Todos los mensajes etiquetados #YoSoy132

Pronunciamiento contra amenazas y hostigamientos

#Yosoy132 Juárez

El movimiento #Yosoy132 denuncia los hostigamientos recibidos a partir del plantón 10 de mayo: 24hrs por nuestras hijas desaparecidas, por parte del Estado.

Lo que no sabe #YoSoy132

Por Ramón I. Centeno

Una de las primeras cosas que uno escucha por ahí en la política radical es algo así como que “en su lucha, los participantes aprenden.” Sin embargo, uno se pregunta si esto es verdad cuando, desde hace décadas, las protestas en México repiten una y otra vez: “¡Zapata vive, la lucha sigue y sigue!” ¿Qué aprendizaje hay ahí? Uno está tentado a preguntarse si “la lucha” no se trata entonces de un movimiento eterno hacia un paraíso tan ambiguo como inalcanzable.

 En efecto, toda protesta está condenada a ser un signo de malestar sin consecuencias para el capitalismo… a menos que postule una cura. ¿Pero cómo?

Lo que ocurre en Europa es aleccionador: hay un agrietamiento de la confianza en el capitalismo que coexiste con una brutal dificultad para la emergencia de alternativas a la crisis. Aquí el contraste Inglaterra-Grecia es relevante: en el primer caso ocurrió en 2011 una loca irrupción de consumidores excluidos robando a diestra y siniestra por Londres; en el otro, emergió desde los grupos movilizados la alternativa anti-capitalista de Syriza que ya ha estado cerca de ganar elecciones. Como “modelos”, estos dos países representan los casos extremos, y el resto de las naciones europeas están en algún punto intermedio.

(O tal vez lo que sí han emergido son “contra-alternativas”, con el ascenso de partidos nacionalistas: un “antisemitismo sin judíos” dirigido ahora a inmigrantes africanos principalmente. También aquí el caso griego refleja la tremenda polarización. Los únicos países de Europa Occidental que traen una dinámica distinta son Alemania, con un capitalismo aún estable y sostenedor del euro; e Italia, aún intentando recuperarse de la resaca post-Berlusconi.)

En una escala más general, no deja de sorprender el imparable declive geopolítico de Europa (iniciado luego de la segunda guerra mundial). Comparable tal vez con el descenso de la antigua Grecia a manos de Roma. Sólo que ahora no es claro si el equivalente contemporáneo de la antigua metrópolis está en Washington… o en Beijing. Y ninguno de ellos es mejor: ambos son peor.

En pocas palabras, la crisis financiera inaugurada en 2008 ha abierto un nuevo campo de batalla político. Una nueva era de disputas ha comenzado y serán durísimas. Y no hay ninguna “ley histórica” que nos anticipe como triunfadores. Peor aún: si una idea debemos sepultar es la de que la historia está de nuestro lado. Ninguna oleada de protestas por bella que sea, hará el trabajo. Ni nadie.

Lenin es crucial

Aquí, en este punto decisivo, es donde Lenin es crucial.

Un reportero hizo la siguiente pregunta al intelectual radical Tariq Ali: “¿Llevarán a una nueva era económica más allá del capitalismo la ocupación de Wall Street y las manifestaciones en toda Europa?”

Su respuesta:

Lenin dijo muchas cosas que la gente ha olvidado, una de ellas es muy importante. Dijo que nunca habrá una crisis final del capitalismo a menos que haya una alternativa. Y pienso que es absolutamente verdad. El capitalismo ya ha pasado antes por numerosas crisis y las resuelve, bueno, a la mala, con represión. Pero pasará por ellas a menos que emerja una alternativa en el ámbito nacional y global.[i]

La grandeza de Lenin consistió, en palabras de Georg Lucáks, en que el líder bolchevique era “un teórico de la práctica, un práctico de la teoría”, y justo por esta razón, “el más grande pensador desde Marx.”[ii] El énfasis que imprimió Lenin a la tradición socialista consiste (veamos un pasaje en palabras suyas) en haber captado que “el análisis concreto de la situación concreta no es lo opuesto de la teoría “pura”, sino que es (al contrario) la culminación de la teoría genuina, su consumación: el punto donde irrumpe como práctica.”[iii] No se trata, entonces, de ser únicamente “críticos” al sistema. El riesgo de quedarse sólo en este nivel es terminar haciendo política parasitaria: esperar a que el Otro (el Estado, la élite empresarial, etc.) haga “algo” para que podamos emprender nuestra crítica incesante (e impotente). Por lo tanto, debemos llevar la crítica al sistema a “irrumpir como práctica.” Es decir, conviene insistir, emprender la construcción de una alternativa al capitalismo.

