Todos los mensajes etiquetados Reforma Energética

Boletín. Trabajadores petroleros en defensa de la industria petrolera de México

UNTyPP

untyp


BOLETIN INFORMATIVO

LA UNIÓN NACIONAL DE TÉCNICOS Y PROFESIONISTAS PETROLEROS EN COORDINACION CON EL SECTOR ELECTRICO Y AGRARIO, CONCIENTES DE QUE LA ENERGIA NO ES UN SECTOR ECONOMICO SINO UN GARANTE DE DESARROLLO CON IMPACTO EN LA VIDA SOCIAL; ES UN SECTOR ESTRATEGICO, NO UNA MERCANCIA, ES CUESTION DE SOBERANIA Y SEGURIDAD NACIONAL, RAZON POR LA CUA CONVOCAMOS AL PUEBLO DE MEXICO A SUMARSE, EN SU CALIDAD DE SUPREMO SOBERANO NACIONAL, A LOS AMPAROS COLECTIVOS EN CONTRA DE LAS LEYES SECUNDARIAS DE LA REFORMA ENERGETICA QUE ATENTA CONTRA LA PROPIEDAD DE LA NACION SOBRE LA TIERRA, EL AGUA, EL PETROLEO, GAS, HIDROCARBUROS, MINERALES E INDUSTRIA ELECTRICA, LA SOBERANIA Y SEGURIDAD DE LA NACION Y PONIENDO EN RIESGO LA ESTABILIDAD ECONÓMICA, SOCIAL Y POLÍTICA DEL PAÍS, ASÍ COMO EL MEDIO AMBIENTE DEL QUE DEPENDEMOS TODOS LOS MEXICANOS. Leer más…

México. Con las Leyes Energéticas que Avalan el Despojo de Tierras.. ¡HABRÁ ESTALLIDO ANTES QUE PETRÓLEO!

*Organizaciones Campesinas Anuncian Creación de Resistencia Civil

*Reclaman Inscribir que no se Puede Ocupar la Tierra si Está Produciendo Alimentos

Monos de El Fisgón- La Jornada

FRECUENCIA LABORAL
Año 8. No. 450. del 27 julio al 02 agosto 2014
Por María de Lourdes Martínez González
Periodistas y Conductora de Frecuencia Laboral
Publicación Original del Portal www.frecuencialaboral.com
Representantes agrarios de más de 24 estados del país hicieron un acuerdo en el zócalo de la ciudad de México, para empezar a formar los comités de defensa de su territorio, de riqueza ambiental, el agua y la tierra de producción de alimentos, ante la aprobación de las leyes secundarias en materia energética, en las que diputados federales y senadores de la República aprobaron la “ocupación temporal de la tierra” por parte de las empresas mineras y petroleras nacionales y transnacionales, con lo cual serán despojados. Leer más…

México. El mapa del despojo tras la reforma energética

Emilio Lozoya escribe un mensaje durante un foro de Pemex en junio pasado. 
Foto: Benjamín Flores.

PROCESO.COM.MX
JENARO VILLAMIL
19 DE JULIO DE 2014 
DESTACADO
MÉXICO, D.F. (Proceso).-

Coahuila, Chihuahua, Durango, Nuevo León y Tamaulipas serán los estados más afectados con la nueva normativa energética. Aunque se obtengan los recursos privados que espera el gobierno federal, sobrevendrá una avalancha de problemas sociales, agrarios, ganaderos, patrimoniales y ambientales para los cuales no hay un plan de contención. Sólo por la figura de “ocupación temporal” de terrenos se pronostican conflictos en 81 municipios de la zona. Leer más…

Con las Leyes Secundarias en Materia Energética: Aprobados en México los “contratos de servidumbre”

APROBARÁN LA SERVIDUMBRE DE DUEÑOS DE LA TIERRA
* Senadores del PRI-PAN-PVEM Ofrecen Opción de Vender, de Convertirse en Servidumbre o de ser Despojados.
*Violaron el Procedimiento Parlamentario y aún así Declaran Discutidas la Ley de Hidrocarburos, Eléctrica y Petrolera.
*Estos Contratos Regresan a México a los Tiempos de la Colonia.

Monos de Magu-La Jornada

FRECUENCIA LABORAL
Año 8. No. 444. del 15 al 21 de junio 2014
Por María de Lourdes Martínez González
Periodistas y Conductora de Frecuencia Laboral Leer más…

¿Por qué nadie salió a defender a PEMEX?

Por Camilo Ruiz

Reforma energética

Publicado en El Barrio Antiguo

El contraste entre el conflicto político provocado por las reformas educativa y energética es sorprendente. Este agosto-septiembre pasado, la movilización de decenas de miles de maestros provocó, si no el abandono, por lo menos sí un recule importante de los planes del gobierno respecto a la reforma educativa.La reforma energética, por el contrario, fue aprobada en su totalidad en un ambiente de relativa calma. Las acciones convocadas por los caudillos de la izquierda oficial fueron impotentes (Cárdenas cifra sus esperanzas en una consulta ciudadana que no tendrá poder retroactivo ni validez constitucional), y no hubo mayores señales de una posible movilización popular espontánea, por fuera o desbordando los canales institucionales.

Leer más…

“México acaba de integrarse prácticamente como Estado subordinado a EE.UU.”

Entrevista a Guillermo Almeyra, analista político y colaborador de La Jornada

Rebelión
Mario Hernandez
Sabado 11 de Enero 2014

Mario Hernandez (MH): Nuevamente en comunicación con Guillermo Almeyra. Ayer a la noche estuvimos comentando Militante Crítico, el nuevo libro de Guillermo. Hoy queríamos volverlo al papel de columnista internacional pero manteniéndonos en la geografía mexicana que ha constituido gran parte de su vida. Al respecto, hace un mes aproximadamente leía una nota de Jorge Castro en Clarín titulada “En México, un acuerdo petrolero trascendente”, donde señalaba que: “El miércoles a la noche, el Senado mexicano aprobó la desregulación petrolera y abrió a la inversión transnacional reservas probadas que equivalen a la producción de Kuwait, y no comprobadas -sobre todo shale gas/shale oil- que continúan a las de EE.UU., las primeras del mundo. Este cambio representa por su importancia geopolítica un acontecimiento de similar o mayor relevancia a la fundación del NAFTA (Tratado de Libre Comercio EE.UU./Canadá/México) en 1994.” ¿Qué opinión te merece este comentario? Leer más…

Las petroleras estatales le ganan la batalla a las Siete Hermanas

Pluma 23

pemex

Los ideólogos de la privatización energética en México dicen que hagamos lo que han hecho los héroes de la izquierda mundial, que han abierto la industria petrolera de los países que gobiernan a la explotación privada. Es cierto: los hermanos Fidel y Raúl Castro en Cuba; Hugo Chávez en Venezuela; Lula en Brasil; Correa en Ecuador, han permitido una gran participación de la clase empresarial en esa rama de la economía (y en otras). Pero eso no quiere decir que su capitulación al capital extranjero haya sido algo beneficioso para sus poblaciones: basta ver lo que pasó hace pocos meses en Brasil, cuando cientos de miles de personas se movilizaron descontentos en las calles; en Venezuela la economía está al borde del colapso. La privatización petrolera no alivió la economía venezolana ni satisfizo las necesidades de decenas de millones de brasileños. Leer más…

LA EXPROPIACION PETROLERA FUE UNA HAZAÑA PROLETARIA, NO DE LÁZARO CÁRDENAS

Por Cuauhtémoc Ruiz

elMAchete

Este artículo recoge una cuidadosa investigación histórica que contradice una de las principales falsedades de los libros de texto gratuitos: la idea de que el petróleo fue nacionalizado por iniciativa del presidente y general Lázaro Cárdenas.

Este texto fue publicado en la prensa del POS hace 25 años, en marzo de 1988. En ese momento Cuauhtémoc Cárdenas, hijo de Lázaro Cárdenas, se presentaba como el candidato presidencial representativo del pueblo y defensor de las causas nacionales, como la historia oficial dice que fue su padre. Este ensayo tuvo la intención de establecer la verdad histórica y de mostrar a los trabajadores que no pueden confiar en los políticos de la burguesía. Un cuarto de siglo después, las conductas neoliberales y antidemocráticas del hijo del prócer decepcionaron a sus seguidores y hoy es un político venido a menos, desplazado de los reflectores desde 2006, cuando no pudo ser el abanderado del PRD en la contienda electoral. Pero el proyecto actual del PRI-gobierno de privatizar la mayor riqueza nacional le han dado un nuevo realce al hijo del Tata, que pretende aparecer como el continuador de la obra paterna ante la contra reforma energética de Peña Nieto y del PAN.

La verdad histórica, empero, dice otra cosa: los trabajadores sólo pueden confiar en sus propias fuerzas, en su organización, unidad y lucha; y no en personajes como los Cárdenas, padre e hijo.

*Tomado del periódico El Socialista, Partido Obrero Socialista, México, no.94, marzo 1988, editado.

Movilización en el Zócalo de la Ciudad de México, en 1938.

Sigue estando en la mente de millones de mexicanos que la nacionalización del petróleo fue obra principal del general y presidente Lázaro Cárdenas del Río. La historia oficial sostiene que la recuperación de los recursos petroleros se debió “al valor de un hombre que contó con la solidaridad de su pueblo”.

A los trabajadores se nos ha hecho creer que cardenismo es sinónimo de una política acorde con los intereses nacionales, popular, democrática y hasta socialista.

