Todos los mensajes etiquetados Trotsky

A 74 años de su asesinato: Trotsky y su época

La Jornada
Guillermo Almeyra
Domingo 24 de Agosto 2014
Trotsky nació, vivió, luchó y fue asesinado hace 74 años en un mundo preñado de revoluciones anticapitalistas y de liberación nacional, pero marcado también por contrarrevoluciones originadas por el temor al desarrollo impetuoso del movimiento obrero revolucionario, que entonces era internacionalista. El fin de la Segunda Guerra Mundial, ya sin Trotsky, abrió una etapa completamente diferente, aunque aceleró los movimientos anticolonialistas e independentistas en todo el mundo, cuyos ejemplos más potentes fueron la Revolución china, en Asia; la argelina, en África, y la cubana, en América Latina. Ese fin de guerra presenció una ola revolucionaria mundial, pero sin revolucionarios socialistas que supieran encauzarla y con los partidos socialistas y comunistas empeñados en reconstruir los estados capitalistas como en Italia, Francia o Bélgica. Leer más…

Karl Liebknecht – Rosa Luxemburg

Por León Trotsky

Rosa-Karl

El inflexible Karl Liebknecht

Acabamos de sufrir la mayor de las pérdidas. El duelo nos embarga por partida doble.

Nos han arrebatado a dos líderes, dos jefes cuyos nombres quedarán inscritos por siempre jamás en el libro de oro de la revolución proletaria: Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg.

Leer más…

«No me arriesgo a predecir el futuro de Cuba» Entrevista con Leonardo Padura por Pablo Stefanoni

Este artículo es copia fiel del publicado en la revista Nueva Sociedad No 247, septiembre-octubre de 2013, ISSN: 0251-3552, .




Difundido por Colectivo Militante – Agenda Radical
Montevideo – Uruguay, 15 de octubre 2013 
Nueva Sociedad No 247, septiembre-octubre de 2013
http://www.nuso.org/

El hombre que amaba a los perros1 –una novela sobre Ramón Mercader, quien asesinó a León Trotsky en México– marcó un antes y un después en la trayectoria literaria de Leonardo Padura, conocido hasta entonces por su serie de libros policiales protagonizados por Mario Conde.

El impacto fue inmediato, pero la circulación de boca en boca amplió su lectura a un abanico de diferentes generaciones e ideologías políticas. Se trata de un libro que habla de las mayores utopías del siglo xx: la Revolución Rusa, la Guerra Civil Espa-ñola y la Revolución Cubana, y de sus devenires trágicos, en una combinación de perversiones, derrotas y desvaríos.

El hecho de que un libro así pudiera publicarse en Cuba –es más, esta obra fue decisiva para que Padura obtuviera el año pasado el Premio Nacional de Literatura– da cuenta de los cambios que transita la isla. Esta entrevista es una versión abreviada del diálogo público desarrollado en la Feria del Libro de Buenos Aires en abril de 2013, en el que Padura participó invitado por la editorial Tusquets, la Fundación El Libro y Nueva Sociedad. En las líneas que siguen, el escritor repasa la construcción de su libro, así como la nueva realidad cubana, marcada por un conjunto de refor-mas cuyo final, como él mismo señala, es a prueba de pronósticos fáciles. No solo han perdido quienes apostaron a que la utopía cubana daría a luz una so-ciedad nueva y mejor; también, quienes se apresuraron a augurar su caída.

¿Qué llevó a un autor cubano a escribir un libro como El hombre que amaba a los perros, en un país en el cual la figura de Trotsky era desconocida, estaba fuera de los medios y de los textos oficiales? Y más aún la figura de Mercader, que, aunque vivió en Cuba varios años, era un personaje clandestino, que empleaba un nombre falso y que nadie sabía que estaba ahí.

Uno nunca sabe de dónde salen realmente las ideas de las novelas que escribe.Por lo menos, yo no lo sé. A veces aparecen en los lugares más insospechados,como una chispa. Por ejemplo, yo tengo una novela que aquí ha circulado muy poco, que se llama La novela de mi vida, que de alguna forma es el antecedente de El hombre que amaba a los perros porque hago toda una investigación histó-rica para poder escribirla.