¿Esto cómo se traduce en la situación actual?

 

Bellas flores sin raíces

Uno de los discursos que hay que recordar de Occupy Wall Street, es el de la activista y académica Naomi Klein. Ella fue ganada a la política radical durante la oleada de protestas que iniciaron en Seattle en 1999 contra los organismos financieros internacionales y que se repetían en cada nueva cumbre. Fue cuando surgió el término “globalifóbicos”. Las lecciones que extrajo son poderosas:

Aparecíamos, llegábamos a los titulares mundiales, y luego desapareceríamos. […] [Pero] sólo cuando te mantienes fijo puedes echar raíces. Esto es crucial. Es un hecho, en la era de la información, que demasiados movimientos brotan, como hermosas flores, pero rápidamente mueren. Es porque no tienen raíces. Y no tienen planes de largo plazo de cómo se van a sostener. Cuando llegan las tormentas, el agua se las lleva.[iv]

¿Cuál es el consejo político de Klein para la nueva generación de activistas?

Ser horizontal y profundamente democrático es maravilloso. Estos principios son compatibles con el duro trabajo de construir estructuras e instituciones que sean lo suficientemente robustas para que puedan sobrellevar las tormentas que vienen.[v]

Este tipo de lecciones también son válidas para movimientos en México como #YoSoy132, donde una nueva generación se alzó ante la monarquía capitalista en los medios de comunicación. (En efecto, ¿cuál es el mérito de Azcárraga para dirigir la principal televisora del país? ¿es acaso el más indicado para  administrar la información a los hogares mexicanos? Simplemente, es “el heredero”, como en cualquier reinado digno de ser decapitado.) Tal vez uno de los problemas de este movimiento mexicano es que es anti-capitalista… pero no lo sabe: ¿no es acaso su aparición una denuncia de la propiedad privada sobre aquello que, por ser del interés común, no debería pertenecer a un individuo?

Žižek  y el rescate de la idea comunista

Por eso, las palabras que Slavoj Žižek dirigió en 2011 a Occuppy Wall Street, también deben ser escuchadas con atención por el #YoSoy132:

Hay un peligro. No se enamoren de ustedes mismos. La hemos pasado bien aquí. Pero recuerden, los carnavales son baratijas. Lo que importa es el día después, cuando tendremos que regresar a nuestras vidas normales. ¿Habrán cambios entonces? No quiero que recuerden estos días, ya saben, así como “Oh, éramos jóvenes y fue hermoso.” Recuerden que nuestro mensaje básico es: “Está permitido pensar en alternativas.” Si rompemos el tabú, ya no se podrá decir que vivimos en el mejor mundo posible. Pero hay un largo camino adelante. Hay preguntas verdaderamente difíciles que confrontar. Sabemos lo que no queremos. ¿Pero qué queremos? ¿Qué organización social puede reemplazar el capitalismo? ¿Qué tipo de nuevos líderes queremos?[vi]

Žižek propone rescatar la idea comunista. Aunque advierte: “No somos comunistas si comunismo significa el sistema que colapsó en 1990. […] Ése comunismo fracasó, pero el problema de “los comunes” persiste.”[vii] Se refiere a las entidades comunes a todos los seres humanos, como “la naturaleza”, “la propiedad intelectual hoy privatizada”, “la biogenética”. Todas ellas en riesgo bajo un capitalismo que si no detenemos nos llevará a la catástrofe.

¿Por qué el PRI regresó al poder? Porque han mantenido su presencia con las clases populares, su especialidad de toda la vida. Sus estructuras de control corporativo (sindicatos, organizaciones barriales y campesinas…), aunque averiadas, siguen siendo efectivas. Y tanto PAN como PRD y sus satélites han intentado todo por copiar el modelo del maestro priísta. Por ello el capitalismo mexicano tiene en el PRI a su guardián más experimentado y confiable.

La lección que tal vez debiéramos extraer es que al PRI hay que derrotarlo en su terreno: con “la gente”. De nada sirve un IFE perfecto si al final sólo va a contar votos que han sido obtenidos con vales de Soriana. Y tampoco de nada sirve cargar en hombros al ex priísta mesiánico de López Obrador cuyo discurso inflamado sólo sirve para esconder su irrelevante programa político: un utópico neoliberalismo “con rostro humano”.

Urge levantar una alternativa distinta. De otro modo, luchar es inútil. Si lo logramos, tal vez las protestas canten otras cosas. Algo como: “¡Zapata vive y vive… y así lo vamos a revivir!”

 



[i] Firas Khatib, “Tariq Ali: 21st Century Challenges of Revolt and Dissent,”  Alakhbar English(2011), http://bit.ly/Rsb8Q8.

[ii] Georg Lukács, Lenin: A Study on the Unity of His Thought, Radical Thinkers, pp. 10, 95. (London: Verso, 2009).

[iii] Op cit., pp. 89.

[iv] Naomi Klein, “La Cosa Más Importante Del Mundo,” Granma, 4 November 2011.

[v] Op cit.

[vi] Sarahana to The Parallax, 2011, http://bit.ly/pFkotX.

[vii] Op cit.

Invitación a colocar ofrenda en la ciudad de Chihuahua

Cd. Chihuahua, Chih.

YOSOY132 Chihuahua invita a unirse y hacer suyo este evento a  la sociedad en general, organizaciones y colectivos de la ciudad este 2 de Noviembre. Este evento busca rendir un homenaje en memoria de aquellas personas que ya no se encuentran con nosotros debido a una lucha en que se ha llevado a cabo en vano, que más que proporcionarnos paz nos ha venido involucrando en un circulo violento de decadencia siendo la sociedad civil la más afectada.

Dentro de las actividades que se tienen contempladas este día se encuentra la creación de un altar en memoria de mujeres, hombres y niños que han sido arrebatados de nuestro lado injustamente. Te invitamos a que lleves tus ofrendas (flores, comida) al altar que ubicaremos en la Plaza Hidalgo en memoria de todos ellos.

También te invitamos a que asistas a la marcha fúnebre silenciosa, llevando contigo velas o veladoras en memoria de las personas que estamos recordando, así como un retrato para la creación del altar.

“NO OLVIDAMOS las más de 100 mil personas asesinadas, las más de 10 mil personas desaparecidas en los últimos seis años, TAMPOCO OLVIDAMOS los sucesos de terror de las décadas de los años sesenta y setenta, NO OLVIDAMOS el grito de auxilio de las mujeres de Juárez frente al feminicidio[...] NO OLVIDAMOS la persecución a activistas y periodistas, NO OLVIDAMOS los crímenes por homofobia [...] porque él NO OLVIDO es nuestro derecho [...]”

Manifiesto YoSoy132 Chihuahua

Las actividades comenzarán desde las 12 del mediodía, para iniciar con la construcción del altar. Por lo que se pide a la comunidad y a los asistentes que lleven material para adornar el altar:

*Fotografías

*Comida

*Flores

*Veladoras o velas

A las 5:00 PM se planea llevar a cabo una marcha fúnebre silenciosa.

Se ha programado que a lo largo del evento, el poder tener varias actividades culturales, lectura de poemas, música folclórica  danza, entre otras. Estas actividades se realizaran de acuerdo con la actividad y lo que se esta recordando, por lo que hacemos un llamado a la comunidad artística de Chihuahua a formar parte de este evento.

De antemano agradecemos su asistencia y hay que difundir este evento a la comunidad en general.

Si no ardemos juntos ¿ Quién iluminara esta oscuridad?

#YoSoy132 Juárez se pronuncia acerca de las acusaciones contra Lucha Castro por parte de las autoridades del estado de Chihuahua

Ciudad Juárez, Chihuahua, a 15 de octubre de 2012.

 

A los y las compañeras del #YoSoy132 a nivel nacional:

A los y las ciudadanas del estado de Chihuahua:

El pasado viernes (12 de octubre) el gobierno estatal de Chihuahua, a través de Raymundo Romero Maldonado, secretario general de gobierno, acusó a la activista social Lucha Castro de tener intereses “poco claros” al hacer señalamientos sobre la responsabilidad del presunto homicida de Marisela Escobedo, José Enríquez Jiménez “El Wicked”, que la fiscalía y el gobernador anunciaron con bombo y platillo como el autor material de tal hecho – haciéndose al mismo tiempo propaganda de la paz “recuperada” en el estado-. Las descalificaciones por parte del gobierno del estado, que se apoyan en la evidente afición a criminalizar a los luchadores sociales, resultan en una clara acusación de encubrimiento de criminales por parte de Lucha, además de fomentar un discurso por parte del Estado para generarse en la opinión pública una mayor legitimidad.

Marisela Escobedo fue asesinada frente al Palacio de Gobierno en Chihuahua capital hace casi dos años, en diciembre de 2010. Marisela estaba en plantón porque los jueces del caso de su hija Rubí le habían negado justicia al darle libertad “por falta de pruebas”, al asesino confeso Sergio Rafael Barraza; aunque luego de  la presión de organizaciones el gobierno sentenciaría, finalmente, a éste y giraría una orden de aprehensión que nunca se cumpliría: lo que debía culminar con tantos años de activismo de una madre por su hija, se convirtió en una necesidad de seguir luchando. Si esto fuera poco, el hijo de Marisela, Manuel García, ha denunciado amenazas e intimidaciones por parte del Estado para vincular a su familia con el crimen organizado y para cambiar sus declaraciones. En este contexto es que Lucha Castro y otras organizaciones han señalado las irregularidades de la presentación del “Wicked” como homicida aparente de Marisela, quien ha declarado que dicho asesinato fue pactado por los “Zetas” y “La Línea”.

Como asamblea local del #YoSoy132, nos solidarizamos con Lucha Castro y estamos en contra de la campaña de desprestigio y que criminaliza a los activistas sociales. Los poderes judiciales deben dar justicia, no inventarla mediante la opinión pública y los medios masivos de comunicación; a nadie, más que al Estado incomodaba la lucha incansable de Marisela Escobedo por el esclarecimiento del asesinato de su hija, lo que hace cuestionable, y más con el proceso irregular de los casos de Marisela y Rubí, las declaraciones del fiscal general y del secretario de gobernación. Si el presunto culpable es tal, el Estado debe presentar las pruebas a la opinión pública.

¡Por una justicia verdadera!

¡Por una democracia autentica!

¡Yosoy132 Juárez!

 

Sitio web de #yosoy132 Juárez: http://www.jzmov.com/yosoy132juarez/?p=864#comment-249

Yo Soy 132: debatir el rumbo

Por Joel Ortega Erreguerena

 Hace ya casi 5 meses que el movimiento Yo Soy 132 irrumpió en la escena política, organizó a miles de estudiantes y realizó grandes manifestaciones. Han sido meses intensos y casi siempre hemos estado movilizados y con tareas urgentes por resolver, pero hoy, es tiempo de hacer un alto en el camino y reflexionar.

Desde el inicio hubo una tensión entre dos tendencias para definir el rumbo del movimiento. Por una parte el sector que enfocaba sus esfuerzos en la coyuntura electoral y que dirigía su crítica fundamentalmente a la figura de Enrique Peña Nieto. Por otra parte la tendencia que insistía en hacer una crítica al conjunto del sistema político y en la necesidad de trascender las elecciones, consolidar la organización y prepararse para una lucha de largo plazo.

En su pluralidad el movimiento supo darle cabida a los dos sectores. Los grupos más ligados al proceso electoral impulsaron la Comisión de Vigilancia [1] y centraron sus esfuerzos en impedir que se cometieran irregularidades el día de la elección. Por el otro lado se insistió en la necesidad de generar un Programa de Lucha, a largo plazo y que contemplara una transformación profunda de todo el sistema, independientemente de quién ganara las elecciones.

Después de las elecciones el discurso en contra de la “imposición” cobró mucha fuerza porque se asumió en la Convención Nacional y porque expresaba la necesidad de protestar ante la victoria de Peña Nieto y la regresión política que eso implica. Además el concepto fue asumido por todos porque tenía cierta ambigüedad. Para el sector preocupado por las elecciones reflejaba la imposición de un candidato en un proceso con irregularidades e inequidades muy claras. Pero la “imposición” también se entendía como la base de un sistema político que de manera constante “impone” reformas estructurales y un modelo económico desigual y excluyente.

Sin embargo, el discurso de la “imposición” fue entendido por la mayoría de la población como una crítica centrada en las elecciones y así el movimiento redujo su horizonte. En lugar de hacer una crítica a todo el sistema político con sus mecanismos clientelares y corporativos, de todos los partidos políticos, se enfocó a cuestionar el proceso electoral y la actuación de un solo partido político.

Con este discurso el movimiento pudo funcionar hasta la resolución del Tribunal Electoral a finales de agosto. Después de esa fecha el único horizonte para enfrentar la “imposición” es el de protestar el 1 de diciembre el día en que EPN asume la presidencia. Sin embargo, es completamente irreal pensar que el movimiento va a tener la capacidad de evitar que Peña Nieto tome posesión. Además el cambio de poderes ya está en marcha y cada día es mayor la influencia del priísta. Es ingenuo pensar que la asunción del poder se reduce a la ceremonia de toma de protesta y que por lo tanto se puede impedir con un simple cerco al congreso. El poder y la hegemonía del PRI abarcan toda una serie de aparatos corporativos, mediáticos e incluso de organizaciones ligadas al narcotráfico. Su victoria electoral y su regreso a la presidencia solamente son la consecuencia de esas estructuras y para acabar con su hegemonía hay que impulsar transformaciones profundas, no pensar que todo su poder se limita a la silla presidencial.

Así, el discurso de la imposición limitó demasiado el horizonte del movimiento y una vez terminado el periodo post-electoral no tiene grandes perspectivas. Por eso, en las últimas semanas el movimiento no ha tenido mucha claridad en su horizonte. Lo peor es que en lugar de abrir un debate a fondo sobre el rumbo del movimiento las discusiones se han centrado en las acciones a tomar. Se habla de “acciones contundentes” o de “acciones simbólicas” en lugar de preguntarse para qué son las movilizaciones, cuáles son sus objetivos y en qué contextos se desarrollan. Las acciones deberían fijarse en función de los objetivos del movimiento y no al revés.

De está manera para trascender este periodo el movimiento debe recuperar un horizonte amplio que le permita plantear una lucha a largo plazo. Para ello es necesario que se exprese de manera clara la crítica al conjunto del sistema político y económico. Nuestra crítica no se limita a las irregularidades del proceso electoral sino que abarca a un sistema cerrado en el que todos los partidos representan en realidad a la misma forma de hacer política y a los intereses de los grandes poderes fácticos (incluyendo al narcotráfico).

Por eso nuestra lucha es por una “democracia auténtica”, una en la que la política sea de todos y no solamente de los partidos y la clase política. Además también tenemos que recuperar nuestro Programa de Lucha y avanzar en el cuestionamiento al modelo neoliberal. En lo inmediato eso pasa por detener el retroceso político que se vive en el país y que se va a agudizar con la llegada de Peña Nieto. Para lograrlo es necesario que nuestra crítica sea clara y que nos organicemos de manera permanente. No son tareas sencillas pero es necesario abordarlas.

Joel Ortega Erreguerena, miembro de la Asamblea de Posgrados de la UNAM Yo Soy 132.

Nota:

[1] La Comisión de Vigilancia se encargó de coordinar los esfuerzos que se hicieron en el movimiento para denunciar las irregularidades del proceso electoral.