En este artículo, basado exclusivamente en información obtenida en libros escritos por admiradores o apologetas de Cárdenas, demostramos que el General no tenía planeado que su gobierno diera un paso tan trascendental y que la decisión de nacionalizar el petróleo le fue impuesta fundamentalmente por la lucha del proletariado. Fue la imponente movilización obrera y popular la que enfrentó en marzo de 1938 a la administración cardenista al dilema de decretar la expropiación o perder la confianza popular y el mismo poder. Posteriormente, cuando Lázaro Cárdenas creyó que la movilización popular había menguado, estuvo por volver a dejar en manos de las compañías extranjeras una porción de las riquezas petroleras, pero nuevamente la acción proletaria de lo impidió.

  1. I.              CONCESIONES DE CÁRDENAS A LAS COMPAÑÍAS

Cuenta el historiador de origen israelita Tzvi Medin que el conflicto petrolero surgió del choque entre las compañías extranjeras y las exigencias de los obreros, organizados en 1936 en el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana e incorporado a la CTM (Confederación de Trabajadores de México). Las condiciones salariales y laborales de los trabajadores petroleros eran pésimas.

El 26 de julio de 1936 fueron presentadas por el sindicato las exigencias obreras de aumento de salarios y de prestaciones en el primer proyecto de Contrato de Trabajo. Las compañías rechazaron estas exigencias al afirmar que les costarían 65 millones de pesos.

Ante el conflicto “(…) el Estado intervino constituyendo una convención obrero-patronal con la participación de delegados gubernamentales. La convención se prolongó durante 120 días, finalizando en mayo de 1937 en un rotundo fracaso. A fines del mismo mes estalló la huelga de los obreros petroleros”.

Sigue narrando el mismo historiador que “los obreros suspenden la huelga y plantean frente a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje un conflicto de orden económico, lo que implicaba que un grupo de peritos debía examinar, por parte del gobierno, el estado económico de las empresas para verificar si las mismas se encontraban en la posibilidad económica de satisfacer las demandas de los obreros”.

El dictamen de la comisión pericial fue elaborado y en él se considera que “… la situación financiera de las empresas petroleras debe calificarse de extraordinariamente bonancible y que sin perjuicio alguno para su situación se encuentran capacitadas para acceder a las demandas de los obreros hasta por una suma anual de 26 millones de pesos”.

Los obreros petroleros demandaban 65 millones de pesos en aumentos salariales y prestaciones, mientras que la comisión pericial del gobierno de Cárdenas, a pesar de reconocer que la situación de las empresas era “extraordinariamente bonancible”, sólo las mandató a pagar a sus trabajadores 26 millones. El gobierno de Cárdenas, a través de la comisión mencionada, protegió la economía de las empresas imperialistas ante las exigencias obreras, mandatándolas a pagar una suma muy por debajo de lo que demandó el sindicato petrolero.

“Los obreros aceptaron el informe de los peritos, pero no así las empresas petroleras, que anunciaron que estaban dispuestas a pagar un máximo de veinte millones de pesos”.

 

Entonces, Cárdenas pensó que si concedía a la mayor empresa petrolera, la compañía inglesa “El Águila”, la explotación de los ricos yacimientos de Poza Rica, ésta acataría el laudo de la Junta. Ofrecía así un jugoso negocio a los imperialistas: éstos pagarían los 26 millones a que los obligaba la Junta, y a cambio les concesionaría la explotación en la región mencionada.

“A principios de noviembre de 1937 –dice Tzvi Medin-, el gobierno concertó un acuerdo con “El Águila”, según el cual la compañía inglesa recibía una nueva concesión para la explotación de la zona de Poza Rica, considerada uno de los más grandes depósitos petrolíferos del mundo. “Cárdenas no había planificado la expropiación, y el acuerdo concertado con “El Aguila” es una demostración de ello”, agrega este autor.

El historiador soviético Anatol Shulgovski afirma que el petróleo mexicano y especialmente el que la empresa inglesa extraería de la región veracruzana tenía, además de un enorme valor económico una gran importancia estratégica para el imperio británico. “Según las palabras que recogió de Van Jaselt, representante de la compañía El Águila, esta región no era inferior a las zonas petrolíferas de Irak. Como consecuencia del inminente conflicto bélico que se aproximaba, la Segunda Guerra Mundial, el petróleo mexicano adquirió para Inglaterra un significado particularmente importante. La prensa de Inglaterra y de los Estados Unidos señalaba que las nuevas concesiones le daban a Inglaterra la posibilidad de transportar el petróleo a través del Océano Atlántico, evitando así el más peligroso camino, el del Mar Mediterráneo”.

Un mes después de este hecho, el 18 de diciembre de 1937, “la Junta Federal, valiéndose del peritaje, pronunció un laudo, según el cual las empresas debían pagar a sus obreros los 26 millones reclamados.”

**

 

LA TOSUDEZ DE LAS COMPAÑÍAS ATIZÓ LA LUCHA

Cárdenas esperaba que luego de entregarle Poza Rica, la empresa con nombre de ave de rapiña y las demás compañías petroleras extranjeras en México acatarían el laudo de la Junta. En lugar de ello las empresas ejercieron una serie de medidas de presión económica contra México, como el envío de barcos y carros tanque a Estados Unidos; retiraron cuantiosos fondos de los bancos y provocaron una devaluación del peso ante el dólar. Además, solicitaron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación amparo contra el laudo dictado por la Junta.

Esta reacción de las compañías imperialistas provocó un alza sin precedentes de las protestas obreras y populares en todo el país, una intensificación de las protestas que a la fecha no ha vuelto a ser vista en México.

“El día 7 de marzo de 1938, los empresarios tuvieron una reunión con el Presidente Cárdenas. Adujeron su imposibilidad de cumplir el laudo de la Junta y consultaron si podían aplazar su cumplimiento.

“A las diez de la noche de ese mismo día, los dirigentes del sindicato petrolero le comunicaron al presidente Cárdenas su acuerdo de “dar por terminados los contratos de trabajo en vista de la actitud rebelde de las empresas”…”. La nueva negativa de las compañías imperialistas atizó todavía más la movilización del proletariado mexicano. Se preparaba la huelga petrolera y, tras ella, la huelga general.

“El rompimiento de los contratos -dice Fernando Benítez- significaba la suspensión de los trabajos en toda la industria y por consiguiente su paralización definitiva. Sin embargo, el día 8, en una tercera junta con los petroleros, el Presidente insistió todavía en que las compañías no deberían pagar más de los 26 millones, y se comprometió “a que el laudo sea reglamentado en tal forma que no provoque ninguna dificultad entre las empresas y los obreros”.

Todavía el 10 de marzo hubo otra entrevista entre los representantes de las compañías y Cárdenas. Un día antes, el Presidente se había entrevistado con el embajador inglés y éste le dijo:

“Me parece absurdo que las compañías no acepten el fallo. Hemos dejado el asunto en manos de los americanos, pero nosotros los ingleses estamos en mayoría y voy a convencerlos de que les conviene ceder”.

“El Presidente, creyendo que el embajador O’ Malley había influido en los representantes de la empresas, los mandó citar, y cuando los tuvo en su despacho les preguntó:

“¿Han reflexionado sobre el problema y me traen solución?”

“Señor Presidente, le traemos un memorándum con las razones por la cuales no podemos aceptar su propuesta”, contestaron.

EXPROPIAR O PERDER EL PODER, TAL FUE EL DILEMA

La situación que había en México en ese entonces es narrada así por Shulgovski:

“Por todo el país, los trabajadores se preparaban para huelga general en apoyo de los trabajadores petroleros. Los obreros exigían del gobierno la anulación de todos los contratos que dejaban de regir desde el 18 de marzo de 1938. Pero antes de que llegara la fecha señalada, los petroleros comenzaron a abandonar el trabajo. La milicia obrera, creada especialmente, resguardaba los objetos más importantes de las regiones petroleras. Los obreros impedían que las compañías extrajeran la maquinaria más valiosa”.

Dos horas antes del discurso con el que Cárdenas anunció la expropiación, “se habían suspendido completamente las labores en las regiones petroleras”.

“El economista mexicano Jesús Silva Herzog con gran exactitud definió la situación en aquel entonces: si el general Cárdenas no realiza la nacionalización, su gobierno no se hubiera podido sostener en el poder”.

Cárdenas hizo todo lo posible por no afectar, por no expropiar a las compañías imperialistas petroleras en México. Les hizo todo tipo de concesiones y dio garantías, pero éstas se mantuvieron inflexibles y no cedieron. En el otro extremo, los obreros mexicanos y el pueblo se lanzaron a la lucha como nunca antes lo habían hecho ni han vuelto a hacer, poniendo en peligro el gobierno capitalista de Cárdenas. La expropiación petrolera, entonces, se consumó en contra de la voluntad de Cárdenas, a quien no le quedó otra alternativa sino dar ese paso o, como vaticinó en ese momento Silva Herzog, “no se hubiera podido sostener en el poder”.

Hasta un apologeta de Cárdenas como Fernando Benítez reconoce que si las compañías petroleras hubieran cedido el día 10 de marzo: “habrían logrado prolongar un imperio que 40 años después, en manos de México, figuraría entre las empresas más poderosas del mundo”.

Saquemos otra conclusión: el cardenismo es una corriente nacionalista burguesa que, en su momento de esplendor, en la década de los 30s del siglo pasado, estuvo porque en México coexistieron los capitales imperialistas con los intereses nacionales. El nacionalismo burgués que encarnó mejor que nadie el general Cárdenas trató siempre de pactar con el imperialismo para que éste no resultara afectado en los inmensos intereses que tenía en México. Sólo cuando Cárdenas sintió que estaba amenazado su poder por la huelga general proletaria que estuvo a punto de estallar, se decidió a expropiar uno de los enclaves imperialistas en el país.

Ahora veremos cómo el cardenismo, durante la gesta por la recuperación petrolera, se manifestó como una corriente anti obrera. Y veremos también cómo el verdadero héroe que conquistó el petróleo para México fue el proletariado, y a su cabeza los trabajadores petroleros.