Y esa novela surgió simplemente de la lectura de una línea de una carta de un poeta cubano de principios del siglo xix, José María Heredia, un poeta muy importante de la literatura cubana e hispano-americana. En una carta que él le escribe a su tío desde el destierro –había estado ligado a un movimiento independentista–, le dice: «¿Cuándo acabará la novela de mi vida para que empiece su realidad?». Leyendo esa frase me di cuenta de que el propio José María Heredia consideraba que su vida era una novela. Y entonces pensé: ¿cómo es posible que no exista la novela de la vida de Heredia? Y a partir de ahí fue que decidí escribir ese libro. En el caso de El hombre…, creo que los orígenes fueron un poquito más complicados. Pienso que muchas veces el desconocimiento obligatorio induce la curiosidad, y la curiosidad nos lleva a tratar de conocer.
leer más:
http://sdrv.ms/1dD5SFC

La fundación de la IV Internacional

En setiembre de este año se cumplen 75 años de la fundación de la IV Internacional, realizada durante una conferencia reunida en París en 1938, impulsada por el revolucionario ruso León Trotsky, exiliado en México. Para recordar esa fecha publicamos la Tesis VI del trabajo Actualización del Programa de Transición, escrito en 1980 por el trotskista argentino Nahuel Moreno, material que en 1982 serviría como base programática para la fundación de la LIT-CI.


LIT-CI
LIGA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES
CUARTA INTERNACIONAL
Escrito por Nahuel Moreno    
Martes 03 de Septiembre de 2013
La debilidad actual de nuestra Internacional, así como el hecho de que las revoluciones triunfantes han sido dirigidas por la burocracia, han llevado a algunos sectores revisionistas a plantear el problema de si fue correcto o no fundar la Cuarta Internacional, dada que ésta no ha sido necesaria para expropiar a la burguesía en la tercera parte del orbe. Deutscher y otros intelectuales parecidos se plantean este interrogante para terminar respondiendo categóricamente que fue un grave error de Trotsky haber fundado la Cuarta Internacional.

Nosotros sostenemos lo contrario: la fundación de nuestra Internacional fue el más grande acierto de Trotsky y de nuestro movimiento mundial. Nuestra Internacional se funda en el punto más bajo del retroceso del movimiento obrero por razones muy profundas: es un fenómeno paralelo al de la defensa de la URSS.

Responde a una misma necesidad, pero más importante aún que defender la URSS: unir férreamente a todos los marxistas revolucionarios alrededor de un programa que sintetizara todo lo aprendido por el movimiento marxista mundial desde el Manifiesto Comunista y especialmente desde la Revolución Rusa. Para defender estas conquistas del marxismo, sintetizadas en el trotskismo y su programa, del ataque contrarrevolucionario en toda la línea que llevaban a cabo el stalinismo y los otros aparatos contrarrevolucionarios para borrarlas de la memoria histórica de los trabajadores y su vanguardia, era imprescindible lograr una férrea organización internacional por parte de los revolucionarios.

No haber fundado la Cuarta Internacional hubiera significado dejar librada a cada corriente trotskista del marxismo revolucionario de la época actual a su suerte nacional, es decir libradas a responder a la ofensiva revisionista y burocrática del stalinismo y la socialdemocracia en forma aislada, prácticamente sin defensa.

Por otro lado, la fundación de la Cuarta Internacional tenía un objetivo ofensivo: preparar un marco y un programa común a los marxistas revolucionarios del mundo para el inevitable ascenso revolucionario que se abriría a corto plazo y que sería desviado o traicionado por todas las direcciones burocráticas y pequeñoburguesas del movimiento de masas. Sólo fundando la Cuarta Internacional se podía responder a estas necesidades defensivas y ofensivas.
Leer más:
http://www.litci.org/inicio/newspaises/mundo/4009-la-fundacion-de-la-iv-internacional

León Trotsky y la vigencia del marxismo

5534438w

Setenta y tres años se cumplen del cobarde asesinato, en Coyoacán, de Lev Davídovich Bronstein, mejor conocido como León Trotsky, a manos de un agente estalinista. 73 años y sus ideas no han perdido vigencia, por el contrario: su obra y su nombre ahora vuelven con mayor fuerza, como guía para la acción de los trabajadores y como continuación genuina del marxismo revolucionario.

Ante la crisis estructural y decadencia del capitalismo y ante la supuesta ausencia de alternativas, frente a la caída del llamado “socialismo real”, el nombre de Trotsky sigue poniendo a temblar a los poderosos capitalistas. Su nombre resurge de entre las calumnias y los anatemas que le fueron arrojados durante décadas. En los últimos años hemos sido testigos como resurge su figura y se revalora toda su obra. Nuevas generaciones de luchadores, que se inician en el combate al capitalismo, no pueden dejar de sentirse atraídos hacia las ideas del revolucionario ruso. Decenas son los intelectuales y activistas que revaloran sus obras y adhieran absolutamente o en parte a ellas. Como sea, no deja de ser un referente para el actual luchador social.

