Tag Archives: Narcoviolencia

BREAKING NEWS

México. La simbiosis PRI-Templarios postra al estado

Lo que sucede en Michoacán de 2011 a la fecha no es resultado de la guerra declarada por Felipe Calderón a los narcos, sino producto de la simbiosis entre el PRI y Los Caballeros Templarios, organización que cerró filas en torno a Fausto Vallejo y su partido. Hoy esa organización criminal tiene presencia en todos los municipios de la entidad, con excepción de Cherán, según comenta a Proceso el exgobernador Leonel Godoy, quien pide a las autoridades federales investigar los nexos de Rodrigo Vallejo, hijo de Fausto, y el líder templario Servando González, La Tuta.

 


PROCESO.COM.MX
JOSÉ GIL OLMOS
2 DE AGOSTO DE 2014
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Esta vez la imagen de Rodrigo Vallejo Mora era nítida. Tenía frente a él una lata de cerveza mientras hablaba con Servando Gómez La Tuta, líder de Los Caballeros Templarios, presuntamente para ofrecerle sus oficios con el propósito de ayudar a la “empresa”. Continue reading

Published by:
BREAKING NEWS

Michoacán, México. Solitarias, 11 viudas de Cherán luchan por justicia

Impunidad en Cherán

Solas, 11 viudas luchan por justicia desde 2009

Presentaron 11 denuncias por asesinato y 4 por plagio
Todos los casos ocurrieron en enfrentamientos o emboscadas en cerros de Michoacán
Acudieron ante autoridades estatales y federales; nadie les responde todavía

Familiares de desaparecidos o asesinados muestran imágenes de sus parientes que han  sido víctimas de grupos delictivos en el poblado de Cherán Foto Ignacio Juárez /La Jornada Michoacán

La Jornada Michoacán
Daniela Osorio Cabrera
Sábado 23 de noviembre de 2013
Morelia, Mich., 22 de noviembre.-Once viudas de la comunidad indígena de Cherán han sido víctimas de represalias e indiferencia debido a que han denunciado ante las autoridades estatales y federales los asesinatos, desapariciones o agresiones contra sus familiares, a manos de criminales que operan en esa región.

Cherán es una de tantas comunidades michoacanas azotadas por el narco, y si bien la mayoría de sus pobladores forman parte de un movimiento de defensa de sus propias vidas y de los recursos naturales de la región, hay un pequeño grupo de familiares, 11 viudas principalmente, que han emprendido su propia lucha por la justicia y la dignidad.

Ninguna de las investigaciones de los asesinatos ha dado resultado, pese a la gran cantidad de evidencias que las familias han aportado a las autoridades, las que reviran que no hay elementos suficientes para poder concluir satisfactoriamente las indagatorias.

Por ahora sólo hay denuncias por los asesinatos de Plácido Fabián Ambrosio, Armando Hernández Estrada, Domingo Chávez Juárez, Alfredo Macías Cucue y su nieto Alfredo Francisco Gerónimo Macías, Leopoldo Juárez Urbina, Urbano Macías Rafael, Guadalupe Gerónimo Velázquez, Pedro Juárez Urbina e Hilario Gembe Estrada.

Hay otras cuatro denuncias por secuestro y una por el intento de asesinato de Eugenio Sánchez Tehandón, el único sobreviviente de un ataque de grupos armados, pero se encuentra en estado vegetativo y, a pesar de que el gobierno estatal comprometió apoyos para su rehabilitación y de haber sido intervenido quirúrgicamente en varias ocasiones, su familia no ha recibido recursos para financiar los tratamientos.

A Sánchez Tehandón se le sustrajo una bala de la cabeza en el hospital Star Médica de Morelia, misma que horas después se reportó como extraviada.

Todos los asesinatos ocurrieron en enfrentamientos y emboscadas ocurridas en los cerros de San Miguel, Las Tres Esquinas, De los Cuates, El Resinero y El Tecolote, así como en calles de la cabecera municipal, como fue el caso de Plácido Fabián Ambrosio, quien fue atacado junto con su esposa en su domicilio en las fiestas patronales de 2009.