III. LA MOVILIZACION OBRERA Y POPULAR IMPUSO LA EXPROPIACION

Hemos dicho que la expropiación petrolera fue obra de las luchas de los obreros y campesinos. Los cuatro primeros años de administración cardenista son los de mayor auge de las movilizaciones del pueblo mexicano. En el año de 1934 hubo 202 huelgas, en las que participaron unos 15 mil obreros; al año siguiente el número de huelgas se incrementó espectacularmente, pues hubo 642, y los huelguistas aumentaron en más del 1000 por ciento, al haber 145 mil. La temperatura subió más en 1936, porque hubo 674 huelgas. Y en 1937, en los meses previos a la expropiación, las huelgas llegaron nada menos que a 833, con 185 mil obreros en lucha. Debe considerarse que en 1938 en México la población apenas llegaba a unos 20 millones, y que el número de obreros y de establecimientos industriales era también muchísimo menor al actual.

La lucha en el campo también fue muy intensa. A fines de 1936 las movilizaciones de los obreros agrícolas impusieron la expropiación de tierras en la Comarca Lagunera. En este año fue fundada la Confederación de Trabajadores de México (CTM). A mediados de 1937 los ferrocarrileros, otro de los sectores de vanguardia del proletariado, conquistó la nacionalización de este medio de transporte, el que durante algunos años quedó bajo su administración.

Dentro de este ascenso de las luchas se destacó la de los petroleros. “A comienzos de los años treinta -relata Shulgovski- los movimientos se sucedían ya en una, ya en otra región petrolera. Se fortaleció inconmensurablemente entre las filas de los petroleros la aspiración a la unidad”. En 1934 se creó el sindicato nacional petrolero y en julio de 1936 tuvo su primer congreso extraordinario. En noviembre de 1936 exigió la firma de un contrato colectivo de trabajo y el 31 de mayo de 1937 estalló la huelga general petrolera.

“En vísperas de la huelga, la dirección de la CTM se dirigió a todos los sindicatos que integraban sus filas; las peticiones de los obreros, decía, son justas y legales; la decisión de los petroleros requiere apoyo con todos los recursos posibles… La dirección sindical llamó a los trabajadores a dar pasos concretos para la organización de la ayuda a los huelguistas. Dicho movimiento de solidaridad debía encauzarse por la línea de organización de mítines y demostraciones, de propaganda entre la población, así como de la creación de comités sindicales de colaboración con los petroleros. En caso de necesidad, decía la CTM, otros destacamentos de la clase obrera declararán una huelga general de solidaridad”.

IV. CARDENAS CONTRA LOS TRABAJADORES PETROLEROS

La historia oficial ha difundido la especie de que Cárdenas alentaba las huelgas y apoyaba los derechos obreros. Pero por estas fechas el periódico El Nacional, vocero del gobierno, publicó un Editorial titulado “Llamado del Presidente a los trabajadores y empresarios”, el cual, según Shulgovski, hacía tales consideraciones que “significaban un pronunciamiento contra la huelga general de solidaridad… Para que el movimiento no escapara al control de gobierno, éste buscaba la terminación de la huelga trasladando la solución del conflicto a los cauces institucionales”.

En estas condiciones, los agentes de Cárdenas en la CTM, Lombardo Toledano y Fidel Velázquez maniobraron dentro de la central sindical para que ésta renunciara a su idea de apoyar la huelga petrolera. Y el 12 de septiembre de 1937 Cárdenas volvió a lanzarse contra los trabajadores petroleros. Declaró el Presidente que el sindicato petrolero ha “desdeñado toda transacción que, con un mínimo de sacrificio de sus principios y con ligera mengua de sus intereses permita un acercamiento conciliatorio que ponga fin a las dificultades…”

En noviembre de 1937, luego del acuerdo con la compañía “El Águila” (mediante el cual, como hemos dicho, Cárdenas le concesionó la explotación de la zona de Poza Rica), volvieron a tensarse las relaciones entre el gobierno y los trabajadores. “Los obreros… estaban descontentos por el acuerdo entre el gobierno y las compañías inglesas, referente al otorgamiento de nuevas concesiones, considerando que con marcha atrás y compromisos, era imposible frenar a los monopolios imperialistas”.

El año de 1937 terminó con nuevos enfrentamientos: “en diciembre de 1937, los obreros petroleros apoyados por otros destacamentos del proletariado, declararon su intención de realizar un paro de 24 horas, exigiendo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje inmediatamente la resolución. En algunas regiones petroleras hubo paros cortos. “Ante la disyuntiva de una nueva acción de los trabajadores, el gobierno condenó la presunta huelga como ‘ilegal’. En la declaración del gobierno se decía que dicha huelga era un acto hostil a las instituciones revolucionarias…”

LAS DECLARACIONES DEL GOBIERNO CARDENISTA NO FRENARON LA LUCHA

Pero los obreros no se amilanaron. Y a pesar de que sus dirigentes sindicales eran cardenistas (Lombardo Toledano y Fidel Velázquez), en febrero de 1938 los obreros impusieron que se reuniera la CTM. “El Congreso de la CTM celebrado a fines de febrero de 1938 demostró una vez más la decisión de la clase obrera de luchar hasta el final contra la política provocadora de las compañías. En la resolución del congreso se subrayó la tarea de rechazar la ofensiva del imperialismo, también se acordó que, en caso necesario, los obreros tomarían la dirección de la administración de la industria petrolera.

“(…) Por aquel tiempo se intensificaba la lucha de los petroleros. En las regiones petroleras del país se celebraban mítines masivos de obreros con motivo de la visita a estas regiones del secretario del Trabajo. El sindicato de petroleros llamó a sus hermanos de clase a cohesionar más estrictamente sus filas contra el imperialismo y la reacción interna. La CTM desplegó una gran actividad en la movilización de la clase obrera para el apoyo de la lucha de los petroleros. En un telegrama-circular del Comité Ejecutivo Nacional a las organizaciones locales, se hablaba de la necesidad de desplegar por todo el país demostraciones y mítines de solidaridad con la lucha de los petroleros”.

Y el día primero de marzo de 1938 (fecha en que la Suprema Corte debía determinar si otorgaba o no el amparo pedido por las compañías contra el laudo de la Junta de Conciliación), “desde todos los confines de la capital hasta el edificio de la Suprema Corte se dirigieron delegaciones de los sindicatos. Sobre sus cabezas ondeaban numerosas mantas con consignas antiimperialistas. “La sala de justicia estaba repleta de reporteros y representaciones diplomáticos. La sesión de la corte se convirtió en un proceso de acusación a las compañías imperialistas. Encendidos discursos patrióticos, exclamaciones de aprobación o indignación, tal era la atmósfera en que transcurría la sesión”.

Ya hemos narrado cuál era el ambiente en el país el 18 de marzo de 1938. La movilización obrera y popular era tan fuerte que Silva Herzog diagnosticó que si el gobierno de Cárdenas no actuaba en consonancia con los reclamos del proletariado iba en camino de perder el poder. En el discurso en que anunció la nacionalización, Cárdenas reconoció lo mismo. Justificando el trascendental paso que estaba dando, dijo que la prolongación del conflicto llevaría a que “la actividad financiera se paralizara, resultaran imposibles todo tipo de comercio, de trabajos sociales y de medidas de primera importancia, además de que la existencia del mismo gobierno se vería amenazada, ya que el perder el Estado su poder económico se llegaría a la pérdida del poder político…”.

El 23 de marzo de 1938 hubo en todo México manifestaciones antiimperialistas en las que participó más de un millón de personas. Y el 26 de abril cerca de 30 mil obreros unidos en batallones participaron en un desfile en la capital. “Los círculos democráticos del ejército apoyaron la idea de crear los batallones obreros y expresaron su acuerdo de impartir educación militar a los trabajadores”.

La fuerza y presencia social y política el proletariado era tan grande que, luego de la expropiación, el Consejo Administrativo, creado provisionalmente para dirigir la empresa, tuvo que encargar a los jefes de las secciones del sindicato de petroleros, ejercer funciones de consejeros locales y controlar los procesos productivos en sus localidades.

En resumen, el proletariado estuvo dispuesto a emplear la huelga general, se organizó parte de él en milicias armadas, arrastró a otras capas de la población explotada y oprimida e impuso la expropiación no sólo en contra de las compañías extranjeras sino del mismo Cárdenas y su gobierno. Lo hizo contra el gobierno de Cárdenas, que amenazó sus huelgas y llegó a considerar a una de ellas “ilegal”; también lo hizo sin dirigentes que representaran genuinamente sus intereses, pues a su cabeza estaban líderes a los que hoy llamamos charros. Tampoco encontró el proletariado a su guía en el Partido Comunista Mexicano, pues este partido, dominado por el dictador soviético José Stalin, apoyó fervientemente a Cárdenas. A pesar de todo ello los obreros impusieron la expropiación y, con ella, un México más soberano y libre.

EL PROGRAMA PRESIDENCIAL DE CÁRDENAS NEGABA LA EXPROPIACIÓN

La historia oficial ha dejado la idea de que Cárdenas tenía planeado decretar la expropiación petrolera y que sólo buscó el momento oportuno para hacerlo. Sin embargo, el historiador de origen israelí Tzvi Medin reconoce que “… ni el Plan Sexenal ni Cárdenas postularon con anterioridad al 18 de marzo de 1938 la expropiación de las empresas petroleras.

“Solamente se intentaba la limitación de las mismas en beneficio del interés nacional… Lo que se quería era la reforma de las condiciones existentes, pero no la desaparición de las empresas extranjeras que operaban en el país. Lo que se buscaba parecería que fuera lo que algunos ideólogos latinoamericanos reformistas consideran como la posibilidad de la humanización del capital, como la posibilidad de una convivencia con capitales imperialistas que tomen en cuenta las necesidades nacionales (…) “Cárdenas no postulaba la expropiación y la misma no fue consecuencia de un plan determinado…”, concluye este historiador.