En el año 2005 Radio UNAM transmitió la radionovela “Así asesinaron a Trotsky”, una adaptación basada en los escritos del general Leandro Sánchez Salazar, jefe de la policía del Distrito federal, quien estuvo encargado tanto de las investigaciones sobre el atentado y asesinato del político de origen judío. También han aparecido varios documentales, entre los que destacan los de Adolfo García Videla quien ese mismo año produjo un documental sobre el papel de Trotsky en la Revolución Rusa; su ruptura con el régimen de Stalin; su exilio y peregrinar por el mundo hasta llegar a México: lo más importante de este trabajo, para el autor, es el llamado “contraproceso”, en donde se demuestra, a través de un jurado independiente reunido en México en 1938, que todas las acusaciones realizadas en contra del dirigente revolucionario por parte del estalinismo eran totalmente falsas. Ahora en este 73 aniversario luctuoso, Videla nos vuele a ofrecer un nuevo documental (que tiene como eje entrevistas a esteban Volkov, nieto de trotsky), que se presentó esta semana en El Museo Casa León Trotsky.

En Cuba, grupos de jóvenes e intelectuales están retomando las ideas del revolucionario ruso para comprender la vigencia de los postulados marxistas. Celia Hart Santamaría, miembro del Partido comunista Cubano hasta el 2006, una de las principales impulsoras de la discusión sobre el futuro del socialismo en Cuba, comenta: “Por supuesto, el camino de la supervivencia ideológica de la revolución cubana no tiene nada que ver con Mercader, la GPU y el estalinismo. Todo lo contrario, lo que hace sobrevivirá mi revolución ha sido precisamente es espíritu de León Trotsky, aunque paradójicamente no lo sepamos, porque ha estado oculto en los pliegues de la memoria histórica”.

Más recientemente el periodista cubano Leonardo Padura escribió la novela El hombre que amaba a los perros (reseñada en nuestra revista Pluma No. 16), una interesante novela que gira sobre la vida del político ruso, su asesino Ramón mercader y la vida actual en la isla, que se convirtió en un éxito internacional. La proyección de esta obra, sin restar los méritos del autor, sin duda que también está ligada con este redescubrimiento e interés por la vida de Trotsky.
Este regresar del político bolchevique es poner al día los planteamientos originales del marxismo revolucionario y mantener su continuidad. En el Trotskysmo se puede encontrar esa alternativa que miles de trabajadores y jóvenes están buscando, porque Trotsky fue un revolucionario genuino que nos dejó todo un legado a las nuevas generaciones; porque nos enseñó que había que luchar por la revolución socialista mundial con democracia obrera, y que, para ello es imprescindible construir un partido mundial de los trabajadores como herramienta principal para nuestra propia liberación

Nuestro tributo a León Trotsky Una vez más, en defensa del marxismo

Fué un Revolucionario en la Teoría y en la Praxis


APORREA. VENEZUELA
www.aporrea.org/
Por: Robert González Parra 
Martes, 28/12/2010 09:05 AM  
El 20 de agosto de 1940 un agente de la GPU acababa con la vida de León Trotsky en su residencia mexicana de Coayacán.

. Después de fabricar con los juicios de Moscú la mayor farsa judicial de la historia, de liquidar a la vieja guardia bolchevique y asesinar a decenas de miles de los mejores cuadros del partido comunista de la URSS, Stalin como valedor de la nueva casta burocrática, cumplía su amenaza: Trotsky, el compañero de armas de Lenin, el presidente del Comité Militar Revolucionario en octubre de 1917, el fundador de la III Internacional y organizador del ejercito rojo, el teórico marxista, caía asesinado por el golpe mortal de un piolet.

Desde la Fundación Federico Engels queremos rendir nuestro tributo a León Trotsky, a su entrega como revolucionario a la causa de los trabajadores y el socialismo, a sus extraordinarias aportaciones teóricas al arsenal del marxismo y sobre todo a su lucha infatigable contra la degeneración burocrática de la revolución rusa.

En la historia del movimiento obrero no ha existido seguramente un dirigente revolucionario tan perseguido como León Trotsky. Encarcelado y deportado por el Estado zarista en su juventud, cuando se convirtió en el animador de la Liga Obrera del sur de Rusia, de nuevo juzgado y deportado a siberia después de la revolución de 1905, Trotsky vivo siempre bajo el fuego de la represión capitalista. Durante la I Guerra Mundial, fue expulsado de Francia por hacer propaganda antibélica e internacionalista. También pasó por las cárceles españolas antes de su estancia forzada en EEUU y a los pocos meses nuevamente fue encarcelado en Canadá, cuando se encontraba de camino a la Rusia revolucionaria de la primavera de 1917.

Pero si la represión de la burguesía mundial contra Trotsky no era más que la expresión de la hostilidad general de los capitalistas contra las ideas del marxismo, la saña con que Trotsky fue calumniado, injuriado y finalmente asesinado por el estalinismo no tiene precedentes en la historia.
leer más:
http://www.aporrea.org/ideologia/a114715.html