“YoSoy132″ y el tipo de militante

Por Ramón I. Centeno


Mucho se ha escrito sobre las condiciones históricas que facilitan una irrupción revolucionaria. Pero hay un aspecto sobre el que no se ha insistido lo suficiente: el tipo de militantes que la hacen posible. No es un aspecto menor y es, tal vez, el crucial. Cuando León Trotsky decidió iniciarse en la intervención política, a los 17 años, en una Rusia ya convulsa, tuvo la siguiente conversación con su amigo Gregorii Sokolovsky, referida en la autobiografía de aquél:

-¿Por qué no empezamos de una vez?-le dije.

-Sí-me contestó-, ya es cosa de empezar.

-Pero, ¿cómo?

-Sí, ahí está la cosa, ¿cómo?

-Hay que buscar obreros y no esperar por nadie ni preguntar a nadie. ¡Cuando tengamos obreros, a empezar!

-Eso no creo que sea difícil-dijo Sokolovsky-…

¿No es acaso este tipo de charlas las que tanto hacen falta hoy en México y, no digamos, en el mundo? Veamos tan solo las resoluciones de la “Segunda Convención Nacional contra la Imposición” de Oaxaca el pasado fin de semana. En lugar de buscar la fusión de la nueva generación de activistas de YoSoy132 con las clases populares, se decidió llevarlos a emprender por su cuenta una batalla épica de marchas y bloqueos. Es básicamente un esquema donde los valientes esperan que su lucha climática conmueva a las masas y las haga sumarse a la epopeya. El problema de esta concepción, heredera de la tradición guerrillera latinoamericana, es que supone una mística superioridad del héroe-activista frente al “pueblo raso”. Al contrario, como ya se había descubierto en el siglo XIX, la tarea es inspirar confianza en sus propias fuerzas a los sectores excluidos de la política. No se trata de invitarlos a presenciar y aplaudir nuestra valentía, sino de –por ponerlo así- incentivar la suya.

Ciertamente, no hay que acudir a un ejemplo ruso para ilustrar este punto. Ricardo Flores Magón, por ejemplo, tenía claro su trabajo: atacar la forma en que la ideología dominante se traduce en la mentalidad de las clases excluidas. Aquí una muestra, de 1910, tomada del periódico que con muchos trabajos distribuía su grupo en las haciendas, minas, fábricas, pueblos…

“No, la humildad no es una virtud: es un defecto que hace a los pueblos sumisos, sufridos. La humildad aconseja poner la otra mejilla cuando en una se ha recibido el ultraje. […] Contra soberbia, humildad, suspira el fraile. Contra soberbia, ¡rebelión!, gritamos los hombres.”

Dicho esto, el riesgo que corre la actual generación de activistas producidos por YoSoy132 es que se enamoren infinitamente de sí mismos y entren en una dinámica interna que los aísle del contexto social donde encontraron su apoyo inicial. Que su actividad política quede reducida al mundo de los ya activados, y persista un desgano de involucrarse “a ras de suelo”, más allá de las asambleas estudiantiles y el mundo virtual del Internet.

Lamentablemente, la izquierda socialista aún no es precisamente el repositorio del ejemplo a seguir. Un dato. Todavía en 2011 teníamos relación estrecha con un grupo trotskista del norte del país. Habíamos hablado incluso de fusionar nuestras respectivas organizaciones. Pero, como llega a suceder en estos casos, no prosperó. Uno de sus dirigentes, ni se conmovió cuando le conté de mis camaradas que, hace varios años, cuando terminaron su etapa estudiantil, se metieron a trabajar como profesores de la SEP en Oaxaca, justo para hacer actividad política dentro de lo que hoy es el principal sindicato independiente del país. Hoy ellos vienen fortaleciendo al interior una posición democrática de rechazo a cualquier privilegio para los líderes sindicales, paso imprescindible para que el gremio se concentre de lleno en prepararse para cualquier plan estatal que pretenda reproducir, ahora contra ellos, el exterminio del SME.

Por el contrario, aquel compañero se emocionó más cuando conoció otro grupo que concentraba su actividad dentro de las aulas de la UNAM. Supongo que le sedujo más la idea de convivir con más gente “como él”, lo cual es precisamente el tipo de clima que impide que las utopías emancipadoras salgan a la búsqueda de la fuerza social que se necesita para convertir las ideas en realidad. ¿Acaso es imposible iniciar este camino? -Eso no creo que sea difícil-dijo Sokolovsky-…