Una opinión similar expresa Manuel López Gallo: “El programa de trabajo cardenista ni siquiera dejaba entrever que don Lázaro hubiera tenido la intención de expropiar los bienes de las empresas petroleras. El Plan Sexenal claramente expuso el ideario sobre la cuestión campesina. En cuanto el petróleo, únicamente mencionaba la necesidad de ampliación de las zonas de reservas nacionales.”

Lorenzo Meyer afirma que la ley de expropiaciones de 1936 no fue un instrumento jurídico deliberadamente creado por Cárdenas para legitimar la posterior nacionalización petrolera.

El programa de Cárdenas no contemplaba la expropiación y hasta se oponía implícitamente  a tal medida, ya que en el proyecto gubernamental del “Tata” se considera que en el país pueden coexistir los capitales imperialistas con las “necesidades nacionales”.

Silvia Ramos, militante sindical petrolera disidente, exhorta a defender Pemex

Por Eréndira Mungía

UNNTyP

Publicado en Revista Pluma 23

Que Pemex es una empresa en donde impera la corrupción de sus altos funcionarios, es algo sabido por la opinión pública. Que esta empresa es administrada deficientemente, también es sabido. Se sabe menos que los gobiernos del PRI y del PAN han perseguido sistemática y cruelmente a los trabajadores petroleros que han defendido sus derechos. El Socialista visitó a Silvia Ramos, secretaria de Relaciones de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros -UNTyPP-, quien nos cuenta las persecuciones contra este sindicato y los dañosos que la contra reforma energética causaría al país y la población.

Silvia ha sido una aguerrida luchadora desde adolescente. En su andar por la defensa de los derechos laborales, la libertad de presos políticos, en contra de la privatización de la industria petrolera y otras causas, ha experimentado la creación de cinco organizaciones de trabajadores, cuatro de ellas destruidas por los directivos de la empresa. Mientras a los líderes sindicales charros de Pemex se les ha premiado con todo tipo de prebendas y dándoles una rebanada de la corrupción, a militantes sindicales como a ella se les ha sometido a brutales represiones, incluyendo su despido e inhabilitación laboral por casi 15 años.

Por fin, en marzo de este año Silvia fue reinstalada como ingeniera de PEMEX. Está orgullosa de laborar en esta empresa estatal. Labora en la refinería Miguel Hidalgo de Tula de Allende, la cual describe como una “planta belleza” desmintiendo que las plantas de PEMEX sean obsoletas, por el contrario, asegura que cuentan con la tecnología adecuada y actualizada. En cuanto al mantenimiento a las instalaciones, denuncia que apenas alcanza para mantener funcionando la planta y que dista de ser suficiente para evitar un fatal e innecesario desgaste de la maquinaria.

Actualmente la refinería de Tula está operando al 70-80% de su capacidad debido al suministro insuficiente de crudo, ya que el gobierno prefiere venderlo al extranjero a que PEMEX mismo lo procese.

 

Cuando los técnicos pasaron a ser personal de confianza.- Silvia entra a trabajar en el periodo de ampliación de PEMEX y de crecimiento de las petroquímicas en los años 70’s. Hubo muchas contrataciones de ingenieros recién titulados (un sueño imposible para el grueso de jóvenes universitarios hoy día). En ese tiempo todos los trabajadores de PEMEX eran parte del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana –STPRM-.

Esto continuó hasta el 89, cuando los técnicos fueron convertidos en trabajadores de confianza. Se les presionó para que accedieran al cambio de ubicación laboral. Silvia fue la última en firmar el nuevo contrato que era un “título de esclavitud” que permitía jornadas extenuantes. Hubo accidentes derivados del cansancio de los trabajadores. Uno de ellos marca a Silvia y sus compañeros: en una explosión mueren siete trabajadores. La reacción del director es culparlos con insultos. Este sería el detonante de la primera organización sindical en la que participaría como fundadora- las coaliciones de técnicos- única forma para detener los abusos. A ello se suma un intento de privatizar la planta refinadora en Cosoleacaque, lo que hizo urgente la unión de las coaliciones en un nuevo sindicato, pero la Secretaría del Trabajo niega el registro a la organización y se viene una ola de despidos de todos sus miembros. Pese a estar despedidos los trabajadores siguen luchando, y logran detener la privatización.

En el 2002 se organiza la Unión Nacional de Trabajadores de Confianza de la Industria Petrolera, con alrededor de 7,000 ingenieros. La Secretaría del Trabajo le niega la inscripción. La UNTCIP se une a la Organización Nacional de Trabajadores de Confianza de la Industria Petrolera cuando ésta obtiene su registro. La represión no se hace esperar y la Policía Federal entra a las plantas a sacar de manera violenta a los trabajadores afiliados a la ONTCIP. Son despedidos todos ellos.

Algunos despedidos continuaron la lucha repartiendo volantes. Informaban a los trabajadores de la experiencia pasada en la que al cambiar sus contratos de trabajo por contratos individuales habían perdido muchos de sus derechos laborales. Se cita a reuniones a las que llegan cientos de trabajadores y se juntan miles de firmas que detienen esos contratos. La convocatoria para un nuevo sindicato es lanzada, lo cual desató nuevos despidos y represiones. Pero esta vez los que están a la cabeza de la UNTyPP resistieron. Pese a que la Secretaría del Trabajo obligó a uno por uno de los agremiados a retirar las firmas que solicitaban el registro de la Unión bajo amenazas de despido, se logra mantener las firmas suficientes para obtener el registro el 19 de diciembre del 2009. La empresa contesta con más despidos. El STPRM exige a PEMEX que no concertara ningún trato con la UNTyPP.  La patronal propone reinstalar a todos los despedidos de la organización si ésta se disolvía. Sin discusión se desecha el ofrecimiento. Una nueva serie de represiones llega, poniendo en peligro la vida de los activistas. Ante lo desesperado de la situación se lanza un SOS internacional. Llegan más de 4,000 cartas solidarias de los cinco continentes exigiendo al gobierno de Calderón el cese a la represión, lo que consigue disminuir considerablemente los ataques. Se forma una organización de trabajadores petroleros de Canadá, EU y México. Algunos recuperan sus empleos. Silvia es reinstalada en mayo de 2010, pero en marzo de 2011 con argumentos administrativos se le retira nuevamente de su puesto laboral que, como hemos dicho recuperó hasta marzo de 2013. La UNTyPP cuenta actualmente con alrededor de 1,100 afiliados en diferentes delegaciones a lo largo del país.

“La reforma energética es absolutamente privatizadora, quita a la industria petroquímica y eléctrica el estatus de estratégicas y al no serlo se permitirá la intervención privada directa en ellas”, denuncia Silvia. A la fecha hay más de 400 empresas privadas trabajando para PEMEX, las cuales se llevan gran parte de su dinero. En los hechos ya hay inversión privada en PEMEX, pero estas empresas ya no quieren que sólo se les pague por hacer trabajos sino que ambicionan quedarse con una mayor porción de la riqueza petrolera.

La extracción y procesamiento del petróleo es un excelente negocio para México. La extracción de un barril de petróleo cuesta 6.3 dólares y ese barril se vende en 108 dólares. “No es lógico permitir a las empresas privadas que extraigan el petróleo crudo. Si uno tiene un negocio redituable no tiene sentido siquiera asociarse”.

Los trabajadores de PEMEX no están movilizados contra la inminente privatización de la industria energética y esto se debe en parte a que el STPRM ejerce una opresión aplastante sobre ellos. La gente tiene miedo de protestar y hasta de expresarse. “A través del sindicato se despide a cualquiera que se intente organizar”, resume Silvia.  “Respecto a los trabajadores de otros países los salarios de los petroleros mexicanos son menores, PEMEX tiene uno de los costos de operación más bajos”. Un argumento para la privatización es que PEMEX tiene mucho personal, pero esto se debe a que aún conserva servicio médico propio, departamentos de mantenimiento, seguridad y contra incendios. En E.U. las empresas petroleras no poseen este tipo de departamentos y los contratan, lo que hace que la plantilla laboral sea pequeña pero que al mismo tiempo se disparen los gastos en contratos con empresas outsourcing.

Silvia dice que a pesar de la manipulación informativa y de los millones de pesos que utiliza el gobierno en publicidad para convencer de que su reforma es buena, “hay una conciencia popular que llama a defender a PEMEX”. La UNTyPP plantea la conformación de un amplio frente por la defensa de los energéticos. La apuesta es que la sociedad civil, que el magisterio en lucha y demás sectores se unan, luchen y logren detener las reformas.

Silvia, además de trabajadora y militante sindical es mamá y abuela. Es una mamá de esas que enseñan a luchar, una compañera solidaria en toda causa justa, una activista obsesionada por el contacto con el trabajador de base. Su disciplina, temple y sencillez son un ejemplo para quienes iniciamos en este camino de combate contra el sistema explotador.

epn-7613

Cómo no va a estar feliz Carlos Romero Deschamps. Su sonrisa no es forzada. La vida le ha dado mucho. O, mejor dicho, los gobiernos del PRI –y luego los del PAN- le han dado tanto que más que líder sindical podría pasar como jeque árabe petrolero. Eso pueden pensar los valets que estacionan el Ferrari de dos millones de dólares o el Lamborghini Aventador que les regaló a su hijo. O los que lo miran en alguno de sus tres yates, el Guly, el Güero y el Indomable. O las dependientas que le venden a su hija las bolsas Birkin de doscientos mil pesos pieza.

El actual senador del PRI y secretario general del sindicato petrolero debe preguntarse si correrá la misma suerte que su amiga y ex correligionaria Elba Esther Gordillo. Él cree que no, que no acabará en la cárcel. Él siempre hizo todo lo posible por el PRI, al grado que le pasó de Pemex y del sindicato en el 2000 la cantidad de 1,500 millones de pesos para la campaña presidencial de Francisco Labastida.