La mayoría de los homicidios ocurrieron de día y frente a testigos; es el caso de Armando Hernández Estrada, quien formaba parte de una multitud que acudió a encarar a los talamontes cuando fue asesinado. Esa misma gente presenció su asesinato y lo cargó hasta la comunidad.

Sólo uno de los comuneros estaba solo cuando fue ultimado: Domingo Chávez Juárez, quien fue a recolectar resina al cerro y cuyo cuerpo fue localizado con huellas de tortura y varios impactos de bala 11 días después de su fallecimiento.

Otro caso es el de la familia Macías Cucue. Alfredo, de 66 años, fue acribillado el 17 septiembre de 2009. Ese día recogía ocote junto con sus dos nietos, Alfredo Francisco, de 16 años, y Ramón, cuando fueron atacados con armas de fuego. Ramón pudo escapar ileso para dar aviso a la familia, pero Alfredo Francisco fue herido y dejado en el lugar, al creerlo muerto.

Pese a la gravedad de sus heridas, el menor sobrevivió y se recuperó. Rindió testimonio sobre el asesinato de su abuelo, pero el 12 de agosto de 2009, 10 meses después, los mismos criminales volvieron por él y lo mataron.

Leer más:
http://www.jornada.unam.mx/2013/11/23/politica/002n1pol

Published by:
BREAKING NEWS

México. Guerrero bajo el cerco de las armas

El narcotráfico creció en Guerrero al amparo del ejercito mexicano y de lo políticos del PRI

El ejercito desarma y persigue a las policias comunitarias, pero no a la delincuencia
Guerrero es una bomba de tiempo


La Jornada
Abel Barreda
Director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan
Sabado 10 de Agosto 2013
La crítica situación de violencia que vive Guerrero no puede entenderse sin una inmersión profunda en la historia de sus regiones.

En la Tierra Caliente y en la Zona Norte, se impulsó la construcción de presas hidroeléctricas y se fomentó la explotación de minas de oro, mediante el desalojo forzado de comunidades campesinas que nunca fueron reubicadas en condiciones dignas.

En la Costa Grande, durante los años 90, mientras el Ejército perseguía y torturaba a los líderes de la organización de campesinos ecologistas de la sierra de Petatlán, el poder caciquil de Rogaciano Alba, al amparo del priísmo y del propio poder castrense, expandía los dominios de la droga.

En la Zona Centro y sobre todo en la parte más intrincada de la sierra, donde las compañías madereras arrasaron de manera indiscriminada con los bosques, florecieron los cultivos de mariguana y amapola. Desde el inicio se trató de una práctica agrícola tolerada por el Ejército a cambio de componendas y regalías que obtenían de los caciques. Ahora es un territorio desolado por la narcoviolencia. Acapulco condensa la tragedia nacional: miseria en las periferias y los boyantes negocios del crimen organizado en los centros de poder.

En la Montaña, el abandono secular de los gobiernos ha calado hondo en la vida de los pueblos, ha levantado movimientos sociales que marcaron cambios políticos en la vida nacional. La montaña roja comunista devino en la montaña del maíz bola, la de los primeros lugares nacionales en cuanto a pobreza, militarización y miseria.

En las siete regiones de Guerrero, la violencia delincuencial se gestó en el seno de las instituciones policiales y militares, la cuales urdieron negocios ilícitos con el patrocinio de los caciques. Los cuerpos policiales son parte del entramado de la corrupción y en el caso de la policía ministerial fue la punta de lanza para la infiltración del narco en las estructuras del Estado.

Conocer la entraña de estos territorios ariscos es entender las raíces profundas de un pueblo guerrero, decidido siempre a enfrentar las fuerzas que atentan contra la vida y la seguridad. Los gobiernos, con su inacción, dejaron crecer el poder de las bandas criminales y permitieron que las fauces del crimen organizado se extendieran hasta las poblaciones rurales, trastocando de manera abrupta el tejido comunitario. Esta violencia criminal desencadenó una respuesta sin precedente.
leer más:
http://www.jornada.unam.mx/2013/08/10/opinion/015a1pol

Published by:
%d personas les gusta esto: