientes años los semilleros de maestros y que tengan la preferencia en la contratación. No aceptamos estas leyes pero estos cambios nos permitirán continuar la lucha en mejores condiciones. 


Además, es evidente que el Gobierno no se atrevió a cobrar el IVA en alimentos y medicinas porque de haberlo hecho hubiera provocado la entrada en la lucha de cientos de miles de obreros, trabajadores, colonos, campesinos, estudiantes y amas de casa. Y todo ello se debe a la gran y ejemplar lucha que hemos dado como CNTE.


El movimiento magisterial debe aprender de la amarga lección de la huelga estudiantil de 1999-2000 en la UNAM. 

Los estudiantes ya habían ganado el 80% de sus peticiones pero sus dirigentes ultraizquierdistas se empeñaron en ganar el 100% y aun de plantear a las autoridades nuevas exigencias. La huelga, después de meses, perdió la participación de decenas de miles de estudiantes, se desgastó o se pudrió. El gobierno manejó a su antojo a los medios de comunicación en contra de la causa estudiantil y la policía rompió la huelga y apresó a poco más de mil jóvenes que estuvieron en la cárcel en promedio dos o tres meses. Lo que pudo ser una importante victoria parcial terminó en una dolorosa derrota de la que, a la fecha, el movimiento en la UNAM, trece años después, no se ha repuesto.

Es hora de mirar con realismo y con honestidad la fuerza actual con que contamos. Desde nuestro punto de vista, es la hora de dar un paso atrás, de recoger lo ganado y de preparar las siguientes batallas. De no hacerlo, nos exponemos a una situación como la habida en la UNAM, a que perdamos más escuelas ante la espuria sección 59. También es un hecho que algunos compañeros han regresado a trabajar sin que desde la sección hayamos decidido hacerlo. Todo esto nos pondrá en peores condiciones para dar las siguientes batallas.

Es hora de continuar la batalla en otros escenarios. Es hora de decirles a los padres de familia que gracias a su apoyo se preservó la gratuidad y que se necesita la formación de los Colectivos Escolares con maestros, padres y alumnos para hacerla realidad. Es hora de enviar brigadas a los estados del país que logramos despertar a la lucha para que se incorporen a la CNTE y repudien a los líderes traidores del SNTE. Es la hora para, desde nuestras escuelas, resistir la imposición de las nuevas leyes y evitar su aplicación. En esas circunstancias podremos considerar si, entre todos los maestros del país y otras fuerzas afines, es posible organizar una huelga nacional con la que podríamos derogar las contrarreformas.

Es hora pues, de dar un paso adelante y dos pasos atrás.

Maestras y maestros del POS www.pos.org.mx  tel. (55) 55910168

Ver más