En el PRI-gobierno no saben todavía qué hacer con este dinosaurio. Saben de las deudas que tienen con él, saben que apoya plenamente la contrarreforma energética y que su permanencia al frente del sindicato es una garantía de que sabe mover todos los resortes a su alcance para controlar a los trabajadores petroleros.

Pero saben que es un personaje hediondo y que con Elba Esther tras las rejas el quedó como el principal símbolo y emblema de los bajos fondos del sistema priista. De ser necesario, de haber una fuerte y sostenida resistencia popular en contra de la privatización, se le pedirá a Romero que renuncie. No se irá a la cárcel sino a alguna de sus casas o departamentos en Miami. No se tocaría su fortuna. No hay entonces razón alguna para que pierda su sonrisa. A menos que…

UNTyPP

México. Repudian maestros y empleados de Salud reformas de Peña

Marchan maestros de Guerrero en Tlalpan. Foto: Hugo Cruz

PROCESO.COM.MX
LA REDACCIÓN
11 DE OCTUBRE DE 2013 
MEXICO, D.F. (apro).- A pesar de las amenazas de las autoridades estatales en el sentido de que se aplicarán descuentos a los paristas, los maestros mantienen los paros y las movilizaciones en distintas entidades del país y hasta suman adeptos a su causa, como la iglesia católica y el sindicato del sector salud en Chiapas.

En esa sureña entidad, unos 10 mil empleados del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSS) marcharon hoy en la capital del estado respaldados por miles de maestros de la sección 7 y 40, quienes repudiaron, entre otras, las reformas energética, hacendaria y educativa.

José Luis Díaz, secretario general de la sección 50 del SNTSS, encabezó la protesta de médicos, enfermeras, personal administrativo y demás empleados de clínicas y hospitales públicos de la entidad.

Díaz Selva dijo que de 18 mil trabajadores agremiados a la sección 50 del SNTSA, al menos 10 mil de ellos salieron a las calles para repudiar las reformas impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El dirigente sindical argumentó que la reforma energética afecta a todos sin excepción: clase alta, media, baja y los más pobres y marginados de México. Además, la reforma educativa afecta al sector magisterial, con quienes ellos se están solidarizando.

La reforma energética, abundó, también afectará la economía nacional, porque en gran medida los ingresos y gastos públicos del gobierno federal dependen del petróleo mexicano.

Enseguida, advirtió que el gobierno federal pretende retomar una reforma en materia de salud que dejó pendiente Santiago Levy, exdirector del IMSS durante la mayor parte del gobierno de Vicente Fox.

Al contingente de empleados del sector salud se sumaron miles de maestros, quienes a su vez respaldaron la movilización de los galenos.
Leer más:
http://www.proceso.com.mx/?p=355164

Los verdaderos ganadores con la reforma energética en PEMEX

Por Francisco Javier Gálvez Cortés.

Tan fácil como eso

El Fondo nunca ha sido Forma.

En textos anteriores, publicados por El Socialista, ya se han analizado la Historia de las reformas en PEMEX y el contexto político actual de tal discusión. Pero lo anterior es la forma en que se ha manejado PEMEX, ahora es necesario mostrar el fondo; es decir, quiénes están detrás de las reformas, que no son ni Peña Nieto con su propuesta, ni AMLO con sus contradicciones inherentes, y mucho menos Cuauhtémoc Cárdenas, el cual ha tratado de aprovechar la coyuntura para apoderarse nuevamente del PRD. Los actores políticos, en el contexto del sistema capitalista, no son más que comparsas ridículas de los verdaderos poderes fácticos: las grandes empresas transnacionales, a las cuales no les importa la población, si no es para esclavizarla, robándole el producto de su trabajo y sus recursos naturales.

Los yacimientos petroleros como activos empresariales.

Es conveniente señalar que si bien Peña Nieto pretende presentarnos una iniciativa que no se muestre tan agresiva, en el fondo es privatizadora por que modificaría los artículos 26, 27 y 28 de nuestra Constitución. Peña Nieto no se puede arriesgar a mostrarse abiertamente por la venta de las reservas petrolíferas porque, políticamente, se desgastaría más de lo que ya está. La propuesta peñista es, básicamente, la siguiente: 1) contratos eficientes para la exploración y extracción, celebrados con el Ejecutivo Federal, y 2) participación de terceros (privados) en toda la cadena de valor de los hidrocarburos. Se mantiene la prohibición de otorgar concesiones a los particulares, (pero) plantea el otorgamiento de contratos (de utilidad compartida) en las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos, (y de) permisos (en lo relativo a) refinación, transporte, almacenamiento y distribución. Al efecto, las reformas consisten en eliminar la prohibición constitucional de que el Estado celebre contratos para la explotación de hidrocarburos.[1] En realidad, las actividades que se están proponiendo en este texto, se han estado llevando a cabo desde 1996, cuando se aprobaron los sistemas de inversión llamados Pidiregas, que permiten a la iniciativa privada invertir, en rubros secundarios, en PEMEX y en CFE, recibiendo una ganancia por ello, como pago por el apoyo que siempre habían brindado al PRI la iniciativa privada.

Pero las empresas ya no desean compartir las ganancias, sino ser dueñas absolutas de PEMEX. Lo que pretenden es apropiarse de la fuente de la riqueza: 1) los medios de producción y 2) los recursos naturales con los cuáles se produce tal riqueza, dejando a la clase trabajadora únicamente con su fuerza de trabajo, la que tienen que vender a precios muy bajos para mal comer. Hasta ahora PEMEX sólo ha compartido las ganancias en los medios de producción (como el procesamiento de gas natural, el transporte, almacenamiento, distribución y comercialización de dichos producto y ahora se busca agregar la refinación), pero el recurso natural, los yacimientos petrolíferos, siguen siendo de la nación, (cuestión diferente es la enorme corrupción del gobierno). La propuesta de Peña Nieto sigue por el derrotero de sólo concesionar los medios de producción, pero las empresas desean comprar los yacimientos petroleros y convertirlos en Activos de las empresas privadas, con lo cual se vendería la gallina de los huevos de oro.

Las empresas petroleras estadunidenses y otras trasnacionales, como son Chevron y Exxon Mobil, evalúan la invitación a participar en el sector energético mexicano con base a los detalles de los contratos ofrecidos, sobre todo si proponen la posibilidad de incluir en sus estados contables las reservas bajo explotación, y no sólo las utilidades a compartir, señaló Rex Tillerson, ejecutivo en jefe de Exxon Mobil, en Dallas.[2] Lo que pretenden las empresas, no es compartir las utilidades, sino incluir, en sus reservas contables, los yacimientos de petróleo. Ante esto, Emilio Lozoya, director general de PEMEX, declaró que no se asentarán en los contratos de PEMEX la posibilidad de registrar las reservas de petróleo como reservas contables de sus socios norteamericanos. En respuesta, Jorge Piñón, ex presidente de Amoco Oil América Latina, expresó estar extremadamente cauteloso sobre esto, en referencia a los términos específicos de los contratos, ya que los empresarios no quieren cometer los mismos errores del pasado, cuando negociaron las ganancias petroleras con Venezuela, pero al final Hugo Chávez se quedó con la mayor parte de las ganancias, con la empresa y con las reservas. Las empresas extranjeras, comentó Piñón en entrevista con New York Times, desean estar seguras de que los contratos para compartir utilidades serán lucrativos antes de invertir en México.[3]

La situación descrita se asemeja a lo siguiente: imaginemos que yo tengo casa propia, y rento la mayor parte de ella a una persona para que ponga una carpintería, la cual produce ganancias, que el arrendatario compartirá conmigo. Pero de buenas a primeras, el arrendatario registra como parte de sus activos, -ante la Secretaria de Hacienda-, la bodega que yo le renté. Esta situación hace que la bodega forme parte de la empresa que el carpintero tiene, y entonces ya no me pertenecería del todo, y el carpintero tendría la posibilidad de comprarme el espacio rentado en favor de la empresa. Una vez que me despojaran de la mayor parte de mi casa, sólo me quedaría un pequeño lugar para cocinar y dormir, y me convendría más convertirme en obrero de mi antiguo socio. Eso es exactamente lo que pretenden los empresarios extranjeros: despojarnos de la propiedad de los yacimientos petrolíferos.

Lo peor es que las autoridades dicen una cosa aquí, en México, y otra en Estados Unidos. La reportera Dolia Estevez, en entrevista con Carmen Aristegui, del día 27 de Agosto, (http://www.noticiasmvs.com/#!/emisiones/primera-emision-con-carmen-aristegui), señaló que tanto Emilio Lozoya, como Peña Nieto, están negociando extraoficialmente la posibilidad de que las empresas que se asocien con PEMEX, tengan la posibilidad de registrar las reservas petroleras como activos de esos consorcios extranjeros: nuestro suelo y subsuelo ya no nos pertenecería, sino que estaríamos viviendo como extranjeros en nuestra propia tierra.

Hablando de lame-suelas…

Mientras, -supuestamente-, Lozoya y Peña Nieto negociaban en estados Unidos las mejores condiciones para los contratos con PEMEX, esta empresa ya está ofertándose al mejor postor al través de la red Internet. En el sitio www.ri.pemex.com/files/content/Pemex_Outlook_e_130801.pdf. Pemex dice estar abierto a ofertas dentro del marco de la reforma energética, que estaría impulsando Peña Nieto; la cuestión es que la reforma no ha sido aprobada aún. Es decir que ya tienen todo amarrado, desde las votaciones en las cámaras de senadores y diputados, como los negocios con empresas extranjeras.

Por su parte, El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp), dijo que no hemos explotado la riqueza petrolera de manera eficiente, por lo cual veía favorable su privatización, aparte de ampliar la base de contribuyentes; o sea que se da a entender el aumento del IVA a 19%, o ponerle el 15% a medicinas y alimentos.[4] Por su parte, la Confederación Patronal de la República Mexicana, Coparmex, señaló que ya inició acercamientos con las trasnacionales Schlumberger y Halliburton para diseñar esquemas de certificación que permitan a pequeñas y medianas empresas nacionales convertirse en proveedoras en caso de que se apruebe la reforma energética.[5] La Coparmex quiere arriesgar lo mínimo, sin invertir, y sólo servir como gatos de Chevron o Exxon Mobil.

Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, el principal grupo financiero del país, optó por la privatización total de PEMEX, como ya lo propusieron las empresas norteamericanas. Dijo que si no es una reforma constitucional, que permita la inversión privada o asociaciones de particulares con Pemex, no será entonces una reforma deseable. Si la reforma al sector energético es aprobada e incluye cambios a la Constitución para permitir la inversión privada en áreas en las que ahora sólo puede involucrarse PEMEX su impacto en el crecimiento será positivo, de 0.4 puntos en el PIB potencial.[6]

Los que ya se están alistando.

Contratado por PEMEX, el Barco Alizé, propiedad de la Compañía General de Geofísica-Veritas (CGGVeritas), de capital francés, busca yacimientos de gas y aceite en 2 mil 492 kilómetros cuadrados, en aguas nacionales del Golfo de México, entre los municipios de Veracruz, Boca del Río, Alvarado y Coatzacoalcos.[7]

Es necesaria una estrategia de masas contra la reforma energética de PEMEX, porque lo único que buscan Peña Nieto y sus cómplices, es que nos convirtamos en esclavos de las empresas transnacionales. Si se llega a concretar la reforma energética, volver a quitarles a PEMEX será mucho más difícil que en el pasado.

 


[1] La Jornada. 26 de agosto. Artículo de David Márquez Ayala.

[2] La Jornada. 22 de agosto.

[3] La jornada. 19 de agosto.

[4] La Jornada. 14 de agosto de 2013.

[5] La Jornada. 22 de agosto de 2013.

[6] La Jornada. 9 de agosto de 2013.

[7] La Jornada. 17 de agosto de 2013.

Comunicado en defensa del Pemex

UNION NACIONAL DE TECNICOS Y PROFESIONISTAS PETROLEROS (UNTyPP)

índice

AL PUEBLO DE MÉXICO:

 

Desde hace aproximadamente 30 años y específicamente en los últimos 13, los Presidentes de la República Mexicana, han pretendido PRIVATIZAR  PEMEX,  por eso antes de que se concluya con estas intentonas de entrega , hemos considerado oportuno informar al pueblo de México, lo siguiente:

1-      PEMEX  NO NECESITA DE INVERSIÓN PRIVADA, NI DE MEXICANOS Y MENOS DE EXTRANJEROS.

2-      DESDE HACE MÁS DE 20 AÑOS NO SE CONSTRUYE UNA REFINERÍA, CUANDO LAS NECESIDADES DE GASOLINAS Y PETROQUÍMICOS SON CRECIENTES.  MÉXICO TIENE QUE IMPORTAR ESTOS PRODUCTOS.

3-      LA PETROQUÍMICA PRÁCTICAMENTE FUE DESMANTELADA DELIBERADAMENTE, LO QUE HA PROVOCADO QUE LOS VESTIDOS, ALIMENTOS Y MEDICAMENTOS AUMENTEN EN SU PRECIO.

4-      PEMEX POR MANDATO PRESIDENCIAL EXPORTA PETRÓLEO, LO QUE SE CONOCE COMO CRUDO, CUANDO DEBIERA TRANSFORMARLO EN PETROLÍFEROS Y PETROQUÍMICOS.

5-      TODAS LAS PETROLERAS DEL MUNDO EXITOSAS NO VENDEN PETRÓLEO, SINO QUE LO TRANSFORMAN Y LE DAN VALOR AGREGADO  AL PRODUCIR GASOLINAS, DIESEL, TURBUSINA Y DIVERSOS  PETROQUÍMICOS y, OBTIENEN ENORMES GANANCIAS EN LA TRANSFORMACIÓN DEL CRUDO, PUES ES AHÍ EN DONDE LOS MARGENES DE UTILIDAD SON GIGANTES.

6-      EL PETRÓLEO ES UN BIEN NO RENOVABLE  Y ESTRATÉGICO  PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA ECONOMÍA MUNDIAL, POR ESO SE LE HA DENOMINADO “EL ORO NEGRO”. LOS PAÍSES QUE CUENTAN CON ÉL SON AFORTUNADOS CUANDO LO EXPLOTAN RACIONALMENTE  Y  SON DESAFORTUNADOS EN CASO CONTRARIO, TAL Y COMO VIENE SUCEDIENDO EN MÉXICO.

7-      LA FORMA EN QUE SE EXPLOTA EL PETRÓLEO EN MÉXICO ES ABSURDA, PERO LO MÁS LAMENTABLE ES QUE FORMA PARTE DE UNA POLÍTICA DELIBERADA DEL GOBIERNO MEXICANO. LA MAYORÍA DE LOS CONTRATOS CELEBRADOS CON EMPRESAS NACIONALES Y PRINCIPALMENTE EXTRANJERAS, DENOMINADOS DE SERVICIOS MÚLTIPLES, DE RIESGO COMPARTIDO, INCENTIVADOS, ETC.  VIOLAN EL ARTÍCULO 27 DE NUESTRA CONSTITUCIÓN POLÍTICA.

 

8-      LA UNTyPP PROPONE LA REFORMA REQUERÍDA PARA PEMEX, DEBE DE IR EN OCHO EJES:

a.- El desarrollo social nacional, prioridad del reparto de la renta petrolera

b.- Seguridad energética y desarrollo económico nacional, prioridades de la planeación a corto y largo plazos.

c.- Desarrollo tecnológico de Petróleos Mexicanos y del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP)

d.- Explotar y transformar en forma racional y eficiente los hidrocarburos

e.- Administrar con autonomía, eficiencia, transparencia y sustentabilidad

f.- Operar la industria petrolera con seguridad y respeto al ambiente y a las comunidades

g.- Respeto irrestricto a los derechos humanos laborales.

h.- Recursos petroleros para el desarrollo de los pueblos. La energía como un derecho de la humanidad.

 

El futuro de la industria petrolera está en nuestras manos. Tiene plena vigencia lo que afirmó el Presidente Lázaro Cárdenas del Río en el Decreto Expropiatorio de 1938: es urgente emprender la «defensa, conservación, desarrollo y aprovechamiento de la riqueza que contienen los yacimientos petrolíferos», la infraestructura petrolera y la calificación de sus trabajadores. A nosotros nos corresponde re-expropiar la industria petrolera mexicana «por causa de utilidad pública y a favor de la nación».

Compañer@s, en los próximos meses oirás a través de la televisión, radio y prensa escrita, que la Reforma Energética aprobada en el Congreso  (Diputados y Senadores) es la que necesita Pemex. Sin embargo desde ahora te decimos, que eso va a ser falso, que lo que Pemex necesita verdaderamente es de mexicanos honestos y con voluntad política de resolver. Deberás de estar consciente de esto, estar alerta y salir a la plaza pública de tu localidad como muestra de solidaridad nacional, cuando así se convoque.

¡Por una Industria Petrolera Integrada y Nacional al Servicio de la Patria¡

Marcha_MILENIO1

El petróleo ante la privatización: De Cárdenas a Peña Nieto

Camilo Ruiz

8 abril 4

La nacionalización del petróleo mexicano, concebida ya desde la Constitución de 1917 en su famoso artículo 27, es una de esas pocas cosas en las que se pusieron de acuerdo las distintas tendencias de la revolución.

 

Mientras que para los villistas y los zapatistas lo esencial era el reparto agrario, y no consideraron la cuestión petrolera sino hasta la convención de Aguascalientes (aprobando calurosamente la nacionalización), los carrancistas, y sobre todo su tendencia de izquierda –Obregón y compañía– fueron los que más se preocuparon por esto. Ellos la apoyaron porque que la nacionalización del petróleo podría, de cierto modo, substituir una distribución profunda de la riqueza, pero esencialmente porque los afectados serían solamente los intereses extranjeros y porque el grupo que terminara, con el poder, quedaría enormemente beneficiado por la gigantesca renta petrolera.

Si el propio Peña Nieto ha invocado el espectro de Cárdenas para darle legitimidad a su propia reforma, esto sólo prueba una cosa: que todo mundo cree que, en efecto, fue éste el artífice y arquitecto de la nacionalización y que se la debemos a su “temple” y “cálculo político”.

Cuando Cárdenas asumió la presidencia, el país vivía una efervescencia política como no la había habido en años; tan sólo en el D.F. había 60 huelgas obreras. El cardenismo, influenciado por el sector de izquierda del PNR, simpatizaba con algunas de estas reivindicaciones, en parte por simple afinidad ideológica, pero esencialmente porque éstas entraban dentro de su plan de desarrollo nacional: la entrega de tierras a los campesinos habría de crear un mercado nacional y desviar el capital de los terratenientes del campo a la industria; en tanto que el aumento de los salarios de los obreros aumentaría la demanda total del país y con ello su PIB.

Sin embargo, habían también consideraciones políticas en juego: eran los primeros años del clientelismo priista, tal y como lo conocemos, y satisfacer las añejas demandas de los campesinos o las demandas económicas de los obreros le proporcionaría al priismo dos enormes fuentes de votos en el futuro (que no le bastaron para ganar la elección del 40 limpiamente, pero esa es otra historia). Los primeros años del cardenismo supusieron, sin duda, una radicalización de las políticas gubernamentales respecto al gobierno de Calles, pero tuvieron límites claros desde el principio: en el campo, Cárdenas repartió casi el doble de tierra que los gobiernos revolucionarios anteriores (20 millones de hectáreas, para un total de 31), pero para el fin de su sexenio quedaban todavía 54 millones en propiedad de grandes latifundistas.[1]

El cardenismo, sujeto a enormes presiones por parte de los campesinos –que amenazaban con volver a tomar las armas y llevar a cabo el reparto por ellos mismos– se dio cuenta que le era mucho más útil “institucionalizar” ese reparto, intentando imponer su ritmo y transformando a los ejidatarios en clientela política. La misma dinámica de radicalización social y frágil equilibrismo gubernamental tuvo lugar en el caso del petróleo; con la diferencia de que las compañías petroleras no se prestaron al juego del bonaparte mexicano, pues concebían al PNR, según Alan Knight, como “un gobierno colonial al que simplemente se le dictaban órdenes”.

El sindicato petrolero era uno de los más radicales del país y uno de los muy pocos que no había entrado a la central obrera oficial. Entre 1934 y 1937, las luchas se radicalizaron todavía más: en el primer año, un informe de la compañía El Águila, filial de la Shell, decía “[l]os problemas laborales están alcanzando una etapa en la que es prácticamente imposible controlar a los trabajadores”. Un año después, otro informe rezaba: “hace unos pocos meses, dos sindicatos rivales se fusionaron, con el resultado de que los elementos más extremos (…) han conseguido el control y, para mostrar su poder, han deliberadamente fomentado una huelga”. En noviembre de 1936 las cosas se ponían peores: “los éxitos pasados se le subieron a la cabeza a los sindicalistas, así que existe la posibilidad de una huelga general que afecte a todas las petroleras en las siguientes tres semanas. La actitud del gobierno es razonable y bastante amigable en este asunto, pero políticamente sus manos están atadas”.

El gobierno de Cárdenas, aunque a menudo favorable a los trabajadores cuando se trataba de arbitrar los salarios, nunca consideró la expropiación como una opción sino hasta que las únicas otras salidas eran humillarse ante las petroleras o perder la confianza de los trabajadores y abrirle el paso a una insurrección o, por lo menos, a una expropiación desde abajo. La idea de una participación estatal dentro del negocio petrolero no fue idea de Cárdenas (el artículo 27 estaba ahí desde hace décadas). Ese “dirigismo” (que no nacionalización) era parte de la ideología de las élites de la época, afines al keynesianismo y al New Deal; y el propio Calles, en sus años más conservadores, fundó Petromex para abastecer la demanda nacional. En su reporte al Congreso de 1935, Cárdenas decía que “el estado intervendrá para traer el equilibrio a las fuerzas económicas de la industria petrolera, estimulando el desarrollo de iniciativas nacionales y creando un organismo semi-oficial para su apoyo y control.” Ni una palabra, se puede ver, de nacionalización.

En 1937, un rumor llegó a los diplomáticos británicos de que el gobierno tenía el plan de crear una empresa 100% estatal (probablemente el plan de Múgica). Cárdenas salió rápidamente a negar que pensaran hacer tal cosa. Para ese momento, el plan del presidente era simplemente hacer pasar una ley que le permitiera al gobierno cobrarle más impuestos a las empresas. Entre julio y octubre del 37, los obreros petroleros dejaron de seguir las recomendaciones del gobierno y estallaron varias huelgas sin su “permiso”; Cárdenas denunció que había provocadores entre ellos y, ante una segunda, simplemente declaró la huelga ilegal y los obligó a regresar a trabajar, so pena de represión.

Screen-shot-2011-02-07-at-3.33.47-AM

La situación ya era insostenible, porque las empresas se seguían negando a aumentar los salarios, pero Cárdenas evitaba una confrontación con ellas, esencialmente porque quería que Wall Street le otorgara un préstamo. Como muestra de la “buena voluntad” del gobierno, hacia el final de 1937 Cárdenas le otorgó el permiso de explotar un enorme yacimiento en Poza Rica a El Águila, del cual el gobierno mexicano se quedaría con el 15-35% de las ganancias, dependiendo de la zona. El tata esperaba, con esto, ablandar a las petroleras y convencerlas de aumentar los salarios y pagar una prima. Cárdenas les propuso, a través de la diplomacia británica, que si aceptaban ese acuerdo, donde tendrían que pagar 26 millones de pesos, se les permitiría incrementar el precio del gas y petróleo y se les darían garantías contra huelgas futuras, así como permisos para explotar otros yacimientos, etc.[2]

El panismo actual (por no decir el PRI) y las petroleras extranjeras estarían deleitadas con una propuesta en esos términos. La especulación histórica es eso: especulación, pero ya que todo mundo cita a Cárdenas para defender el petróleo (o para venderlo, como Peña Nieto), no estaría de más pensar qué le haría la opinión pública actual a alguien que enarbolara el programa del cardenismo apenas tres o cuatro meses antes de la expropiación.

Así que cuando a Cárdenas no le quedó otra opción más que nacionalizar el petróleo, le terminó dando la solución más conservadora que pudo –después de un caótico interregno de control obrero–. Si el conflicto entre estas dos tendencias dentro del PRI habría de marcar la dinámica de esa organización, Cárdenas dio la pauta al darle una solución desarrollista-burocrática a un problema planteado por el laborismo: PEMEX se convirtió, como lo habían planeado los carrancistas de la revolución, en un charco de oro del cual podrían medrar las administraciones que lo controlaran y, con su enorme renta, maquillar las desigualdades sociales con programas despilfarradores. Es cierto que, en su época de oro, el PRI pagó por la educación y el seguro social con la renta de PEMEX, pero los principales favorecidos por el petróleo no han sido los desfavorecidos de la nación, sino precisamente aquellos que se esconden detrás del velo del nacionalismo: la burguesía, que no ha tenido que pagar casi impuestos al fisco, porque PEMEX le proporciona al estado los ingresos que en otros países lo hacen las empresas privadas. El enriquecimiento grosero de un puñado de familias mexicanas tiene su origen, indirectamente, en la renta petrolera, lo que muestra el carácter y los límites de la propiedad estatal dentro de una economía capitalista.

Por supuesto que hay que defender el carácter estatal de PEMEX, pero para hacerlo bien habría que empezar bajando a un par de santos del santoral: la dichosa privatización no empezó ni con Salinas ni con Fox, sino que tiene sus orígenes más profundos en el propio Cárdenas, quien se vio obligado a expropiar para salvar el pellejo.

[1] Gilly, Adolfo, La Revolución Interrumpida, Ediciones Era, 2008, Pp. 362

[2] Los informes antes citados vienen de Philip, George, Oil and Politics in Latin America, Nationalist Movements and State Companies, Cambridge UP, 1982, Pp. 220-225

¡Mienten! La Reforma Energética sí privatiza el petróleo y la electricidad en México

Rebelion
Los Brigadistas-UNAM
Sabado 24 de Agosto 2013
1. La orden de los organismos internacionales (con especial énfasis de la OCDE) es privatizar el petróleo en México, y eso es lo que se propone hacer su lacayo Peña Nieto.
En esta semana Peña Nieto presentó la reforma energética que pactó con la OCDE. Que PEMEX no se privatiza (“no se venderá ni un tornillo”), nos repiten hasta el cansancio, queriendo convertir la mentira en vedad. Los mandatos de la OCDE son claros: PEMEX se queda con los pozos ya existentes hasta terminar de secarlos; las grandes compañías trasnacionales (como Repsol, Shell, Exxon Mobil, Schlumberger, Halliburton) se quedan con los nuevos pozos (bajo contratos de concesiones de 20 y hasta por más de 30 años) para explotarlos a su antojo (principalmente en aguas profundas) y vender el crudo embolsándose las jugosas ganancias (la extracción de un barril de petróleo mexicano cuesta en promedio 6.5 dólares y se vende en 100 dólares). Al secarse los pozos actuales, PEMEX se queda como administradora de contratos y todo el negocio se queda en manos de los grandes capitales privados (nacionales y extranjeros), ellos se llevan la mayor parte de las ganancias.

La reforma de Peña Nieto dice textualmente:

“a) Eliminar la prohibición de que el Estado celebre contratos para la explotación de hidrocarburos”

“Por ello, se propone eliminar del artículo 27 constitucional la restricción incorporada en 1960, que le impide al Estado la utilización de contratos en sus actividades de explotación de hidrocarburos”

“b) Sustraer de las áreas estratégicas del Estado a la petroquímica básica y dar certeza a nivel constitucional para que las actividades de la industria petrolera, tales como el procesamiento de gas natural y la refinación del petróleo, así como el transporte, almacenamiento, distribución y comercialización de dichos productos y sus derivados, puedan ser realizadas tanto por organismos del Estado, como por los sectores social y privado, a través de permisos que otorgue el Ejecutivo Federal.”

Esto sienta las bases para lo planteado por la OCDE. Esto es privatizar, le llamen como le llamen y por más que se le llene la boca de sangre al lacayo de la OCDE repitiendo que su reforma se apega a lo planteado por Lázaro Cárdenas, que debe estar retorciéndose en su tumba.

2. No es ninguna casualidad. En una situación en que se van agotando las reservas petroleras en el mundo, Estados Unidos y trasnacionales petroleras quieren quedarse con nuestras reservas. De acuerdo con el PIW ranking que publica Energy Intelligence (que incluye a las 100 mejores empresas petroleras a nivel mundial), PEMEX ocupa el cuarto lugar en la producción de petróleo a nivel mundial (el primero lo ocupa Saudi Aramco, de Arabia Saudita; el 2o NIOC de Irán y el tercero PDVSA de Venezuela). De las 10 primeras petroleras en la lista, 7 son paraestatales que no están pensando en privatizar el crudo. Es una aberración que México lo haga. No es ninguna casualidad las guerras en el Medio Oriente (una de las regiones más ricas en petróleo).

3. Quieren privatizar PEMEX no porque no genere recursos, sino precisamente porque es una empresa que genera recursos en abundancia y las trasnacionales se los quieren embolsar.

Por solo citar un ejemplo, en 2007, PEMEX tuvo una ganancia neta de 31 mil 73 millones de dólares, con esta cifra se colocaría como la tercera petrolera a nivel mundial, sólo por debajo de Exxon Mobil (40 mil 610 millones) y muy cerca de Shell (31 mil 331 millones), lejos están Petrochina (19 mil millones), Chevron (18 mil millones) y PetroBras (12 mil millones). Los ingresos que tuvo PEMEX en 2012 fueron un billón 646 mil 900 millones de pesos (126.6 millones de dólares). De 2006 a 2012, PEMEX se ha mantenido dentro de las primeras 100 empresas mundiales de la lista de Fortune Global 500 (2006- lugar 40, 2007-34, 2008-42, 2009-31, 2010-64, 2011-49 y 2012-34), por debajo de Shell y Exxon Mobil, compitiendo con Petrobras y por arriba de PDVSA; y dentro de las 10 primeras empresas de México en la lista de Expansión.
Leer más:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=172946&titular=%A1mienten!-la-reforma-energ%E9tica-s%ED-privatiza-el-petr%F3leo-y-la-electricidad-en-m%E9xico-

México. MENTIRAS FLAGRANTES SOBRE LA REFORMA ENERGÉTICA

Opinión del Centro Nacional de Estudios de la Energía, CNEE



FRECUENCIA LABORAL
Año 7.No. 401. del 18 al 24 ago 2013
Colaboración Voluntaria de la Doctora Catalina García,
Doctora en Filosofía de la Ciencia por la UNAM,
Investigadora del Centro Nacional de Estudios de la Energía,
Docente de la Escuela Normal Superior de México,
MITO 1.- La reforma energética no es para privatizar PEMEX.
Esto es falso en tres sentidos:
Porque no estamos ante “el riesgo” de una política privatizadora, sino ante un episodio, tal vez el crucial y definitivo de una estrategia a largo plazo que comenzó hace por lo menos veinte años con medidas anticonstitucionales e ilegales que violan el mandato constitucional de mantener la propiedad de la Nación mexicana sobre la industria petrolera y su renta.

La pregunta entonces no es ¿qué pasará si el sector energético se privatiza? Sino, ¿Cuál es el balance de 20 años de privatización del sector, de disminución del contenido y alcance de las empresas públicas o de su franca enajenación como en el caso del gran complejo petroquímico “Pajaritos”?

Veamos algunos datos duros, pero en primer lugar, es necesario comprender el significado del término. Según el constitucionalista Arnaldo Córdova, privatizar, significa trasladar el dominio de un bien público para hacerlo propiedad de individuos o sociedades privadas. La traslación de dominio implica pérdida de potestad de decisión soberana sobre política energética y puede adquirir las siguientes formas:

•  Contrato de compraventa como en el caso del Complejo Pajaritos

•  Cesión de un derecho exclusivo del Estado, como se hizo con la reforma de 2008, “Permite que compañías petroleras privadas exploren, desarrollen yacimientos y extraigan hidrocarburos y sean partícipes de la renta petrolera, otorga a los yacimientos transfronterizos un estatus especial que facilita la privatización de las operaciones petroleras y de sus resultados, genera recursos fiscales que no llegan a la Hacienda pública porque se transfieren a contratistas productores de hidrocarburos en las zonas que les otorgue Pemex y crea las bases para la apertura total de la cadena productiva de la industria petrolera”. La cesión de tales derechos viola el artículo 25 que establece la exclusividad del Estado en las áreas estratégicas de la economía.v

•  Dación en usufructo ad eternum, o enfiteusis, significa dación de permiso para uso de terrenos públicos u otros bienes inmuebles. Es el caso de los contratos de servicios múltiples mediante los cuales se otorgó el contrato para explotación de la Cuenca de Burgos en un área de 16 273 kilómetros cuadrados en la cual Petrobras, Repsol YPF explotan el gas natural del área.

•  Reclamación de un bien público por un agente privado en caso de abandono del Estado. Argumento que, por ejemplo se utiliza para contratar agentes privados para explotación de “campos maduros” como en el caso de Chicontepec.
Leer más:
http://www.frecuencialaboral.com/reformaenergeticaconmentirasprivatizanpemexycfen2013.html

México. Importación y producción privada, la estrategia de Peña en materia de gas natural

              La reforma cardenista de Peña-Fisgón. La Jornada

PROCESO.COM.MX
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
13 DE AGOSTO DE 2013 
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto presentó hoy la Estrategia Integral para el Suministro de Gas Natural, la cual se reduce a importar el fluido en el corto y mediano plazo y a aumentar la producción a largo plazo –que estaría en manos de empresas privadas–, siempre y cuando se apruebe en el Congreso su propuesta de reforma energética en los términos en que la presentó.

La aplicación de dicha estrategia ya está en marcha, pues, a decir de los secretarios de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y de Economía, Ildefonso Guajardo, desde hace ocho semanas las alertas por desabasto se erradicaron, a partir de una serie de contratos de importación de Gas Natural Licuado (GNL).

A partir de un diagnóstico desfavorable, el acto realizado en la residencia oficial de Los Pinos sirvió como escenario para que el presidente Peña Nieto promoviera la reforma energética que presentó la víspera. Inclusive, tras exponer las medidas para resolver el desabasto de gas, el titular del Ejecutivo aseguró que, si se aprueba la reforma que propone, México hasta podría ser exportador.

Inclusive, con un tono de voz grave, calificó como una ironía y una paradoja que haya empresarios mexicanos que realizan exploración y producción de gas en Estados Unidos, pues en su propio país no pueden por las leyes vigentes.

“Para resolver la paradoja de tener abundancia de gas en el subsuelo y escasez en la superficie se requiere una reforma energética de fondo”, dijo.

Añadió que dicha reforma permitiría incrementar la producción actual de gas natural “de 5 mil 700 millones de pies cúbicos diarios a 8 mil millones en 2018, y a más de 10 mil 400 para el año 2015”.

El resto de su intervención reprodujo lo dicho el lunes en la presentación de su iniciativa y en un mensaje a la nación: el fundamento cardenista, generación de empleos, desarrollo y crecimiento económico, mejores tarifas para los ciudadanos y hasta aumento de producción alimentaria.

Como lo hizo al dar a conocer la iniciativa de reforma energética, Pedro Joaquín Coldwell presentó un diagnóstico de la situación del gas. El funcionario aseguró que en el último año hubo al menos 15 alertas críticas por desabasto, que consisten en solicitar a los clientes industriales de Pemex Gas que reduzcan su demanda.
Leer más:
http://www.proceso.com.mx/?p=349956

México: “todo es mercancía”. Todo en remate y de espaldas al pueblo

…Y va por más: alista proyecto de gas natural


Peña y Coldwell durante la presentación de la reforma energética.
Foto: Octavio Gómez – Proceso

PROCESO.COM.MX
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
12 DE AGOSTO DE 2013 
MÉXICO, D.F. (apro).- Apenas se presentó hoy la iniciativa de reforma constitucional en materia energética, cuando el presidente Enrique Peña Nieto alista para este martes 13 el anuncio de una estrategia relativa al suministro de gas natural.

Mañana martes, de acuerdo con la agenda oficial distribuida por la Presidencia de la República, el mandatario encabezará, otra vez en la residencia oficial de Los Pinos, el anuncio de su proyecto sobre gas natural.

Como ha ocurrido con el tema alimentario, ambiental, de salud y seguridad, el del gas ha sido bautizado por el gobierno como “estrategia”, en este caso, Estrategia integral de suministro de gas natural.

El tema del gas fue abordado hoy, durante la presentación de la iniciativa de reforma energética, con prioridad, pues según el titular de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, la producción es deficitaria, es decir, en el mercado nacional impera la demanda sobre la oferta.
leer más:
http://www.proceso.com.mx/?p=349938

México. Electricidad, el gran botín de la reforma energética

         Comisión Federal de Electricidad-Ahumada. La Jornada

PROCESO.COM.MX
JESUSA CERVANTES
10 DE AGOSTO DE 2013 
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Detrás de la reforma energética que esta semana presentará Enrique Peña Nieto no hay sino una clara intención de “homologar leyes” en la materia, desde la Patagonia hasta nuestro país, en donde el gran beneficiado será por supuesto Estados Unidos.

Cierto que se pretende compartir la renta petrolera, permitir la extensión de concesiones y contratos en materia energética, pero la verdad es que Estados Unidos no tiene como objetivo principal sino la electricidad, su generación, cogeneración, distribución, importación y exportación.

Pero quiere no sólo la de México, rica en producción por el tipo de clima y la gran cantidad de agua que existe en el país. A los Estados Unidos, como la nación más poderosa del mundo también le interesa la energía de todo el hemisferio; su seguridad energética está en juego y de ahí su respaldo a presidentes como Enrique Peña Nieto, que están dispuestos a entregar todo a cambio de su legalización y reconocimiento como verdadero hombre de Estado.

Esta observación no es gratuita, viene claramente establecida en la llamada “Iniciativa Conectando las Américas 2022” que el año pasado firmaron Barack Obama y el presidente Juan Manuel Santos, de Colombia, por lo menos así lo reveló el coordinador de Asuntos Internacionales de la Energía, Carlos Pascual, ante el Subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes en Estados Unidos.

El pasado 11 de abril, quien fuera embajador de Norteamérica ante México, Carlos Pascual, delineó toda una estrategia que su país tiene para apropiarse de la energía de Las Américas bajo el esquema de ayuda.
leer más:
http://www.proceso.com.mx/?p=349781